“Una paella es un ritual, un legado, no es un plato cualquiera”

paella_carles_cano

«Una paella es un ritual, una tradición, un legado; no es un plato cualquiera», defiende con pasión Carles Cano, escritor de literatura infantil, cuentacuentos y, según afirman sus amigos, un experto cocinero de arroces. Autor de más de 60 libros, Cano acaba de presentar su nueva creación Fem una paella -y su versión en castellano La paella-, editado por La Galera. Su nueva obra, en las librerías desde hace un mes, enseña a los más pequeños el ritual en torno a uno de los platos con más tradición de la gastronomía valenciana.

«La paella es una comida de fiesta, de amigos, de familia, un plato en torno al que se reúne todo el mundo y cuya elaboración se transmite de padres a hijos, de abuelos a nietos. Es cultura en el más amplio sentido de la palabra», se explaya Cano, que hace un año se atrevió con otro cuento sobre las fallas.

El libro explia en varias escenas cómo se elabora el plato valenciano más internacional pero, como en todas las historias de Carles Cano, dentro hay un cuento, una historia para seducir a grandes y pequeños. «No se trataba de contar cómo se hace una paella, para eso ya existen miles de recetas. Era introducir una historia para niños que pudieran leer también los padres».

Cano es un escritor valenciano de literatura infantil y juvenil con decenas de libros publicados en valenciano y castellano. Algunas de sus obras se han traducido al francés, portugués, italiano, coreano, al turco o al inglés. Es también un narrador oral, un contacontes, que ha repartido sus lecturas en países como México, Argentina, Guinea Ecuatorial, Marruecos, Francia o el Reino Unido.

Fem una paella o La paella nace como una extensión de otro libro que publicó el año pasado titulado Les falles, en el que los protagonistas, Tonet y Roseta, presidente y fallera mayor infantil de una pequeña comisión, cuentan el proceso de la fiesta. «Hablando un día con David Monserrat [editor de La Galera], me sugirió: ‘¿Por qué no haces un libro sobre la paella?’, y de ahí vino la idea», comenta el escritor.

A lo largo de las páginas del cuento, los niños aprenden que recipiente y plato se llaman igual, los ingredientes para su elaboración, y que hay que hacer la compra en el mercado. «Aprenden que no es una comida que te sientas a la mesa, te la comes y ya está; sino que implica todo un proceso. Que se hace con los cinco sentidos: se mira, se prueba, se huele…». Al final se explica un pequeño truco o secreto en torno a la paella, que el padre cuenta a modo de confidencia a sus hijos y pinches de cocina.

Es un libro sencillo, dice su autor, que se precia de hacer buenas paellas y arroces. El cuento adjunta la receta canónica de la paella , la del concurso internacional de Sueca, aunque Cano no ha podido resistirse y ha añadido cosas de su cosecha. «En cada sitio la hacen de una manera. Lo que es indiscutible es los valencianos somos o conocemos a los que saben hacer las mejores paellas del mundo», concluye. Y dice esto ante los fogones del restaurante Castillo de Godella, donde el cocinero Galbis elabora el plato que le ha valido su reconocimiento internacional.

Cano (Valencia, 1957), licenciado en Filologia Valenciana, y profesor de instituto durante 20 años, aconseja a padres y profesores que transmitan también la costumbre, el ritual, de la lectura. «Si les contamos cuentos, ese niño leerá; si solo le decimos: eh! tienes que leer será mucho más difícil», concluye.

Por Cristina Vázquez

©2016-paginasarabes®

Deja un comentario