Mecenazgo literario del siglo XXI

quema_manuscritos_003

Unos personajes tratan de rememorar su pasado en un fragmento narrado como si fuera un tratado de anatomía. Este es el planteamiento que más ha convencido a los organizadores de la Primera Beca Han Nefkens, dirigida a jóvenes promesas de la literatura en lengua castellana, que han fallado a favor del escritor mexicano afincado en Barcelona Eduardo Martín Ruiz Sosa (Culiacán, Sinaloa, 1983), y su «Anatomía epistolar de la memoria».

La editorial Alfabia junto con la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y la fundación Han Nefkens han desarrollado el proyecto de la beca que pretende fomentar la creatividad y que resulta ingeniosa en sí misma. La premisa: encontrar un escritor joven, nacido a partir de 1978, pero con experiencia sobre el cual poder ejercer un mecenazgo moderno; pues si la crisis agudiza el ingenio, de algún modo se ha de aprovechar, aunque sea invirtiendo más en ello. Se presentaron 202 proyectos y quedaron 18 finalistas.

Por eso la Primera Beca Han Nefkens, premia un trabajo inacabado para que su autor pueda terminarlo en un máster de creación literaria impartido en la UPF. Martín Ruiz Sosa ha reconocido que en España debería haber «mucho más apoyo» para los artistas. «En México existen programas de beca para músicos, pintores, actores y no solo jóvenes, que si bien no son muy grandes económicamente, si son más constantes», resalta.

A muchos les podía sonar raro que las bases pidieran expresamente presentar tan solo un fragmento de una obra futura. El escritor mexicano Juan Villoro, miembro del jurado junto a Ignacio Vidal Folch y Lourdes Iglesias y profesor del máster explica el porqué: «En el mundo de las artes plásticas es muy frecuente premiar una propuesta para una pieza creada ex profeso para una exposición.» De esta manera se da al escritor la oportunidad de contar con el asesoramiento de escritores conocidos para terminarla. «Es un proyecto de novela. De cada uno leíamos la cuarta o tercera parte de un libro. Ellos entregaban manuscritos de lo que sería más un proyecto de estructura, personajes, etcétera.», cuenta Villoro.

La convocatoria, atípica, ofrece un premio no menos atípico. Además de conseguir una plaza en el máster, al ganador se le otorga algo parecido a un sueldo de 1.300 euros mensuales con el que instalarse en Barcelona, donde se desarrolla el curso. Como colofón, la novela o un libro de relatos que resulte, será publicada y difundida por la editorial Alfabia, tal y como expone su editora e impulsora de la idea, Diana Zaforteza.

Al teléfono, Martín Ruiz Sosa reconoce que por motivos prácticos, su carrera profesional se ha desarrollado en el campo de la ingeniería, pero defiende su vocación de escritor. Ya ha publicado un libro de cuentos, ‘La voluntad de marcharse’, y demuestra su ilusión por compartir su actividad creativa con escritores de renombre. «Villoro es un escritor que yo respeto muchísimo, que en México se le respeta muchísimo y me entusiasma la posibilidad de trabajar con el, mas que el hecho de que me haya leído.»

Por Pablo Ibáñez
Con información de El País

©2012-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Mecenazgo literario del siglo XXI por Pablo Ibáñez se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Deja un comentario