¿Conoces la historia del papel?

Explicamos el origen del papel, su proceso de fabricación y en qué consiste el papel reciclado.

Los materiales que ha utilizado el hombre para expresar sus pensamientos han sido muy variados a lo largo de la historia, de hecho hasta la aparición del papel se escribía en piedra, en tablillas de arcilla y en tablas de madera.

El origen del papel es diverso y de carácter vegetal y para obtenerlo se trituran las fibras y se disuelven en agua; la pasta conseguida se deja secar y luego se endurece para darle consistencia.

Etimológicamente la palabra papel proviene de Papyrus, un soporte que utilizaban los egipcios para realizar sus escritos. El papiro se obtenía del tallo  de una planta muy abundante en las riberas del río Nilo llamada Cyperus papyrus.

ORIGEN

Aunque los egipcios ya utilizaban el papiro, no fue hasta el año 105 d.C. cuando en China se empezó con la fabricación del papel similar al de hoy en día. Fue un consejero del emperador que siguiendo órdenes de éste confeccionó papel a base de bambú, morera, arroz, paja y seda, entre otros. Esta técnica fue custodiada por los chinos como un gran secreto durante un largo período de tiempo.

Japón también creó su propio tipo de papel, el washi nipón, que implica un trabajo artesanal que ha pasado de generación en generación desde hace más de mil años. Se podía elaborar de distintas maneras pero todos tenían en común el empleo de la corteza de morera. Al ser un papel más fuerte que el chino, se utilizaba no solo para la caligrafía sino también para la fabricación de objetos como biombos, paraguas japoneses o puertas correderas.

Por otro lado, los árabes crearon el primero de sus molinos de papel en la ciudad de Samarkanda. Más tarde los llevarían por Europa a través de la ruta de la seda. Blanqueaban el papel y utilizaban cáñamo y lino como materias primas.

En el siglo X los artesanos europeos aplastaban el cáñamo y prensaban el lino, el algodón o el paño. Esto supuso un desarrollo de la producción del papel que superó al pergamino, pues éste era más pesado y rugoso por lo que fue perdiendo terreno.

En el siglo XIII, Italia y Francia acogieron los molinos de los árabes y poco a poco se convirtieron en dos pesos pesados de prestigio en la producción del papel. Italia mejoró la técnica árabe mientras los papeleros franceses transmitían sus conocimientos a Bélgica, Alemania y Holanda.

Por su parte, la industria textil contribuyó a que se fabricará más papel.

El uso general de la camisa en el siglo XIV permitió que hubiera suficientes trapo para fabricarlo a precios más económicos.

Poco a poco comenzó a elaborarse en grandes cantidades a la vez que se reducía su precio. La llegada de la imprenta cambiaría la historia de este producto.

Desde entonces el papel se ha convertido en uno de los productos emblemáticos de nuestra cultura, aunque la aparición de la informática lo ha relegado a un segundo plano.

PAPEL RECICLADO

En el sistema de fabricación de papel reciclado el proceso es parecido al del papel blanco aunque en este caso la materia prima es residuo de este papel blanco. Su producción es menos contaminante pues utiliza menos procesos químicos. El cloro que se emplea para blanquear el papel es muy contaminante y eso no ocurre con el papel reciclado.

Reciclar papel y cartón es primordial para economizar energía, evitar la contaminación de las aguas y salvar los bosques. Si todos los españoles reciclásemos tan solo un 10% de los periódicos que compramos durante un año podríamos salvar 700.000 árboles. 7.000 periódicos pesan sobre una tonelada lo que vendría equivaliendo a 13 árboles de tamaño medio. Es un dato a tener en cuenta para tomar conciencia sobre la necesidad del reciclaje.

Esto no quiere decir que no se produzca papel blanco, evidentemente hay que seguir fabricándolo  pero es conveniente hacerlo con el menor impacto medioambiental para reducir el consumo de energía, de agua, de residuos sólidos y de contaminación atmosférica.

En España el mercado del papel reciclado no acaba de tener mucho éxito, seguimos prefiriendo el papel blanco inmaculado y parece que nos molesta si no es así. Y qué más da si no es perfectamente blanco, lo importante es que ayudemos a conservar la naturaleza.

Por Cristina Cachaldora
Con información de La Región

©2017-paginasarabes®

Deja un comentario