Muhammed al Maqdisi, ideólogo  del yihadismo moderno

Muhammed al Maqdisi
Muhammed al Maqdisi

«Su voz es suave y cuando habla hay que esforzarse un poco para escucharle porque lo hace en voz baja. Nunca creerías que es un radical». Así describe el periodista del servicio árabe de la BBC Murad Batal al Shishani a quien es considerado el ideólogo más influyente de la yihad moderna y el arquitecto intelectual de al Qaeda: Abu Muhammed al Maqdisi.

«Nos saludamos como es común en el mundo árabe: Salam Aleikum (La paz esté contigo)», contó al-Shishani. «Fue amable».»Lo vi en septiembre de 2014 en una feria del libro que se celebró en Amán».

Encontrarlo allí fue una sorpresa para el periodista, pues es inusual –explica– ver a yihadistas en un lugar público en un país como Jordania. Aunque este país se ha convertido en una de las vías para que jóvenes de diferentes partes del mundo se unan a las filas del autodenominado grupo radical Estado Islámico (EI).

Era inesperado encontrarlo allí porque los yihadistas tratan de mantenerse alejados de los servicios de seguridad.

En su libro «Black Terror, White Soldiers: Islam, Fascism & the New Age» («Terror negro, soldados blancos: Islam, fascismo y la nueva era»), David Livingstone menciona un estudio que llevó a cabo el «Centro para combatir el terrorismo» de la Academia Militar de Estados Unidos (USMA, por sus siglas en inglés).

En él se afirma que al Maqdisi «es el teórico yihadista vivo más influyente» y «el ideólogo clave en el universo del yihadismo intelectual».

El encuentro casual se produjo en medio de libros y es que precisamente son los libros que ha escrito al Maqdisi los que han llevado a que miles de yihadistas, de las viejas y nuevas generaciones, lo sigan y admiren.

De hecho, indicó al-Shishani, al Maqdisi es quizás el teórico más citado en la literatura yihadista moderna.«En los años noventa, sus libros fueron muy famosos. Y no lo han dejado de ser. Han sido traducidos a varios idiomas. Uno de los principales teóricos de EI, por ejemplo, fue uno de sus estudiantes», señaló al Shishani.

La base de su pensamiento es: «difundir la palabra sobre la necesidad de construir un Estado islámico en el mundo árabe. Invitar y atraer a la mayor cantidad de personas para materializar ese Estado es uno de sus objetivos», dijo el periodista.

Y para ello, la yihad es fundamental.

En su libro «A quietist jihadi: the ideology and influence of Abu Muhammad al-Maqdisi» («El yihadi más callado: la ideología e influencia de Abu Muhammad al-Maqdisi»), de 2012, Joan Wagemakers explica que desde el 11 de Septiembre al Maqdisi ha surgido como uno de los pensadores radicales musulmanes (vivos) más importantes de la actualidad.

«Pese a que al Maqdisi podría no ser un nombre conocido en Occidente, su influencia entre los musulmanes con ideas afines se extiende por el mundo, de Jordania (donde vive hoy en día) hasta el sudeste asiático», indicó el autor.

«Sus escritos y enseñanzas sobre el Islam salafista han inspirado a terroristas desde Europa hasta el Medio Oriente, incluyendo (Abu Musab) al Zarqawi, quien fuera líder de al Qaeda en Irak, y Ayman al Zawahiri, el sucesor de Osama Bin Laden como líder de al Qaeda«.

Al Maqdisi nació en 1959 en los territorios palestinos y es de nacionalidad jordana.

Uno de sus libros más influyentes entre los yihadistas lleva por título: «Preparando a los caballeros para abandonar las escuelas».

Y es que cuando el periodista de la BBC estuvo en la ciudad jordana de Zarqa, en febrero de 2014, conoció a un veterano yihadista, amigo de al Maqdisi y de al Zarqawi, que le dijo que nunca había enviado a sus hijos a escuelas del Estado.

Como él, a muchos yihadistas les preocupa que sus hijos estudien en centros que asocian con los «regímenes infieles» de los gobiernos árabes.

Aunque no hay certeza sobre si su sitio web todavía funciona, los textos de al Maqdisi se consiguen en internet.

De acuerdo con los expertos se trata de una librería del yihadismo.

En el artículo «Battle lines» («Líneas de batalla») de The New Yorker, los autores Robyn Creswell y Bernard Haykel investigaron la poesía en el movimiento yihadista.

«El hecho de que mucho de la cultura yihadista esté en internet en vez de estar plasmada en objetos materiales, dificulta el mantenimiento de la continuidad de la tradición», escribieron.

«Como resultado, los yihadistas, como muchas otras comunidades de la diáspora, están obsesionados con registrar sus logros para la posteridad. La infraestructura de sus archivos online –como ‘Minbar al-Tawheed wal-Jihad’ de Abu Muhammad al Maqdisi, un repositorio de opiniones religiosas, manifiestos y poesía– es extraordinariamente sofisticado».

Uno de los editores colaboradores de la revista estadounidense The Atlantic Graeme Wood escribió en su investigación «What ISIS really wants» («Lo que realmente quiere EI») que al Maqdisi y EI coinciden en la mayoría de los temas doctrinales.

«Ambos están estrechamente identificados con el ala yihadista de una rama del sunismo llamada salafismo, que en árabe hace alusión a al salaf al salih, ‘los piadosos antepasados’. Esos antepasado son el Profesta (Muhammad) y sus primeros seguidores, a quienes los salafistas honran y emulan como modelos para todos sus comportamientos, incluyendo la guerra, la moda, la familia, incluso la odontología», indicó Wood.

Sin embargo, la brutalidad de EI parece haber distanciado a al Maqdisi.

Omar Ashour, profesor de estudios de seguridad en la universidad inglesa de Exeter, escribió para la BBC que aunque al Maqdisi es visto como una figura clave en la filosofía de una organización yihadista como al Qaeda, se ha mostrado crítico frente a EI y quizás eso le ha hecho perder credibilidad entre los seguidores de ese grupo radical.

«Ha atacado las tácticas de EI de masacrar y quemar vivas a sus víctimas», señaló el académico.

De hecho, Wagemakers explica en su libro que no son nuevas las críticas de al Maqdisi a las formas extremas de yihad, especialmente a la takfir.

«(Las críticas) se volvieron mucho más pronunciadas después de 2001 y particularmente después de que al Zarqawi se volviera infame por sus masivos ataques suicidas con bombas en Irak».

Quienes ejercen takfir creen que la sociedad musulmana contemporánea se ha convertido en un Estado de incredulidad y consideran que es legítima tanto la rebelión contra el Estado como los actos de violencia contra los ciudadanos musulmanes.

De acuerdo con Wood, el clérigo jordano «le escribió a su pupilo (al Zarqawi) que tenía que actuar con cautela y ‘no emitir proclamas radicales de takfir’ o ‘proclamar que la gente sea apostata a causa de sus pecados'».

El periodista de la BBC Murad Batal al Shishani recuerda que en mayo de 2014, cuando todavía cumplía una condena de cinco años por supuestamente colaborar con actividades terroristas, y antes de que EI tomara el control de Mosul, ciudad ubicada en el norte de Irak, al Maqdisi emitió un comunicado en el que condenaba las acciones del grupo yihadista que ya había sido rechazado por al Qaeda.

No obstante, tres meses después de salir de prisión, al Maqdisi se negó a criticar EI, «porque ahora había ‘una campaña de los cruzados en preparación contra los musulmanes», recordó al Shishani.

El clérigo hacía referencia a los ataques aéreos liderados por Estados Unidos en Irak.

Al Maqdisi dijo que la disputa entre al Qaeda y EI «no los sacaban del círculo de la hermandad islámica».

Con información de Diario Jornada

©2015-paginasarabes®

Deja un comentario