Tejedoras de beduinas ilusiones

hilado_beduino

Mujeres ataviadas con oscuras túnicas y rostros cubiertos por el burka, una especie de máscara que cubre parcialmente sus rostros, son imágenes que se repiten en escenarios del desierto árabe. Se observan entregadas a interminables tareas de tejer sueños e ilusiones.

Esas mujeres sentadas bajo la limitada sombra de una carpa en el desierto, hoy solo se ven en exhibiciones que celebran la tradición beduina.

Eran tejedoras de mantos, con figuras que reflejaban sus sueños sus temores y sus esperanzas.

En el pasado apenas se les veía en los desiertos emiratíes y omaníes, mientras sus hombres salían a enfrentar las inclemencias del sol, en busca de un poco de agua y en defensa de un pequeño y árido territorio en el desierto. . La Unesco quiere preservar su cultura y tradición como “herencia cultural intangible” del mundo.

En el 2011 fue inscrito en la lista de Salvaguardia Urgente del Patrimonio Inmaterial de la Unesco el llamado Al Sadu, que el arte tradicional del tejido en los Emiratos Árabes Unidos, ejecutado  por las mujeres beduinas de las comunidades rurales para confeccionar ropa fina y accesorios decorativos para los camellos y los caballos.

Refiere el informe de la Unesco al respecto que “los hombres esquilan las ovejas, los camellos y las cabras y las mujeres se reúnen en pequeños grupos para hilar y tejer mientras intercambian noticias sobre la familia y cantan o recitan poemas”.

Asimismo se apunta que “durante estos encuentros, las niñas aprenden observando y participando progresivamente en tareas como la elección de la lana, antes de iniciarse en las técnicas más complejas utilizadas en la práctica de este arte”.

Es un arte que invita a la ensoñación…

Por Maria Victoria Cristancho Cristancho
Con información de El Tiempo

©2015-paginasarabes®

Deja un comentario