Dos poemas

Lamis Alhamwi
Dos poemas ©Lamis Alhamwi

Invierno

Como lobos en una estación seca
Germinamos por todas partes
Amando la lluvia,
Adorando el otoño.
Un día incluso pensamos en mandar
Una carta de agradecimiento al cielo
Y en lugar de un sello
Pegarle
Una hoja de otoño.
Creíamos que las montañas se desvanecerían,
Los mares se desvanecerían,
Las civilizaciones se desvanecerían
Pero permanecería el amor.
De pronto nos separamos:
A ella le gustan los grandes sofás
Y a mí me gustan los grandes barcos,
A ella le gusta susurrar y suspirar en los cafés
Y a mí me gusta saltar y gritar en las calles.
A pesar de todo
Mis brazos se abren al universo
Esperándola.

Cómo nace la canción

Yo, el que no ha matado hasta ahora
en guerras, terremotos o accidentes de tráfico
¿Qué he hecho con mi vida?
¿Con esos agitados años ante mí
como el mar frente a los pelícanos?
Después que las flores de mis palabras se perdieran
en las cartas y las peticiones de compasión
y fuera dibujado mi futuro
como se dibujan patos en la pizarra del colegio.
¿ Es que he atravesado mis sueños
entre murmullos y a ciegas?
¿O los he dejado deslizar por mi cabeza
como la resina?
¡Ah, las ventanas
escasas del aire de los bosques!
Me ahogo
y mis pulmones saltan fuera del pecho
como ojos huérfanos
y mi voz se extravía como el trueno
sin conocer generaciones futuras a las que suplicar
ni viejas bocas a las que regresar.
¡Ah, los arquitectos que me sostuvieron con piedras!
Me agrieto
como los muros mezclado con el engaño,
ríos
como las nevadas cumbres bajo el sol de primavera.
¡Ay, si los intercambios entre naciones acabaran
como las bailarinas en el teatro!

Por Muhammad Al Magut
Traducción de Manuel Jiménez

©2015-paginasarabes®

Deja un comentario