La Alpujarra quiere ser Patrimonio Mundial

Barranco de Poqueira, en la Alpujarra, candidata a ser Patrimonio Mundial
Barranco de Poqueira, en la Alpujarra, candidata a ser Patrimonio Mundial

La Comisión Nacional de Patrimonio, que este jueves y viernes se reúne en Plasencia (Cáceres), tendrá sobre la mesa dos proyectos andaluces para aspirar a ser un espacio protegido por su singularidad histórica y cultural. Uno es el de los dólmenes de Antequera, cuyos defensores esperan que entre en la lista definitiva de la Unesco, mientras que la otra candidatura es la de la Alpujarra que tendría que pasar primero a la lista indicativa, denominándose así el primer paso para convertirse en Patrimonio Mundial.

«Una vez que estemos en esa lista estoy convencido de que lograremos el objetivo», asegura el diputado de Turismo de la institución provincial, Francisco Tarifa. Las expectativas de la Diputación granadina también las comparten todas las administraciones e instituciones que apoyan la candidatura alpujarreña que, de forma compartida con la vecina Almería, aspira a certificar ese reconocimiento internacional «a sus paisajes, su cultura y su gastronomía». Incluso todos los grupos políticos del Senado han avalado la propuesta del proyecto presentado a la Unesco.

El problema que se plantea a la candidatura sería que la aspiración del proyecto de los dólmenes antequeranos no logre superar la siguiente fase que evalúa estos días la Comisión Nacional de Patrimonio, compuesta por el Ministerio de Cultura y los representantes de las autonomías españolas. «En ese caso, exigiríamos a la Junta de Andalucía que retirase su apoyo a esa candidatura», apunta Tarifa, puesto que la de la Alpujarra no podría entrar en la llamada lista indicativa de la Unesco, «al no poder estar dos proyectos de una misma autonomía en dicha preselección». No obstante, se es optimista desde la candidatura granadino-almeriense para convertir a la Alpujarra en un entorno referente para el patrimonio mundial humano.

Los treinta y dos municipios de la comarca, sus cincuenta y tres anejos y las cerca de cuatrocientas cortijadas «reúnen todos los valores excepcionales y únicos que busca la Unesco», remarcan desde la Diputación granadina. Además, se cuenta con la «ventaja» de que una parte de Sierra Nevada, sobre cuya ladera sur se enclava la Alpujarra, ya «tiene la condición de Reserva Natural de la Biosfera» declarada por el mismo organismo de la ONU que ahora ha de valorar la candidatura alpujarreña. Francisco Tarifa defiende también que «no puede haber ningún paraje similar en el mundo» al de esta comarca andaluza, ya que «su paisaje cultural» viene condicionado por la presencia imponente del Veleta y el Mulhacén. Estos picos del macizo montañoso «son únicos en el mundo».

«Tinaos» y acequias

La peculiaridad de las casas de piedra y barro, sus tejos de launa y sus aleros de pizarra junto a las tradicionales calles cubiertas por los ‘tinaos’ (estructura de las viviendas que techa la propia calle) y el clásico encalado blanco de las viviendas de la Alpujarra han sido valorados «muy positivamente» ante las instancias a las que la candidatura ya ha tenido que defenderse. Incluso se han interesado por las acequias de careo, que son las encargadas de derivar el agua del deshielo de Sierra Nevada hasta los núcleos de población.

Esta joya de la ingeniería fue diseñada por la civilización árabe para estas tierras montañosas, así como ideó las calles estrechas y de reminiscencias claras con las ciudades de las que venían los pobladores de cultura musulmana. Precisamente, uno de los «puntos fuertes» de la candidatura alpujarreña será destacar la puesta el valor que tuvo para esta comarca la influencia durante siete siglos de la idiosincrasia árabe, «ahora mezclada con la cultura española».

Todo este compendio de cualidades que presenta la Alpujarra aspira a consagrarse como Patrimonio Mundial, porque bien merece la pena dejarse seducir por los encantos de una tierra que ya ensalzaron escritores tan variados como Gerald Brenan, Pedro Antonio de Alarcón o, más recientemente, el ex batería de ‘Genesis’ Chris Stewart. Son sólo algunos de los visitantes que han quedado prendados del embrujo de esta comarca.

Por Luis Javier López
Con información de ABC de Sevilla

©2014-paginasarabes®

Deja un comentario