Muere Tom Clancy,portavoz pseudo-literario de la derecha americana

El novelista estadounidense Tom Clancy, autor de obras de espionaje, política y temas militares,(‘La caza del Octubre Rojo’ y ‘Juegos de patriotas’, entre otras), ha muerto este miércoles en un hospital de Baltimore a los 66 años, según anunció su empresa editora.

El escritor Tom Clancy,(archivo Reuters/©Eric Miller 1998)
El escritor Tom Clancy,(archivo Reuters/©Eric Miller 1998)

El anuncio de G.P. Putnam, no precisó las causas del fallecimiento del escritor, que nació en Baltimore (Maryland) y pasó allí toda su vida, e incluso fue co-propietario del equipo de béisbol de los Orioles, un símbolo de la ciudad.

Conocido sobre todo por los libros protagonizados por Jack Ryan, (un analista de la CIA, (el equipo de los «buenos» en las películas yankies), a quien interpretaron en el cine actores como Harrison Ford, Alec Baldwin y Ben Affleck), Clancy popularizó en plena Guerra Fría obras de temática militar y espías.

La caza del Octubre Rojo (1984) o Red Storm Rising (1986) fueron sus principales novelas de esa época, marcada en la vida real por la presidencia de Ronald Reagan y su abierta confrontación política con una decadente Unión Soviética, (indudablemente, siempre estuvo al «servicio» de las agencias gubernamentales).

El enemigo a batir fue cambiando en obras posteriores, y así en Juego de patriotas (1987) (1) eran los terroristas del IRA nor-irlandés, (aliados con «terroristas árabes» por supuesto !!!), y en Clear and Present Danger eran los carteles colombianos del narcotráfico, (muestra a las claras quienes son los «enemigos» a «combatir» y cuales serán los países a invadir).

Posteriormente, el uso de armas nucleares por «terroristas islámicos», (por supuesto que nada dice del uso de armas nucleares y químicas a manos de «fuerzas terroristas de la NATO» y sus socios sionistas), guerras entre China y Rusia o deserciones de espías fueron otros de los temas de sus novelas, en las cuales su héroe Jack Ryan acaba llegando a ser presidente de Estados Unidos, (nada más y nada menos!).

Durante todas sus obras, igual que en la vida real, Clancy mantuvo una firme ideología conservadora a favor de que Estados Unidos mantenga unas Fuerzas Armadas y unos servicios de espionaje fuertes y bien financiados para hacer frente a sus enemigos, (a la vez que se ocupa con su política exterior de generar día a día nuevos enemigos en forma exponencial).

En The Cardinal of the Kremlin mostró su habilidad para crear una compleja situación a partir de distintos escenarios en desarrollo paralelo: la lucha afgana contra la invasión soviética, el espionaje dentro de la Rusia soviética, y el desarrollo del proyecto Guerra de las Galaxias, en una base secreta del desierto de Nevada.

En Clear and Present Danger  se ocupa de la guerra contra las drogas, (justamente lo que la DEA no hace); una suerte de Pablo Escobar —aquí “Escobedo”— no se contenta con matar policías y jueces, sino que acaba con el propio director del FBI en visita a Bogotá …

Al no poder incluir en el mapa del conflicto a la Unión Soviética, (desmantelada por Gorvachov), Clancy debió, (al igual que los neo-conservadores), inventar enemigos y guerras inexistentes: The Sum of All Fears, Debt of Honor, Executive Orders y The Bear and the Dragon planteaban escenarios de guerras, entre Japón y Estados Unidos (causada por «el desarme nuclear completo de los americanos» … no se rían … ésa era la fantasiosa trama), Rusia y China, atentados con armas biológicas a EEUU e hipótesis de conflicto varias.

Entre su bibliografía se deben recordar también sus guías detalladas sobre submarinos, helicópteros, aviones caza y equipos de fuerzas especiales.

Clancy era agente de seguros hasta que publicó su primera novela, La caza del Octubre Rojo, y el éxito de esta obra le permitió dedicarse a la literatura. Su última novela, Command Authority, escrita junto con Mark Greaney, tiene prevista su salida al mercado el próximo 3 de diciembre, (¿y ahora cuál será el enemigo?… ¿Siria tal vez?).

Republicano, miembro de la NRA, amigo de Ronald Reagan, Clancy no dejó de exhibir su visión política a través de sus novelas: los rusos eran esencialmente malos, junto a los vietnamitas, los nor-coreanos, los chinos, los terroristas árabes… los americanos liberales, los manifestantes contra la guerra en Vietnam, los nativos estadounidenses, e incluso los ecologistas y científicos tramaban planes contra la paz mundial. Jamás planteó juicios de ética o puso a contra luz la moral de las decisiones políticas de Estados Unidos.

El diario The New York Times señala que diecisiete de sus novelas llegaron a figurar en cabeza de su lista de libros más vendidos, la última de las cuales, Threat Vector, salió a la venta en diciembre de 2012.

Tom Clancy también fue co-fundador de una empresa de videojuegos, que popularizó versiones de algunos de sus libros, y su nombre fue usado en la serie de novelas Op-Center («centro de operaciones»), aunque él no escribía las obras.

Notas

(1). Juego de patriotas: Jack Ryan, historiador, ex marine y experto de la Cia, está pasando unas cortas vacaciones en Londres con su mujer y su hijita. «Accidentalmente», se ve envuelto en un atentado terrorista, (no creo bajo ningún punto de vista que un ex marine y actual CIA quede envuelto «por accidente» en ningún atentado … aunque sea llevaba las cerillas, ni lo duden!), que logra frustrar aunque resulta herido … (por supuesto! … para éso es el héroe!!!). Ha salvado la vida a los príncipes de Gales, pero a partir de ahora tendrá unos enemigos implacables: una escisión ultra-izquierdista del IRA que, decidida a vengarse a toda costa, le llevará a él y a su familia a las situaciones más extremas, (por supuesto, los miembros del IRA son los «malos» de la película, combatidos y «batidos» por el «buen» ciudadano,ex marine y actual miembro de la CIA, (toda una garantía, un «cheque en blanco» en cualquier lugar del mundo) .

Con información de Cadena Ser

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario