Archivo de la etiqueta: 11-S

EEUU-Israel espían a los ciudadanos del mundo con su Prisma: Google, Apple, Facebook, Microsoft – Por Alfredo Jalife-Rahme

Las trasnacionales israelíes Verint y Narus han gozado de conexiones con trasnacionales de Estados Unidos y el espionaje israelí y los lazos entre las agencias de espionaje permanecen sólidas (léase: la CIA y el Mossad, entre las conocidas).

¿Dónde queda el concepto hueco de democracia frente al neototalitarismo cibernético de Estados Unidos/Israel?
¿Dónde queda el concepto hueco de democracia frente al neototalitarismo cibernético de Estados Unidos/Israel?

Desde que el Pentágono, por ontología/teleología tecnológicas, obligó a los usuarios del planeta entero a entrar al corral del DARPA, progenitor de Internet –amplificado por la redes sociales de recolecta de datos por las militarizadas trasnacionales privadas de Israel– era previsible que algún día fueran desnudadas las trasnacionales privadas con labores públicas/militares de espionaje global del binomio cibernético Estados Unidos/Israel.

Pese a la tormenta de medievales anatemas huecos, con antelación Bajo la Lupa (De los multimedia a Internet: el control de EU/Israel, 19/8/12) había prevenido tal colusión ciberorwelliana de vigilancia global por los angelicales servidores sociales (¡supersic!): Google, Facebook, Microsoft, Verizon, Apple, Yahoo y Skype, al servicio final del programa Prisma de la National Security Agency (NSA), agencia de espionaje criptológico vinculado al Cibercomando, superescándalo reseñado explosivamente por The Guardian (5/6/13, retomado por The Washington Post (6/6/13) y con espléndido resumen de WSWS (7/6/13).

Ya habíamos advertido que “Medios islámicos fustigan el control dual de Internet y los principales servidores por Estados Unidos/Israel: Google, Facebook, Wikipedia, Yahoo, etcétera (La mano israelí detrás de Internet; Freedom Research, junio 2009: Radio Islam)”

La Seguridad del Hogar, todo el montaje hollywoodense bushiano de su guerra contra el terrorismo islámico, sirvió de pretexto para vigilar a tirios y troyanos mediante su Prisma–calca de la vigilancia ciudadana Echelon de la anglosfera durante la guerra fría– con la connivencia del Congreso de Estados Unidos desde el 11/S y mantenido durante la gestión Obama: hoy expuesto como el Gran Hermano (Big Brother) orwelliano local/global, en lugar del sitio que le correspondía a su progenitor Baby Bush, hijo de un anterior director de la CIA con reflejos pavlovianos de espía antes de la eclosión de Internet.

¿Quién, dentro del establishment en ascuas, desea dañar a Obama con tanto escándalo explosivo?

¿Quién decía que en la postmodernidad no cabían los héroes? El estadunidense Edward Snowden, otro ciberhéroe de 29 años, empleado encubierto de la CIA en la misteriosa consultora Booz Hamilton Allen (muy socorrida por Fox y Calderón), contratista de NSA, se suma a las hazañas del australiano Julian Assange y del estadunidense Bradley Manning.

El rotativo israelí Haaretz (8/6/13) cuestiona cándidamente, para no decir pérfidamente: ¿Las empresas israelíes Verint y Narus colectaron la información de las redes de comunicaciones de Estados Unidos para la NSA?

Las trasnacionales israelíes Verint y Narus han gozado de conexiones con trasnacionales de Estados Unidos y el espionaje israelí y los lazos entre las agencias de espionaje permanecen sólidas (léase: la CIA y el Mossad, entre las conocidas).

La prestigiada revista tecnológica Wired (abril, 2012) había expuesto a las dos empresas Verint y Nerus, con íntimas conexiones con la comunidad de seguridad israelí que conducen el espionaje para la NSA.

Verint, que capturó a Comverse Technology, espía a Verizon, gigante telefónico de Estados Unidos, mientras un programa de Narus recolecta las comunicaciones de los usuarios de AT&T, otro gigante telefónico estadunidense. Ori Cohen, uno los fundadores de Narus, confesó a la revista Fortune (2001) que realizaban trabajo de espionaje para el Mossad.

¿Alguien en México de los poderes Ejecutivo y Legislativo nos podría internet intervenidailustrar sobre la presunta penetración de las trasnacionales de Israel mediante el ominoso programa Prisma, cuyos nueve servidores operan laxamente gracias a la apertura moderna en la recolecta de datos ciudadanos que los cocinan a su antojo para beneficiar su agenda oculta?

¿Quién protege a los indefensos ciudadanos mexicanos, primero ante su aldeano Congreso apátrida, y luego, frente el atentado permanente de los servidores de las redes sociales del binomio cibernético Estados Unidos/Israel?

Verint y Nerus operan para la unidad 8200 de espionaje del ejército israelí a cuyo cargo estuvo el comandante Hanan Gafen, quien lo confesó a Forbes (2007).

Para Israel las telecomunicaciones son un asunto jerárquico de su íntima seguridad para perseguir a sus críticos, ya no se diga sus adversarios, cuando la aceptación de Israel en el mundo se encuentra en un riesgoso 20 por ciento (solamente en Estados Unidos opera en un resbaloso 51 por ciento) y con tendencia al desplome (Electronic Intifada).

Según la histórica revelación de The Guardian, el espionaje de Gran Bretaña no se queda atrás en la compartición y compartamentalización del espionaje con la NSA mediante su macabra entidad gubernamental GCHQ.

Quienes aprobaron festiva y estruendosamente la seudomodernidad de la ominosa ley telecom en el Congreso sin una pizca de sindéresis –la pletórica cohorte milagrosa de entreguistas, apátridas y/o cándidos– nunca tomaron en cuenta nuestras advertencias sobre la ciberseguridad de México que formaba ya parte del Prisma del binomio Estados Unidos/Israel (con un presunto topo en Cofetel), antes siquiera de ser incrustada al Cibercomando de Estados Unidos.

Insolentes, los apátridas/entreguistas nos degradaron a niveles de Casandras, pero, nada ilustrados, ignoraron que la hija de Príamo y Hécuba tuvo la razón histórica en la captura de Troya, como sucede hoy bajo el Prisma de la ley telecom, donde el “México neoliberal itamita” se arrojó alocadamente a las garras de Estados Unidos/Israel.

Exhortamos a que después del destape de la cloaca cibernética que involucra la privacidad de los ciudadanos mexicanos, ya no se diga de los latinoamericanos en su conjunto, tanto los poderes Ejecutivo como Legislativo adopten las precauciones necesarias de protección civil mínimamente para sus votantes.

¿Cuáles son los límites nacionales al ciberespacio controlado por Estados Unidos/Israel cuando se han penetrado hasta las entrañas de la privacidad de los ciudadanos inermes vistos como enemigos potenciales de los gobiernos por quienes votaron, ya no se diga de los disidentes vistos como parias?

¿Dónde queda el concepto hueco de democracia frente al neototalitarismo cibernético de Estados Unidos/Israel?

Conclusión

El daño a las trasnacionales ciebertecnológicas de Estados Unidos e Israel será enorme a escala local/regional/global. ¿Quién va desear comprar instrumentos electrónicos de Estados Unidos e Israel para ser pérfidamente espiado?

El costoso aprendizaje y la enseñanza de Prisma en todos los países obliga, primero, a remediar con antídotos específicos el espionaje foráneo a sus ciudadanos deliberadamente desinformados (de allí la necesidad de multimedia plurales) y, luego, a crear una intranet nacional –que ya empezó a funcionar en países con carácter y aspiraciones de supervivencia–, con garantías públicas e inalienables de sus supuestos elegidos en los poderes Ejecutivo y Legislativo, para salir de la cárcel ciberorwelliana en la que nos encajonaron involuntariamente los servidores y las redes sociales de Estados Unidos/Israel.

Por Alfredo Jalife-Rahme
Con información de Telesur

©2013-paginasarabes®

Crónica: Guantánamo se ha convertido en un "legado tóxico" para los DDHH

11 de Enero 2012 – DENUNCIA DE AMNISTÍA INTERNACIONAL

guantanamo_ddhh

La continuidad del centro de detención de Guantánamo, en Cuba, supone un «legado tóxico» para los Derechos Humanos, según ha denunciado este martes Amnistía Internacional (AI) con motivo del décimo aniversario del traslado de los primeros detenidos a esta «tristemente conocida prisión estadounidense».

La sección española ha abierto una ciberacción en www.actuaconamnistia.org , en la que se pide al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que libere a todos los prisioneros que no hayan sido acusados ni procesados con las debidas garantías, que prohíba las comisiones militares, que renuncie a la pena de muerte para algunos detenidos y que lleve ante la justicia a los responsables estadounidenses que hayan cometido violaciones de Derechos Humanos.

Aparte, Amnistía Internacional-España ha pedido al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que siga reclamando el cierre de Guantánamo y continúe acogiendo a detenidos de la base estadounidense, «tal y como se ha hecho en los últimos años».

En un informe publicado este martes con motivo del aniversario, titulado ´Guantánamo: Una década de daños a los Derechos Humanos´, Amnistía Internacional ha puesto de relieve «el trato ilegítimo» que se inflige a los detenidos de Guantánamo y ha expuesto las razones por las que el centro de detención «sigue representando un atentado contra los Derechos Humanos».

«Guantánamo ha llegado a simbolizar durante diez años la falta sistemática de respeto a los Derechos Humanos por parte de Estados Unidos en su respuesta a los atentados del 11-S», denunció el investigador de Amnistía Internacional sobre Estados Unidos Rob Freer.

«El Gobierno estadounidense ha ignorado los Derechos Humanos desde el primer día de detenciones en Guantánamo, y con el comienzo del undécimo año de vida del centro de detención, esta falta de respeto continúa», añadió. El Ejecutivo de Obama, según AI, ha adoptado el marco de la «guerra» global ideado durante la presidencia de su antecesor, George W. Bush.

171 PRISIONEROS

Pese al compromiso del presidente Obama de cerrar el centro de detención de Guantánamo antes del 22 de enero de 2010, a mediados de diciembre de 2011 el centro albergaba a 171 hombres. Al menos 12 de los trasladados a Guantánamo el 11 de enero de 2002 seguían recluidos en el centro, según la organización. Uno de ellos cumple una condena a cadena perpetua después de ser declarado culpable por una comisión militar en 2008 y ninguno de los once restantes ha sido acusado formalmente.

Al respecto, la organización recordó que el Ejecutivo norteamericano ya dejó claro en enero de 2010 que cabía la posibilidad de que alrededor de 40 prisioneros de Guantánamo no fueran enjuiciados ni puestos en libertad, sino que permanecieran en detención militar indefinida sin cargos ni juicio penal, «en virtud de la interpretación unilateral de Estados Unidos de las leyes de la guerra».

«Hasta que Estados Unidos aborde estas detenciones como una cuestión de Derechos Humanos, el legado de Guantánamo pervivirá con independencia de si se cierra o no el centro de detención», advirtió Rob Freer.

El centro de detención de Guantánamo, según AI, «se convirtió en un símbolo de las torturas y de los malos tratos cuando se abrió, cuatro meses después de los atentados del 11-S». Entre los detenidos que permanecen en el centro en la actualidad figuran algunas personas que fueron sometidas a tortura y desaparición forzada por Estados Unidos antes de ser trasladadas a Guantánamo.

La rendición de cuentas por estos crímenes contra el Derecho Internacional, cometidos en el marco de un programa de detención secreta gestionado por la autoridad presidencial, es «escasa o nula», denunció AI. Aparte, el Gobierno estadounidense ha bloqueado «sistemáticamente» todos los intentos de los antiguos prisioneros para obtener una reparación por estas violaciones.

En diez años, solo uno de los 779 detenidos de la base ha sido trasladado a Estados Unidos para ser juzgado por una corte federal ordinaria. Otros han sido sometidos a «juicios injustos» ante comisiones militares y, en la actualidad, el Gobierno trata de obtener en estos procesamientos militares la pena de muerte para seis de los detenidos, prosiguió la organización.

DERECHO INTERNACIONAL

El Gobierno de Obama ha justificado el incumplimiento de su compromiso de cerrar el centro de detención de Guantánamo con el argumento de que el Congreso no ha garantizado el cumplimiento por parte de Estados Unidos de los principios internacionales de Derechos Humanos relacionados con este asunto.

«En virtud del Derecho Internacional, no se pueden invocar las leyes y la política nacionales para justificar el incumplimiento de las obligaciones contraídas en un tratado», advirtió Freer. «Es una respuesta inadecuada que uno de los tres poderes del Estado culpe a otro de que en el país se vulneren los Derechos Humanos», prosiguió. «El Derecho Internacional exige que se busquen soluciones, no excusas», concluyó Rob Freer.

Fuente: Diario Progresista

Nota de la Bitácora: a punto de finalizar el 2012,y siendo Obama reelecto para un nuevo período,la situación sigue sin cambio alguno.

©2012-paginasarabes®

100 personalidades impugnan la versión oficial sobre el 11 -S

Un año y seis meses después de la publicación del libro la «Gran Impostura», la duda sobre los atentados del 11 de septiembre asalta a los Estados Unidos. El 40% de los neoyorkinos piensa que la administración Bush estaba informada de antemano, pero deliberadamente dejó que se cometieran los atentados.

Cien personalidades estadounidenses de todos los ámbitos, entre quienes se encuentran los candidatos del Partido Libertario y de Los Verdes a la elección presidencial, rechazan el reciente informe de la Comisión Presidencial y piden que se reabra la investigación. Cuarenta familiares de las víctimas entregarán mañana una denuncia ante el procurador general de Nueva York de forma que los ciudadanos puedan tomar el control de una investigación que hasta ahora ha hecho inaccesible la administración Bush.

Cien personalidades estadounidenses y 40 familiares de las víctimas del 11 de septiembre de 2001 anunciaron hoy la publicación de una Declaración por la Verdad sobre el 11 de Septiembre, un llamado a una investigación inmediata sobre los indicios de que responsables en las altas esferas del gobierno pudieron dejar deliberadamente que se perpetraran los ataques del 11 de septiembre.

Un año y medio después de la publicación por parte de Thierry Meyssan de la Gran Impostura y del Pentagate, un sondeo Zogby, realizado el 31 de agosto, establece que cerca del 50% de los neoyorkinos considera que el gobierno estaba al tanto y que «conscientemente dejó de actuar», mientras el 66% se siente insatisfecho con el informe de la Comisión Presidencial y reclama una nueva investigación sobre el 11 de septiembre.

A partir de 12 aspectos, la declaración subraya indicios incorrectamente analizados o ignorados por la Comisión Kean que van desde delitos cometidos por algunos de los participantes y financiamiento de los piratas aéreos hasta advertencias de gobiernos extranjeros, pasando por la inactividad de los sistemas de defensa alrededor del Pentágono. La Declaración exige cuatro acciones:

  • El inicio inmediato de una investigación por parte del procurador general Eliot Spitzer,
  • Audiciones parlamentarias,
  • Análisis por parte de los medios de prensa,
  • Constitución de una comisión investigadora independiente y ciudadana.

La lista de los firmantes de la Declaración incluye a personalidades de todo el espectro político como los candidatos presidenciales Ralph Nader y Michael Badnarik; a ciudadanos notables como David Cobb y Catherine Austin Fitts, miembro de la primera administración Bush, así como a veteranos de la administración como Daniel Ellsberg, ex alto funcionario del Pentágono que reveló las mentiras que condujeron a la guerra de Vietnam y al analista retirado de la CIA Ray McGovern.



Asimismo figuran entre los firmantes activistas pacifistas como la cofundadora de Code Pink, Jodie Evans, y Kevin Danaher, de Global Exchange; el ex embajador de los Estados Unidos y jefe de misión en Irak, Edward L. Peck; ambientalistas como Randy Hayes y John Robbins; empresarios como Paul Hawken y Karl Schwartz, directores generales de Patmos Nanotechnologies, así como el popular periodista Ronnie Dugger o la destacada periodista de investigación Kelly Patricia O’Meara.

La Declaración es igualmente apoyada por 43 reconocidos escritores entre los que se encuentra el autor del best-seller No 1, del New York Times, John Gray, así como por 18 eminentes profesores, historiadores y teólogos. También se encuentran entre las personalidades Cynthia McKinney, representante por Georgia, electa en cinco ocasiones; los cantantes Michelle Shocked y Michael Franti, y los actores Ed Asner et Mimi Kennedy. La Declaración fue posible gracias a 911truth.org.

La Declaración

Queremos verdaderas respuestas sobre el 11 de septiembre

El 31 de agosto de 2004, Zogby International, el instituto oficial norteamericano de sondeos de Reuters, publicó los resultados de un estudio donde se demostraba que prácticamente la mitad (49%) de los residentes en la ciudad de Nueva York y el 41% de los residentes del estado de Nueva York consideran que los dirigentes estadounidenses tenían conocimiento previo de la inminencia de los ataques del 11 de septiembre y «conscientemente dejaron de actuar». Entre los residentes de la ciudad de Nueva York, el 66% pidió un nuevo análisis por parte del Congreso o del Procurador General de Nueva York sobre las preguntas que quedaron sin respuesta.

Tras estas informaciones, reunimos a 100 personalidades de los Estados Unidos y a 40 familiares de los fallecidos para firmar esta declaración sobre el 11 de septiembre en la que se pide un examen público inmediato de las interrogantes que quedaron sin responder. Estas sugieren que miembros de la actual administración habrían dejado deliberadamente que se produjeran los ataques del 11 de septiembre, quizás como pretexto para la guerra.



Pedimos respuestas sinceras a preguntas como:

  • 1. ¿Por qué no se respetaron aquel día los procedimientos operativos standard en caso de desvío de aeronaves comerciales?
  • 2. ¿Por qué las baterías coheteriles y la defensa antiaérea oficialmente desplegada alrededor del Pentágono no fueron activadas durante el ataque?
  • 3. ¿Por qué los servicios secretos autorizaron al Sr. Bush a proseguir su visita a la escuela primaria sin preocuparse manifiestamente por su seguridad ni por la de los escolares?
  • 4. ¿Cómo es posible que absolutamente nadie haya sido licenciado, sancionado o condenado por la total incompetencia manifestada aquel día?
  • 5. ¿Por qué las autoridades en los Estados Unidos o en el extranjero no publicaron los resultados de varias investigaciones sobre las transacciones financieras que sugerían un conocimiento previo de detalles específicos sobre los ataques del 11 de septiembre y que habían generado decenas de millones de dólares de ganancias identificables?
  • 6. ¿Por qué Sibel Edmonds, ex traductora del FBI que afirma haber tenido conocimiento de avisos anteriores, ha sido públicamente reducida al silencio por una orden judicial a solicitud del procurador general Ashcroft y aprobada por un juez nombrado por Bush?
  • 7. ¿Cómo el Vuelo No. 77, que oficialmente se estrelló contra el Pentágono, pudo haber dado media vuelta y dirigirse hacia Washington DC durante 40 minutos sin ser detectado por los radares de la FAA (Federal Aviation Agency) ni por los aún más potentes del ejército norteamericano?
  • 8. ¿Cómo el FBI y la CIA pudieron publicar los nombres y fotos de los supuestos piratas aéreos en el espacio de algunas horas, así como inspeccionar las casas, restaurantes y escuelas de aviación que se sabía frecuentaban?
  • 9. ¿Qué se hizo de los más de 20 avisos documentados transmitidos a nuestro gobierno por 14 agencias de información o jefes de Estado extranjeros?
  • 10. ¿Por qué la administración Bush ocultó el hecho de que el jefe de los servicios de inteligencia paquistaní se encontraba en Washington durante la semana del 11 de septiembre y según algunas fuentes depositó 100.000 dólares en la cuenta de Mohammed Atta, considerado el jefe de los secuestradores aéreos?
  • 11. ¿Por qué la comisión del 11 de septiembre no logró responder a la mayor parte de las preguntas que hicieron los familiares de las víctimas, ni tampoco a casi todas las que hacemos aquí?
  • 12. ¿Por qué se escogió a Philip Zelikow como director ejecutivo de la llamada Comisión Independiente, a pesar de haber escrito un libro con Condoleezza Rice?

Quienes solicitan una investigación más profunda se cuentan a partir de ahora por centenares de miles, y entre ellos se encuentra una ex miembro de la administración Bush, un coronel retirado de la U.S. Air Force, un parlamentario europeo, familiares de las víctimas, respetados autores, periodistas de investigción, activistas por la paz y la justicia, ex empleados del Pentágono y del Partido Los Verdes de los Estados Unidos.



Como ciudadanos norteamericanos exigimos cuatro acciones:

  • 1. El inicio inmediato de una investigación por parte del procurador general de Nueva York Eliot Spitzer.
  • 2. La realización de investigaciones inmediatas en forma de audiciones parlamentarias.
  • 3. La cobertura mediática para analizar e investigar los indicios.
  • 4. Una investigación ciudadana verdaderamente independiente.

Dada la importancia de las próximas elecciones, consideramos que estas cuestiones deben ser ventiladas públicamente, de forma honesta y rigurosa, para que los norteamericanos puedan ejercer sus derechos democráticos en todo conocimiento de causa. Para terminar, esperamos y celebramos un enfoque sabio y sensible del tema para que podamos cicatrizar las heridas recibidas aquel día terrible.

Firmantes

Nota: Todas las organizaciones son nombradas únicamente con un objetivo de identificación. Las personas individuales firmaron esta declaración en su propia alma y conciencia, no para destacar el apoyo de su organización.

1. Virginia Deane Abernethy, antropóloga, autora de Population Politics.

2. Ed Asner, actor, militante.

3. Marshall Auerback, analista financiero internacional para David W. Tice & Associates, Inc.

4. Catherine Austin Fitts, asistente de la Secretaría para la Vivienda de la primera administración Bush.

5. Keidi Obi Awadu, animador de The Conscious Rasta, programa de LIBRadio.

6. Michael Badnarik, candidato por el Partido Libertario a la presidencia de los Estados Unidos.

7. Byron Belitsos, editor (Origin Press), autor de Planetary Democracy.

8. Philip J. Berg, ex procurador general adjunto de Pensilvania.

9. Medea Benjamin, militante, cofundadora de Global Exchange y de Code Pink.

10. Dennis Bernstein, periodista de investigación, animador del programa Flashpoint, de KPFA.

11. Steve Bhaerman dit Swami Beyondananda, escritor, actor.

12. Brad Blanton, psicoterapeuta, autor de Radical Honesty.

13. Saniel Bonder, autor de Great Relief.

14. Dr. Robert Bowman, teniente coronel de la US Air Force, fundador del Institute for Space and Security Studies.

15. John Buchanan, escritor, candidato a las elecciones primarias republicanas para las elecciones presidenciales de 2004.

16. Gray Brechin, escritor, historiador del medio ambiente, profesor de la universidad de Berkeley.

17. Fred Burks, intérprete presidencial para Bush, Clinton, Cheney y Gore.

18. Norma Carr-Rufino, escritora, profesora de administración en la universidad del estado de San Francisco.

19. Angana Chatterji, profesor de antropología.

20. Paul Cienfuegos, cofundador de Democracy Unlimited of Humboldt County.

21. David Cobb, abogado, candidato a la presidencia por el Partido Los Verdes.

22. John Cobb, Ph.D., teólogo, coautor de For the Common Good.

23. Ernest Callenbach, fundador y director de la revista Film Quarterly, autor de Ecotopia.

24. Kevin Danaher, escritor, cofundador de Global Exchange.

25. Stephen Dinan, autor de Radical Spirit.

26. Ronnie Dugger, periodista y escritor, cofundador de Alliance for Democracy.

27. Rachel Ehrenfeld, directora del American Center for Democracy, autora de Funding Evil.

28. Daniel Ellsberg, autor de Secrets: A Memoir of Vietnam and the Pentagon Papers.

29. Jodie Evans, cofundador de Code Pink.

30. Richard Falk, profesor emérito de Derecho Internacional en la universidad de Princeton.

31. Michael Franti, músico, director de cine, militante de los derechos humanos.

32. Janeane Garofalo, actriz, animadora de Talk Show, de Air America Radio.

33. Jim Garrison, Ph.D., presidente del State of the World Forum, autor de America as Empire.

34. Bruce Gagnon, presidente del Global Network Against Weapons & Nuclear Power in Space.

35. Ric Giardina, escritor, consultante, conferencista, ex director de las marcas de Intel.

36. John Gray, autor del best-seller Men Are from Mars, Women Are from Venus.

37. Stan Goff, veterano con 25 años de experiencia en las Fuerzas Especiales del Army, autor de Full Spectrum Disorder.

38. Melvin Goodman, investigador en el Center for International Policy, escritor, ex analista principal en la CIA, profesor en el National War College.

39. Morton Goulder, secretario adjunto del servicio de Información y Amenazas durante las administraciones Nixon, Ford y Carter.

40. David Ray Griffin, profesor de teología, autor de The New Pearl Harbor.

41. Doris «Granny D» Haddock, director de campañas financieras, candidato del Partido Demócrata a las elecciones senatoriales de New Hampshire.

42. Thom Hartmann, animador de radio; autor de Unequal Protection.

43. Richie Havens, cantante, artista.

44. Paul Hawken, autor de best-sellers, ecologista, empresario, fundador de Smith & Hawken.

45. Randy Hayes, fundador del Rainforest Action Network, director federal de la Dirección de Conservación.

46. Richard Heinberg, autor de The Party’s Over, New College of California.

47. Van Jones, director ejecutivo del Ella Baker Center for Human Rights.

48. Rob Kall, redactor jefe de OpEdNews.com, presidente de Futurehealth, Inc.

49. Georgia Kelly, directora ejecutiva del Praxis Peace Institute.

50. Sean Kelly, escritor, profesor de Filosofía y Religión del Institute of Integral Studies de Californie.

51. John Joseph Kennedy, candidato a las elecciones primarias por el Partido Demócrata en 2004.

52. Mimi Kennedy, actriz.

53. Faiz Khan, Triage Emergency Physician on 9/11, imán adjunto.

54. David Korten, autor de When Corporations Rule the World.

55. Frances Moore Lappé, autora de Diet for a Small Planet ; fundadora del Small Planet Institute. 56. Scott M. Legere, director de radio en Tampa (Florida).

57. Rabbin Michael Lerner, redactor jefe de TIKKUN Magazine, autor de Healing Israel/Palestine.

58. Michael Levine, autor del best-seller Deep Cover, periodista, 25 años de experiencia en la DEA.

59. Joanna Macy, filósofa ecologista.

60. Enver Masud, fundador del Wisdom Fund, autor de The Truth About Islam.

61. John McCarthy, ex capitán de las Fuerzas Especiales, presidente de Veterans Equal Rights Protection Advocacy.

62. Ray McGovern, ex analista de la CIA, cofundador de Veteran Intelligence Professionals for Sanity.

63. Cynthia McKinney, ex representante de Georgia en el Congreso de los Estados Unidos.

64. Ralph Metzner, escritor, cofundador de la Green Earth Foundation.

65. Mark Crispin Miller, crítico de los medios de información, profesor en la universidad de Nueva York.

66. Joseph W. Montaperto, Departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York.

67. Leuren Moret, científico, comisionado ambiental.

68. Ralph Nader, candidato independiente a la presidencia de los Estados Unidos.

69. Craig Neal, cofundador del Heartland Institute, ex redactor jefe de Utne Reader.

70. Jeff Norman, director ejecutivo de Tour of Duty.

71. Jenna Orkin, World Trade Center Environmental Organization.

72. Kelly Patricia O’Meara, periodista investigtiva.

73. Michael Parenti, autor de Superpatriotism and The Terrorism Trap.

74. Edward L. Peck, ex embajador de los Estados Unidos en Irak, ex director adjunto del Grupo de Trabajo sobre el Terrorismo en la Casa Blanca (White House Task Force on Terrorism).

75. Peter Phillips, Ph.D., profesor en la universidad estatal de Sonoma, director del proyecto Censored.

76. Henri Poole, pionero de Internet, administrador de la Free Software Foundation.

77. Robert Rabbin, escritor, creador de TruthForPresident.org.

78. Paul H. Ray, sociólogo, autor de The Cultural Creatives.

79. John Renesch, autor de Getting to the Better Future.

80. John Rensenbrink, profesor emérito en el Bowdoin College, cofundador del Partido Los Verdes de los Estados Unidos.

81. John Robbins, escritor, fundador de EarthSave International.

82. William Rodriguez, salvador heroico del 11 de septiembre, fundador del Hispanic Victims Group.

83. Neal Rogin, escritor, laureado con el Emmy-award.

84. Allen Roland, psicoterapeuta, escritor.

85. Rosemary Radford Ruether, profesora de teología feminista en el Graduate Theological Union.

86. Michael Ruppert, redactor jefe de From The Wilderness, autor de Crossing the Rubicon.

87. Chris Sanders, fundador de Sanders Research Associates.

88. Karl W. B. Schwarz, director general de Patmos Nanotechnologies.

89. Peter Dale Scott, profesor emérito, autor de Drugs, Oil, and War.

90. Kevin Shea, bombero del Departamento de Incendios de la Ciudad de Nueva York.

91. Michelle Shocked, compositor, cantante.

92. Indira Singh, consultante en administración de crisis y sistemas informáticos.

93. J. Michael Springmann, abogado, ex diplomático del Departamento de Estado.

94. Douglas Sturm, profesor emérito de la universidad de Bucknell.

95. Marjorie Hewit Suchocki, profesora de teología, escritora.

96. Chuck Turner, Consejo Municipal de Boston.

97. James W. Walter Jr., filántropo, fundador de Walden Three.

98. Dan Whaley, pionero del comercio en Internet, fundador de GetThere.com.

99. Burns H. Weston, profesor emérito de Derecho en el Centro de Derechos Humanos de la universidad de Iowa.

100. Howard Zinn, profesor de historia, autor de Histoire populaire des États-Unis, laureado con el premio de la Asociación del Amigos de Le Monde diplomatique.



Familiares de las víctimas

1. Joanne Barbara, esposa del ayudante del jefe del Departamento de Bomberos Sapadores de Nueva York (FDNY).

2. Gayle Barker, hermana de William A. Karnes, WTC (World Trade Center).

3. Michele Bergsohn, esposa de Alvin Bergsohn, Cantor Fitzgerald.

4. Derrill Bodley, padre de Deora Bodley, pasajera del Vuelo No. 93.

5. Kathryn C. Bowden, hermana de Thomas H. Bowden, Jr. WTC1, piso 104.

6. Janet Calia, esposa de Dominick Calia, Cantor Fitzgerald, WTC1.

7. Maggie Cashman, esposa de William Joseph Cashman, Vuelo United 93.

8. Lynne Castrianno Galante, hermana de Leonard Castrianno, WTC1, piso 105.

9. Elza Chapa-McGowan, hija de Rosemary Chapa, Pentágono.

10. Bruce De Cell, padrastro de Mark Petrocelli, Torre Norte, piso 92.

11. Ralph D’Esposito, padre de Michael D’Esposito, WTC, piso 96.

12. Loisanne Diehl, esposa sobreviviente de Michael D. Diehl, WTC2, piso 90.

13. Jonathan M. Fisher, hijo del Dr. Gerald Paul «Geep» Fisher, Pentágono.

14. Michael J. Fox, hermano de Jeffrey L. Fox, Torre 2, piso 89.

15. Laurel A. Gay, hermana de Peter A. Gay, AA Vuelo 11.

16. Irene Golinsky, esposa del coronel Ronald F. Golinski USA RET, Pentágono.

17. Kristen Hall, hija de Thomas Kuveikis, bombero fallecido.

18. Kurt D. Horning, padre de Matthew D. Horning, WTC Torre 1, piso 95.

19. Jennifer W. Hunt, esposa de William C. Hunt, Euro Brokers.

20. Lori, Jerry, y Beatrice Guadagno, hermana y padres de Richard Guadagno, Vuelo 93.

21. John Keating, hijo de Barbara Keating, pasajera del Vuelo AA 11.

22. L. Russell Keene II, padre de Russ Keene III, WTC2, piso 89, KBW.

23. Peter Kousoulis, cuya hermana murió en el WTC.

24. Barbara Krukowski-Rastelli, madre de William E. Krukowski, bombero de Nueva York.

25. Laura and Ira Lassman, padres de Nicholas C. Lassman, muerto en el WTC, Torre 1.

26. Johnny Lee, esposo de Lorraine Greene 27. Alicia LeGuillow, madre de Nestor A. Cintron III.

28. Francine Levine, hermana de Adam K. Ruhalter, fallecido el 11 de septiembre.

29. Christopher Longing, esposo de Laura M. Longing, WTC1.

30. Bob McIlvaine, padre de Robert McIlvaine, WTC, Merrill Lynch.

31. Mary McWilliams madre de FF Martin E. McWilliams- Engine 22.

32. Daryl J. Meehan, hermano de Colleen Ann Barkow, WTC 1, piso 105.

33. Elvira P. Murphy, esposa de Patrick Murphy, WTC 1.

34. Natalee Pecorelli, hermana de Thomas Pecorelli del Vuelo 11.

35. James L Perry, M.D and Patricia J. Perry, padres de John W. Perry, oficial de policía de la ciudad de Nueva York.

36. Elaine Saber, madre de Scott Saber.

37. Julie Scarpitta, madre de Michelle Scarpitta, WTC 2, piso 84.

38. Kathleen A. Stanton, WTC sur, sobreviviente.

39. Elizabeth Turner, esposa de Simon Turner, fallecido el 11 de septiembre de 2001.

40. Joan W. Winton, madre de David Winton, WTC, Torre sur, piso 89.

41. David Yancey, esposo de Vicki Yancey, American Airlines Vuelo 77.

Con información de Red Voltaire

©2011-paginasarabes®