Zoulikha Bouabdellah inaugura la galería Sabrina Amrani

Zoulikha Bouabdellah

La artista franco-argelina será la primera en exponer en esta nueva sala del centro de Madrid, especializada en arte de África y Oriente Medio

Hoy abre sus puertas, en pleno barrio madrileño de Malasaña, la galería de arte contemporáneo Sabrina Amrani, dirigida por la socióloga gala del mismo nombre. Los proyectos expositivos que la sala acogerá nos invitarán a reflexionar sobre las conexiones del individuo con la sociedad y el espacio. Dará cabida a trabajos de creadores consolidados y noveles, prestando especial atención a África y Oriente Medio.

Hasta el próximo 23 de julio, Sabrina Amrani nos presenta a la artista franco-argelina de origen ruso Zoulikha Bouabdellah, en cuya trayectoria personal y profesional se superponen de forma constante las tradiciones de variadas culturas. Conocedora de las contradicciones morales de cada una de ellas, la artista explora en sus trabajos las fracturas entre el Norte y el Sur, entre cristianismo e Islam, Europa y África, entre el hombre y la mujer; las tensiones entre lo que se dice y lo que se calla, entre el placer y el dolor.

El proyecto de Bouabdellah que ya podemos ver en la sala madrileña lleva por nombre “Mirage” y se hace eco del nuevo panorama social surgido en el norte de África tras las revueltas en Túnez, Egipto, Libia, Yemen y Bahrein. No sabemos con certeza qué cambios traerán estas revoluciones, pero sí que las imágenes fotográficas que de ellas nos han quedado se convertirán en auténticos iconos.

La creadora ha elegido el suyo propio: la instantánea de un avión Mirage de las fuerzas de Gadafi abatido en pleno vuelo. Su mensaje: el dictador no era invencible. Esa imagen se repite de forma constante en la serie Mirage y en el tríptico Zellige, un canto a los ideales de la revolución norteafricana. Estas piezas toman la forma de composiciones geométricas formadas por aparentes azulejos, en alusión al repertorio artístico árabe.

Zoulikha Bouabdellah

Por su parte, la instalación Algol representa esquemáticamente la constelación de las Perseas. El nombre Algol viene del término árabe “Ras al-Ghul”, literalmente la cabeza del demonio. Los antiguos griegos veían en esta estrella el ojo de la Medusa, una criatura con la cabeza cubierta de serpientes cuya mirada convertía en piedra a cualquiera que osase desafiarla. El mapa de estrellas muertas de Algol nos ofrece una lectura mitológica de la tiranía, pues esos astros simbolizan a los dictadores africanos caídos.

Completa la muestra Set me free from my chains, obra que toma su título de una canción de la egipcia Umm Kulthum convertida en emblema de libertad.

 

 M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *