Archivo de la etiqueta: Emiratos Árabes Unidos

Magán, mítico hallazgo en el desierto

Canalizaciones de la Edad del Hierro excavadas por arqueólogos de la Universidad Autónoma de Madrid  ©ABC
Canalizaciones de la Edad del Hierro excavadas por arqueólogos de la Universidad Autónoma de Madrid  ©ABC

Pisadas humanas y huellas de manos de hombres, mujeres y niños de hace 3.000 años que quedaron petrificadas en el suelo reseco de una fábrica de adobes. Herramientas líticas del homo sapiens de hace 125.000 años que demuestran por fin una de las rutas de la gran migración del hombre moderno. Canalizaciones de la Edad del Hierro que arrancaban cosechas a la tierra en pleno desierto gracias al agua de la capa freática. Ex-votos funerarios, estelas de tumbas en ciudades mestizas. Joyas y cuentas, sellos e incensarios, cerámica, aleaciones de metales, restos de palacios y de ciudades que fueron un oasis de comercio para las caravanas durante milenios… Todo eso descubriremos al oír hablar del País de Magán en la nueva exposición «En los confines del Oriente Próximo», inaugurada en el Museo Arqueológico Nacional (MAN), un país mítico que los arqueólogos han descubierto por fin.




Acostumbrados como estamos a contemplar en las noticias la destrucción de los restos arqueológicos en la cuna de la civilización en Siria o Irak, resulta llamativa y esperanzadora la muestra de más de 200 piezas, el 90% de las cuales se expone por primera vez, que documenta el descubrimiento de un territorio mítico en el corazón de los Emiratos Árabes Unidos (EUA). Y resulta esperanzador saber que la muestra sirve como homenaje a la arqueología árabe y a los cientos de científicos locales que han logrado recuperar el pasado desde los orígenes. De ello hablan los museos, yacimientos, centros de interpretación y publicaciones creados en los EUA y que demuestran el culto al saber en esa región tan castigada.

Peineta aparecida en una tumba en Tell Abraq ©ABC
Peineta aparecida en una tumba en Tell Abraq ©ABC

El comisario de la muestra, el catedrático Joaquín Córdoba de la Universidad Autónoma de Madrid, también fue elocuente en su agradecimiento y homenaje a los hombres que defienden con su vida el patrimonio en las zonas en guerra: «Esta muestra es un homenaje a la mejor tradición de la arqueología árabe, que no puede estar más comprometida con la defensa del patrimonio. Restos importantísimos están siendo destruidos por unos locos venidos de muchas partes, que asesinan a los grandes arqueólogos y a los humildes guardianes, gente trabajadora que come arroz y té y se enfrenta con un simple kalashnikov a la barbarie. Los matan porque no quieren colaborar con el expolio, cuyo centro difusor está en Suiza y cuya responsabilidad recae sobre coleccionistas sin escrúpulos en Occidente y leyes que permiten vender objetos en nuestros países sin demostrar la procedencia.»

Una misión española, de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), ha trabajado allí desde hace 20 años y sus resultados merecen capítulo aparte en la exposición. De hecho la UAM ha organizado la muestra junto con el MAN y los Emiratos Árabes Unidos.




Y allí puede verse una peineta que alguien se llevó a la tumba, lingotes de cobre que mercaban en Mesopotamia, incensarios de casas de alcurnia en la edad del Hierro, troqueles y acuñaciones de aquel zoco rodeado de desierto que son, como las mismas huellas de los obreros del adobe citadas, piezas únicas, sin paralelo, que explican solas un trozo y un sentido de la historia de lo que hoy es el emirato de Sharjah, cuyo director de Antigüedades, Sabah Abboud Jasim, acudió a España para la inauguración de esta muestra que reúne el trabajo de misiones de varios países a lo largo de dos décadas.

Por Jesús García Calero
Con información de ABC

©2016-paginasarabes®

Theeb: Un falafel western

theeb_pelicula_jordana

Filmada en el desierto jordano, Theeb es un western que viene del este. Todos los elementos del género están incluidos aquí: duelos, traiciones, emboscadas y una amenaza que asedia a un modo de vida establecido. Los caballos son suplantados por camellos. Lo único que falta es el romance imposible.

Theeb (que quiere decir lobo), es el más joven de los tres hijos de un sheik beduino que ha muerto recientemente. Al principio del filme lo vemos junto a su hermano Hussein (el segundo de los tres hijos del sheik), aprendiendo a disparar y a realizar trabajos prácticos y necesarios para sobrevivir en el desierto. Es obvio que mantienen una relación filial muy fuerte.

Una noche, mientras se encuentran en una amplia tienda del asentamiento, enfrascados en juegos de azar con otros ancianos del grupo, llega un árabe forastero acompañado de un militar británico. Piden la ayuda de alguno de ellos que los guíe hasta un pozo cercano al que no saben llegar. Hussein ofrece sus servicios de guía experimentado y le advierte a Theeb que se quede en el enclave. Theeb queda hipnotizado con el militar. Al día siguiente, inmediatamente que los tres parten, Theeb desobedece a su hermano y sin camello, sigue al grupo. Cuando se dan cuenta, ya es un poco tarde y no hay manera de hacer regresar a Theeb por lo que con todas las inconveniencias que acarrea, Hussein decide continuar el viaje con su hermano.

La zona que deben atravesar está llena de bandidos que se dedican a asaltar a los que por allí pasan, ya que es una senda que usualmente toman los peregrinos camino a la Meca. El militar debe llegar hasta la línea del tren, para supuestamente unirse a las tropas británicas que andan por la región. A partir de aquí comienzan los sucesos, violentos y estremecedores, que entretejen el resto de la trama del filme. No lo voy a contar, porque hay varias sorpresas por el camino.

La película ubica la trama en 1916, un periodo conocido como el de la “Revuelta Árabe”, cuando los nacionalistas árabes buscaban su independencia del Imperio Otomano que ocupaba toda el área de lo que hoy es Araba Saudí. Son los confines del imperio. Es también un periodo en el cual la forma de vida de los beduinos está amenazada por la aparición del ferrocarril, ya que estos se ganaban el sustento como guías de los peregrinos que comienzan a optar por la vía más segura y rápida que les ofrece el tren. El guion hace un trabajo excelente entrelazando las vicisitudes de los personajes con la circunstancia histórica, sin necesidad de didactismos ni que el espectador tenga que romperse la cabeza tratando de comprender elementos históricos que desconoce.

Este es el primer largometraje del director Naji Abu Nowar (Gran Bretaña, 1981), quien creció en Jordania y quien ha descrito su película como un western árabe, en la tradición de los spaghetti western de Sergio Leone. También escribió el guion junto con Bassel Ghandour, otro debutante. La dirección es muy acertada y la trama muestra una bien digerida influencia del western americano, sin que por ello pierda su originalidad. Ha ganado el premio de guion del Festival Internacional de Miami de 2015, el de mejor ópera prima del Festival de Pekin, y el premio al mejor filme del mundo árabe en el festival de Abu Dhabi de 2014. Ahora ha sido nominada al Oscar para la mejor película en lengua extranjera.

La fotografía del austríaco Wolfgang Thaler, un veterano que ha trabajado repetidas veces con Ulrich Seidl, es muy buena y sí recuerda las largas tomas de los filmes de Sergio Leone, pero también algunos aspectos de los encuadres de Rio Bravo y Johnny Guitar.

Excepto por el inglés Jack Fox, todos los actores son debutantes. Las actuaciones son muy buenas y esto tiene mucho que ver con el trabajo de dirección que realiza Nowar. En realidad es un filme que sin reclamar trascendencia, entretiene y está hecho sin que le sobre nada. Aparentemente superficial, está lleno de intrigas, de imágenes con garra, de una violencia cruda y a ratos estremecedora, sin que sea grotesca ni necesite de muchos efectos especiales y fuegos de artificio. Logra a su vez trasmitir con sutileza la situación del hombre enfrentado a circunstancias especiales de carácter histórico, económico y político que escapan a su comprensión y casi a sus posibilidades y a las cuales debe adaptarse. Aborda la relación íntima entre enemigos obligados a vencer la desconfianza por la necesidad de supervivencia. Es también una meditación sobre la maduración apresurada de un adolescente.

Es la primera de las nominadas al Oscar en lengua extranjera que he podido ver, ya que el resto ni siquiera se ha estrenado oficialmente en Estados Unidos. Me ha resultado una agradable sorpresa. Bienvenido el western con sabor a falafel.

Theeb (Jordania/Gran Bretaña/Qatar/Emiratos Arabes Unidos, 2014). Dirección: Naji Abu Nowar. Guion: Naji Abu Nowar y Bassel Ghandour. Director de fotografía: Wolfgang Thale. Con: Jacir Eid (Theeb), Hussein Salameh (Hussein), Hassan Mutlag (Extraño). De estreno limitado en varias ciudades de Estados Unidos.

Por Roberto Madrigal
Con información de:Cubaencuentro

©2016-paginasarabes®