Dos poemas – Adonis

 procesion_1

I

¿En qué apoyarme?

¿En la cuadratura del cero, en el triángulo del deseo, en las pirámides del aire o en los campamentos de la historia? ¿En los vientos que se evaporan de los cementerios o en una tórtola hambrienta?  ¿Tiene la flor al fin un hueco por cuello? ¿No es la mariposa lo mismo que una llama?

¿Debo preguntar cómo acabará este mundo o cómo ha empezado este infierno?

Cómo hacerme amigo de los lobos, matar esta humanidad agazapada entre mis garras.

Mi vista ajustada a mi visión y ésta a aquélla, acompaño en su país al perfume de una rosa muerta.

Las heridas humedecen el vestido de un cielo pobre que aprende a cantar con nosotros:

El pájaro está de paso

La jaula no tiene fin.

El sol ama los caminos de los mayas.

II

En este momento el aire está en duelo.

Mi mirada se desplaza sobre la tapa de lo real desde que he cedido mi visión a la luz de las leyendas.

Las imágenes que ignoran el mutismo se expresan sólo en cuchicheos.

Cerezas negras son los ojos

Puentes de polvo los pasos.

¿Por qué esta incapacidad para no embriagar a la época sino con jarras de sangre y partículas de átomo?

¿Por qué no saber bailar sino sobre cadáveres de nuestros amigos y amados?

El sol ama los caminos de los mayas.

Adonis (Zócalo)

©2015-paginasarabes®

Deja un comentario