Del Estrecho a Gaza

Mabel Saldaña, portavoz de Propa, y José Antonio Escribano, ayer, durante una travesía por el Estrecho.

José Antonio Escribano se embarcará en días con la Segunda Flotilla de la Libertad para llevar a la población palestina material sanitario, educativo y de construcción

DAVID LENDÍNEZ / ALGECIRAS |

El tarifeño José Antonio Escribano cambió ayer la embarcación de la Segunda Flotilla de la Libertad por la de El Natilla y el puerto de Gaza por la Bahía de Algeciras. En la tercera semana de junio embarcará de un puerto español con rumbo a este punto, permanentemente en conflicto, con la sana intención de entregar material sanitario, escolar y de construcción a la población palestina.

La asociación Pro palestina Campo de Gibraltar (Propa) presentó ayer a este cooperante durante un paseo por la costa algecireña, simulando -guardando las distancias- al viaje a que emprenderá en pocos días. Este trabajador social y el eurodiputado de Izquierda Unida (IU) Willy Mayer representarán a la provincia de Cádiz. Marchan más de 40 españoles. Son 2.000 de todo el mundo, que irán en 12 naves. Tardarán más de 5 días en llegar.

La primera flotilla no acabó bien. El 31 de mayo del año pasado el ejército de Israel la abordó en aguas internacionales. Murieron 9 activistas, hubo 50 heridos y el resto de las más de 700 personas que participaban en la expedición fue secuestrado. «Algo de miedo hay. Sabemos que nos podemos encontrar a todo un ejército. Después de lo del año pasado, no ha habido sanciones. Israel ha quedado impune».

Solicita protección y recuerda que la iniciativa es pacífica y solidaria. «Como ciudadanos españoles exigimos que nos protejan. La Flotilla de la Libertad cumple con el derecho español, el internacional y el marítimo».

Que vaya un eurodiputado no garantiza que la misión llegue a buen puerto. Recuerda que en la del año pasado también iban autoridades políticas internacionales y el final fue trágico, ya que fueron atacados a unos 100 kilómetros de su destino. «Queremos llegar al puerto de Gaza».

Escribano, de 29 años, reconoce que su viaje ha despertado preocupación en sus familiares y amigos, aunque como lleva más de un año involucrado en colaborar con esta causa pues tampoco les ha pillado de sopetón, sopetón. «Lo han ido escuchando y me han apoyado. Es peligroso porque es impredecible». Lo cuenta una persona que se va a embarcar por vez primera en una travesía larga. Nunca ha estado de crucero, sólo pequeños viajes de ida y vuelta en el mismo día.

Tomó contacto con el conflicto palestino cuando estuvo estudiando en Madrid. Luego no ha parado de colaborar. Ha estado en los campamentos de Tinduf y apoya la causa saharaui. Sostiene que lo que está pasando en el espacio israelí es injusto. «El bloqueo de Gaza es ilegal. Es una prisión de 1,5 millones de personas. No dejan pasar material, salvo por los controles de Israel. Si los gobiernos no emprenden acciones, es la sociedad civi la que tiene que tomar parte». El colectivo de la comarca ha reunido 2.000 euros para donarlos a través de un concierto y la venta de camisetas.

Fuente: http://www.europasur.es

 M

Deja un comentario