Archivo de la etiqueta: zéjel

El Zéjel como modelo estrófico

Pero es el zéjel, una de las formas poéticas más tradicionalmente andalusíes, además de la muwassaha, el tipo de estrofa árabe cuya influencia más se aprecia en diferentes aspectos de la poesía popular europea.

Ya desde el siglo XVIII se había señalado a esta estrofa como el antecedente del metro y la rima de los trovadores. Posteriormente Ribera en 1912 1, presentó una teoría sobre esto al dar a la luz pública el Cancionero de Ibn Quzman, que, al ser editado por Nykl en 1933, reclamó la atención de todos los romanistas europeos.

Hay múltiples trabajos señalándolo como el precedente del villancico europeo. Menéndez Pidal apoyó esta tesis en 1937, expresando en síntesis que hay un parentesco entre el sistema de versificación árabe y el románico y que es de suponer que la poesía románica imitó a la árabe, desarollándose a la vez en dialecto andaluz, mozárabe, gallego y provenzaI. 2




Trabajos de Ribera acerca de la música de las Cantigas 3, apuntan a que Alfonso X el Sabio, gran conocedor de la lengua y la cultura árabes a través de su Corte en Toledo, utilizó para la mayoría de sus Cantigas la estrofa zejelesca, aunque adaptándola a la finalidad religiosa que pretendía, porque, según Americo Castro: «El poeta combinó sus versos con una melodía dirigida al alma y no al entendimiento … », y, puesto que la expresión del alma no podía emmarcarse en la racionalidad de la épica castellana, puso sus estrofas en zéjeles, porque, «expresar la intimidad en Castilla, llevaba a caer directa o indirectamente en el humanismo árabe, y por ser así, no sintió urgencia el castellano en hacer patente la intimidad de su alma» 4.

Por C. Del Moral Molina


Notas:

  1. Discurso de entrada en la Real Academia Española, publicado en 1928. Cf. VERNET, J. (1978) La cultura hispanoárabe en Oriente y Occidente, op.cit., 281-282
  2. ibid.,283.
  3. CL RIBERA, J. (1922) La Música de las Cantigas. Madrid.
  4. Cf. CASTRO, Americo (1983) España en su Historia. Cristianos. moros y judíos, Barcelona (2″ ed.), 324-325.

©2020-paginasarabes®