Archivo de la categoría: Cultura

El Criminal – Gibrán Khalil Gibrán

Un hombre joven y fuerte, debilitado por el hambre, se hallaba sentado en la acera con la mano extendida hacia los transeúntes, mendigando y repitiendo la triste canción de su derrota en la vida, sufriendo el hambre y la humillación.

Al caer la noche, resecos los labios y la lengua, su mano aún estaba tan vacía como su estómago. Con las pocas fuerzas que le quedaban logró salir de la ciudad y sentarse bajo un árbol a llorar amargamente. Entonces elevó los perplejos ojos al cielo mientras el hambre le corroía por dentro, y dijo:

-Oh Señor, fui a ver al rico y le pedí empleo, pero él me lo negó por mi pobreza; llamé a las puertas de la escuela, pero aquello fue alivio prohibido, pues tenía las manos vacías; busqué cualquier ocupación que me diera de comer, pero las puertas estaban cerradas. Me volqué con desesperación a la mendicidad, pero Tus adoradores al verme me decían:

“Eres fuerte y holgazán, y no deberías mendigar.”

“Oh Señor, por Tu voluntad mi madre dio a luz, y ahora la tierra me devuelve a ti antes del Fin de los tiempos”.


Su expresión cambió súbitamente. Se puso de pie, y ahora sus ojos resplandecían decididos. Con una rama confeccionó un bastón duro y resistente, y señalando con él la ciudad gritó:

-Clamé por un mendrugo de pan con toda la fuerza de mi voz y me fue negado. ¡Ahora lo obtendré con la fuerza de mis brazos! Clamé por un mendrugo de pan en nombre de la misericordia y el amor, pero la humanidad desoyó mi llamado. Ahora lo tomaré en nombre de la maldad.

Los años implacables convirtieron al joven en ladrón, asesino, y destructor de almas; aniquiló a sus adversarios; acumuló una fabulosa riqueza con la que triunfó sobre los poderosos. Fue admirado por sus colegas, envidiado por el resto de los ladrones, y temido por las multitudes.

Sus riquezas y falso prestigio influyeron sobre el emir para que lo nombrara alcalde de aquella ciudad: el triste proceder de los pérfidos gobernantes. Entonces los robos fueron legales; la autoridad alentó la opresión; el aniquilamiento de los débiles fue un lugar común; las muchedumbres sobornaron y adularon.

¡Así fue como la primera manifestación de egoísmo humano hizo criminales a los mansos, y asesinos a los hijos de la paz; así fue como la primitiva avidez de la humanidad creció y vive azotándose una y mil veces!

Gibrán Khalil Gibrán

©2019-paginasarabes®

La importancia de la belleza en las mujeres árabes

Las mujeres árabes dan mucha importancia a su apariencia personal.

Desde hace más de 5.000 años, desarrollaron productos de belleza que han acompañado a la mujer árabe a través de los tiempos.

Así es como hasta nuestros tiempos, los cosméticos y la perfumería han acompañado a la mujer desde Medio Oriente, y desde allí, al resto del mundo.

Sin duda las que han marcado tendencia han sido las antiguas egipcias, sin desmerecer a las mujeres de la antigua Babilonia y a las persas, quienes incursionaron en la utilización de cosméticos para acentuar su belleza.

Las técnicas de depilación

En la antigüedad las mujeres utilizaban un sistema de hilo de algodón para depilarse el rostro, técnica que hasta hoy dominan. Consiste en tomar dos hilos finos entre los dedos de las manos y cruzarlos en forma de X, enrollando el hilo alrededor de sí mismo con movimientos controlados sobre el vello, permitiendo así la extracción del vello facial similar a la depilación con pinza.

Los ojos y el kohl

El kohl es un producto antiguo muy utilizado para definir las cejas y el contorno de los ojos. Si bien cumple una función estética, también era utilizado para proteger los ojos de las arenas del desierto y de la luz del sol. Es por eso que los hombres también “delineaban” sus ojos con este producto como medida de protección.

Estaba compuesto de galena molida, un mineral del grupo de los sulfuros. Además incluía en su composición hierbas medicinales como neem, azafrán e hinojo. Era diluido en un medio líquido como leche, grasas animales, aceite o agua.


Labial

Los primeros indicios del uso del labial para resaltar el color de los labios data de 5.000 años en la antigua Mesopotamia. En el antiguo Egipto, los colores de los labiales se obtenían a partir de la mezcla de mucus-algín, yodo, bromo o escarabajos carmín triturados. Luego se perfeccionaría la técnica de elaboración del labial realizando el mismo con una base de cera de abejas y un pigmento vegetal.

Perfumes

Los aromas florales fueron los elegidos por las mujeres en todos los tiempos. Realizados a partir de aceites esenciales de distintas especies de flores, macerados en una base alcohólica.

El cabello

La mujer árabe por cuestiones culturales no mostraba su cabello en público, no les impedía lucir en la intimidad del hogar una hermosa cabellera cuidada con elementos naturales como aceite de oliva y con el tinte dado por el uso de henna, que le daba un tinte rojizo o negro.

Si bien la belleza de la mujer árabe es armoniosa e involucra a todo su cuerpo, sin lugar a dudas, los ojos son los de mayor importancia.

Esto se debe a que la mayor parte del tiempo cubrían sus rostros con un velo dejando los ojos al descubierto. Es así como era preponderante e importante darle un marco de belleza.

La cultura oral de los antiguos pueblos nómadas permitía instruir a la mujer en el arte de la belleza y la seducción.

Las mujeres de las tribus nómadas solían usar esta frase para significar la importancia de los ojos de una mujer a la hora de encontrar esposo…

“Que sus cejas sean como el arco de tu amado siempre firme en su mano”

“Que tus pestañas sean como sus flechas prontas a alcanzar su corazón

“Que tu mirada sea como la herida mortal del amor, que anide en él y viva allí para siempre”.


©2019-paginasrabes®

Refrán Árabe – Si la justicia

إذا اختفى العدل من الأرض لم يعد لوجود الإنسان قيمة

Si la justicia desaparece del suelo, ya no existe el valor humano.


©2019-paginasarabes®