Reino de Granada

al_andalus_mapa


 


 

 

Reino de Granada

 

Reino musulmán de la península Ibérica que existió como entidad política independiente en dos periodos distintos de la historia de Al-Andalus; también se le conoce como reino Nazarí de Granada.

Tras la desaparición del califato de Córdoba (1031) surgió como reino taifa , bajo la soberanía bereber de los Ziríes, hasta que en el año 1090 fue conquistado por los almorávides.

El reino Nazarí de Granada se constituyó tras el hundimiento del Imperio almóhade.

Su fundador, Muhammad I (1237-1273), pertenecía a la familia árabe de los Banu Nasr (de ahí Nazarí).

Aparte de la capital, sus énclaves más importantes fueron Málaga y Almería.

Finalmente, el emir granadino se convirtió en tributario de los reyes castellanos para mantener su independencia.

Pese a la constante presión de Castilla, el reino de Granada logró sobrevivir como último vestigio del poder musulmán en la península Ibérica hasta el año 1492, en que fue conquistado por los Reyes Católicos, para pasar a formar parte de la Corona de Castilla.

 

Muhammad I (de Granada) (1194-1273)

 

Rey de Granada ( 1237-1273 ), iniciador de la dinastía Nazarí. Nació en la localidad jiennense de Arjona.

Se aprovechó del declive almóhade, tras su derrota en las Navas de Tolosa, para proclamarse sultán de Arjona (1232), desde donde extendió su poder hacia otras localidades vecinas, como Jaén.

En 1237 entró en Granada, fundando el emirato Nazarí, que incorporó poco después Málaga y Almería.

Al producirse el ataque de los cristianos a Jaén, Muhammad I firmó una tregua de veinte años con Fernando III de Castilla (1246), al que reconocía como soberano.

Pero años después se alió con los Benimerines de Marruecos, y apoyó las revueltas mudéjares de Andalucía y Murcia, lo que motivó el ataque de Alfonso X de Castilla contra Granada.

En sus últimos años de gobierno hubo sublevaciones en el interior del reino.

 

Muhammad V (de Granada) (1338-1390) Rey de Granada
( 1354-1358; 1361-1390 ).

 

Su primera etapa de gobierno fue pacífica, pero resultó destronado por su hermanastro Isma’il, lo que le obligó a refugiarse en el norte de África.

Pronto retornó Muhammad V a Al-Andalus y, aliado con Pedro I de Castilla, se enfrentó a Muhammad VI, que había sustituido a Isma’il en el reino de Granada.

Una vez recuperado el trono granadino (1361), puso en marcha una política exterior muy hábil, manteniendo buenas relaciones tanto con los cristianos como con los Benimerines de Marruecos.

Se aprovechó, no obstante, de la guerra fratricida de Castilla (1366-1369) para atacar diversas plazas fronterizas cristianas.

Muhammad V realizó obras fundamentales en el palacio granadino de la Alhambra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

portal de cultura arabe

This site is protected by WP-CopyRightPro
A %d blogueros les gusta esto: