Archivo de la etiqueta: Palestina

Es probable que muy pronto el pueblo de Israel diga ¡Basta! – Iñigo Aduriz

Hedy Epstein. Superviviente del Holocausto y activista de la Segunda Flotilla

A sus 86 años, Hedy Epstein (Wachenheimer, 1924) es una activista más del grupo estadounidense que prepara estos días en Atenas su inminente salida en la Segunda Flotilla. Es judía y sus padres fueron víctimas del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial. Ella emigró a EEUU y, tras años de estudio del conflicto en Oriente Próximo, decidió luchar activamente contra las políticas israelíes.

¿Quién le ha convencido de participar en la Segunda Flotilla?

Dejé Alemania en mayo de 1939 y me evacuaron junto a otros niños a Inglaterra. Mis padres, que eran judíos, lo decidieron así para mantenerme viva. Y los ingleses realmente me salvaron. Alguien se puso en pie para ayudarme. Y me rescató. Me siento en la obligación de hacer lo mismo con la población de Gaza, que vive en la cárcel más grande del mundo. No pueden salir de allí y si lo intentan les disparan. No puedo consentirlo.

Es judía, pero está en contra de las políticas de Israel.

Esto viene de muy lejos. Nací en Alemania y cuando tenía 8 años mis padres se dieron cuenta de que tenían que abandonar el país. Pero decidieron a dónde no irían: Palestina. ¿Por qué? Porque eran antisionistas. Siendo una niña no entendía qué quería decir eso, pero a medida que he ido creciendo yo también me he convertido en antisionista.

¿En qué momento decidió implicarse?

Llegué a Estados Unidos en 1948, cuando Israel se convirtió en Estado. Y tuve sentimientos confusos. Por un lado, estaba contenta de que hubiera un lugar adonde pudiera ir toda esa gente que fue expulsada de sus hogares. Y, por otro, recordé el antisionismo de mis padres. Pero estaba en un nuevo país y quería hacer una nueva vida. En 1982 me empecé a interesar por el conflicto palestino-israelí, descubrí las políticas que practica Israel y comencé a denunciarlo. Esta será la quinta vez que intento entrar en Gaza. Todavía no lo he conseguido.

¿Se ha ganado enemigos en su actual país, EEUU?

Es cierto que la mayoría de la gente no entiende mi postura. Muchos judíos me dicen que soy antisemita, que soy una traidora. Pero yo no me odio a mí misma.

¿No está asustada por la reacción que pueda tener Israel ante la Flotilla?

Nunca he estado preocupada cuando he tratado de llegar a Gaza. Pero esta vez sí lo estoy. Los propios israelíes han dicho que tenían pensado utilizar perros de ataque y eso me asusta mucho. Porque siempre está la posibilidad de obtener el punto de vista humanitario de un ser humano. Pero, ¿qué se puede esperar de un perro?

La secretaria de Estado de su país, Hillary Clinton, considera que la Flotilla es una “provocación”, porque supone entrar en aguas israelíes…

No estamos planeando ir a aguas israelíes. Vamos a viajar por aguas internacionales y por aguas de Gaza. E Israel no debería estar autorizada para controlar a todo el mundo.

¿Por qué cree que la mayoría de los países se ha posicionado en contra de esta iniciativa?

Simplemente, creo que temen que les llamen antisemitas. A mí también me llaman antisemita, pero esas palabras no me duelen. Yo sé quién soy, sé lo que soy y no soy antisemita. La comunidad internacional no ha sido capaz de enfrentarse a Israel y decirle que no está bien lo que hace. Somos sociedad civil y queremos ayudar a la sociedad civil. No queremos entrar en contacto con ningún Gobierno. Sólo queremos llevarles cartas de amor.

¿Qué cree que va a ocurrir?

No sé lo que va a pasar. Sólo espero que los israelíes no nos ataquen. Un gran amigo mío ya fallecido, Vittorio Arrigoni, acababa todos sus escritos diciendo: “Seguimos siendo humanos”. Y lo únicoque puedo decir a los israelíes es eso: “Seguid siendo humanos”. Y si siguen siendohumanos, no nos atacarán.

¿Qué opina sobre las políticas que ha llevado a cabo Israel desde 1948?

No tiene fronteras y no tiene una Constitución por una simple razón. Pretende seguir instalando sus asentamientos y así ir apropiándose de territorios de los palestinos. Sólo hay que ver el mapa de 1948 y el de ahora.

¿Cuál cree que sería la fórmula para que se pusiera fin a este conflicto?

Creo que la ocupación debe finalizar. Cuando acabe, la gente estará en condiciones de vivir en libertad. Serán libres para viajar, libres para asociarse, libres para ir a un hospital y recibir atención médica y no tener que esperar en un checkpoint. Para los estudiantes, supondrá, además, que puedan marcharse a universidades de todo el mundo. Se conseguirá simplemente que sean ciudadanos. Pero un escenario así no sólo sería interesante para los palestinos. También lo sería para Israel y para Estados Unidos.

¿Cree que la población israelí está en condiciones de decir a su Gobierno que supere esta situación?

Por supuesto. Mire lo que ha ocurrido en Egipto. Si alguien me hubiera planteado hace tres años lo que ha ocurrido en estos meses, le hubiera dicho: “No, nunca puede pasar”. Las revueltas populares han triunfado y se han producido cambios importantes. Es muy esperanzador. Probablemente, muy pronto el pueblo de Israel también diga a sus mandatarios: “¡Basta!”.

Fuente: Publico

 

Reconocerán 24 países al Estado palestino

Ramaláh, Palestina.- Al menos 24 países reconocerán de aquí a septiembre el Estado de Palestina en las fronteras de junio de 1967, declaró el lunes Nabil Chaath, un dirigente del movimiento Fatah, el partido del presidente palestino Mahmmud Abbas.
“Ciento 15 países nos reconocieron oficialmente hasta el momento y cinco deben confirmarlo, lo que llevará la cifra a 120”, dijo Chaath, en un encuentro con la prensa.
“Tenemos informaciones de que al menos 24 Estados decidieron reconocernos antes de septiembre próximo”, afirmó el dirigente palestino.
“Nos informaron y esperamos que eso ocurra en las próximas semanas, empezando por Armenia”, precisó Chaath.

Chaath dijo también que “Siria y Líbano van sin lugar a dudas a votar a favor del Estado de Palestina”.
El domingo, Abbas confirmó oficialmente que los palestinos están determinados a reclamar en la asamblea anual de la ONU en septiembre el estatuto de miembro pleno para un Estado palestino basado en las fronteras de junio de 1967.

Organización Editorial Mexicana
27 de junio de 2011
AFP

Fuente:Organización Editorial Mexicana

 

La caída del muro de Bilin – Laura L. Caro – (+ Video)

Un soldado israelí comprueba la documentación de un niño palestino en el puesto de control de Bilin. 

 Israel desmantela varios kilómetros de la barrera de hormigón que divide la localidad cisjordana después de años de protestas.

Bilin es el símbolo de la resistencia civil palestina contra la ocupación israelí. No hay organización de derechos humanos, analista, cooperante, activista, informador o seguidor del conflicto de Oriente Próximo que no haya oído hablar de sus casi seis años de manifestaciones que, cada viernes por la mañana desde el 20 de febrero de 2005, se repiten en contra del muro que estrangula esta aldea de 150.000 habitantes y que les separó de más de 200 hectáreas de suelo, la mayoría propiedad privada donde se cultivaba el olivo.

Israel ha empezado a desmantelar 2,7 kilómetros de esa barrera de hormigón a su paso por Bilin. Lo hace en cumplimiento de una sentencia de 2007 en la que la propia Corte Suprema del país hebreo ordenó la demolición por entender que el trazado, tal cual se encuentra ejecutado, no estaba justificado ni por las razones de «seguridad militar» que las autoridades judías argumentaron para tratar de mantener lo construido. Pero lejos de ser una victoria completa, el presunto acontecimiento no es más que un triunfo a medias de la protesta más perseverante, más viva y más copiada de Cisjordania: el Ejército israelí prepara a la vez el terreno para levantar de nuevo el muro, apenas unos metros más allá.

De acuerdo con las cifras que se manejan, el nuevo recorrido de la barrera de cemento será más sinuoso, tendrá 3,7 kilómetros, y devolverá a Bilin y a sus vecinos unas 70 hectáreas de suelo. El Comité de Coordinación de la Resistencia Popular de la villa subrayó que, por consiguiente, el resto de superficie robada seguirá estándolo, y cifran el área en 435 acres, 176 hectáreas.

En un comunicado emitido el pasado miércoles, esta organización notificaba: «Esta mañana, las excavadoras del Ejército (de Israel) empezaron a desmantelar la barrera en Bilin. Sobre el terreno, nada ha cambiado todavía. Todo lo que sabemos es que, aunque el tribunal israelí proclamó oficialmente que nuestra reivindicación era justa, el Ejército continúa protegiendo la ruta original disparando y arrestando a los que protestan, y por tanto ignorando por completo la resolución».

Y añadían: «Continuaremos luchando hasta que la tierra retorne a nuestro pueblo y hasta que veamos el fin de la ocupación israelí», en una declaración de intenciones que elimina la posibilidad, valorada por algunos medios israelíes de que, con el cambio de trazado en curso, podría ponerse fin a la legendaria resistencia de los de Bilin. Seguirán hasta la caída del muro.

Construcción ilegal

La causa judicial que en 2007 desembocó en el fallo del Supremo y ahora en la ejecución de su mandato se inició dos años después de la construcción del muro en esa localidad, cuando el presidente de su municipalidad, Ahmad Isa Yasin, presentó una demanda denunciando que el Gobierno de Israel había sustraído suelo palestino no para evitar futuros atentados, sino para propiciar la ampliación del asentamiento aledaño, Modiin Illit.

El Supremo israelí reconoció que parte de la tierra apropiada con la construcción de la empalizada fue, efectivamente, cedida al asentamiento judío vecino, aunque nunca se cuestionó la legitimidad del muro en sí. Sí lo ha hecho a petición de la Asamblea General de Naciones Unidas el Tribunal de La Haya, que en 2004 dictaminó que la barrera era ilegal e instó a su completa demolición.

A su inicio en 2002, el muro que Israel construye en Cisjordania tenía, según el proyecto, una longitud de 680 kilómetros que se han ido ampliando en función de sucesivas modificaciones hasta superar los 714. La infraestructura no se ha terminado aún debido, en ocasiones, a dificultades presupuestarias. Israel siempre ha sostenido que esta barrera fue diseñada y se ejecuta para evitar atentados palestinos como los que abundaron a partir de la declaración de la segunda Intifada en 2000. Para los árabes se trata simplemente de un «muro del ‘apartheid’» cuya función es hacer inviable su futuro estado.

Fuente: el diario montanes