Archivo de la etiqueta: India

Arquitectura Islámica 2

Arquitectura Islámica 2

Mezquita Al Zulfa en Seeb - Oman
Mezquita Al Zulfa en Seeb – Oman

Un elemento muy importante en el arte musulmán es la decoración y la rica ornamentación que adornan y enmascaran los pobres materiales arquitectónicos. Es común al gusto musulmán dedicar un mayor cuidado a la decoración interior, con riquísimos mosaicos, yeserías, placas de mármol, cerámica esmaltada, etc., mientras que las fachadas exteriores ofrecen una sorprendente simplicidad, que sólo se abandona en portadas y recubrimiento de cúpulas. La influencia bizantina es palpable en la elección de temas decorativos. Ya hemos que se excluyen los temas animados y gozan de predilección los de carácter vegetal presentados de forma estilizada, los atauriques, los de trazado epigráfico (con trazos rectos o cúficos y trazos cursivos o nesijíes), y los motivos geométricos, a modo de estrellas, polígonos y lazos combinados con soluciones infinitas (lacería). Además, un recurso muy utilizado es reiterar y repetir los elementos decorativos, que se multiplican hasta el infinito. La repetición unida a la densidad ornamental contribuyen a crear ese efecto de movilidad y agitación. Muy normal son las ventanas de piedra caladas con motivos geométricos o vegetales, llamadas celosías. También, en el exterior de los edificios se utiliza la cerámica vidriada, que posee un peculiar brillo metálico.

También anotar que en Al-Andalus, durante el dominio Almóhade (1146-1236), es característico el uso de una abundante decoración que llega a enmascarar el nítido esquema constructivo empleado (esta decoración es importada del norte de África). Son característicos los llamados «Paños de sebka», peculiares redes de rombos que se prolongan infinitamente y cubren todos los espacios lisos.

©2013-paginasarabes®

 

Arquitectura Islámica 1 / Arquitectura Islámica 3

Los encantos de la comida árabe

paletilla_cordero_a

Diferentes países, el mismo origen, diversas personas, un idioma común, ingredientes y productos de la misma región conforman lo que hoy conocemos como cultura gastronómica árabe.

En sus orígenes dominaba el consumo de la carne, por la carne y para la carne, pero fueron influidos, afortunadamente, con la llegada las especias de India, Irán y países asiáticos; por el comercio en el Mediterráneo y, sin duda alguna, por la cocina francesa.

Hablar de todo eso nos llevaría a un mundo mágico e inalcanzable, pero hoy queremos mencionar los principales valores de la cocina árabe, empezando por el más importante de todos: La hospitalidad. Esa hospitalidad y generosidad que se manifiestan en las mesas llenas de sabores, afectos y aromas árabes.

Sabores representados en el Tahine: crema de ajonjolí tostado, ingrediente básico del Hummus, una mezcla elaborada con garbanzos, tahine, ajo, limón y aceite de oliva. En el trigo y con él los Kibbeh, el kibbeh niye –kibbe crudo– elaborado con granos de trigo, carne molida, cebolla roja, sal, pimienta y la paciente mano de quien lo amasa. En el kibbe frito en forma de zeppelín, relleno de carne picada, cebolla y especias.

En su gran variedad de especias, que son la base fundamental de la cocina árabe. Usadas individualmente, o mezcladas como en el fulful bhar, son las responsables de los aromas y sabores que caracterizan los platos árabes. Esa mezcla de pimienta negra, nuez moscada, pimienta de olor, canela y comino es muy usada en preparaciones de carnes y en los tajines propios de la cocina marroquí. En el Zatar, mezcla de tomillo, ajonjolí y sumack, maravilloso en carnes asadas y sobre pan horneado con aceite de oliva. El sumack, baya seca con sabor a limón deliciosa en ensaladas.

Y qué decir del fruto que más agradece el mundo árabe: el dátil.

Llamado “pan del desierto”, ofrece su bondad a innumerables preparaciones de postres, estofados, o con carnes o pescados. El marmaon, el cous cous, el arroz de lentejas, las hojas de parra, las aguas de azahar y rosas, el cordero, el arroz de almendras y dátiles, yogurt, azafrán, menta, cardamomo y muchos ingredientes más, nos brindan los buenos momentos que la cocina árabe nos ofrece.

La diferencia de culturas, idiomas o costumbres desaparece cuando los aromas de la mesa árabe nos unen en una misma emoción.

Fuente : Semana

©2013-paginasarabes®