Archivo de la etiqueta: Dubai

Sopa de tiburón – Iván Restrepo

tiburon
© Cine Chat

Comercio de aletas de tiburón amenaza con extinguir ciertas especies

La científica marina Rima Jabado ha pasado los últimos tres años visitando muelles de los Emiratos Arabes Unidos y en los mercados de pescado de Dubai, hablando con pescadores y preguntándoles sobre tiburones. Lo que ella ha oído de ellos, dice, es que el número de tiburones se ha disminuido enormemente en las cálidas aguas del Golfo Pérsico.

La causa: el creciente y gran apetito de China por las aletas de tiburón como ingrediente en sopa. Los cálculos varían, pero el comercio de aletas de tiburón suma cientos de millones de dólares al año y decenas de millones de tiburones son capturados cada año por sus aletas. Algunos expertos calculan que la cantidad de tiburones de ciertas especies ha caído hasta en un 90%.

Dubai se ha convertido en un importante proveedor de aletas, según Naciones Unidas. El quinto mayor exportador en el mundo, es el lugar de subasta por aletas no sólo de sus aguas, sino también de Omán y otras naciones de Medio Oriente y naciones africanas que envían tiburones y aletas a Dubai para su venta. Las exportaciones de Dubai son de alrededor de 500 toneladas de aletas de tiburones y otros productos de tiburón al año a Hong Kong, a donde se envía alrededor de la mitad de las aletas de tiburón pescadas en todo el mundo.

El comercio es legal, aunque se han hecho esfuerzos para prohibir la práctica de cortarle a los tiburones las aletas y regresar el resto al mar, incluso a veces aún vivos. Hace cuatro años, debido a presión internacional, los Emiratos Arabes Unidos se unieron a un creciente número de países que prohibieron dicha práctica.

Pero Jabado dijo que se necesita hacer más. Conocer el efecto de la pesca en la población de tiburones es difícil —razón por la cual Jabado intenta compilar datos duros sobre el tamaño de la población de tiburones en el golfo y cuantificar el comercio de aletas. En los muelles, la investigadora canadiense entrevista a pescadores sobre el tamaño de su pesca y la ubicación donde pescan. Ella recolecta esa información junto con muestras de ADN de cada tiburón pescado. Asimismo, etiqueta tiburones en las aguas de los Emiratos Arabes Unidos para rastrear sus movimientos.

Sólo si hay cifras precisas que muestren que hay una reducción en el número de tiburones de ciertas especies, dice, el gobierno empezará a actuar.

Sopa de Tiburón por Iván Restrepo

Hace tres años, en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre, mejor conocida por sus siglas en inglés, CITES, fue imposible lograr los votos necesarios (dos tercios de los países miembros) para dar mayor protección internacional a varias especies de tiburón y rayas. Aunque no se encuentran en peligro de extinción, sí son víctimas de la sobrexplotación y las nocivas prácticas de pesca que alientan unos pocos países consumidores, especialmente de las aletas de tiburón.

Pero durante la última convención, celebrada en Bangkok, hubo el número de votos para que cinco especies de tiburones figuren en el Apéndice II del CITES, en el cual se incluyen las especies severamente afectadas: el tiburón oceánico ( Carcharhinus longimanus), tres especies de tiburón martillo ( Sphyrna lewini, Sphyrna mokarran y Sphyrna zygaena), el marrajo sardinero ( Lamna nasus) y dos especies de mantarrayas ( Manta birostris y Manta alfredi). La medida fue aplaudida por científicos, organizaciones ecologistas y protectoras de la vida animal y asociaciones de pesca responsable, pero está por verse si la cumplen las flotas pesqueras que patrocinan algunos integrantes de la convención y que se distinguen por depredar tiburones y rayas en los mares del mundo.

La mala fama de que gozan los tiburones en buena parte se debe a la taquillera, sensacionalista y desinformadora película de Steven Spielberg, de 1975. Porque los tiburones cumplen un importante papel en la vida marina. Sin embargo, se calcula que cada año mueren unos 100 millones de ejemplares solamente para elaborar una sopa de alta demanda especialmente en China, Tailandia y Japón, donde los consumidores pagan elevados precios por ella. En México ese «manjar» no es apreciado. Es la carne de tiburones y rayas la que se vende en los mercados, en ocasiones haciéndola pasar por la de otras especies.

Y en cuanto a las rayas (o mantarrayas), la milenaria medicina tradicional china atribuye a sus agallas propiedades especiales, por lo que la depredación de sus poblaciones crece año con año. Cuando, al igual que los tiburones, contribuyen a la buena salud de los ecosistemas marinos de cuya riqueza depende la alimentación y el empleo de millones de personas que viven en las costas del mundo. Además, forman parte de los programas de turismo ecológico, sostenible, que finca su éxito en admirar y convivir con especies muy diversas. Como sucede también con el tiburón ballena cerca de la isla de Holbox.

Mencionemos a los países más reacios a dejar de depredar tiburones, rayas y otras especies: Japón, China, Tailandia, Singapur. Sostienen que no es en las convenciones del CITES donde se debe regular su pesca. Y, en el colmo, afirman que distinguir la aleta del tiburón martillo es muy difícil, pues se confunde con las de los demás. Hasta el pescador menos ducho lo sabe. Mucho más los barcos pesqueros de esos países y de los que están a su servicio cual piratas modernos.

En México existe una norma oficial, la 029, publicada en 2007 y que regular la pesca de tiburones y rayas. Es fruto de más de 15 años de trabajo y se le opusieron especialmente los empresarios de la pesca deportiva de Baja California, encabezados por un senador del PAN. Y es que en menos de dos décadas la captura de tiburón en aguas nacionales disminuyó una cuarta parte. La norma también incluye disposiciones para garantizar el hábitat de las tortugas y mamíferos marinos y el buen estado de los arrecifes coralinos.

Dicha norma debe mejorarse y, sobre todo, cumplirse, pues continúa la depredación de tiburones y rayas. De los primeros, sólo para cortarles las aletas. Luego los regresan al mar, donde mueren lenta, dolorosamente. El nuevo gobierno necesita cumplir su promesa de que dará un giro radical al sector pesquero, a fin de elevar la calidad de vida de las familias que lo integran y garantizar la existencia de especies hoy diezmadas o en peligro de extinción. Será la mejor forma de caminar hacia la sustentabilidad que garantice la salud ambiental de nuestros mares, ríos y lagos. Y que éstos sigan siendo fuente de empleo, alimento y divisas.

Con información de : La Jornada y SOi

©2013-paginasarabes®

El arte sirio en guerra cruza a Dubái

Los artistas exiliados recrean la crudeza del conflicto en sus obras.

'The new Guernica', la obra de Oussama Diab inspirada en el mural de Picasso.
‘The new Guernica’, la obra de Oussama Diab inspirada en el mural de Picasso. © El País

 

El beso, de Klimt, se superpone a una fachada acribillada por la artillería. Una recreación del Guernica de Picasso adquiere connotaciones damascenas. Y en casi todos los cuadros ruedan cabezas. Las cabezas de los muertos. La guerra siria ha llegado a Dubái de la mano de los artistas exiliados por el conflicto. Se ha visto la semana pasada en Art Dubai, la principal feria del arte de la región; pero sigue presente en la Galería Ayyam, que no solo expone obras de pintores sirios, sino que les está ayudando a dejar atrás el infierno de las bombas.

Iba a decir de la “guerra civil”, pero Tammam Azzam me corrige. “Nosotros lo llamamos revolución”, señala. En su opinión, no se puede hablar de guerra civil, “cuando una parte tiene todas las armas y la otra no”.

Azzam (Damasco, 1979) es el autor de Freedom graffitti, el cuadro que sobreimpresiona El beso a la fachada agujereada, una técnica que también ha aplicado a La Gioconda, La danza, de Matisse, o el Elvis, de Warhol. El contraste entre el optimismo romántico de la pintura de Klimt y la crueldad que se desprende de la foto digital que le sirve de base busca denunciar el abandono del resto del mundo hacia los acontecimientos que desde hace dos años sacuden Siria. Y ha logrado su objetivo porque desde que se colgó en la web la imagen se ha hecho viral, con más de 20.000 “me gusta” y compartido 14.000 veces en las primeras cinco horas.

'Freedom graffiti', de Tammam Azzam, sobreimpresiona 'El beso', de Klimt, sobre un edificio acribillado. © El País
Freedom graffiti’, de Tammam Azzam, sobreimpresiona ‘El beso’, de Klimt, sobre un edificio acribillado. © El País

 

La elección del grafiti resulta particularmente significativo. La revuelta siria se inició a raíz de que unos chavales fueran detenidos y torturados por unas pintadas contra el régimen en Deraa, al sur del país, muy cerca de Sweida, la localidad de origen de la familia Azzam. Luego, a falta de mejor escaparate, muchos artistas han convertido la web en un lienzo y el arte ha pasado a ser otro instrumento de comunicación tanto o más que una forma de expresión individual.

Conversamos en casa de Khalid Samawi, quien junto a su primo Hisham Samawi y la esposa de este, Jouhayna, abrieron la galería Ayyam en Dubái en 2008 para dar a conocer la prometedora escena artística siria. Originarios de Siria, aunque nacidos en Libia, los primos eran coleccionistas de arte contemporáneo árabe y persa, y con los aires de cambio que inicialmente trajo la llegada al poder de Bachar el Asad habían iniciado la aventura de la galería en Damasco dos años antes. Hoy, tienen espacios en Beirut, Londres y Yeddah, además de Dubái. Pero la sede inicial en la capital siria ha cambiado de actividad.

“A los pocos meses de empezar la revuelta nos trajimos las obras aquí y a Beirut”, explica Jouhayna. Pero salvar los cuadros ha sido el menor de los retos. Su preocupación se ha centrado en salvar a los artistas, el compromiso político de muchos de los cuales hacía insostenible su presencia en el país. “La galería de Damasco se ha convertido en taller-vivienda para aquellos que han tenido que dejar sus casas en los barrios más peligrosos y hemos ayudado a salir a todos los que hemos podido”, añade la empresaria.

Azzam ha sido uno de ellos. También es uno de los más activos en expresar su apoyo a la revuelta. Ver su país en llamas le produjo tal desasosiego que prendió fuego a uno de sus cuadros y lo exhibió junto a un corazón quemado.

“Me fui porque empezaban a reclutar a gente para el Ejército y la alternativa era unirme a la milicia del Ejército Libre de Siria. No estaba preparado para matar o morir”, admite con un brillo de emoción en los ojos. Según la ONU, ya son 70.000 los muertos desde 2011. Gracias a los Samawi hace poco más de un año pudo trasladarse junto a su mujer y su hija de seis años a Dubái, donde sigue trabajando.

“Dejamos todo, el estudio donde yo trabajaba, nuestra casa, todo”, rememora ante el asentimiento cómplice de su mujer. “No sabemos si podremos volver porque no está claro cuándo va a terminar la revolución”, añade esta. Sea cuando sea, Azzam se muestra convencido de que “va a ganar el pueblo”.

Entretanto, el arte se ha convertido para él en un doloroso vínculo con su país. No es el único. Oussama Diab con su The new Guernica o Safwan Dahoul a través de su primera obra digital, Moving dream, que también remite al pintor malagueño, reflejan el peso del conflicto en la obra de los artistas sirios.

“La mayoría ha abandonado Siria, hacia los vecinos Líbano y Jordania, sobre todo; aquí, que yo conozca, somos unos 30”, señala Azzam. Y es que los artistas no se han librado del éxodo al que la violencia ha empujado a dos millones de sus conciudadanos. En un gesto hacia ellos, Art Dubai ha comprometido la recaudación de las entradas y las ventas de catálogos y otros productos para los desplazados sirios a través del Programa Mundial de Alimentos de la ONU.

Por Ángeles Espinosa
Con información de El País

Nota de la Bitácora: la presente nota se publica a efectos de mostrar la obra de artistas de origen árabe,y a título cultural. De ningún modo el equipo está de acuerdo con las declaraciones de Tammam Azzam, “cuando una parte tiene todas las armas y la otra no”.(sic). A las pruebas nos remitimos.Hay armas de diversos orígenes y las usan no sólo contra el régimen sirio.

©2013.paginasarabes®