Archivo de la etiqueta: Al-Qaeda

Al Qaeda en la Torre Eiffel – Por Alfredo Jalife

Miles de personas rindieron tributo ayer en Nantes a las víctimas del ataque a la publicación satírica Charlie HebdoFoto ©Reuters
Miles de personas rindieron tributo ayer en Nantes a las víctimas del ataque a la publicación satírica Charlie Hebdo ©Reuters

Siempre sí llegó Al Qaeda a la Torre Eiffel

Hace exactamente dos años alerté sobre la probabilidad de un operativo de Al Qaeda en la Torre Eiffel (http://goo.gl/zxYln6) con base en “una entrevista de Michael Maloof, experto del Pentágono en la fase del bushiano Ronald Rumsfeld, al cada vez más imprescindible Russia Today (http://goo.gl/iESPBm)”, quien esclarece el empantanamiento de Francia y hasta presagia un epílogo trágico (sic) al presidente Hollande. Maloof pronostica que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM, por sus siglas en inglés), a partir de sus reductos en Libia/Malí/Argelia, emprenderá ataques a Europa (¡supersic!).

Fue cuando inquirí premonitoriamente: ¿Al Qaeda en la Torre Eiffel?

El mismo día de la aparición del libro Sumisión (http://goo.gl/fwujgu) –significado de Islam: sea por la palabra del Corán, sea por la espada–, que vaticina el ascenso de un presidente mahometano en Francia en 2022, del provocador autor islamófobo hoy escondido Michel Houellebecq, fueron perpetrados varios atentados triplemente repudiables en ese atribulado país: 1) por constituir cobardes asesinatos de inocentes, sean quienes fueren; 2) por cobrar la vida de 12 periodistas del semanario satírico de izquierda Charlie Hebdo, y 3) por desatar una ola de islamofobia en Europa.

El motivo enarbolado por la narrativa unánime de los multimedia occidentales sería una venganza seriada por la profanación y caricaturización del profeta Muhammad, cuya efigie no es dibujable en la religión islámica de corte iconoclasta, en similitud al protestantismo cristiano en referencia a la imagen de Jesús.

La franquicia de Al Qaeda en Yemen reivindicó la autoría de la carnicería que los yihadistas del Estado islámico Daesh/ISIS/ISIL festejaron como héroes (http://goo.gl/nPiwMP).

Más allá de las simplistas motivaciones fabricadas por la narrativa políticamente correcta para la catarsis del consumo furibundo, caben dos adicionales hipótesis operativas: 1) si el encuentro inopinado hace un mes entre los presidentes Hollande y Putin en el aeropuerto Sheremétyevo de Moscú indispuso a alguien (http://goo.gl/uYOyec) y 2) si el exhorto hace una semana por el presidente galo de levantar las sanciones a Rusia no derramó la gota irascible del vaso logístico anglosajón en Ucrania (http://goo.gl/driCGw).

La procedencia rocambolesca de los yihadistas desde Yemen, la otrora Arabia Felix de los romanos, no es menor desde el punto de vista geopolítico: donde se libra una guerra civil teológica entre sunnitas (cercanos a Arabia Saudita) –60 por ciento de la población– y 40 por ciento dehutis/chiítas (apuntalados por Irán) en las fronteras del reino wahabita, principal superpotencia petrolera global que ya inició su delicado proceso sucesorio.

En Yemen –llave metafórica del super estratégico estrecho de Bab Al Mandab: la Puerta de las Lágrimas en el mar Rojo, que conecta el mar Mediterráneo y el canal de Suez con el océano Índico– operan tanto Al Qaeda, que recluta a los desposeídos jóvenes sunnitas desempleados, como los drones y los instructores de guerra de Estados Unidos (EU).

Sin esquivar la parte emocional dolorosa, no se pueden soslayar los datos estructurales que marcan las tendencias del choque de civilizaciones en curso promovido por el nonagenario israelí-británico-estadunidense Bernard Lewis y su fallecido seguidor mexicanófobo Samuel P. Huntington.

¿Por qué existen 6 millones de musulmanes en Francia, en su mayoría norafricanos árabes sunnitas?

Pues por un similar fenómeno al de los migrantes mexicanos –genuinos refugiados económicos– que debido a la globalización financierista y suoutsourcing buscan empleo en los países del G-7 por carecer del mismo en sus propios países expoliados económicamente, cuando no bombardeados militarmente desde Afganistán pasando por Irak hasta Libia.

Los musulmanes representan 56 millones, 7.6 por ciento de Europa (¡sin Turquía!), donde prevalece el ocaso de la tercera edad que imita el declive demográfico y económico deflacionario de Japón.

Rusia, de lejos, ocupa el primer lugar con 27 millones de musulmanes, luego Francia (6 millones) y, en tercer lugar, Alemania (4 millones): una implosiva bomba demográfica que ya empezó a detonar y que alguien aprovecha.

¿Rusia es el verdadero objetivo en Europa del teledirigido estallido yihadista –en las versiones hollywoodenses de Al Qaeda y/o Daesh del Estado Islámico–, más que Francia y Alemania, o los tres, con el fin de impedir su interacción geoeconómica y geopolítica?

Hoy la verdadera revolución global es demográfica.

El perfil demográfico del mundo islámico, de 57 países de más de mil 800 millones de feligreses y, por reducción, del mundo árabe, de 22 países (sin contar a los saharauis) de 377 millones –que naufragan en su invierno seudorrevolucionario–, es similar al de México: 50 por ciento de la población eminentemente juvenil es menor de 24 años.

Para los estrategas chinos la primavera árabe –similar al levantamiento juvenil de Hong Kong estimulado por National Endowment for Democracy (NED) y la CIA– fue un artefacto de EU para propiciar cambios de regímenes que avancen su agenda geopolítica.

Yemen cuenta con 26 millones de habitantes (http://goo.gl/4bzpA1) cuyo 62 por ciento (¡supersic!) es menor de 24 años (de 0-14 años: 41 por ciento y de 15-24 años: 21 por ciento) y constituye un país disfuncional con uno de los peores PIB per cápita del planeta –mil 418 dólares: rankingnúmero 187 de 228 países–, cuyos adolescentes carecen de futuro: verdaderos muertos vivientes que no tienen ya nada más que perder y se refugian en una adulterada interpretación de su muy respetable religión y son fácilmente reclutados por Al Qaeda y/o sus afines servicios occidentales de espionaje (http://goo.gl/pIrXVJ).

El choque de las civilizaciones de la dupla Lewis/Huntington desemboca ineluctablemente en más tragedias y no se vislumbra cómo pueda aniquilar a mil 800 millones de musulmanes, en su mayoría juveniles, de la faz de la Tierra.

Tampoco se puede eludir que Occidente practica con cierta frecuencia los operativos de falsa bandera ( false flag), como el atentado de Bombay de 2008, que luego resultó imputable a los servicios secretos israelíes (http://goo.gl/iaTJWe), lo cual ridiculizó a los zelotes turiferarios del Mossad y avaló mi hipótesis primaria (http://goo.gl/67Z0JW).

En medio del dolor y del choque emocional que sufre la población francesa –lo cual favorece el ascenso de Marine Le Pen, del Frente Nacional, que ya se instaló en el año 732 de Poitiers con el legendario estadista franco Charles Martel– no es el momento elegante, políticamente incorrecto, para explotar los perturbadores agujeros negros desinformativos sobre los atentados de Al Qaeda en suelo galo.

Immanuel Kant, uno de los máximos filósofos de Occidente de todos los tiempos, catalogaba al Islam en el siglo XVIII –cuando no estaba en el horizonte el choque de civilizaciones– como la religión de la tolerancia.

¿Sufrió el Islam en el lapso de tres siglos una lamentable transmogrificación o fue el mismo Occidente que la padece por su insaciable expoliación geopolítica?

Esta es la pregunta que deben responder quienes anhelan el diálogo de las civilizaciones y su coexistencia universal.

Don Alfredo Jalife-Rahme
Por Don Alfredo Jalife-Rahme

Con información de La Jornada

©2015-paginasarabes®

Al Qaeda,un negocio millonario

falsa_yihad

Experta en conflictos de África, visita Ceuta para presentar su libro ‘La falsa yihad. El negocio del narcotráfico en el Sahel’.

Escuchar al otro lado del hilo telefónico a Beatriz Mesa, periodista experta en cubrir conflictos desgarradores para el entendimiento y el alma humana, es recibir la voz de la valentía, la experiencia, la sabiduría: una crónica, un relato, una noticia a través de un mismo sonido y de infinitas imágenes.

–¿Cómo define usted Al Qaeda?

–Es una investigación que no está acabada. Al Qaeda en el mundo islámico ha utilizado la yihad como ideología para constituirse como una estructura del terror, no solamente en la zona de África en el Sahel sino también de cara a Occidente. La defino como un grupo que empezó siendo terrorista pero que se convierte en un grupo formado por criminales que forman parte de toda una estructura de economía criminal o crimen organizado, un grupo de pseudoterroristas que actúa para controlar toda una zona e imponer su propia hegemonía política y para ello necesitan controlar los tráficos ilícitos que viene a ser el corazón de mi tesis.

–¿De cuantas personas se compone la cúpula de Al Qaeda y qué número de seguidores tiene?

–Nadie puede conocer el número exacto. Pero a través de contactos y fuentes, más o menos considero que la cifra supera los tres mil islamistas. De hecho, ya en 2010 los primeros datos que yo tenía en mis manos decían que eran más de mil integrantes de Al Qaeda los que estaban trabajando en el norte de Mali. Desde entonces la cifra no ha hecho más que crecer con la particularidad de que se han diseminado en distintos grupos: Aqmi o Muyao son un ejemplo.

–¿Detrás de Al Qaeda qué hay: narcotráfico, dinero, interés sólo material…?

–Hay muchísimo dinero. Hay muchos tráficos, sobre todo de droga. Cuando hablamos de droga en Mali hablamos de que el estado está implicado y de que ha colaborado con Al Qaeda. Por tanto, se puede afirmar que si Al Qaeda se logra constituir como organización terrorista es porque ha habido unos poderes políticos que lo han permitido y se han beneficiado directamente de esta estructura. Entre todos han sacado provecho de ese crimen organizado que se llama cocaína, heroína, hachís, tráfico de armas y de personas. Mali es un país corrompido, es la gran mancha.

–¿Si Mali es la gran mancha podemos afirmar que la (mala) utilización de la religión es la gran mentira?

–Sin duda. La ideología es a la vez un instrumento político que sirve para reclutar a jóvenes miserables tanto de Marruecos como de Senegal, Nigeria, Burkina Faso o Argelia. A través de la religión han conseguido reclutar a miles de jóvenes sin horizonte y sin que sus países le puedan o le hayan garantizado una seguridad de futuro. Pongo un ejemplo: si a un joven de Tombuctú estas organizaciones terroristas le ofrecen agua, medicinas, dinero, un vehículo ‘4 por 4’ evidentemente que para ellos la yihad representa el lujo. Hay otro asunto interesante al respecto y es el hecho de que el yihadista que viene de Mauritania, de Marruecos, de Túnez piensa que hay una causa política por la que luchar y a la vista está, en nuestro propio país: en Melilla se acaba de desmantelar una organización de siete personas que utilizaban el componente religioso para reclutar a jóvenes y enviarlos a pelear contra los impíos.



–Y entremedio se encuentra el infinito daño que se le ha hecho a la religión, a los que verdaderamente se mueven por Allâh.

–Así es. Como analista del mundo árabe musulmán palpo el terrible y atroz daño que se le está haciendo a toda la comunidad musulmana en el mundo porque precisamente al atentar en el nombre de Allâh estás estigmatizando una religión de paz, de amor, de luz, que es mucho más allá que esa interpretación burda que se hace del texto religioso. Se machaca de esta manera a toda la comunidad musulmana que no tiene nada que ver con los extremismos y con lo que vemos en Mali, Afganistán o en países de Arabia Saudí, que es un aliado de Estados Unidos y a la vez un exportador de terrorismo porque está propagando una ideología perversa como el ‘wahabismo’. Quiero ser categórica para concluir mi respesta a su pregunta: nada tiene que ver el Islam con las maniobras y operaciones de estos pseudoyihadistas; el Islam, como cualquier religión monoteísta, sólo transmite valores.

–¿Corren peligro Ceuta y Melilla?

–Ceuta y Melilla tienen una amenaza real con las organizaciones formadas por españoles musulmanes a sueldo de estas estructuras. Internet hace un daño muy grave a muchos jóvenes que ven que hay una salida importante con la yihad y sobre todo porque advierten una causa por la que luchar: si no tengo nada que hacer en mi barrio, ¿por qué no me voy a sumar a esas filas donde se está trabajando a favor de la islamización del mundo? Ceuta y Melilla para estos yihadistas son tierras expoliadas por impíos. Ambas, y Al Andalus, están presente en el discurso yihadista.

–¿Qué papel han de jugar los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de Occiente y los servicios de inteligencia ante el auge de este mal?

–Estamos ante un reto. Necesitamos unos servicios de inteligencia, que los tenemos, más preparados y que dominen el árabe para poder entender el discurso y la mentalidad yihadista. Para afrontar la amenaza hay que intensificar la inteligencia con gente preparada porque ellos están en las redes. Hay que saber dibujar la tipología, saber dónde está la amenaza, no mezclar conceptos.

–¿Siente miedo por su vida?

–Trabajar en estos temas es poner en peligro tu seguridad. No quiero victimizar de todas maneras mi situación, soy periodista que cubre zonas de conflictos y esto lo tengo muy asumido. En 2009 salí de Mali de milagro pero…

Con información de Faro

©2014-paginasarabes®