Archivo de la categoría: Historia

Los listones de San Charbel

san_charbel_listones1_a La costumbre, vuelta piedad popular, nació en México, en el Centro Histórico, y ahora en el extranjero pueden verse imágenes del santo maronita con vistosos listones atados a sus brazos, su cuello, sus pies…

Tomó un listón que compró minutos antes en alguna de las incontables mercerías de la calle República de Uruguay en el Centro Histórico, escribió sobre su costado la petición que guardaba su corazón: “Te pido, por favor, intercedas por mí…”; luego, lo ató al cuello de San Charbel Makhlouf… y el resto es historia. Fue una mujer que, al no encontrar un papel para escribir su petición al santo, utilizó un listón iniciando así un acto popular de devoción que en la actualidad ha rebasado las fronteras de la ciudad de México y del país mismo.

Origen del listón

El P. Rogelio Peralta Gómez, sacerdote maronita, explica que el uso de listones es una extensión de los populares exvotos, cuya práctica se sabe existió desde las primeras comunidades cristianas y que Teodoreto de Ciro las documenta hacia el siglo V.

En particular, el P. Peralta reflexiona sobre esta práctica documentada en 1989 por un sacerdote jesuita en el Líbano que colocaba listones en el templo para protegerlo de calamidades: “La manera de aplicarlos era: las cabezas de familia brindaban bufandas de seda o algodón, las ataban para formar un largo listón con el cual circuncidaban el edificio, o bien, los pilares del mismo. Lo ‘amarraban’ para no permitir al mal causar un daño. Pasada la plaga, el largo cinturón se volvía a dividir y se repartía para beneficio de los pobres”.

Sin embargo, tal como conocemos los listones hoy en día, estos tienen su historia en México y en San Charbel: “Los listones de petición no existían antes de San Charbel”, recalca categórico el P. Peralta.

listones_san_charbel_a
Los colores

Aunque la Iglesia Católica no reconoce alguna cualidad especial en el color de cada listón y las peticiones, sí recomienda que todo acto de esta naturaleza esté libre de magia o superstición. Además, el P. Peralta explica que el hecho de colocar un listón a San Charbel no debe pensarse como una especie de ‘trueque’, que al poner un listón el fiel cree cumplirle al santo y éste, en correspondencia, debe interceder en su favor: “Se trata de un acto devocional que debe estar alimentado de la oración; el listón es el símbolo no sólo de la petición, sino de la oración constante hecha vida en cada uno de nosotros”.

En todo caso, respecto a los colores, el sacerdote explica que los listones de color son utilizados para las peticiones y los listones blancos para dar gracias. El sacerdote reconoce que, sin embargo, la gente otorga diferentes significados a los colores de los listones, llegando al absurdo de considerar el listón negro como un listón del mal. Y es que, mucha gente no ha entendido que un santo no puede interceder ante Dios para causarle un mal a otra persona.

A pesar de todo, aún si la gente quiere darle un significado ‘añadido’ a su petición o si cree que una manera de recordar su compromiso (porque toda petición lleva consigo un compromiso en la intención y en la oración) según el color del listón, sería:

Azul: para la fuerza, poder, protección y voluntad divina.

Dorado: iluminación, amor por los seres queridos y la paz mundial.

Rosa: para el amor divino de la adoración y reconciliaciones.

Verde: esperanza, fe y salud física o espiritual.

Rojo: para situaciones difíciles y pedir provisiones.

Violeta: para la misericordia, perdón y meditación.

Amarillo: para la paz, el equilibrio, sabiduría e intuición.

Morado: para la purificación, la conversión de lo malo en bueno.

Blanco: para agradecer los favores concedidos.

Más información:
Catedral Maronita de México (rito maronita)
Ntra. Señora de Balvanera y Santuario de San Charbel
Correo Mayor 52 Esq. Uruguay Col. Centro.
Tel. 5521-2011
Rectoría San Charbel Makhlouf (rito latino)
Madroño 13. Col. Chimili Tlalpan
Tel 5330-1557

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Los listones de San Charbel  se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

San Charbel – Youssef Antoun Makhlouf

 

san_charbel1_a-e1317141893615

Nacimiento de San Charbel 

Nació Youssef Antoun Makhlouf el 8 de mayo de 1828 , en Bkaakafra (Norte de Líbano) de padres maronitas: Antoun Zaarour Makhlouf y Brigitta Chediac. Tuvo dos hermanos, Hanna y Bechara, y dos hermanas, Kaun y Wardeh. Se crió Youssef con una educación cristiana que lo convirtió en un adepto de la oración desde su infancia. Tuvo inclinación a la vida monacal y ascética, tomando como ejemplo a sus dos tíos maternos ascetas en la ermita del convento de San Antonio Kozhaya, donde recibió de ellos la antorcha de abanderado de las virtudes.

Su padre falleció el 8 de agosto 1831 A.D. en Ghirfin, un pueblo cerca de Amchit, durante su retorno a casa, tras haber trabajado de balde para el ejército turco, y su madre lo crió siendo huérfano. Más adelante, se casó con Lahoud Ibrhim que se convirtió en pastor de la parroquia, adoptando el nombre de Abdul Ahad.

Youssef estudió los fundamentos de los idiomas árabe y siríaco en la escuela del pueblo. Era muy piadoso hasta tal punto que los habitantes del pueblo le llamaban “El Santo”. Conducía a diario su pequeño rebaño al pasto, luego se dirigía a la gruta donde se arrodillaba ante la figura de la Virgen María y rezaba. Y así se convirtió la gruta en su primer oratorio y ermita, y más adelante en un lugar de peregrinaje para la oración y los fieles.

Su afiliación a la vida monacal libanesa maronita

En la mañana de un día del año 1851, Youssef abandonó su familia y su pueblo y se dirigió al Convento de Nuestra Señora de Mayfouk para ingresar en la vida monacal, donde pasó su primer año en el período de comienzo, luego al convento de San Marón – Annaya donde se afilió a la orden monacal maronita libanesa, adoptando para sí el nombre de Charbel, uno de los mártires de la Iglesia de Antioquia en el siglo segundo. Con fecha del 1 de noviembre 1853, mostró sus votos monacales en el mismo convento y tenía un profundo conocimiento de las obligaciones de dichos votos: la obediencia, la abstinencia, y la pobreza.

Completó sus estudios teológicos en el Convento de San Cipriano y Justina, Kafifan – Batroun, de la mano de su maestro, San Naamatallah Kessab Hardini, siendo el ejemplo para los monjes y un retrato vivo de los grandes monjes santos en su vida privada y pública.

En la fecha del 23 de julio 1859, el hermano Charbel Makhlouf fue ordenado cura en Bkerke, con la puesta de mano del Triple Misericordioso el Monseñor Youssef Al Marid, el Vice-Patriarca Maronita.

Su vida en el Convento de San Marón – Annaya en la Ermita de San Pedro y Pablo 

El Padre Charbel vivió en el Convento de San Marón – Annaya durante dieciséis años, siendo obediente a sus superiores, acatando escrupulosamente su código monacal. Además, era duro con si mismo viviendo en la austeridad y las mortificaciones del cuerpo. Se abnegó de toda vida mundana dedicándose al servicio del Señor y a la salvación de su alma.

Durante 1875, Dios inspiró al Padre Charbel de retirarse en la Ermita de San Pedro y Pablo dependiente del Convento de San Marón – Annaya, a pesar del rechazo usual de los superiores para estar a solas en la Ermita. Mientras el Padre Presidente estaba en dudas, le vino una señal del cielo en el milagro de la lámpara. Durante una noche, el Padre Charbel pidió del Siervo rellenarle la lámpara de aceite, y el siervo se la rellenó de agua en vez de aceite. Y para sorpresa de todos, la lámpara encendió de manera normal. Este milagro fue el inicio de los milagros charbelitos y logró en adelantar el día de su ascensión a su ermita deseada.

En fecha del 15 de febrero 1875, el Padre se trasladó definitivamente a la Ermita, donde fue el modelo del santo y el asceta, pasando su tiempo en el silencio, la oración, la veneración y el trabajo manual en el campo. No solía abandonar la Ermita salvo por orden de su superior. Llevó la línea de los padres ascetas santos, arrodillado sobre un plato de caña ante la sacristía en veneración y éxtasis durante las noches.

Pasó en la Ermita veintitrés años, dedicándose al servicio del Señor y cumpliendo escrupulosamente y concienzudamente con el código de los ascetas.

Durante la celebración de una misa con fecha del 16 de diciembre 1898, sufrió hemiplejia y estuvo en una crisis que duró ocho días durante los cuales sufrió con tranquilidad los dolores de la agonía, con quietud a pesar de los terribles dolores. En su lucha, el Padre Charbel no dejaba de repetir la oración que no pudo terminar en la misa: “O Padre de la Virtud, aquí tienes a tu hijo una ofrenda que le complace!…” así como el nombre de Jesús, María, San José, Pedro y Pablo los Santos de la Ermita.

Por consiguiente, el alma de Charbel se liberó de su envoltura carnal volviendo a la morada del Padre, como el retorno de la oveja perdida a su redil, con fecha del 24 de diciembre 1898, en la víspera de Nochebuena. Fue enterrado en el Cementerio del Convento de San Marón – Annaya.

 La luz milagrosa que resplandece de su tumba 

Tras su fallecimiento, surgieron luces espirituales de su tumba, lo que motivó el traslado de su cuerpo que segregaba sudor y sangre a un ataúd especial. Por autorización del patriarcado maronita, fue colocado en una nueva tumba dentro del convento. Por consiguiente, las multitudes de peregrinos empezaron a acudir al sepulcro para beneficiarse de la bendición del santo, y Dios agraciaba a muchos con la sanación y la gracia espiritual.

En 1925, fue remitida la solicitud de su beatificación y declaración de su santidad al Papa Pio XI de la mano del Padre Ignatius Dagher Al Tannouri y su Vicario General el Padre Martinos Tarabeih. Dicha solicitud junto con las del Padre Naamatallah Kessab Hardini y Sor Rafka El Rayess fueron aceptadas en 1927. En 1950, la tumba del Padre Charbel fue abierta en presencia de la comisión oficial con los médicos, quienes comprobaron el buen estado del cuerpo y redactaron un informe médico y colocaron el cuerpo en una caja dentro de la tumba. Asimismo, se acrecentaron los milagros de sanación diversa de forma espontanea y sorprendente, y decenas de miles de peregrinos de diferentes confesiones acudían al Convento de Annaya en busca de la intercesión del Santo.

 Difusión de las virtudes y los milagros de San Charbel en el mundo entero

Los milagros de Charbel sobrepasaron las fronteras del Líbano. El gran número de cartas e informes guardados en los registros del Convento de San Maron – Annaya son un claro indicio de la difusión de su santidad por el mundo entero. Este fenómeno único provocó un retorno a los buenos modales, a la fe y a las virtudes, y el sepulcro de San Charbel se convirtió en un polo de atracción para personas de diferentes edades y diferente rango social, siendo todos ellos iguales ante él en veneración y adoración, sin distinción de credo, confesión o comunidad. Todos son considerados hijos de Dios.

En cuanto a las sanaciones milagrosas inscritas en los registros del Convento de San Marón – Annaya que el Señor obró por la intercesión de San Charbel, sobrepasan las docenas de miles, salvo las sanaciones milagrosas que pululan el mundo entero, de todo tipo y en todo credo y toda comunidad, que no están inscritas en los registros del Convento. El diez por ciento de las sanaciones milagrosas tuvieron lugar con personas no bautizadas, y cada sanación tuvo lugar de un modo especial, sea por la oración y la intercesión, sea por el aceite y los inciensos, sea por las hojas de pino de la ermita, sea por el polvo de su sepulcro, sea por la visita de su sepulcro y tocar la puerta de su tumba, sea mediante su foto y estatua.

Algunas de dichas sanaciones tuvieron lugar a nivel del cuerpo, pero la más importante es la sanación del alma. Cuantos arrepentidos han vuelto al señor por la intercesión de San Charbel, tras entrar en el portal del Convento de San Marón – Annaya o la Ermita de San Pedro y Pablo.

Eterno San Charbel

Los listones de San Charbel

©2011-paginasarabes®

ALGUNAS HISTORIAS SOBRE GATOS.

“Cuando los gatos sueñan, adoptan actitudes augustas de esfinges reclinadas contra la soledad, y parecen dormidos con un sueño sin fin; mágicas chispas brotan de sus ancas mullidas y partículas de oro como una fina arena vagamente constelan sus místicas pupilas…”. Cuenta una leyenda, que la gata favorita de Muhammad (BPD), Muezza, estaba profundamente dormida sobre la túnica del Profeta (BPD), cuando alguien le llamó. Entonces, para no interrumpir el descanso del minino, cortó su túnica y abandonó la habitación muy despacio, con extremo cuidado y volviendo la vista hacia atrás enternecido.

Los turcos atribuyen a la variedad de gatos blancos con ojos dispares como “regalos de Allâh” o “tocados por Allâh”. Quizá porque algunos gatitos blancos nacen con marcas de color en su cabeza, las llamadas “marcas de Allâh”. O tal vez porque Muezza, la gata querida por Muhammad (BPD) de la que ya hablamos, era un ejemplar blanco de ojos dispares…

Otro mito habla de los llamados “gatos de los deseos”: si alguien tiene un deseo muy fuerte, para que se cumpla debe colocar un gato en su regazo y susurrar en el oído del animal su petición. Después le ofrecerá abundantes golosinas, y si al gato le gustan, el deseo se cumplirá. Pero esto sólo ocurre si es realmente un “gato de los deseos”. Aunque nadie sabe de su existencia con seguridad, porque trae mala suerte si alguien cuenta que gracias a su gato su deseo se ha hecho realidad…

Según una superstición del pueblo turco, su líder Mustafa Kemal Atatürk (fundador de la República de Turquía) renacerá algún día y se reencarnará en un Angora Turco blanco con un ojo verde y otro ámbar. Es por esto que los gatos con ojos dispares son reverenciados en Turquía y reciben el nombre de Ankara kedi.

La relación del Islam con los gatos es muy particular: un devoto de Muhammad (BPD) debe respetar y cuidar a todas las criaturas de Allâh. Debe alimentarlas, pero no permitirles que compartan su mismo espacio vital. Por esta razón, los mercaderes turcos, especialemente los vendedores de alfombras, tienen a sus Angoras Turcos en sus tiendas y almacenes.

De esta forma, este grupo social relativamente adinerado ha conseguido preservar esta raza y ayudarles a reproducirse sin contradecir sus creencias y sin tener problemas existenciales. Y por ello, el Angora Turco es también un símbolo de cierto “status” social y se considera que, si alguien te lo regala, te concede un gran honor.

©2011-paginasarabes®