Todas las entradas de: Paginas Arabes

Leonardo Fibonacci y su nexo con los alquimistas árabes

Recordemos que en el siglo XII un mercader, Leonardo Fibonacci (1170-1245), conoció a unos alquimistas árabes en Bujia (Argel), donde le enseñaron el sistema de cálculo que nosotros utilizamos ordinariamente.

Alrededor de 1228 escribió el Liber abaci, donde daba forma a la nueva numeración que se extendió desde Italia por toda Europa. Introdujo, además, la numeración posicional, las operaciones con números enteros y fraccionarios, la trigonometría y el álgebra, fue un gran divulgador y un genio matemático, sus postulados, soluciones y descubrimientos alimentaron sin variar durante tres siglos el conocimiento matemático.



Hay que señalar que hasta el año 1959 aún trabajaban en la ciudad de
Fez (Marruecos) varios laboratorios alquímicos, uno de ellos subterráneo.

Por S. Río

©2019-paginasarabes®

Los primeros libros aparecieron en Sumer

Los primeros libros de que se tiene noticia parece que aparecieron en Sumer por razones económicas. A partir de los análisis y hallazgos de los arqueólogos Denise Schamandt-Besserat (Before Writing, 2 volúmenes, Austin, 1992), se han definido tres etapas anteriores a la invención de la escritura:

a) En pleno neolítico se pasó de la pintura al pictograma y se elaboraron bolas con fichas. En Uruk se han encontrado pelotas de arcilla en cuyo interior hay fichas con figuras. Es obvio que la pelota hacía referencia a una unidad administrativa y constituía una forma inicial de contabilidad. Las figuras de las fichas parecían animales y, en otros casos, representaban formas geométricas.

b) En un segundo momento, las pelotas de arcilla tenían signos impresos en su exterior, lo que indica que por razones de velocidad en la revisión de los registros se avanzó hacia el diseño de signos capaces de representar en segundo grado un contenido interno.

c) Finalmente se impusieron las tablillas, dado que eran más prácticas. Los signos llegaron a ser entendidos no sólo como signos sino como sonidos. La escritura se tornó más abstracta y hacia 2000 a. J.C. los escribas dotaron cada signo de una complejidad tal que se redujo el número.

En el período de explosión creativa, es decir, hace entre treinta y cinco y cuarenta y cinco mil años, encontramos signos de herramientas complejas (lámparas, anzuelos, etcétera), pero no sabemos hallar historias y explicaciones. Dieciocho mil años atrás encontramos las pinturas de Lascaux, Altamira y Chavette, podemos interpretar su significado primario, pero no podemos explicar qué significan las señales grabadas encima de los animales.



El conocimiento no sólo se ha transmitido a través de escritos, sino también a través de símbolos, grabados, edificios, imágenes y sonidos. El problema estriba en poder descifrar el mensaje, podemos adelantar deducciones de sus significados en algunos de ellos, quizá erróneos, pero bastantes continúan en la más oscura de las noches. La sensación que nos traslada la mayoría de ellos es que fueron dejados por civilizaciones muy superiores a las existentes en el momento de su ejecución.

En realidad nos encontramos con un gran puzle mundial, se van encajando algunas piezas, pero aún falta mucho trabajo por hacer para poder colocar todas las que se van encontrando en su sitio, en el tablero final, donde se deberá ver una vez terminado la imagen final: el Gran Rostro.

Sorprendentemente, algunas de las piezas halladas del gran puzle nos llevan a la proposición de que todas las culturas antiguas inventan su propia divinidad: Tot en Egipto, Nabu en Asiria, Tenjin en Japón, Oghama en Irlanda, Hermes en Grecia. Deduzco que, exactamente igual que sucede en la actualidad, para que una cultura se sostenga debe llevar a sus miembros hacia una ilusión común, parece imprescindible llevarlos hacia la adoración de un dios.

No todos los escritos han desaparecido o han sido destruidos, así pues, ¿dónde está toda la producción a lo largo de esos miles de años? Parece que muchos documentos han sido guardados y aparecen sólo cuando algún motivo desconocido los hace valiosos.

Por S. Río

©2019-paginasarabes®

Desde antiguo, muchas religiones se han expresado quemando libros

Incendio de la Biblioteca de Alejandría

Valentino Gentile (1520-1566), era natural de Nápoles y vivió en Ginebra. Seguidor de Socino, escribió un discurso sosteniendo que la doctrina trinitaria de Calvino postulaba un cuarto miembro de la Trinidad. Fue encarcelado durante nueve años. No obstante, a través de la tortura se retractó, pero no sirvió de nada y fue decapitado en Berna. Su obra fue quemada.

Akenatón hizo desaparecer cientos de textos para consolidar el culto de Atón.

Durante el saqueo de Constantinopla en 1453 se quemaron miles de manuscritos contrarios a la fe de Muhammad.

En el incendio de la Biblioteca de Alejandría se destruyeron más de setecientos mil manuscritos.

En cincuenta y seis túneles de las montañas Chistan, en la comunidad de Quetta, en Pakistán, un grupo de sirvientes se desvive hoy por custodiar un cementerio con setenta mil bolsas que resguardan ejemplares dañados del Corán. Estos depósitos son llamados «Jabal-E-Noor-Ul-Quran».



En abril de 2003 se saqueó el Museo Arqueológico de Bagdad, más de catorce mil artefactos menores fueron robados, también ardió el Archivo Nacional, con más de diez millones de registros del período otomano y republicano, y se quemaron un millón de libros de la Biblioteca Nacional; esto se repitió en las bibliotecas de Awqaf, de la Universidad de Bagdad y en decenas de bibliotecas universitarias de Irak.

En Basora, el museo de historia natural fue incendiado, así como la Biblioteca Pública Central, la Biblioteca de la Universidad y la Biblioteca Islámica. En Mosul, la Biblioteca del Museo fue visitada por expertos en manuscritos, quienes seleccionaron ciertos textos y se los llevaron. El museo de Tikrit fue saqueado sin contemplaciones por bandas organizadas. Todas las piezas robadas, así como las de Hatra, Isin, Kulal Jabr, Nínive, Larsa, Tell el-Dihab, Tell el-Jebeit, Tell el-Zabul, Tell Jokha, Ur, Tell Naml y Umm el-Aqarib fueron transportadas a Damasco y Kuwait y se vendieron a coleccionistas  privados de Roma, Berlín, Nueva York y Londres, donde se pagaron cantidades astronómicas. Lo verdaderamente triste es que dentro de un tiempo veremos muchas de esas piezas en museos oficiales, tras ser compradas por los gobiernos correspondientes a precios espectaculares.

Se cuentan por cientos de miles los libros destruidos o perdidos desde la más remota antigüedad; los verdaderos orígenes del conocimiento se han perdido.

Por S. Río

©2019-paginasarabes®

Hace ya mucho tiempo – Omar Khayyam

Hace ya mucho tiempo que mi juventud fue a reunirse con todas las cosas muertas. Yaces hoy, primavera de mi vida, junto con las primaveras de antaño. ¡Oh, juventud mía; pasaste sin darme cuenta! Te fuiste desvaneciendo insensiblemente, como la dulzura de la florida estación.

Omar Khayyam



©2019-paginasarabes®

No te aferres a nadie más que Allâh, (Enaltecido y exaltado sea)

No te aferres a nadie más que Allâh (Enaltecido y exaltado sea)

Allâh (Enaltecido y exaltado sea), es Quien da la vida y la muerte, y sólo Él provee a toda la creación, ¿por qué habríamos de temerle a las personas o alteramos por sus acciones?. Creo que en nuestra sociedad gran parte de la angustia y la ansiedad es provocada por nuestro apego a las personas, nuestras ansias de complacerlas, de obtener sus favores, de luchar para adular a los importantes y de sentirnos heridos cuando nos menosprecian. Todo eso indica una debilidad en nuestra creencia en Allâh (Enaltecido y exaltado sea).



Dijo un poeta árabe:

“Ojalá que te complazcas cuando la vida sea amarga, y ojalá te complazcas cuando las personas se enfurezcan. Si tu amor por Allâh es verdadero, todo lo demás es insignificante, y todo lo que hay encima del polvo es polvo”.

Por Aaidh ibn Abdullah al-Qarni

©2019-paginasarabes®

Relación de la música y los yinn en la Arabia pre-islámica

En la Arabia pre-islámica se invocaba a los yinn y al mundo de los espíritus por medio de la música, e incluso se creía que el profeta David tañía un arpa (mi’zaf) para convocar en torno suyo a los genios:

“parece claro que en los cultos pre-islámicos había ritos acompañados de canción. San Nilo refiere que los árabes del norte cantaban mientras circunvalaban una piedra o ara sacrificial (nusb), y es posible que el llamado nasb pre-islámico constituyese parte del culto”.



La referencia al nasb 1 es interesante pues éste es descrito 2 como canto de viajeros, cantoras profesionales y jóvenes, es decir, gentes que se mueven de un lado a otro y abiertas por tanto a innovaciones y promiscuidades y porque nos acerca al punto de vista de Mauss sobre la “creación” musical:

“las cuestiones relativas a la invención se plantean mal, generalmente; nosotros estamos pensando siempre en términos de Invención individual y es la única forma en que la concebimos porque entre nosotros el inventor, el creador, pasa por ser un individuo poderoso que lo ha creado todo.

Pero la invención, la creación, fuera de nuestras sociedades, no se conoce ni se comprende, de ordinario, en cuanto que obra de un individuo sino en cuanto que “ha sido revelada” 3« lo cual puede entenderse también como prueba de la calidad del receptor, por haber sido capaz de concitar la revelación o inspiración por parte de los espíritus malignos o benignos. Y así veremos como jaculatorias, preces breves, cancioncillas diversas tienen un fin claramente propiciatorio.

Por S. Fanjul


Notas:
  1. Los antiguos géneros serían: nasb, sinâd (ritmo lento y reiterativo), y el hazay (ritmo rápido «que arrastra los corazones y excita el pensamiento»), vid. A. as-Sûfi. «Lamha…», p.213.
  2. Tanto por el mencionado as-Sûfi como por al-Ibsihî mismo (II, p.385).
  3. Mauss, p.208.

©2019-paginasarabes®

Cocina Árabe – Hamburguesas de cordero

Hamburguesas de cordero con especias de Medio Oriente con queso Feta y Labneh

 

A diferencia de la carne de res, el cordero no contiene tanta grasa, por lo que es mejor tratar que permanezca húmeda durante la cocción.


Ingredientes

    • 1/2  kilo de cordero molido
    • 1 cebolla pequeña (pelada y cortada en cubitos  pequeños o rallada)
    • 1 diente de ajo (pelado y picado o rallado)
    • 2 cucharadas de perejil fresco (picado)
    • 1 cucharadita de comino molido
    • 1/2 cucharadita de cilantro molido
    • 1/4 de cucharadita de canela molida , o más al gusto
    • Sal a gusto
    • Pimienta al gusto
    • 1/4 de taza de labneh
    • 1/4 taza de queso feta desmenuzado
    • Aderezo: espinacas baby (u otras verduras) para cubrir
    • 4 panes con semillas, cortados por la mitad



Preparación

En un tazón grande, coloque el cordero molido, la cebolla picada, el ajo picado, el perejil picado, el comino molido, el cilantro molido, la canela molida, la sal y la pimienta. Mezclar juntos hasta que estén completamente combinados y formar cuatro hamburguesas individuales.

Caliente la parrilla o un sartén si cocina en interior. Coloque las hamburguesas en la parrilla y cocine por 4 minutos, voltee y cocine por 4 minutos más. Eso te dará una hamburguesa mediana y una temperatura interna de unos 70º. Cocine por uno o dos minutos más si desea que sus hamburguesas estén más secas.

Tueste o ase los panes hasta que estén ligeramente dorados (opcional), y extiéndalos sobre una cucharada de labneh en la mitad inferior de cada pan. Coloque una hamburguesa cocida sobre el labneh, cubra con la lechuga o la hoja verde de su elección y espolvoree sobre él el queso feta desmenuzado. cubra con la mitad restante del pan y sirva caliente.


Por A. Schecter
Con información de The Spruce Eats

©2019-paginasarabes®