Ajedrez: explosión de belleza en Al-Ain 2014

No poner el rey en un sitio seguro con el centro abierto es muy peligroso. Shyam lo sabía, pero retrasó el enroque y fue inmortalizado con gran belleza.

shyam_kravtsiv_2014

Blancas: S. Shyam (India, 2.484). Negras: M. Kravtsiv (Ucrania, 2.576).Apertura Española (C77). III Torneo Clásico (5ª ronda). Al-Ain (Emiratos Árabes Unidos), 22-12-2014.

Aprender disfrutando es doblemente placentero. Y esta partida es un bello ejemplo desde la apertura:

1 e4 e5 2 Cf3 Cc6 3 Ab5 a6 4 Aa4 Cf6 5 d3 d6 6 c4!? g6 7 Cc3 Ag7 8 h3 0-0 9 Ag5 h6 10 Ae3 Ce7!? (intentando que el alfil de a4 quede colgado de la brocha)

11 Dd2 Rh7 12 d4! (para activar el alfil inútil)

12 ..exd4 13 Cxd4 c6 14 Ac2 b5! (toma la iniciativa en el centro antes de que las blancas enroquen)

15 cxb5 axb5 16 b4? (demasiado optimista; había que enrocarse)

16 ..c5! (para exprimir la gran diagonal negra, h8-a1)

17 bxc5 b4! 18 Ca4 (diagrama)

18 ..Txa4!! (este sacrificio dará la máxima armonía a las negras)

19 Axa4 Cxe4 20 Dc2 dxc5! (también es buena 20 ..Cc3, pero la de Kravtsiv es mucho más coherente con las anteriores)

21 Dxe4 cxd4 22 Ad2 (si 22 Td1 Da5, ganando)

22 ..Aa6! (demostración evidente de que la idea del sacrificio fue muy acertada: las blancas están perdidas, por no haberse enrocado a tiempo)

23 f3? (habilita f2, pero debilita g3; tampoco funcionaba 23 Axb4 por 23 ..Cd5!!, y si 24 Axf8 Da5+ 25 Rd1 Cc3+ con ataque de mate)

23 ..Cf5 24 Rf2 (si 24 Axb4 Db8! 25 Axf8 Axf8! 26 Rf2 d3, y las blancas podrían rendirse)

24 ..d3 25 g3 (hay varias maneras de ganar, pero Kravtsiv sigue pegando muy duro…)

25 ..Ab7!! 26 Dxb7 Dd4+ 27 Rg2 De5! (los golpes en g3 y e2 no se pueden parar a la vez)

28 De4 Dxg3+ 29 Rf1 Axa1 30 Dxd3 Td8!! (una preciosa guinda)

31 Dxd8 Dxf3+ 32 Re1 (o bien 32 Rg1 Ad4+)

32 ..Dxh1+ 33 Re2 Cd4+, y Shyam dejó de sufrir en vista de
34 Rd3 Df1+ 35 Re4 Df5+ 36 Re3 Df3# mate. 0-1

Por Leontxo García
Con información de El País

©2014-paginasarabes®

Licencia Creative Commons
Ajedrez: explosión de belleza en Al-Ain 2014 por Leontxo García se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://paginasarabes.com/2014/12/31/ajedrez-explosion-de-belleza-en-al-ain-2014.

Mozah bint Nasser, antigua jequesa de Qatar

Creadora de un estilo propio árabe-occidental, la jequesa estrena residencia en Londres, ciudad en la que su familia tiene múltiples propiedades.

Sheikha Mozah bint Nasser con Isabel II en octubre de 2010 ©reuters
Sheikha Mozah bint Nasser con Isabel II en octubre de 2010 ©reuters

Por si las propiedades de la Familia Real qatarí en Londres fueran pocas, la última compra hace escasos días ha sido un palacio formado por tres edificios unidos de Cornwall Terrace, en el céntrico Regent’s Park. El palacio se está adecuando a las necesidades de los Al Thani, entre las que entran dependencias para el juego, la salud, la belleza y los pasatiempos. El edificio será la base de operaciones de la guapa jequesa de Qatar –hasta el ascenso de su hijo al Trono– en sus jornadas de compras en Londres.

Algunas adquisiciones de la Familia Real qatarí en estos últimos años han sido, entre otras, los almacenes Harrod’s, una participación en elmercado de Camden, el edificio de la embajada estadounidense en Grosvenor Square –curioso dato-, parte del accionariado de Barclays y un porcentaje en Sainsbury’s.

El nuevo palacio, como no, poseerá enormes dependencias para albergar el guardarropa de la jequesa Mozah bint Nasser al-Missned, madre del flamante nuevo jeque. Y es que la jequesa tiene un vestidor de infarto y sabe pactar entre pasado y presente, entre clasicismo y modernidad. Su vestuario habitual lo explica todo. En un país donde la mayor parte de las mujeres suelen vestir con abaya y cubrirse la cabeza con hiyab o incluso niqab, la jequesa ha sabido dar un aire occidental a su vestuario, sin dejar de respetar su cultura. Ha creado su propio estilo, uniendo oriente y occidente. He aquí como lo ha conseguido.

1. Un turbante occidental. La jequesa ha encontrado el compromiso justo entre tradición y modernidad adaptando el habitual hijab al estilo europeo de turbante ceñido a la cabeza, muy en boga en los años 50 y 60 en occidente. En realidad, la jequesa, al igual que sus turbantes, se erige como puente entre civilizaciones y generaciones distintas.

2. Un mix entre la abaya y el vestido. Ha sabido inventar una adaptación a la túnica que lleva la mitad de la población femenina en los Emiratos. Bordados, capas, drapeados, cortes asimétricos…Añade todo lo necesario para occidentalizar su oriental atuendo. No choca verla superando a la Reina de Inglaterra en una cena de gala o a Michelle Obama en una recepción ante la prensa. Mientras las mujeres del mundo árabe visten ropa de grandes marcas por debajo de sus abayas, la jequesa ha hecho de sus vestidos un cántico a la ropa a medida, a las mejores casas francesas y a los modistos árabes.

3. Joyas de impacto. Las joyas le dan un toque «real» inigualable, sobre todo al llevar el cabello cubierto. La jequesa tiene predilección por los collares vistosos y nunca olvida adornar su cara con fabulosos pendientes.

4. Tacones superlativos. Sus casi 1,74 metros de estatura se ponen en alza con unos omnipresentes tacones que van de los 9 a los 14 centímetros de altura cuando incluyen plataforma. Deja así en la cuneta a presidentes, reinas y primeras damas de modo habitual.

5. Faldas pantalón. En algunas ocasiones que han requerido menor etiqueta, la jequesa ha utilizado el curioso traje-pantalón hasta los tobillos. Una alternativa muy acertada en su caso.

6. Colores fuertes. Los vestidos monocromáticos, el rojo, el blanco, el verde y el morado dan un aire joven a la jequesa. No hay lugar para cursiladas, dibujitos o florituras.

7. Ropa ceñida. A diferencia de las mujeres árabes cuando llevan sus caftanes o abayas, la jequesa de Qatar ciñe a la cintura sus vestidos. Sus cinturones, pieza frecuente de su guardarropa, aportan el toque oriental a sus atuendos, con formas sinuosas, materiales brillantes o pedrería.

8. Gafas marcadas. Cubriendo su cara y casi uniéndose a sus habituales turbantes, suelen destacar enormes gafas oscuras de grandes marcas de moda. Las gafas de sol son uno de los accesorios favoritos de las mujeres árabes.

9. Belleza exuberante. Su altura, sus curvas, sus ojos y su exótica cara definen su atractivo oriental. En los últimos años, ha retocado y refinado sus rasgos faciales y ha perdido peso, mejorando ostensiblemente su presencia.

10. Formación y Cultura. Con un grado de Sociología por la Universidad de Qatar, buen dominio del idioma inglés y viajando alrededor del mundo, Mozah bint Nasser Al Missned bin Jalifa Al Thani redondea con su interior cultivado, una presencia muy impactante.

Por María Luisa Funes
Con información de ABC

©2014-paginasarabes®

Saqunda,el arrabal destruído por Alhakén

Imagen de archivo de las excavaciones en el arrabal de Saqunda ©ABC
Imagen de archivo de las excavaciones en el arrabal de Saqunda ©ABC

La urbanización del entorno del Centro de Creación Contemporánea de Córdoba, que realizará la Junta próximamente, supondrá también la finalización de lo poco que se ha legado de los restos de Saqunda, el arrabal meridional de la ciudad cuyos restos se encuentran bajo toda la zona de Miraflores. Se conservará un testigo, una pequeña parte de todo lo excavado, dando cumplimiento a un acuerdo político alcanzado entre Cultura y el Ayuntamiento hace ya varios años. El pacto consistió en un elemento fundamental. Que se conserve una parte a cambio de que el resto desaparezca.

La historia de Saqunda es básicamente apasionante. Una suerte de Fuente Obejuna local que no acabó con el matarile del comendador sino con la expatriación obligada de miles de cordobeses que, hasta las narices de impuestos y de que Alhakén I se pegara la vida padre, sitiaron el Alcázar en 818 levantados en armas para derrocarlo. El poder utilizó a su fuerza de choque para romper la marabunta por la retaguardia. Incendió las viviendas de lo que entonces era un populoso barrio donde se han acreditado varios vertederos, necrópolis propia y edificaciones comerciales.

Alhakén, conocido por su visión de estado pero también por su querencia por las libaciones y la «dolce vita», no tuvo piedad con los que le llevaban la contraria y decretó que el barrio fuese destruido en su totalidad, mezquitas incluidas, y que ese territorio no se volviese ocupar. Los habitantes que no fueron ejecutados por el siniestro sistema de la crucifixión, se exiliaron. No hay que llevarse las manos a la cabeza por asuntos de religión.



El valido de Alhakén fue un mozárabe (un cristiano arabizado), el conde y general Rabí ben Teodulfo, que fue quien ejecutó la política fiscal y la posterior represión desde su cargo de gobernador de cristianos, una especie de delegado político para estos asuntos. El tal Rabí acabó crucificado por el sucesor de Alhakén como primera medida de su mandato. La guardia palaciega, los mudos (no hablaban árabe o romance), tampoco eran exactamente seguidores de Muhammad. De los quince o veinte mil vecinos de Saqunda, que era como el Campo de la Verdad pero en el siglo IX, se sabe que acabaron fundando Fez o tomando Creta enrolados en la piratería, que entonces era oficio respetable en todo el Mediterráneo.

Saqunda durmió en el subsuelo de la ciudad hasta que Córdoba empezó a gestar la ocupación de lo que hoy es el distrito sur de la ciudad. La excavación sistemática se produjo en fechas recientes, cuando se tomó la península de Miraflores para realizar el parque y el centro de congresos que nunca llegó a levantarse. Los restos siguen ahí, cubiertos con una amplia capa de jaramagos, con trazas claras de calles y casas.

Conservación

La Junta realizará un proyecto de conservación «in loco», lo que significa que se delimitará un sector concreto del arrabal de Saqundapara convertirlo en testigo de lo que se ha llamado la segunda Córdoba. Se trata de un procedimiento complicado porque los restos se encuentran semihundidos. Eso obligará a desmontar lo que se pretende conservar y a volver a montarlo, como un puzzle, en una zona acotada en el jardín.

El proyecto comprende también dotar a la zona de material para una correcta comprensión sobre lo que fue el arrabal. Entre otras, una mesa 3D con el objetivo de enseñar los límites de una zona de Córdoba de relevancia para la historia política de Al Andalus. Los restos serán acordonados para que no se conviertan en lo que se suelen devenir estas cosas. Un basurero ocasional, como el horno de las Ollerías, que ha pasado a ser una enorme papelera para los desaprensivos que no distinguen un elemento del patrimonio histórico de un contenedor de residuos.



El resto de Saqunda, en muy mal estado, pasará a la historia o volverá a ser sepultado incrementando el debate abierto aún sobre qué hacer con los restos de arrabal en el término municipal de Córdoba.

Con información de ABC

©2014-paginasarabes®