Los hebreos y su inclinación hacia la violencia – Por Aisar Albornoz

sacrificio_ismael
Sacrificio de Ismael

Siempre llama la atención la virulencia conque los sionistas realizan sus ataques sobre la población palestina; como maltratan, detienen y golpean a mujeres y niños. Viven reclamando compasión y proclamando una condición de víctimas que ya nadie en su sano juicio cree. Pero todo tiene una razón de ser, todo tiene un origen, nada se produce por generación espontánea. Veamos entonces.

Es indiscutible que los antiguos «hebreos» manifestaron una inclinación extraña hacia la práctica de sacrificios sangrientos a sus dioses. Típico es el cuento judío de Abraham, que ofrece matar con un cuchillo a su primer nacido, Isaac, como una ofrenda a Yahvé quien  había ordenado hacerlo así . Más típico todavía es la idea hebrea de que su dios requeriría de tales asesinatos.

Es el día de hoy que podemos leer estos testimonios en la Torá y en su versión cristiana, el Antiguo Testamento.

R.Macalister dice que halló cuerpos sacrificados de niños jóvenes en la totalidad de un estrato semítico; este trabajo describe los restos de estas víctimas y muestra imágenes de las mismas.

Isaías le encarga a los judíos «quemarlos a ellos con ídolos debajo de cada árbol verde, matar a los niños en los valles debajo de los riscos de las rocas» (Isaías VII, 5). Hay muchas otras referencias del Viejo Testamento a la práctica del sacrificio de niños a Moloch.

Le dice al Rev. J. Kitto en el C. of Biblical Literature, 1895: «sus altares humearon con sangre humana desde el tiempo de Abraham a la caída de los Reinos de Judah e Israel.»

G. A. Dorsey escribe: «Históricamente, su templo en Jerusalén, como un templo hindú o azteca, era un matadero de un sacrificio después de otro.»



La Jewish Encyclopedia (1904) dice: «El hecho, generalmente aceptado ahora por escuelas críticas, está en que se le ofrecieron a Yhwh, en los últimos días del Reino, los sacrificios humanos, como Rey o Consejero de la Nación y que los Profetas desaprobaron de él.»

Jesús mismo dice de los fariseos (San Juan VIII, 44) que ellos son asesinos hereditarios, que término puede tener ningún otro significado que asesinos rituales: «Es su padre el diablo y las lujurias de su padre harán. Es un asesino desde el principio…»

 ¡Esto está en el Libro sobre el que, cuando «se da testimonio de», se jura al dar evidencia de ser «anti-semita» a quien expone sobre el asesinato de niños cristianos por judíos!

«El Rabinismo era un despliegue de Fariseísmo, el colmo y la saturación vertida de doctrinas corruptas, observadas y practicadas, en que los riachuelos corren arriba en los días de Cristo y al inverso de ellos en los de Ezra, hasta que se pierden en la fuente matriz, la Filosofía Religiosa de un Zoroastrismo corrompido.» (Rev. J. Kitto, Cyclopedia of Biblical Literature).

El sendero de la tradición, entonces, está completo y lleva a Rabinismo. Representación del inconcluso sacrificio de su primer hijo solicitado por Jehová al profeta bíblico Abraham, en un evidente acto de connotaciones molocquianas, o sea, del culto judío a Moloc que exigía el sacrificio ritual de todo primogénito.

«El Talmud declara tan hay dos géneros de sangre agradable al Señor:  (1) la del Paschal holocausto y; (2) la de una circuncisión.» (El Paschal holocausto es la Pascua de Resurrección o Sacrificio de Easter)

Supongo que cada nación tiene al Dios que merece y admira. ¿Cómo puede haber un grupo de personas como estas, cuyo Dios Definitivo toma la sangre obtenida de mutilaciones de órganos del genital humanos como algo «agradable»?.

Sir Richard Burton comenta: «Obviamente, una enseñanza tan cruel y vindicativa como ésta, que recontó en el capítulo previo, debió rendir sus frutos en el crimen y en las atrocidades.»

Todas estas «enseñanzas» talmúdicas que son seguidas al pie de la letra por los sionistas y fieles ortodoxos, (que en su inmensa mayoría, por supuesto, son sionistas), quizás sirvan para explicar las aberrantes conductas seguidas por el estado invasor sionista y sus esbirros electores.

Y como reza en Eclesiastés 1:9:

Lo que fue, eso mismo será;
lo que se hizo, eso mismo se hará:
¡no hay nada nuevo bajo el sol! 

Por Aisar Albornoz

©2013-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons
Los hebreos y su inclinación hacia la violencia por Aisar Albornoz se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 Internacional.
Basada en una obra en https://paginasarabes.com/2013/11/30/los-hebreos-y-su-inclinacion-hacia-la-violencia-por-aisar-albornoz/.

¡ Palestina vencerá !

contrafil
¡ Palestina vencerá !

A principios de enero de 2009, como parte de la operación militar “Plomo Fundido”, el Estado israelí bombardeó la Universidad Islámica de Gaza, una de las instituciones educativas más prestigiadas en el Medio Oriente, un símbolo cultural. La justificación de siempre es la defensa de sus ciudadanos, pero en los hechos es terrorismo de Estado. Aclaremos, rechazo cualquier forma de terrorismo en cualquier parte del mundo cuyo blanco sea la población civil inerme, pues no es el método insurreccional revolucionario; pero una cosa son las injustificables acciones terroristas de grupos armados cualquiera y otra muy diferente es el poder terrorista de Estado, como el del gobierno de los Estados Unidos y, en este caso, el de Israel. Con el pretexto de proteger a sus ciudadanos, el Estado Israelí ha venido despojando al pueblo palestino de su territorio y cometiendo atrocidades e infanticidios.

Una de las poblaciones más cultas y con educación universitaria es la Palestina, con uno de los mayores índices en el mundo de estudiantes con posgrado. El pretexto israelí fue que en dicho centro de estudios se encontraban fuerzas extremistas, lo cual, como señaló Akram Habeeb (profesor de literatura, becario Fulbright, de dicha universidad), es mentira: “Como profesor independiente, sin afiliación partidaria, afirmo que la Universidad Islámica de Gaza, así como las universidades católicas y las pontificias en todo el mundo, es una institución académica que abarca un amplio espectro de tendencias políticas. La conozco bien, como una prestigiosa universidad que estimula la libre expresión y la circulación de ideas. Si mi declaración les resulta excesivamente personal y comprometida, los invito a visitar la página web de la UIG y a conocer su historia, sus departamentos, los estudios que allí se desarrollan. Podrán enterarse de su presencia en numerosas redes y centros académicos de todo el mundo. Podrán conocer el trabajo de sus profesores, estudiantes e investigadores, los premios y becas de estudio que cotidianamente reciben por parte de reconocidas instituciones en todo el mundo». Entonces, es de total ignominia que la camarilla caciquil dueña de la Universidad de Guadalajara (UdeG), y de la Feria Internacional del Libro (FIL) haya invitado a Israel a esta Feria. Recientemente entrevistaron a Tonatiuh Bravo Padilla, rector general de la UdeG (La Jornada, 25/11/13) y le preguntaron acerca de que un grupo de intelectuales hubiera pedido espacio en la FIL para la expresión cultural palestina y respondió: “Cuando decidimos invitar a Quebec, piensa en la primera reacción del gobierno canadiense, con Cataluña…, en el momento más difícil de la relación bilateral entre Cuba y México, en los tiempos del ‘comes y te vas’ de Fox, al año siguiente se decidió que Cuba fuera el país invitado, y tuvimos que resistir todo tipo de presiones que buscaban evitarlo. El caso de Israel tiene su particularidad, o hacemos una feria del libro abierta a todo el mundo, a todas las culturas, y promovemos una cultura de paz y de universalidad completa, o no la hacemos. Cuando invitemos a Irlanda qué va a opinar Inglaterra, y en el caso de Israel sabíamos lo que podría opinarse.”

Por supuesto, “Israel tiene su particularidad”; por eso mismo, es abiertamente grosero y humillante comparar a Quebec, a Cataluña, a Cuba o Irlanda, con Israel. Ignorancia supina, pues son casos históricos y geopolíticos absolutamente distintos ¿En qué reside “la particularidad” cultural de Israel? ¿En su terrorismo de Estado? ¿En su afán colonialista-sionista, expansionista feroz? ¿En su genocidio, en su infanticidio? Si realmente se quiere promover “una cultura de paz”, de coexistencia, lo ideal hubiera sido invitar a Israel y a Palestina; eso sería muy loable, pero eso nunca fue la verdadera intención. En otra entrevista muy diferente, el gran cineasta Ken Loach afirma: “La opresión existe en todo el mundo, pero hay cierto número de cosas que hacen que el conflicto israelí-palestino sea especial. En primer lugar, Israel se presenta ante el mundo como una democracia, un país similar a cualquier otro Estado occidental, cuando de hecho está cometiendo crímenes contra la humanidad. Ha creado un Estado que está dividido según criterios raciales, como el régimen del apartheid en Sudáfrica. Europa y los Estados Unidos lo sostienen en el plano militar y financiero.”

Entonces, es totalmente injustificable que este país haya sido el invitado de honor a la Feria. Israel fue expulsado de la Unesco, algo muy vergonzoso para cualquier nación. Más aún, en Canadá, hace días el Tribunal Russell dio a conocer sus resoluciones en cuanto a las violaciones del derecho internacional cometidas por el régimen de Israel en contra del pueblo palestino. Frank Barat, coordinador del Tribunal Russell sobre Palestina, presentó las conclusiones de este tribunal ciudadano sobre la culpabilidad por apartheid de Israel y su ocupación ilegal de los territorios palestinos. Uno de los objetivos de este tribunal internacional creado en el 2009 es dar a conocer los países, instituciones y multinacionales que permiten al régimen de Israel violar el derecho internacional. Aquí debemos incluir la complicidad del gobierno priista mexicano. La visita de Shimon Peres, presidente de Israel, a México, y los acuerdos comerciales con el gobierno de Enrique Peña Nieto, esclarecen el verdadero motivo de la invitación a la FIL: no hay nada cultural, se trata de vulgares negocios y arreglos políticos. Peres criticó el muro entre Estados Unidos y México, pero no la ignominia del muro levantado ilegalmente por su gobierno en Cisjordania. Cinismo sionista. Antier, la ONU aprobó por amplia mayoría una resolución que declara a 2014 Año Internacional de Solidaridad con el Pueblo de Palestina. Eso es muy loable. Desde ya, la Coordinadora CONTRA–FIL está presente.

Por Román Munguía Huato

Con información de : Páginas Mexicanas

©2013-paginasarabes®

Shimon Peres: último guerrero del sionismo histórico

shimon_peres_0009_a
Shimon Peres: último guerrero del sionismo histórico

Desde que en Palestina se injertó territorialmente la entidad política pro yanqui llamada «Israel», Shimon Peres fue, durante más de 60 años, titular de varias carteras estratégicas, dos veces primer ministro, tres veces canciller, Nobel de la Paz 1994 (sic) y presidente del enclave neocolonial, militar y expansionista desde 2007.




Nacido en 1923 como Szymon Persky (que en hebreo quiere decir «buitre») en Vishneva, entonces de Polonia y hoy de Bielorrusia, la familia Persky o Peres, inmigró a Palestina en 1934. Siete años después, el joven ingresó a las milicias de Haganá (lideradas por Ben Gurion) y participó en múltiples atentados terroristas. Ataques que los sionistas llaman «guerra de independencia», y entre cuyas víctimas no sólo hubo palestinos, sino también judíos engañados, haciendo creer a la opinión pública que los atentados eran provocados por agentes del mandato británico en Palestina.

Casos resonantes: el estallido del buque Patria, perpetrado en la rada de Haifa, donde murieron cerca de 260 judíos, con cientos de heridos (1940), o el dinamitazo contra el hotel Rey David de Jerusalén (1946). Y otros crímenes cometidos por el Haganá, Irgún, Lehi y Stern, las cuatro bandas terroristas que más tarde se fusionaron en el Tzahal, o Fuerzas «de Defensa» (sic) del Ejército sionista.

Peres fue elegido delegado al 22 Congreso Sionista Mundial (1946), donde se convirtió en delfín de Ben Gurion. Al año siguiente integró el alto mando del Haganá, y en 1953 fue enviado a Estados Unidos para adquirir armas y estudiar el establecimiento de las defensas aeronáuticas. Luego, con asesoría francesa, gestionó la construcción del reactor nuclear de Dimona, en el desierto de Neguev (1957).

La trayectoria del jefe sionista, que disfruta de inmerecido reconocimiento en la escena internacional, ha sido curiosa. Uri Avnery, veterano periodista que bien lo conoce, recuerda que “…en docenas de campañas electorales, a la Knesset (Parlamento), y en elecciones primarias de su propio partido, Peres nunca ganó ni una mayoría en una elecciones como líder de su partido (Avoda, laborista) y jamás fue elegido en otros casos en los que se presentaba como candidato individual”.

No obstante, la génesis, crecimiento y decadencia de «Israel» reconoce hoy en Shimon Peres al único sobreviviente del llamado «sionismo histórico», ideología ultranacionalista de finales del siglo XIX que, como es sabido, usurpó el formidable legado cultural del judaísmo y se inventó un Estado sin constitución y sin fronteras con el propósito explícito de reconstruir el «Gran Israel» bíblico (1948).

A raíz de la invasión de Tel Aviv a la indefensa Gaza a finales de 2008 e inicios de 2009, el famoso Informe Gladstone de la ONU (2009) acusó a Shimon Peres de crímenes de guerra, y de la limpieza étnica de mil 449 palestinos, en la que 85 por ciento fueron mujeres y niños.

Cargos que al Comité Nobel llevó a intentar quitarle a Peres el galardón de la Paz, que en 1994 compartió con Isaac Rabin (asesinado en 1995 por un judío fanático) y el prócer palestino Yasser Arafat (envenenado por agentes del Mossad en 2004). Cargos, en fin, que en nada alteran la «ética progresista» del que también presidió la Internacional Socialista (1978) y ordenó el bombardeo de la sede de la ONU en la aldea de Qana, en el sur del Líbano (1996, 106 muertos).




A finales de enero de 2009, en el contexto del Foro Económico Mundial de Davos, el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan abandonó una discusión abierta con Peres y acusó al Estado sionista de haber establecido en Gaza una «prisión a cielo abierto». Y el 31 de mayo de 2010, cuando en aguas internacionales del Mediterráneo la Marina de Tel Aviv abordó una flotilla que llevaba alimentos y ayuda a Gaza, asesinando a nueve activistas e hiriendo a 30 personas, Shimon Peres declaró: «¿Por qué fueron golpeados (los marinos)? ¿Porque no quisieron matar a nadie?»

Peres aplicó una política ambivalente, prohibiendo por un lado la creación de nuevos asentamientos de colonos en Cisjordania y no descartando abrir un diálogo con la Organización para la Liberación de Palestina, y ordenando por el otro lado a los comandantes militares la represión despiadada a los amagos de resistencia civil palestina en los territorios ocupados.

¿Cuáles son las convicciones más íntimas de Peres? “Bueno –escribe Avnery–, eso depende del año, el día y la hora… Peres ha defendido todos los puntos de vista posibles, desprendiéndose de ellos sin mirar atrás, y adoptando rápidamente otros nuevos. Peres es la la perfecta encarnación de aquella famosa frase de Groucho Marx: ‘Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros.’”

Para ciertos intelectuales, «la cultura» de un Estado terrorista cuenta más que el sufrimiento humano. Peres, por ejemplo, tiene 16 libros publicados. Pero el honorable Avnery, un intelectual de verdad, advierte que el presidente de la entidad sionista “…nunca lee un libro, pero hace que sus ayudantes le preparen resúmenes de sus contenidos para poder hablar de ellos con conocimiento”.

Por José Steinsleger

Con información de : La Jornada

©2013-paginasarabes®