Archivo de la etiqueta: Palestina

Jackie Salloum: Palestina y sus ritmos de resistencia

Slingshot Hip Hop

La directora Jackie Salloum dice que los jóvenes deberían recurrir al arte para expresar su desacuerdo.

Jackie Reem Salloum, una directora de cine y activista, ha sido una de las personas clave en el movimiento para aumentar el interés mundial en el arte palestino.

Nacida de padres palestinos y sirios en Dearborn, Michigan, su obra de arte fue influenciada por sus experiencias como una mujer joven en la diáspora árabe.

Durante su adolescencia, estudió en la renombrada escuela de arte Steinhardt en la Universidad de Nueva York, donde aprendió a reinterpretar símbolos culturales tradicionales estadounidenses como máquinas de bolas de goma para incluir referencias a figuras revolucionarias como Musa Kazim Pasha al-Husseini, un alcalde de Jerusalén que fue expulsado en la década de 1920 por su oposición a las políticas pro-judías británicas.

El planeta de los árabes

En 2005, Salloum presentó El planeta de los árabes , una película de nueve minutos sobre cómo se retrata a los árabes en los medios de comunicación, en el Festival de Cine de Sundance.

Sin embargo, Salloum no encontraría aclamación crítica hasta su última película, Slingshot Hip Hop, que se exhibió en el Festival de Cine de Palestina de Toronto.

En el documental de 80 minutos, Salloum describe las vidas y el arte de los artistas de hip-hop palestinos que viven bajo la ocupación israelí. Grupos como el DAM de los empobrecidos ghettos de Lyd en Palestina ocupada y las relaciones públicas de Gaza infunden energía en resistencia cultural.

Al Jazeera se encontró con Salloum en Toronto, donde habló sobre su arte y su película, y sobre algunos de los obstáculos con los que ha tropezado a lo largo de los años.


¿Por qué consideras que tu película es una forma de resistencia?

Cualquier árabe que esté realizando un trabajo que desafíe los estereotipos y las políticas estatales / extranjeras o cree un trabajo que refleje nuestra cultura e historia está representando resistencia.

La película continúa mostrándose en festivales de todo el mundo, donde muchas personas ven imágenes de Palestina y los palestinos por primera vez.

Los raperos que aparecen en la película están abriendo una ventana a la vida palestina a su manera. La película es también una herramienta educativa. Se usa en los currículos de muchas escuelas secundarias y universidades de todo Estados Unidos.

Los estudiantes de áreas como Brooklyn, que son predominantemente negros, latinos y chicanos, están siendo inspirados por la lucha de los palestinos.

Están encontrando conexiones entre sus propias luchas, y las historias contadas sobre la vida en la Palestina ocupada y el Apartheid israelí en las letras de los raperos palestinos.

Los estudiantes de América incluso han escrito canciones de hip-hop en honor a los raperos en Palestina utilizando una mezcla de música árabe y estadounidense. Esas son algunas de las formas en que la película funciona como una forma de resistencia.

Slingshot Hip Hop
¿Qué obstáculos enfrentaste al hacer Slingshot Hip Hop?

Cuando estaba tratando de recaudar dinero para el proyecto, siempre tenía que reafirmar el hecho de que la película trata sobre el movimiento de hip-hop palestino.

La mayoría de la gente supondría que mi película trataba sobre israelíes y palestinos que se unen a través del hip-hop, y cuando se dieron cuenta de que se trataba solo de los palestinos, perderían interés.

Eventualmente, me quedé sin dinero y tuve que regresar a casa con mis padres y trabajar en la heladería familiar. Recolectaba durante el día, editaba por la noche y sacaba todos los beneficios de la heladería.

Por eso, al final de la película, leerás “Producciones de Buza fresca (helados en árabe)”, en homenaje a ellas.

Sin ellos y sin el apoyo de la comunidad y otros artistas, no habría habido fondos para la película.

También enfrenté barreras para filmar la película en la Palestina ocupada por trabas del gobierno israelí. Como árabe-estadounidense, pasar por el aeropuerto Ben Gurion en Tel Aviv siempre es una experiencia desafiante y entrar en Gaza es aún más difícil.

Esto es especialmente cierto cuando saben que tu origen es palestino. Siempre me detuvieron e interrogaron, algunas veces durante más de siete horas.

El estrés vino de no saber si se me permitiría entrar; Tengo muchos amigos árabes a quienes se les negó la entrada. Una vez, las autoridades israelíes rompieron mi cámara antes de devolvérmela, y desde entonces, no llevo ninguna de mis cintas o equipo cuando viajo.

No creo que me tengan miedo. Simplemente no quieren que su imagen se empañe. En ese sentido, Israel ve todas las cámaras como una amenaza. En los Estados Unidos, por ejemplo, la imagen de Israel está muy controlada.

Nunca escuchamos ninguna crítica de las políticas israelíes. Incluso cuando civiles civiles como Rachel Corrie fueron asesinados por un bulldozer israelí, las acciones de Israel se justifican en los medios como parte de su lucha contra los llamados terroristas en Gaza.


¿Cuál es la relación entre los raperos palestinos e israelíes?

No quería hacer una película sobre israelíes y palestinos que se unieran a través del rap porque esa no era la realidad de la escena hip-hop allí.

No hay mucha colaboración entre raperos palestinos e israelíes. El artista de hip-hop israelí más popular es un sionista de derecha cuya audiencia llama a la muerte a los árabes en sus shows.

Los raperos palestinos y sus audiencias nunca abogan por el asesinato de israelíes o judíos.

Hay algunos raperos israelíes progresistas y que apoyan al hip hop palestino, que trabajan en proyectos de colaboración con DAM y otros raperos árabes israelíes.

Sin embargo, eso no refleja la escena predominante del hip-hop israelí.

¿Ha pedido a las mujeres árabes que se involucren más en las artes?

Siempre es importante escuchar las voces de las mujeres en todas partes.

Ya es difícil para la mayoría de los jóvenes árabes, ya sean hombres o mujeres, decirles a sus familias que quieren entrar en las artes.

Esta realidad se agrava más para las mujeres, que tienen que desafiar las ideas que quieren mantenerlas en casa para cocinar y limpiar. Cuando les dije a mis padres que quería especializarme en arte, me dijeron “no seas farmacéutico ni bibliotecario”.

Así que me comprometí un poco por ellos al especializarme en diseño gráfico, y lo apoyaron. Pero seguí haciendo arte y cuando vieron los efectos que tuvo y la cobertura de los medios se volvieron muy solidarios y trataron de convencer a otros padres árabes para que les dijeran a sus hijos que se convirtieran en artistas, cineastas y músicos.

Abeer, una artista palestina presentada en la película, tuvo que luchar contra las amenazas de sus primos para subir al escenario y cantar. Ella tenía que hacer la mayor parte en secreto.

A pesar de eso, ella siguió haciendo lo que más le gustaba, que es hacer música.

Desde la proyección de la película en Jordania, Líbano y Palestina, e incluso en Estados Unidos, las jóvenes han inundado a Abeer con correos electrónicos que muestran su apoyo y aprecio por el trabajo que está haciendo.

Muchos de ellos dijeron que enfrentaban obstáculos similares en casa. Abeer también ha recibido mucho apoyo de los raperos palestinos que se han negado a dejarla sin trabajo, y han criticado a las sociedades árabes por su trato hacia las mujeres.

Quiero que las personas en el mundo árabe vean a mujeres jóvenes como Abeer y la banda Arapeyat y se den cuenta de que el hip-hop no es como la música pop recubierta de caramelo que está saliendo predominantemente de Estados Unidos y el mundo árabe.

¿Cuáles son algunos de los descubrimientos más sorprendentes que hiciste sobre Palestina durante la película?

Para mí, siempre he tenido una familia que ha vivido en Cisjordania, así que estoy muy familiarizado con la vida bajo la ocupación.

Mi única interacción con los israelíes había sido en los puestos de control y aeropuertos, o cuando están en sus tanques o torres de francotiradores. La película, sin embargo, me presentó a los palestinos que viven en las tierras ocupadas por Israel desde 1948.

Inmediatamente me sorprendió la cantidad de discriminación y opresión que estas personas enfrentaron viviendo en Israel, a pesar de tener la ciudadanía israelí.

En particular, me sorprendió el nivel de asimilación al que estaban sujetos los palestinos. Algunas de las personas más jóvenes que conocí estaban confundidas acerca de su identidad palestina, y no sabrían cómo identificarse.

Todo esto sirve para abrir una brecha entre una gente ocupada. Fue difícil ver a los palestinos que vivían en Cisjordania, Israel y Gaza sin poder ir a visitarse.

El hip-hop sirvió como un punto de unión para estos jóvenes palestinos.


¿Qué podemos esperar de tu próximo proyecto?

Dado que la película tardó casi cinco años en lograrse, quiero dedicar algo de tiempo a lograr que Slingshot Hip Hop sea tan exitoso como ahora que ya no existe.

Pero eventualmente, quiero trabajar en hacer videos musicales para artistas árabes. Incluso si se trata de música pop, creo que puedo usar esos tres minutos para poner una historia en la canción.

Quiero hacer algo diferente a las velas, el agua y las fórmulas femeninas que dominan nuestras pantallas en estos días.


Planet of the Arabs es un cortometraje experimental que trata la representación negativa que hace Hollywood de los árabes y los musulmanes durante décadas. Fue inspirada por el libro “Reel Bad Arabs” del Dr. Jack Shaheen. De 1000 películas con personajes árabes y musulmanes (desde 1896 a 2000), únicamente 12 tenían un caracterización positiva, 52 eran neutras y más de 900 eran negativas.

Premios: Cinematexas Film Festival .


Jacqueline Reem Salloum

Jacqueline Reem Salloum es una artista y cineasta con sede en Nueva York. Basándose en sus raíces palestinas y sirias, su trabajo infundido de pop se centra en desafiar los estereotipos de los árabes en los medios. Ha dirigido varios cortometrajes sobre este tema, incluido Planet of the Arabes , que recibió el International Editing Award en el CinemaTexas Film Festival 2005 y fue una selección oficial del 05 Sundance Film Festival.

Después de recibir su MFA de la Universidad de Nueva York, Salloum comenzó a dirigir su primer largometraje documental Slingshot Hip Hop . Luego de cinco años en la realización, hizo su estreno en el Festival de Cine Sundance 2008-Competencia de Documentales. El trabajo de Salloum también es la base de un programa de educación para jóvenes en Palestina, y frecuentemente habla en universidades y da conferencias a nivel internacional.


Con información de Al Jazeera , Centro de Estudios de Palestina y Muestra de Cine Palestino.

©2018-paginasarabes®

La Llamada de la Tierra – Fadwa Tuqán

La Llamada de la Tierra

«¿Me han usurpado mi tierra? ¿Me han privado

[de mis

derechos,
y me voy a quedar aquí, uncido al exilio,

[humillado y

desnudo?
¿Me voy a quedar aquí a morir como un

[extraño en tierra

extraña?
¿Me voy a quedar?
¿Y quién lo ha dicho?
Volveré a la tierra amada.

¡Por supuesto que volveré!
Y allí se cerrará el libro de mi vida.
Se apiadará de mí su tierra generosa
y dará cobijo a mis cenizas.

¡Regresaré, es necesario que vuelva!
¡Regresaré, comoquiera que sean mis desgracias!»
Más siguió desterrado, observando su tierra
y murmurando: «¡Es necesario que vuelva!»


Mientras, agachaba la cabeza en la tienda,
cerrando el alma a su oscuridad,
cerrando el pecho a su desgracia.
Pero seguía estando ahí, fija, esa idea,
zumbando febril y silenciosa,
hirviendo y ardiendo en su cabeza,
quemando, como el fuego, sus sentidos:
«¡Regresaré, es necesario que vuelva!»

Fadwa Tuqán


©2018-paginasarabes®

Falsas indemnizaciones solventaron usurpación Palestina tras la IIGM

En noviembre de 1963, el nuevo ministro de Finanzas, Dahlgrün, dijo ante el Bundestag que las indemnizaciones ya pasaban de los 40.000 millones de marcos. Un año después, al anunciarse que Alemania iba a dar punto final a tales reparaciones, Nahum Goldmann, presidente del Congreso Mundial Judío, se presentó en Bonn en el mes de diciembre.

Poco después de su llegada convocó una conferencia de Prensa y dio unos «consejos» a la República Federal para que no se viera en dificultades con la «opinión pública mundial». Uno de esos consejos fue el de que la Alemania Federal ayudara a los judíos de los países orientales emigrados a Israel a partir de 1953. Hasta la fecha sólo recibían indemnizaciones los que las habían solicitado antes de 1953, por eso Goldmann pedía para los nuevos 180.000 judíos el modesto óbolo de mil millones de marcos (15.000 millones de pesetas). De lo contrario afirmóse borraría por completo la «buena impresión» que habían causado entre los judíos las anteriores donaciones. El Gobierno alemán concedió dicha cantidad y una propina, todo por un total de 1.200 millones de marcos.

En marzo de 1965, Nahum Goldmann pidió al ministro de Finanzas, Dahlgrün, otra indemnización suplementaria por 4.500 millones de marcos. Por último, el 26 de mayo aprobó el Bundestag la cláusula final de la Ley de Indemnizaciones. Dahlgrün aprovechó la ocasión para dejar bien claro que hasta ese momento la Alemania Federal había abonado 28.000 millones de marcos, y que aún le quedaban por entregar otros 17.000 millones. Es decir, que Alemania está pagando 45.000 millones de marcos (675.000 millones de pesetas), a cuenta principalmente de la leyenda de los seis millones de muertos.


Lo más curioso es que en los medios sionistas se habla de que la URSS posiblemente dejará salir de su territorio a tres millones de judíos muchos de los cuales, según la propaganda, fueron transformados por los nazis en pastillas de jabón, con lo cual las indemnizaciones seguirían aumentando «ad infinitum».

La mayor parte de estas inmensas sumas la reciben los judíos a través de dos canales. Uno es el acuerdo concertado entre la República Federal e Israel en 1952, y el otro es el estipulado por Bonn y la «Conference on Jewish Material Claims against Germany».

Teniendo en cuenta que en 1939 la judería de toda Europa apenas llegaba a los seis millones de seres, es indudable que si ciertamente hubieran sido exterminados hoy se habría ahorrado sus pagos la Alemania Federal.

Aunque pudiera admitirse la reparación individual de los judíos perjudicados, resulta mucho más dudosa la de Israel. Por eso Austria se ha negado a dar un solo céntimo, ya que, como indicó su ministerio de Finanzas, para indemnizar a Israel «faltan las bases jurídicas, ya que este Estado no existía aún durante el dominio del nacionalsocialismo, por lo cual tampoco pudo ser perjudicado en el territorio de la República de Austria». Por otra parte, de los dos millones de judíos israelíes más de la mitad no tuvieron nada que ver con Alemania, ya que proceden del Norte de África y de Asia.

Sabido es que Israel fue creado en 1948 mediante un acto de violencia, y el millón de árabes expulsados no recibieron un solo céntimo por ello.

Raro es el día en que no habla la Prensa de las maravillas del «vergel israelí», que antes sólo era un erial habitado por árabes piojosos. Únicamente se silencia que los capitales invertidos proceden de los Estados Unidos y de Alemania. Si han podido crear o reformar 30 ciudades y 450 colonias aldeanas se debe, por tanto, a los 7.000 millones de dólares recibidos del extranjero. Cincuenta buques mercantes, por un total de 450.000 toneladas, y entre ellos esa maravilla que es el «Theodor Herzl», han sido dados gratuitamente a Israel por los alemanes. Otro tanto ha sucedido con los equipos para 500 empresas industriales.

Como a pesar de todos los israelíes viven por encima de sus posibilidades y su balanza comercial arroja un déficit anual de 23.000 millones de pesetas, Nahum Goldman confesó en 1964, (diario «Le Mondé» del 4 de febrero), que «es principalmente gracias a las divisas alemanas cómo Jerusalén ha podido eliminar los déficits crónicos en su balanza de pagos».

Sólo olvidó decir que, los israelíes mantienen un ejército de 250.000 hombres frente a los 240.000 de todos los países árabes.

Así es como se ha renovado aquella simbiosis observada por Pío Baroja entre el mono germánico y la pulga judía. Y de ella se han derivado infinidad de casos lamentables.


En la Ley de Indemnizaciones de 1956 se especificaban los requisitos necesarios para solicitar una pensión como «víctima» de los nazis. Pero varias disposiciones posteriores fueron reduciendo las pruebas correspondientes, bastando a menudo con una simple declaración jurada. Estas facilidades excitaron de tal modo la codicia de algunos de los hijos de Israel, que muchos de ellos enviaron peticiones a nombre de difuntos para vivir de éstos. El Gobierno alemán apenas prestó atención al principio. Pero si el apetito es desmesurado, 675.000 millones de pesetas tampoco dan mucho de sí. Por eso, en los últimos tiempos, las autoridades federales examinaron más detenidamente las solicitudes. Se descubrieron numerosos casos de estafa y como recogió en marzo de 1965 el semanario «Deutsche National Zeitung» unas 20.000 peticiones de indemnización de ciudadanos israelíes quedaron bloqueadas.

Hoy resultaría imposible averiguar las cantidades que se han sacado fraudulentamente al contribuyente alemán. Pero en 1964 la Policía descubrió un caso sumamente curioso. Hace unos diez años regresó a Viena de la que había emigrado en 1938 el judío Hans Deutsch. Su maleta, como abogado especialista en indemnizaciones, estaba llena de formularios de este tipo. A sus clientes, por la tramitación de las instancias, les solía cobrar unos honorarios que a veces llegaban al 50%. Sólo de los Rotschild recibió cerca de un millón de francos suizos, y en total de unos 40 casos obtuvo los cien millones de marcos. El antiguo abogado de Tel Aviv se hizo de este modo multimillonario.

Deutsch planeó su mejor jugada. Entró en contacto con los herederos del barón húngaro Ferenc Hatvany, más concretamente con la viuda y la hija. De común acuerdo y comprando dos falsos testigos reclamaron al Gobierno alemán 400 millones de marcos en compensación por la colección de cuadros del barón que habían incautado las S.S. en Budapest en 1944. En ella figuraban 255 cuadros de Manet, el Greco, Renoir, etc., y 625 dibujos. Después de arduas negociaciones, Bonn accedió a abonar por dichos cuadros desaparecidos 35 millones de marcos.

Deutsch, tras muchas lamentaciones, aceptó la oferta. Así recibió 17 millones y medio de marcos, es decir, 262 millones de pesetas. No pasó nada. Creó la «Fundación Europea», con sede en Berna, y el gran filántropo estableció una serie de premios para personas amantes de la paz y del progreso. El primero, dotado con 50.000 francos suizos, le correspondió al español Salvador de Madariaga.

Cuando a finales del pasado año Deutsch apareció por el ministerio alemán de Finanzas para cobrar los 17 millones restantes, la Policía federal le recluyó entre rejas. ¿Qué había sucedido? Sonja, la hija del difunto barón, había recurrido a las autoridades alemanas para que no dieran un pfennig más a Deutsch. Habían surgido disputas entre ella y el astuto hebreo al repartirse el botín.

De este modo intervino la Policía y descubrió que la colección de cuadros del barón había sido incautada por los rusos en 1945. Las unidades de la S.S. mencionadas por Deutsch tampoco estuvieron en Budapest en julio de 1944. Los falsos testigos confesaron. Como es de suponer, ni un solo diputado se ha atrevido a mover el caso en el Bundestag. Incluso cuando la Prensa se ha referido a él, le ha nombrado como «abogado suizo» o «austríaco». Austria ha anulado en los últimos días su pasaporte, al comprobar que desde hace muchos años ya posee otro israelí.

Un judío sincero, Hedzi Zoltan, cuenta en el capítulo 14 de su libro «Izrael, Azigeretek Földje» (Israel, país de las promesas), lo sucedido a otro hebreo húngaro con las autoridades judías. Al presentarle éstas un formulario de indemnizaciones, el húngaro puso de relieve que él nunca había estado en ningún campo de concentración. Ellos le replicaron que firmase, pues ya se  arreglaría lo de los testigos y todo lo demás. Para tranquilizarle le aseguraron que gran parte de los documentos de los campos de concentración habían sido destruidos, y que «de ello viven muchos de nuestros hermanos».

Otros casos recientes han sido dados a conocer en las últimas semanas por el diario «Jedieth Chadashoth», de Tel Aviv. He aquí dos de las noticias al respecto:

«El abogado israelí Jakow Gregore, que vive actualmente en Brasil, y sus cómplices, el trabajador de la construcción Abraham Goldberg y el comerciante Arnold Sukar, han sido acusados ante el Tribunal de Distrito de Tel Aviv de intentar obtener de las autoridades alemanas, mediante la presentación de hechos falsos, 250 millones de marcos (3.750 millones de pesetas) … »

«La policía israelí ha iniciado una investigación contra diez abogados, sospechosos de la falsificación de documentos y la emisión de falsas certificaciones para las autoridades alemanas de indemnización… ».

Por B. de Roncesvalles


©2018-paginasarabes®