Archivo de la etiqueta: Noticias

Temer, del comienzo al final


Ni el rescate de la confianza del gobierno, ni recuperación económica, ni fin de la corrupción. Temer termina como empezó: en la mediocridad y la intrascendencia.

Marx se preguntaba cómo un personaje tan insignificante como Luis Bonaparte pudo tener un rol importante en la historia de Francia. Eran necesarias circunstancias excepcionales para que ello ocurriera. ¿Qué condiciones fueron posibles para que un personaje tan mediocre como Michel Temer llegara a la presidencia de Brasil?

Temer emergió al protagonismo político cuando el PMDB se agotó como fuerza de redemocratización, con la muerte de Ulysses Guimaraes y el desgaste del partido durante la presidencia de José Sarney. A partir de ese momento la muerte ideológica y política del partido era inevitable.

La mediocridad de Temer lo hacía un cuadro adecuado para el nuevo periodo del PMDB, donde jugaría el rol de sostén, alternadamente, de gobiernos de derecha y de izquierda. Como no es nada en sí mismo, Temer pudo protagonizar distintos roles del partido, actuando como equilibrio entre los distintos liderazgos. Así, el PMDB estuvo con Cardoso en los años 1990 y con el PT de 2003 a 2014. Gobiernos frontalmente opuestos, pero que han dependido del apoyo parlamentario del PMDB para gobernar.

Temer no fue escogido por el PT para ser vicepresidente, sino que, en su calidad de presidente del PMDB, fue indicado por ese partido para la lista de Dilma Rousseff. El PMDB, sin tener programa propio, siempre apoyando a los de otros partidos, tampoco tuvo candidatos a la presidencia de Brasil. Siempre anunciaba que lo iba a tener, pero siempre se adhirió al PSDB o al PT.

En las campañas electorales de 2010 y de 2014, Temer defendió los gobiernos de Lula y Rousseff, sus programas, atacando la alternativa de la derecha, representada por los candidatos del PSDB.

La crisis del gobierno en el segundo mandato de Dilma Rousseff abrió las puertas para que la mediocridad de Temer fuera puesta al servicio de otro proyecto: el que había sido derrotado cuatro veces sucesivamente en las urnas, por listas de las cuales él había sido parte. Valiéndose de la disposición desestabilizadora de los medios y del gran empresariado, además del cambio interno del mismo PMDB hacia la derecha, bajo la conducción de Eduardo Cunha, se ha recogido la lista de las propuestas más retrógradas y más de derecha, para que Temer lo presentara como un programa mediante el cual él se proponía recuperar la confianza en el gobierno, en el crecimiento de la economía y terminar con la corrupción (sic). Fue así que Temer rompió la alianza con el PT y se volcó a la posición aventurera, que ahora termina.

El programa era una versión de lo que el PSDB había presentado a los largo de las cuatro anteriores elecciones presidenciales y sucesivamente derrotado, con el apoyo del PMDB a los candidatos del PT. Fue la oportunidad que Temer encontró para intentar salir de su mediocridad y desempeñar algún rol histórico. Para ello anunció que era necesario reunificar el país, reconquistar la confianza en el gobierno y retomar el crecimiento económico.

Nada de eso fue hecho un año después del golpe contra Dilma Rousseff, así que Temer ha vuelto a ser un personaje decorativo, porque ni siquiera el grueso del paquete regresivo que él pretendía hacer aprobar fue avalado. Los involucramientos con casos de corrupción que ahora se vuelven públicos hacen de Temer un personaje mediocremente inútil.

Él se va sin pena ni gloria y el país se queda entregado a una situación caótica desde el punto de vista político e institucional, con una inmensa crisis económica y social, en medio de grandes movilizaciones populares que demandan elecciones directas inmediatas para presidente de Brasil.

Se abre el periodo posTemer, que la derecha pretende que no sea el del posgolpe. La disputa sobre esas alternativas se vuelve abierta, y la izquierda, bajo el liderazgo de Lula, interviene firmemente por retomar la democracia, después del reino golpista de Temer el mediocre… el breve.

Por Emir Sader
Con información:La Jornada

©2017-paginasarabes®

Mortal atentado en Líbano

libano_bandera_luto

El atentado, el más mortífero en Líbano en años, se suma a varios otros cometidos en refugios de Hezbollah desde que el partido y milicia chiíta empezó a enviar combatientes a Siria, en 2013, para apoyar al gobierno del presidente Bashar Al Assad en su lucha contra el EI y otros grupos islamistas sunnitas.

El ministro de Salud libanés, Wael Abou Faour, en declaraciones desde el lugar del atentado, en el barrio de Burch Barachn, en el sur de Beirut, dijo que 41 personas murieron y más de 200 fueron heridos, muchos de los cuales se hallaban en condiciones críticas.

Según la policía, dos hombres que iban a pie hicieron estallar cinturones explosivos que llevaban consigo cerca de una mezquita y sobre una calle de tiendas y otros comercios de ese humilde barrio, habitado mayoritariamente por musulmanes de la rama chiíta.

El Ejército y el ministro del Interior, Nuhad Mashnuk, dijeron que un “tercer terrorista” murió en el lugar a causa de una de las explosiones antes de que pudiera detonar la bomba que él portaba, informó la agencia de noticias EFE.

Las detonaciones ocurrieron con segundos de diferencia entre sí, y un centro comunitario chiita y una panadería fueron los edificios más dañados, dijeron fuentes de seguridad. Cerca del sitio se encuentra un muy custodiado hospital administrado por Hezbollah, que no fue alcanzado por los estallidos, agregaron las fuentes.

Al reivindicar el atentado en un comunicado difundido por Internet, el EI dijo que uno de los estallidos fue provocado por una moto-bomba y el segundo por un suicida.

“Los soldados del califato pudieron colocar una motocicleta explosiva en la calle Huseiniyah, en Burch Barachne, donde Hezbollah tiene su sede. Otro soldado con un cinturón explosivo dio su vida. No nos calmaremos hasta que nos venguemos”, dijo la organización extremista.

En otro comunicado, Hezbollah prometió continuar con su lucha contra los “terroristas” y predijo una “larga guerra” contra sus enemigos.

La zona donde ocurrió el ataque es contigua al campamento de refugiados palestinos de Burch Barachne.

La agencia de noticias estatal libanesa ANN identificó a los tres atacantes muertos en el atentado como los palestinos Hamed Rachid al Balegh y Ammar Salem al Rayes, y sirio Jaled Ahmed al Jaled.

La guerra en Siria, que según la ONU ya dejó unos 250.000 muertos, comenzó en 2011 con una revuelta popular contra Al Assad fuertemente reprimida que se agravó con la aparición de una insurgencia sunnita que busca derrocar al presidente.

Con el correr de los años, el conflicto enfrentó a viejos rivales de la región, fundamentalmente a Hezbollah e Irán, por un lado, y a Arabia Saudita, que respalda a los rebeldes, por otro.

Arabia Saudita, la petromonarquía absolutista y ultraconservadora sunnita, y su enemigo Irán, la principal potencia chiita del mundo, también apoyan a fuerzas políticas opuestas en Líbano, que sufrió su propia guerra civil desde 1975 a 1990 y donde aún son fuertes las rivalidades sectarias y religiosas.

El primer ministro libanés, Tamam Salam, decretó  día de duelo nacional, en el que se podrán ver las banderas ondeando a media asta, mientras que las radios y las televisiones difundirán música clásica y programas especiales.

“Es un acto criminal injustificable”, afirmó Salam, que también instó a todos los libaneses “a la unidad y a la solidaridad”.

El ex primer ministro Saad Hariri, líder de un bloque político opuesto a Hezbollah y sus aliados, condenó el atentado como un acto “vil e injustificado”.

Entre julio de 2013 y febrero de 2014 se registraron nueve atentados con explosivos contra bastiones de Hezbollah en el Líbano, la mayoría de los cuales fue reivindicado por grupos extremistas sunnitas.

El más letal hasta ahora había sido uno cometido en el sur de Beirut en 2013, cuando 27 personas murieron por el estallido de un coche bomba en el barrio chiita de Rweiss.

El atentado de coincidió con la primera reunión del Parlamento libanés en sesión plenaria en más de un año.

La Cámara de Diputados decidió guardar un minuto de silencio como gesto de respeto hacia las víctimas antes de suspender la sesión.

Líbano está sin presidente desde el 25 de mayo de 2014 por desavenencias entre los dos grupos que controlan el Parlamento, el del 14 y el del 8 de Marzo, uno contrario al gobierno sirio y el otro, encabezado por Hezbollah, favorable.

El vacío presidencial y la parálisis del Parlamento a la hora de tomar decisiones han generado otros problemas sociales, como una reciente crisis de la basura, que dio lugar a protestas populares en las calles del Líbano hace dos meses.

Con información de :TELAM

©2015-paginasarabes®

Muere el rey saudí Abdallah bin Abdelaziz

abdullah bin Abdelaziz al-saud

El rey de Arabia Saudí, Abdallah bin Abdelaziz, ha muerto a los 90 años de edad tras sufrir una neumonía, según informó la casa real en un comunicado.

Según las primeras informaciones, le sucederá su hermano Salman, de 79 años, que ha nombrado príncipe a su hermano Muqrin, segundo en la línea de sucesión.

Antes del anuncio, la televisión estatal Saudí ha interrumpido la programación para emitir versos coránicos, lo que habitualmente indica la muerte de un miembro de la familia real.

Abdallah bin Abdelaziz nació en 1924 y accedió al trono el 1 de agosto de 2005, tras el fallecimiento de su hermano y predecesor, el rey Fahd.

El primero en la línea sucesoria de Arabia Saudí es Salman bin Abdelaziz, nacido en 1935 y príncipe heredero desde junio de 2012 y que en la actualidad ocupa los cargos de viceprimer ministro y titular de Defensa.

Salman ha nombrado príncipe a su también hermano Muqrin bin Abdelaziz al Saud, segundo en la línea de sucesión desde marzo de 2014. Anteriormente fue director general de la inteligencia saudí y viceprimer ministro.

En un comunicado oficial, el nuevo rey Salman ha llamado al Consejo de Lealtad de la familia real a reconocer a Muqrin como su príncipe y heredero.

“Su alteza Salman bin Abdelaziz Al Saud y todos los miembros de la famailia y de la nación lamentan la muerte del rey Abdallah bin Abdelaziz, Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas, que ha muerto a la una de la madrugada de este viernes 23 de enero”, indica el comunicado.

Arabia Saudí, uno de los países más herméticos del mundo, pero con el que Occidente mantiene unas estrechas relaciones.

Sobre todo económicas, comerciales y financieras, vinculadas en buena medida al petróleo, del que el reino wahabí es el segundo productor mundial.

Arabia Saudí, un país producto de la unión -ya en el siglo XVIII- de una poderosa familia de beduinos, la Casa de Saud, con el teólogo musulmán Abdul Wahab, fundador de la corriente de pensamiento wahabí.

El wahabismo está considerado como la doctrina más radical y rigorista del islam suní.

La fusión de ambos factores -el político, con el poder en manos de la familia Al Saud, y el religioso, unido a la preeminencia del petróleo como elemento sustantivo de la existencia del país- ha hecho de Arabia Saudí un estado patrimonial.

Y en el cual no existe el menor atisbo de liberalización ni de transición, ni siquiera siguiendo la estela de las revueltas que comenzaron en el mundo árabe a finales de 2010 .

“Arabia Saudí siempre ha sido un apoyo firme, militar y de inteligencia de las políticas de Estados Unidos como la guerra contra los soviéticos en Afganistán (1979-1989) o en políticas antiterroristas”,

“Ahora empieza a haber un cambio porque hay un desequilibrio en la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudí, ya que Washington no necesita tanto el petróleo saudí pero los saudíes sí necesitan la ayuda militar y de defensa que le da Estados Unidos”.

La familia Al Saud debe mucho (por no decir todo) su poder al clero radical wahabí, que son los que lo sustentan desde la fundación del reino, en 1932.

Esta situación ha llevado a que esos clérigos extremistas ejerzan una enorme influencia en todos los aspectos del país.

Hasta el punto de llevarlo a una especie de anquilosamiento social, que se traduce en un deficiente sistema educativo, lo que lleva a que buena parte de los cuadros técnicos que trabajan en el reino sean extranjeros.

“En Arabia Saudí la gente no está acostumbrada a hablar de política en la casa. La política no es algo que esté dentro de la cultura saudí, con lo cual es más difícil que prendan movimientos de protesta, porque no hay una cultura política”.

Referencias:
RTVE
La Casa de Saud de Javier Martín

©2015-paginasarabes®