Archivo de la etiqueta: Islam

La bioética en el islam – Ali Alejandro Badrán (Imán; miembro del Comipaz)

Los principios fundamentales islámicos son el respeto a las integridades física y psíquica y la conservación de la genealogía. Ali Alejandro Badrán.

Desde hace algunos años y debido a los progresos tecnológicos en biología y en genética molecular, la medicina vive momentos históricos. Esos grandes avances de las ciencias de la vida humana parecen dar al hombre el dominio de la reproducción, de la herencia genética, del sistema nervioso.

Se pueden hoy predecir algunas enfermedades o ciertas malformaciones en un estado muy precoz de desarrollo del embrión. Se puede, igualmente, gracias a las manipulaciones genéticas, incluir en el cromosoma humano un gen externo sano y funcional, como también corregir un gen defectuoso.

Este progreso fantástico de la biología produce mucha esperanza en la medicina, pero también puede engendrar problemas; entre ellos, la procreación médicamente asistida, que entraña el riesgo de confundir la noción de filiación o de engendrar millares de embriones, cuya existencia plantea un problema de conciencia en el dominio no sólo de lo moral, sino también del Derecho.

También el diagnóstico prenatal puede llevar al eugenismo, que es la posibilidad de seleccionar los hijos de acuerdo al gusto de los padres. Las manipulaciones genéticas, verdadera cirugía plástica de los genes, podrían modificar el patrimonio hereditario de los individuos y constituir una amenaza para las libertades y la supervivencia de la especie humana.

Los trasplantes pueden engendrar un tráfico comercial de órganos y amenazan transformar el cuerpo humano en una reserva de piezas separadas, listas para el injerto. La necesidad de definir una actitud moral y de tomar conciencia, o de lograr un consenso social frente a los numerosos problemas planteados, ha dado nacimiento a una disciplina nueva que es la ética de las ciencias de la vida o bioética.

Si la palabra moral fue por largo tiempo la única empleada, la noción de ética está unida a ésta, porque la ética es el cuestionamiento que precede a la introducción de la ley moral, es la expresión de la mesura y una concepción interior.

El médico, cuya regla de conducta es el juramento hipocrático, se encuentra enfrentado a problemas jurídicos, éticos y religiosos que debe resolver en el terreno y de inmediato.

Moral islámica. Por eso es que el islam está dando una gran importancia a este tema, abordando la posición de la moral islámica en el campo de la bioética, frente a los grandes problemas actuales, como la interrupción involuntaria del embarazo, la procreación médicamente asistida, el diagnóstico prenatal, las manipulaciones genéticas, los trasplantes de órganos, los marcadores genéticos revelados por el genoma humano y la eutanasia, para citar algunos.

Además, define dos nociones fundamentales, que son las de la persona humana y la de muerte cerebral, siendo estas las claves de la bioética que condicionan el comportamiento de la moral islámica.

Recientemente, se ha constituido un Consejo Mundial de Ministros de Salud Musulmanes, que realizó un congreso mundial en Kuwait, en el que trató temas en los que afirma que los principios fundamentales islámicos son el respeto a la integridad física, el respeto a la integridad psíquica y la conservación de la genealogía o filiación de las personas.

El texto de la declaración final termina diciendo: “De acuerdo al Corán y los dichos del profeta Muhammad (Mahoma) nadie está ni estará jamás autorizado a poner fin a su vida ni la de otra persona, aun cuando esté aquejado de una enfermedad incurable”.

Uassalamu alaicum (La paz sea con ustedes).

©2011-paginasarabes®

«El Islam me hizo entender mejor a Oteiza y Nietzsche» – JAVIER ABDUL HAQQ SALABERRIA. EL ISLAM DESDE EL CANTÁBRICO

BEGOÑA DEL TESO

Una comunidad de nuevos y viejos guipuzcoanos quiere participar en la vida de este territorio: los musulmanes … Escribe en la revista ‘Buceo XXI’. Ha participado en el Plan de Lucha Contra El Cambio Climático y cuenta con orgullo la verdad y toda la verdad sobre la caza de la última ballena vasca cuyo esqueleto veneramos en el Aquarium. Su tatarabuelo era el patrón de la txalupa que la arponeó. Alumno de Jesuitas durante once años, llegó al Islam por el mejor camino: el sufismo, y encontró en él la espiritualidad y la tradición occidental que no reconocía en otras vías de conocimiento. Es miembro y preside varias asociaciones musulmanas.– ¿Hablamos del mar o del Islam?– El mar lo estamos matando. Ya has oído que se va a pagar a los pescadores para que capturen ¡basura! pero ¿sabías que en el Pacífico existe una isla inmensa a la que llaman ‘The Plastic Ocean’ y en la que por kilómetro cuadrado flotan 334.271 trozos de plástico?– ¡¡¡!!!– Te diré más. En esa zona, la relación entre el plástico y el placton es de seis a uno. Y añadiré: lo peor no es que el plástico no se destruya jamás sino que absorbe todo lo que hay a su alrededor. Si cianuro, cianuro. Si mercurio, mercurio. Es un destructor en potencia. No sé por qué nos preocupamos tanto del Choque de Civilizaciones. No necesitamos ningún enemigo más. Ni vivo ni muerto. Nos bastamos solitos para destruirnos.– Supongo que el Islam considerará el mal trato que damos a la Naturaleza pecado de usura.– Por supuesto. Porque el Islam no entiende la usura solo como el cobrar tremendos intereses sobre el dinero prestado, sino todo lo que destruye y corrompe la relación entre los seres humanos. El buen Islam no admite el juego sucio de los bancos, porque no acepta contratos en los que una de las dos partes termine siempre ganando y la otra sea la única que arriesgue su tranquilidad y su riqueza. En el buen Islam no se habla de comercio justo sino de economía justa.

– Le hubiese gustado contestar a la pregunta de qué le pediríamos a los políticos diciéndoles que aprendiesen de la parábola de la última ballena vasca. Cuéntela.

– Sabes del litigio que estalló entre las villas de Zarautz y Getaria tras su captura. Las dos reclamaban la propiedad del cetáceo y se arrogaban el derecho a obtener en el reparto mayor proporción de carne y aceite. Los ánimos se enconaron tanto que acabaron en juicio en Pamplona. Tanto duró la bronca que la ballena terminó pudriéndose sobre la arena sin que nadie pudiera aprovecharla….

– ¿Sabrá aprovechar Gipuzkoa la riqueza que le pueden aportar sus habitantes musulmanes?

– Ójala, insha’ Allah. Acaso a los más viejos les baste con usar las mezquitas como simples… casas regionales pero los más jóvenes, muchos de ellos nacidos ya en Gipuzkoa y conocedores del euskera prefieren la idea de centros culturales islámicos gestionados por ellos mismos, comunidad abierta, que participa en la sociedad. Centros que tengan un oratorio, sí, pero también espacios para la fiesta, la compra, la charla, la buena mesa y el intercambio de ideas y amistades. Yo llamaría a esas casas ‘Nur etxea’. Porque Nur significa ‘luz’.

– ¿Es cierto que el Islam le hizo comprender mejor a Oteiza?

– No entré al Islam a través de la religión residual árabe, sino por la espiritualidad del sufismo, que no me alejaba de mi tradición cristiana ni europea. Llegué al Islam del conocimiento, a ese que habla del ser, del vacío y se cuestiona.

Licencia Creative Commons
«El Islam me hizo entender mejor a Oteiza y Nietzsche» por JAVIER ABDUL HAQQ SALABERRIA se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

Las revoluciones árabes son inspiradoras, dice Cat Stevens


El mundo árabe-musulmán conoce desde las revoluciones en Túnez y Egipto “un despertar y un pedido fuerte de libertad”, estimó el domingo 22 de mayo en Rabat el cantante británico Yusuf Islam, más conocido con el nombre de Cat Stevens.