Archivo de la etiqueta: Islam

KITAB AL-HIKAM – (El Libro de la Sabiduría) – Ahmad Ibn Ata’Illah – Capítulo 1

tasawwuf_989876_a
1.
Señal de que contamos con la acción es que merme la esperanza cuando hay caída.

2. Desear la pobreza cuando Allah te impone que uses las riquezas es búsqueda de ti mismo, disfrazada. Pero careces de altas ambiciones si deseas usar las riquezas cuando Allah te impone la pobreza.

3. La muralla de las decisiones divinas: no la atraviesa ninguna fuerza síquica.

4. Tira el lastre de gobernarte a ti mismo: lo que otro hace por ti no tienes que hacerlo tú.

5. Tus afanes por alcanzar lo que tienes garantizado y tus descuidos al realizar lo que se pide de ti: pruebas de que las tinieblas te velan el ojo del corazón.

6. Cuida de no desesperarte si, pese a tus apremiantes súplicas, tarda Allah en otorgarte Su favor. Cierto es que te lo ha prometido, pero el que El elija para ti y no el que tu elijas para ti mismo. Y en el tiempo que El prefiera, no en el que te hubiera gustado a ti.

7De Su promesa no dudes si lo prometido no llega ni aunque tuviera señalado plazo fijo: dañarías al ojo de tu corazón y empañarías el brillo de tu conciencia.

8. Si Allah te abre una senda al conocimiento ¿qué importa que tus obras sean mínimas? La senda, sólo la ha abierto para darse a conocer por ti. ¿Acaso ignoras que el conocimiento es Su don y las obras tu ofrenda? ¿Qué medida común puede existir entre lo que El te da y las ofrendas que tú Le haces?

9. Muchas y diferentes son las obras, como variado es en sus formas el advenimiento de los estados de Unión.

10. Las obras son formas fijadas: en ellas penetra la vida por el secreto de la intención pura.

©2011-paginasarabes® 

Licencia Creative Commons

KITAB AL-HIKAM – (El Libro de la Sabiduría) – Ahmad Ibn Ata’Illah – Capítulo 1 por Al Muru Andalucí se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

LA ZAWIYA Y EL AJEDREZ


El joven dijo al Sheyh de la zawiya (comunidad): Me gustaría mucho ser un sufi, pero no he aprendido nada importante en la vida. Lo único que me enseñó mi padre fue a jugar al ajedrez, que no sirve para la iluminación. Además, aprendí que cualquier juego es acto indeseable un  error (Danb)
-Puede ser un  acto indeseable un  error (Danb), pero también puede ser una diversión, y quien sabe si esta zawiya no está necesitando un poco de ambos – fue la respuesta.
El Sheyh pidió el tablero de ajedrez, llamó a un discípulo sufí y le ordenó jugar con el muchacho. Pero antes de comenzar la partida dijo:
-Aun cuando necesitemos diversión, no podemos permitir que todo el mundo se pase jugando al ajedrez. Entonces, solamente conservaremos aquí al mejor de los dos jugadores; si nuestro discípulo pierde, saldrá del la comunidad y dejará la plaza para ti.
El Sheyh hablaba en serio. El joven comprendió que jugaría por su vida y le vino un sudor frío; el tablero se convirtió en el centro del mundo. El discípulo sufí comenzó a perder. El muchacho atacó, pero entonces vio la mirada de santidad del otro, y a partir de ese momento comenzó a jugar mal a propósito. Al fin y al cabo prefería perder porque el discípulo sufí podía ser útil al mundo.
De repente, el Sheyh tiró el tablero al suelo.-Tú aprendiste mucho más de lo que te enseñaron –dijo-. Te has concentrado lo suficiente para vencer, fuiste capaz de luchar por lo que deseabas. Después, tuviste compasión y disposición para sacrificarte en nombre de una noble causa. Sé bienvenido a la comunidad, porque sabes equilibrar la disciplina con la misericordia

©2011-paginasarabes®

FELICITACIONES POR EL ANIVERSARIO DEL NACIMIENTO DE FATIMA AZ-ZAHRA – ANNURTV

Los nombres de Fátima en el Paraíso son:  «Nuriah»  (Luminosa) y  «Haniah»

(Ternura).

Preguntaron cierta vez al Imam Sadiq (P): «¿Por qué han denominado “Zahrá” a

Fátima?» Respondió: «Porque cuando Fátima oraba en su Mihrab, su luz brillaba

para los habitantes de los cielos así como las estrellas brillan para los moradores

de la tierra».

Y preguntaron también al Imam:  «¿A qué se debe el nombre Fátima?» «La

llamaron Fátima porque los humanos son incapaces de conocer su esencia».

En una ocasión el Profeta preguntó a Fátima:  «¿Sabes por qué te llamas

Fátima?» «¿Por qué?», preguntó Alí que se encontraba presente. Y explicó (BP):

«Porque ella y quienes la sigan estarán a salvo del fuego infernal».

Su nombre:

Fátima

Sus apodos:

Ummul Hasan, Ummul Husain, Ummul Muhsin, Ummul A’immah y Ummu Abiha.

Algunos de sus epítetos más conocidos:

Zahra, Batul, Siddiqatul Kubra, Mubarakah, ‘Adh:ra, Tahirah, Rad:iah, Mard:iah,

Saiidatun Nisá, que significan, según el orden: Resplandesciente, Inmaculada, Gran

Veraz, Bendita, Virgen, Purificada, Complaciente (a Dios), Complacida (de Dios), y

Señora de las Mujeres.

Su padre:

El Enviado de Dios, Muhammad Ibn Abdullah (BP) -Profeta del Islam.

Su madre:

Jadiyatul Kubra, esposa del Profeta y primera musulmana. 5

Lugar y fecha de nacimiento:

La Meca, año 5 de la Bi’zah (Misión Profética).

Su martirio:

Medina, año 11 de la Hiyrat (Hégira), dos meses y medio después del

fallecimiento del Profeta.

Su sepulcro:

Desconocido hasta la actualidad. Fue enterrada por el Imam Alí (P), a pedido

expreso suyo y por razones políticas, ocultamente, en medio de la noche.

Sus hijos:

Imam Hasan Al-Muytaba(P), Imam Husain Saiid Ash-Shuhada (P),  Zainab AlKubra (P),

Ummu Kulzum y Muhsin, que no llegó a nacer.