Archivo de la etiqueta: Islam

San Jorge – El Santo que une a los pueblos en su Fe

Nacido en Al-Ludd , Palestina, en el siglo III miembro de una familia fervorosamente cristiana, tuvo una infancia feliz y fue formado en los valores de Cristo. El 23 de abril del año 303, luego de haber soportado torturas y flagelación, martirio que sufrió acompañado de la Gracia de Dios en todo momento, lo que le dio fuerza suficiente para no flaquear y seguir firme en su Fe. El nombre de Jorge viene del griego y significa: “agricultor, que trabaja en la tierra”.

De la leyenda a los conceptos históricos

La forma más conocida de la leyenda de San Jorge y el Dragón es la hecha popular por la “Legenda Aurea”, y traducida al Inglés por Caxton. De acuerdo con ella, un terrible dragón había destrozado todo el campo alrededor de la ciudad de Libia, llamada Selena, haciendo su guarida en una ciénaga pantanosa. Su aliento causaba pestilencia cada vez que se aproximaba a la ciudad, por lo que la gente le daba al monstruo dos ovejas cada día para satisfacer su hambre, pero, cuando la oveja fallaba, era necesaria una víctima humana y se hacían sorteos para determinar la víctima.

En una ocasión el sorteo recayó sobre la pequeña hija del rey. El rey ofreció toda su fortuna para comprar un sustituto, pero el pueblo se había prometido que no serían permitidos sustitutos, y por lo tanto la doncella, vestida como una novia, fue llevada al pantano. Ocurrió que San Jorge cabalgaba por el lugar, y preguntó a la doncella que hacía, pero ella le urgió a dejarla a menos que él también quisiera morir.

El buen caballero, sin embargo, se quedó y, cuando apareció el dragón, San Jorge, haciendo la señal de la cruz, bravamente lo atacó y lo atravesó con su lanza. Entonces pidiéndole a la doncella el cordel que llevaba en la cintura, (un incidente en la historia que podría tener algo que ver con la elección de San Jorge como patrono de la Orden de la Liga), se lo ató alrededor del cuello al monstruo, y acto seguido la princesa pudo conducirlo como a un cordero.

Regresaron entonces a la ciudad, donde San Jorge le ordenó a la gente que no tuviera miedo sino que solamente fueran todos bautizados, tras lo cual cortó la cabeza del dragón y toda la gente del pueblo fue convertida. El rey le habría dado a Jorge la mitad de su reino, pero el santo le respondió que debía seguir cabalgando y le pidió al rey que mientras tanto tuviera buen cuidado de las iglesias de Dios, honrara a los clérigos, y tuviera compasión de los pobres.

Tumba de San Jorge en Al-Ludd (Palestina)

Origen del culto al Santo Mártir

El culto de San Jorge es demasiado antiguo para permitir tal identificación, La conexión de San Jorge con la leyenda matando al dragón no lo relega a la región del mito, ya que sobre la oposición al fabuloso dragón Cristiano está el matador Teodoro de la Heraclea Británica, podemos poner a Agapito de Synnada y Arsacio, quienes aunque celebrados como matadores de dragones, fueron personas históricas.

El episodio del dragón es en verdad un muy posterior desarrollo, el que no puede ser rastreado más atrás que el siglo doce o trece. Se encuentra en la “Leyenda Dorada”, (Historia Lombárdica de Jacobo de Vorágine), y a esta circunstancia probablemente debe su amplia difusión. Puede haber sido derivada de una alegorización del tirano Diocleciano o Dadiano, quien es a veces llamado como dragón, (ho bythios drakon), en el texto más viejo, pero a pesar de las investigaciones de Vetter, (Reinbot von Durne, pp.lxxv-cix), el origen de la historia del dragón permanece muy oscura.

De cualquier modo la ocurrencia tardía de este desarrollo refuta los intentos hechos para hacerlos derivar de fuentes paganas. Por eso ciertamente no es verdad, como afirma Hartland, que en la persona de Jorge “la Iglesia ha convertido y bautizado al héroe pagano Perseo”, (The Legend of Perseus, iii, 38). En el Este, San Jorge, (ho megalomartyr), desde un principio ha sido catalogado entre los más grandes de los mártires.

Presunta tumba de San Jorge en Yzra (Siria)

Las devociones al Santo en Oriente Medio

La antigua fecha de las devociones al santo es atestiguada por las inscripciones existentes en ruinas de las iglesias en Siria, Mesopotamia, y Egipto y la Iglesia de San Jorge en Tesalónica es también considerada por algunas autoridades como perteneciente al siglo cuarto. Más aún, el famoso decreto “De Libris recipiendis”, atribuido al Papa Gelasio en 495, da fe que ciertos apócrifos Actos de San Jorge ya existían, pero los incluye entre aquellos santos “cuyos nombres son justamente reverenciados entre los hombres, pero cuyas acciones son sólo conocidas por Dios”.

Presunta tumba de San Jorge en Alepo (Siria)

Egipto y los Coptos, la prisión del Santo Mártir

La iglesia de San Jorge en el Cairo, se levantó sobre la prisión en la que el propio San Jorge estuvo preso y fue torturado durante meses. El monasterio, como la Iglesia de San Jorge, es ortodoxo griego, y la iglesia, que es adyacente, es la sede del Patriarcado griego de Alejandría. Ambos se construyeron sobre fortalezas romanas y algo queda de aquellos edificios. El monasterio alberga actualmente a unas treinta monjas que muestran especial veneración a  cadenas que cuelgan de la pared. Al parecer San Jorge estuvo preso allí, fue encadenado en su celda. Hoy sus fieles creen que el santo ofrece sus bendiciones a través del frío metal. Los devotos se la ponen al cuello, se rodean el cuerpo, la llenan de besos y caricias, dicen que puede curar a paralíticos y también a los poseídos por el demonio.

Desde el siglo XVII las cadenas se han usado para atar a enfermos de posesiones pero también desórdenes nerviosos, neurosis de ansiedad, histeria, trastornos obsesivos e incluso esquizofrénicos. La fama traspasó fronteras y en el siglo XVIII el viajero británico Richard Pococke aseguraba que los enfermos se dejaban atados durante tres días para que recobraran la sensatez. Decía que los turcos, que dominaron Egipto durante siglos en el Imperio Otomano, venían con frecuencia porque notaban los beneficios y hasta rezaban a sus pies los viernes. Muchos fieles escriben papelitos que luego colocarán en rendijas de las paredes, en oquedades entre ladrillos, en pequeños altares iluminados débilmente por la luz de una vela.

En el monasterio de San Jorge, a las espaldas de la iglesia, también hay una multitud de peregrinos. Buscan, sobre todo, una minúscula celda con una puerta grandiosa en la que se encuentra una cadena de algo más de cuatro metros que dicen tiene poderes mágicos. Se encuentra en el muro sur del templo y todo el que llega le reza, se pone la cadena al cuello, cierra los ojos y se imagina convertido en quien fuera la llevase. Habitualmente la magia, de tenerla, se traspasa a las mujeres. El monasterio es también conocido como Deir al-Banat  data del siglo VII; para acceder a su interior hay que perderse por el dédalo de las callejuelas del barrio copto cairota y dejarse llevar casi  por el azar.

Las religiones se encuentran en este lugar. En la mezquita del Imam Husseinsunitas y chiítas olvidan sus diferencias para postrarse ante la posibilidad de que ahí repose la cabeza del nieto de Muhammad, en San Jorge, musulmanes y cristianos presentan respetos al santo vencedor de  dragones.

El culto a San Jorge se trasmite a Europa

“En tiempos de Las Cruzadas, el rey Ricardo Corazón de León se convenció en Tierra Santa de que San Jorge tenía un gran poder de intercesión en favor de los que lo invocaban y llevó su devoción a Europa, especialmente a Inglaterra”.

En Europa también su culto es muy temprano. Aparte del antiguo origen de San Jorge en Velabro en Roma, Clovis (c.512) construyó un monasterio en Baralle en su honor, (Kurth, Clovis, II, 177).

Arculfo y Adamnan probablemente lo hicieron bien conocido en Bretaña tempranamente en el siglo octavo. Sus Actos fueron traducidos en anglo-sajón, y las iglesias Inglesas fueron dedicadas a él antes de la Conquista Normanda, por ejemplo una en Doncaster, en 1061. Sin duda las cruzadas aumentaron su popularidad.

Guillermo de Malmesbury nos dice que los Santos Jorge y Demetrio, “los mártires caballeros”, fueron vistos asistiendo a los Francos en la batalla de Antioquia, 1098, (Gesta Regué, II, 420). Se conjetura, pero no está probado, que “las armas de San Jorge”, (plata, cruz y gules), fueron introducidas alrededor de la época de Ricardo Corazón de León.

Lo que es cierto, es que en 1284 en el sello oficial Lyme Regis un barco es representado con una sencilla bandera llevando una cruz. La gran cruz roja de San Jorge sobre un campo blanco continúa aún como la “insignia blanca” de la Armada Británica y es además uno de los elementos que va a hacer la Union Jack.

De todos modos, en el siglo catorce, “las armas de San Jorge” se convirtieron en una especie de uniforme para los soldados y marineros Ingleses. Encontramos, por ejemplo, en los registros del guardarropas de 1345-49, en tiempos de la batalla de Crecy, que es hecho un cargo por 86 pequeños pendones de las armas de San Jorge proyectados para el barco del rey, y por otros 800 para los hombres de armas, (Archaeologia, XXXI, 119). Un poco después, en las Ordenanzas de Ricardo II para el Ejército que estaba invadiendo Escocia, se ordena a cada hombre a usar “un signo de las armas de San Jorge” tanto adelante como por detrás, mientras se amenaza con pena de muerte a cualquiera de los soldados enemigos “que lleve la misma cruz o símbolo, aun cuando sean prisioneros”.

Algo antes que esto Eduardo III había fundado, (c. 1347), la Orden de la Liga, una orden de caballería de la cual San Jorge era el principal patrono. La capilla dedicada a San Jorge en el Castillo de Windsor fue construida para ser el santuario oficial de la orden, y como parte de la insignia fue adoptado un botón o una joya con San Jorge matando al dragón. De este modo la cruz de San Jorge se ha ido, de alguna manera, identificando con la idea de la caballería, y aún en días de Isabel, Spenser, al comienzo de su Faerie Queene, nos dice de su Héroe, el Caballero de la Cruz Roja:

“Pero en su pecho llevaba una sangrienta Cruz. La querida remembranza de su moribundo Señor por cuyo dulce amor esa gloriosa insignia llevábamos. Y la muerte, (como la vida), él siempre adoró. Nos es dicho también que el héroe pensó continuamente en infligir venganza: Sobre su enemigo, un dragón horrible y severo”.

San Jorge – manuscrito medieval (Georgia)

Patronazgo

San Jorge es o fue santo patrono y protector de diversos países, regiones y ciudades: la Corona de Aragón, Inglaterra, Portugal, Georgia, Lituania, Génova, Calabria, Barcelona, Friburgo de Bisgovia, Moscú, Cáceres entre otras.

Es uno de los santos caballeros, protector durante la Edad Media de este estamento. En Rusia se empleó como principal emblema de sus ejércitos. En Inglaterra y Provenza se usaba su nombre como grito de guerra.

Varias órdenes militares portan su nombre o sus símbolos: la Orden de Jarretera, la Orden teutónica, la Orden de Calabata, la Sacra Orden Constantiniana, la Orden de San Jorge de Alfama, entre otras.

También es patrono de diversas otras profesiones y actividades: agricultores, soldados, arqueros, prisioneros, herreros, gentes del circo, escultistas y  montañeros, .

También es protector de los animales domésticos. Su nombre es invocado contra las serpientes venenosas, las enfermedades de la piel, el herpes, la peste, la lepra y la sífilis, y en los países eslavos contra el mal de ojo.

San Jorge mártir también es el patrón de Alcoy, ciudad situada en la Comunidad Valenciana destacándose como las fiestas de moros y cristianos más conocidas del mundo, declaradas de interés turístico internacional en 1980.

Con información de Aciprensa y Allah Mahabba

©2018-paginasarabes® 

Los moros y su influencia en la agricultura hispana


Nihil est agriculturâ melius, nihil uberius , nihil dulcius, nihil bomine , nihil libero dignius.

Cicer. de Officiis. Lib. 1. Cap. 42.

El oficio más honroso, el mejor, el más abundante, más delicioso y propio de un hombre de bien y libre, es la agricultura.


Otro pueblo heredero de los romanos se restableció en España, después de haber recorrido y habitado en todo el Mediodía de Europa 1. Este pueblo formado de pastores guerreros y turbulentos, permaneció por mucho tiempo ignorante de los trabajos agrícolas, y por una partición singular, y que carece de ejemplo en la historia, reservó para sí una estension de territorio, en la cual colocó sus ganados. Asi los godos se presentaron desde luego como los enemigos más peligrosos de la industria agrícola; pero cansados de vencer, y vencidos ellos mismos por el clima, se asociaron con aquellos á quienes habían despojado, y reunidos los unos y los otros por los vínculos de mutuo interés y necesidad, no formaron desde aquella época sino una sola nación.

El código visigodo, (Fuero juzgo), y algunas otras obras, que el acaso nos ha transmitido, manifiesta el estado de la agricultura durante un período de 300 años. Si las invasiones más ó menos desastrosas; si las intrigas de los magnates, y las guerras civiles que estallaban a los principios de cada reinado, tuvieron algunas veces funestas consecuencias, bastaban algunos años de tranquilidad para reparar todas las pérdidas, y preparar al Estado para sufrir nuevas conmociones.

Es así como la agricultura fue estacionaria bajo los godos; y en tanto que la debilidad de los últimos soberanos preparaban un nuevo orden de cosas, un pueblo animado por la sed de las conquistas y por el celo del proselitismo, se presentó en las costas de España , y mudó de repente los destinos de esta nación. Una sola batalla puso fin al imperio visigodo. Dueños los árabes de un extenso país, presentaron en un momento a la Europa admirada del espectáculo singular de una nación , predicando su creencia religiosa con la espada en la mano, y amenazando a la vez todos los tronos y todos los pueblos.

Una honrosa resistencia, sin embargo , detenía a los vencedores en varios puntos, y algunos pueblos á quienes se consideraba como envilecidos, aunque desunidos y debilitados por la guerra, defendieron con la más heroica decisión las ruinas de su patria. Consiguieron cansar el valor de sus feroces enemigos, y tratados honrosos reunieron en fin a las dos naciones sin confundirlas jamás. Se víó a la vez un mismo suelo , y quizás una misma techumbre reunir a hombres de costumbres diversas, y que profesaban religiones enemigas, sometidos a leyes y a jueces extraños unos a otros.

Tal es la constante influencia de la agricultura bajo el hermoso suelo de España; y no tememos repetir que siempre ha contribuido al desarrollo de las mismas virtudes en los corazones de sus mismos habitantes. Poseedores estos de un terreno que puede satisfacer a todas sus necesidades, y el cual ha cuidado la naturaleza de limitar por barreras imponentes, abismados a veces en un sueño secular, despiertan al alarma de los desastres: las desgracias públicas exaltan su patriotismo, y jamás se han manifestado tan verdaderamente grandes como en el infortunio.

Asi es, que los vencidos conservaron bajo la dominación de los califas, y aun en los palacios de los grandes, la necesidad de vivir libres al abrigo de un yugo extranjero. Se les vió correr a las armas cuando la esperanza de la victoria reanimó su decaído valor. Las guerras más sangrientas precedieron a la expulsión de los moros; y este mismo pueblo, arrojado al África por los españoles, experimenta a su vez; las amarguras del destierro, y volviendo a menudo sus ojos hacia su patria adoptiva, ruega al Profeta , aun en el día, que le devuelva a las bellas campiñas de Granada y a los palacios de sus califas.

No aconteció, sin embargo, durante la dominación de los moros lo que había sucedido en tiempo de los godos. Aquellos habitantes del desierto, a quienes había hecho guerreros la voz del Profeta, volvieron a hacerse pastores y agricultores así que no tuvieron más enemigos que conquistar. Herederos de los caldeos, de los egipcios y de los persas, habían adquirido en el Oriente aquellos conocimientos prácticos, cuya aplicación fue tan dichosa en los hermosos valles de España.

La agricultura nabatea , formada y fundada en las observaciones más escrupulosas, se enseñó en las escuelas de Granada 2, y contribuyó eficazmente a mejorar la suerte de los pueblos , creando riquezas desconocidas en un suelo que habían cultivado los romanos con tanto esmero. Abu-Omar, autor de la Almokna, o recopilación de los mejores preceptos de agricultura. Abu-Abdalah, que escribió con tanta sabiduría, y labró sus campos personalmente ; Abu-el-Jair, apellidado el Docto ; Abecn-Azan-el-Haj , y otros escritores, a cuya cabeza pondremos al célebre Ebn-el-Awan , traducido por Banqueri, eran todos naturales de España.

Estos grandes hombres supieron honrar los trabajos rurales, tanto por la constancia de sus trabajos y escritos, cuanto por la importancia de sus investigaciones, al paso que los califas iban muchas veces a solicitar su amistad en el fondo mismo de sus retiros. Varias célebres universidades se consagraron entonces al estudio de las ciencias naturales. Un sin número de excelentes escritos constituyeron el precioso depósito de las luces; pero a causa de una triste fatalidad, estas obras , a las cuales adeuda la España las riquezas agrícolas que posee, se hallan en el día sepultadas en el polvo de los archivos y de las bibliotecas, sin que pueda todavía calcularse la futura duración de su destierro.

Mucho padeció la agricultura durante las luchas dilatadas que precedieron a la expulsión de los moros. Antes de decidirse a sembrar necesita el agricultor tener alguna seguridad de recoger su cosecha , y la industria siempre retrógrada ante los acasos de la guerra.

Examinemos por un instante el influjo que las guerras nacionales han ejercido sobre los destinos de España y sobre la suerte de su agricultura.

Los nobles, a quienes había creado el gobierno de los godos, volvieron a aparecer en España, así que hubo armado algunos brazos el deseo de la independencia. Poniéndose a la cabeza de las cruzadas, se distinguieron por brillantes acciones, y los descendientes de los íberos, que consideraban como una esclavitud odiosa toda alianza en los sarracenos, se sometieron voluntariamente a sus caudillos que les prometían la libertad; tomaron las armas los agrícolas, y fueron a establecerse al abrigo de los castillos, que la suerte de la guerra había puesto en manos de los jefes vencedores; allí encontraban la protección suficiente para entregarse sin peligro a sus ocupaciones usuales, y el apoyo necesario para arraigar sus nacientes fortunas.

Si nuevos peligros amenazaban por un instante la seguridad de estas nuevas colonias, la espada del noble estaba pronta a protegerlas, rechazando corajosamente al enemigo; se le veía volar al combate por doquier que se presentaban obstáculos que derribar o triunfos que adquirir. El reconocimiento de los colonos fue su primera recompensa, y las brillantes donaciones añadieron un nuevo premio a sus victorias.

El soberano entonces no era mas que el jefe de estos intrépidos caballeros, y su poder estaba subordinado al celo y a los esfuerzos de sus compañeros de armas. El pueblo no tomaba partido en las guerras caballerescas. Lejano del campo de batalla, y protegido por una infinidad de castillos pequeños que formaban un cordón inexpugnable , cultivaba en paz el terreno tan recientemente conquistado. Así es, que la industria rural hizo algunos esfuerzos para progresar; recogió cuidadosamente las tradiciones árabes, y la España, que volvía a formar un estado europeo, presentó el modelo de un pueblo que salía de la barbarie, para encaminarse rápidamente a la civilización.

Algunos navegantes visitaron las costas del Mediterráneo, nuevas relaciones y nuevos intereses fueron el inmediato resultado de estas primeras tentativas, y acudió el comercio a colocar sus coronas sobre las cabezas de los guerreros, a quienes habían sentado sobre su trono legítimo una sucesión de victorias tan rápidas como esclarecidas. La España había recobrado ya una parte de sus riquezas; era agrícola y comerciante, al paso que los sajones vegetaban en Inglaterra, y que los franceses desunidos y anonadados tenían un rey , cuya autoridad era dirigida por el capricho de sus grandes feudatarios.

En esta, época, bien notable en la historia de España, estaba la nación dividida en tres clases distintas, el guerrero o noble , el agricultor o villano, y el comerciante o ciudadano. Un cúmulo de instituciones, heredadas de los diversos pueblos que habían ocupado la España, gobernaban a estas tres clases, y protegían todos los poderes. Si en posteriores tiempos se impusieron varias gabelas, (haces de espigas cortadas), al agricultor, sin concederle premio alguno, la Iglesia se declaraba protectora suya, y en aquella primitiva época, los obispos se consideraban como los naturales defensores de sus diocesanos.

Cesaron las guerras santas con la derrota de los moros. Extinguióse el entusiasmo de las cruzadas, y ensanchándose la autoridad de los reyes, sucedieron nuevas guerras a los rancios abusos. Cesaron los nobles de componer entonces la principal, ó mas bien la única fuerza del ejército. La franquicia de las ciudades creó una barrera contra la autoridad aristocrática; unió les intereses del soberano y de los pueblos, y marchó a campaña a la cabeza de la nación.

Mientras que el pueblo, alejado de los trabajos agrestes, se arruinaba por las guerras 3  y reducido a la extremidad por las hambres crueles, por la minoría y por las pestes asoladoras, se separaba más y más de su primitivo estado, exigió el interés del momento que se desterrase de le península á los moros y á los judíos. Las circunstancias políticas de la nación sancionaron una medida, por la cual tres millones de hombres o habitantes fueron expatriados, llevándose consigo la industria y los caudales. Cesó de prosperar la agricultura; desfalleció bien pronto por falta de brazos y de recursos, quedando vinculada a aquellos parajes donde halló acogida en la localidad del terreno, o en la buena disposición de elementos estacionarios.

Ningún esfuerzo, ningún progreso caracterizó su marcha en los siglos que sucedieron: usáronse los mismos instrumentos oratorios, los mismos métodos , las mismas leyes, y por consiguiente subsistieron las mismas costumbres, las mismas preocupaciones, y el mismo pueblo. He aquí el motivo de conservarse los usos y prácticas agrícolas en muchos parajes tan insuficientes y tan defectuosos, y que atraen , con pesar, la atención del viajero. He aquí la causa de hallarse esos valles tan fecundos y bien cultivados, contiguos a desiertos inmensos, en que se encuentran solamente alguna que otra cabaña de pastores.

La industria, empero , de la actual generación estrechará los límites de estas soledades, y convirtiendo poco a poco en terreno productible estos vastos yermos, hará que desaparezcan poco a poco, a medida que se generalicen las benéficas disposiciones para el engrandecimiento y prosperidad de los españoles.

Así es que esta nación, rica bajo el dominio de los moros, pues ninguna monarquía, dice nuestro sabio Martínez de Mota, ha sido dueña de tantas riquezas como España ha tenido, vio decrecer en los siguientes siglos su prosperidad y el bienestar de sus habitantes. Se empobreció bajo del imperio de los soberanos que consiguieron alarma para debilitar el poder excesivo de la nobleza.

Acrecentóse su indigencia doméstica, mientras los príncipes de la casa de Austria reinaron en esta noble porción del continente. No redundó beneficio alguno al estado las brillantes conquistas que sometieron una parte de la Europa a los reyes de Castilla. Empleáronse las fuerzas de la nación para ejecutar proyectos que, si bien añadían laureles a sus blasones, debilitaban sensiblemente su poderío. No mejoraron en el primer reinado y monarca de la casa de Borbón; el cual, obligado a conquistar mucha parte de sus estados, tuvo que luchar incesantemente contra toda clase de obstáculos.

Más, bajo el imperio de los sucesores de Felipe comenzó la España a levantarse de sus ruinas; se dispusieron y ejecutaron obras utilísimas, e inesperados socorros vinieron a alentar la industria y a reanimar el comercio. Salieron leyes sabias del gabinete del príncipe;  dióse un nuevo impulso a las artes, y vióse por todas partes mejorar la agricultura; varios agrícolas celosos conservaban cuidadosamente las bellas obras de los antiguos, y comenzaron por ellas sus labores, y por la instrucción que les prestaban las bien conservadas tradiciones.

Muchos autores 4 agotaron en sus apreciables escritos todos los ramos de economía rural, y sus obras atestiguan que la ilustración y las ciencias jamás han abandonado la península.  Así vemos á este país dichoso desarrollar sin obstáculo el grado de prosperidad y de fuerza a que le convida la belleza del clima , la naturaleza del suelo y el carácter de sus moradores.

Hasta ahora la España había cifrado todos sus recursos en la América. En el día ya va conociendo el valor incomparable de las riquezas que encierra su seno, riquezas de que no puede privarle ningún acaso inconstante de la fortuna. Las instituciones más admirables, unidas al sistema de agricultura, no menos sabio que las leyes que le protegen, van extendiéndose desde los rincones de la península, donde en tiempos más funestos se acogieron; y guiadas por la voz del soberano, van recordando sucesivamente a todas las provincias su primitivo esplendor y su antigua prosperidad , a despecho de las revoluciones que han nublado por un momento el cielo español, ha permanecido el lustre de estos preciosos monumentos , levantados en tiempos más felices, y vinculados a la posteridad por un pueblo que consideró la agricultura como la primera de las artes, han inspirado a los últimos de España y a algunos de sus ministros, de conservarlos y de embellecerlos.

Por Celedonio Rojo Payo Vicente


Nota de la bitácora: en honor a los Comas, Barrionuevo, Villanueva, Acosta, Albornoz, trabajadores de la tierra y amantes del campo y sus tradiciones.


Notas:
  1. Es la región antigua que ocupaba La Francia, los Países bajos, La Suiza, la Alemania, La Bohemia, la Hungría, la Polonia, la Prusia, España, Portugal, Italia y la Turquía en Europa. Encyclopedia Metódica: Geografía Moderna. Biblioteca Complutense Ildefonsina 1792
  2. El ilustre Ebn el Awan hace un brillante elogio del tratado de agricultura nabatea, escrito por el árabe Kutsani. Es una colección de todas las operaciones agrícolas de escritores árabes.
  3. Campomanes, Industria Popular
  4. Campomanes y Jovellanos………………………1765 y 1795
    Feijó, Teatro crítico…………………………………………………….1764
    Rodrigues ……………………………………………………………………..1790
    Vicente Peres , Discursos políticos……………………. 1766
    Manresa Barreda, Addic. al Despertador……….. 179O
    Padre Jil, Plan de Montes……………………………………… 1794
    San Martin , Labrador vascongado……………………. 1797
    Asso,  Hist.  econom. política de Aragón………….. 1798
    Muñoz, Discursos sobre Economía política…….1796
    Quintero……………………………………………………………………… 1765
    Banqueri, Tratado de Ebn el-Auwan………………… 1783


 ©2018-paginasarabes®

La influencia de las telenovelas turcas en la culturas occidentales

Desde la emisión de las producciones para televisión con formato de “telenovelas” provenientes de países como Turquía nada volvió a ser igual en los corazones de las mujeres y hombres occidentales.

El impacto que produce en las personas de Occidente, con poco conocimiento de las culturas de Medio Oriente es tal, que suele no poder diferenciarse que se está frente a una ficción. Razón por la cual tanto el contexto como las historias narradas en las tiras se desdibujan en un límite poco claro de entendimiento para el espectador con costumbres occidentales y con poco alcance o ninguno de la cultura turca o de los países árabes.

La primera apuesta surge en Brasil

Brasil es uno de los países de latinoamérica con más inmigrantes árabes del cono sur, (libaneses, sirios, egipcios etc). Por ello no era de sorprender que la puesta en escena de la telenovela “EL CLON” fuese tan exitosa tanto en su país de origen como en todo américa latina a pesar que la tira debió ser traducida al español para el resto de América.

La fascinante historia de Jade,una joven musulmana que tras la pérdida de su madre debe ir a vivir a Marruecos con la familia de su padre en casa de su tío Alí, un hombre sabio y respetado por su comunidad, arraigado a las costumbres y preceptos del Islam.

Lucas, el protagonista masculino, un empresario exitoso de Brasil quien conoce a Jade en un viaje de placer a Marruecos llevado por su padre amigo entrañable del tío de Jade.

En esta producción  cuyo libro original pertenece a la escritora Gloria Pérez, se trata de mostrar en un contexto romántico a través de una historia de amor las diferencias culturales existentes entre los protagonistas y las dificultades que ello trae a la hora de entablar relaciones interpersonales.

Podría decirse que esta historia no tiene nada que envidiarle a las historias de Sherezade en los cuentos de la Mil y Una Noches si ellos hubieran sido escritos en el siglo XXI.

La tira realizada en 2010 abrió por primera vez para el público latino, una ventana al lejano oriente, sus costumbres, paisajes y al Islam.

Por supuesto que se trató de una ficción y así debió haber sido tomada por los televidentes ya que si bien se intentó mostrar una cultura de Medio Oriente, no alcanzó a desentrañar el modo de vida de una cultura de más de 5.000 años.

Sherezade y “Las Mil y una noches”

Binbir Gece en turco. Bajo este nombre fue conocida esta serie de origen turco que pretendió mostrar una historia de amor moderna situada en aquel lejano país.

Onur Aksal, un exitoso empresario se enamora de una arquitecta de su empresa constructora, Sherezade Evliyaoğlu que tras una propuesta indecente, termina teniendo una relación llena de dificultades. Si bien en esta producción que transcurre dentro de los foros y nos permite ver apenas los paisajes de Turquía, para la teleaudiencia latina no dejó de tener tintes mágicos que les eran dados precisamente por transcurrir en aquel país lejano y misterioso. Su modo de vida con un estilo europeo no significó una pérdida de los encantos de aquella lejana región, así como tampoco lo hizo la falta de detalles que implican posiciones religiosas.

El Sultán

Muhteşem Yüzyıl, (El siglo magnífico), conocida en algunos países como El sultán o Suleimán, el gran sultán, es una serie turca que pone en escena la historia de Suleiman  El Magnífico, Emperador del Imperio Otomano situada en el año 1520.

En esta producción se recreó la historia de Suleimán, poniendo de manifiesto la ostentación de aquel antiguo imperio. Las costumbres, las conquistas turcas en aquel período y sobre todo , como no podía faltar, la historia de amor entre Suleimán y Hurrem, la favorita del harém que se convirtió en la mujer más importante del aquel imperio.

La historia es adaptada ya que la realidad histórica hubiera resultado cruel y sangrienta para el espectador latino. No obstante respeta ciertas características de la época como sus costumbres, religión, contexto histórico entre otras.

La teleaudiencia de esta exitosa serie se vio fascinada con tanto lujo puesto de manifiesto en esta superproducción que le dió el éxito antes mencionado.

Obviamente se trata de costumbres del pueblo turco que no pertenece al conjunto de países que llamamos árabes, puesto que no hablan este idioma sino el turco. El imperio turco fue hasta no hace mucho un sometedor de otros pueblos de lengua árabe por lo cual quien no esté informado de dichos acontecimientos confunde esta cultura como cultura árabe.

Debemos decir entonces que dentro de un contexto de ficción la obra fue muy bien realizada, adaptada a nuestros tiempos pero que carece de especificaciones que aporten al televidente y le permitan diferenciar  con respecto a lo que es árabe de lo que no es.

Sila

Una producción turca del año 2006 que llega a nuestro continente trayendo una propuesta donde las costumbres ancestrales chocan con las nuevas culturas con respecto al papel de la mujer en las sociedades modernas.

Sila es una mujer que nació en Mardin, al sureste de Turquía. Su padre Celil no pudo encargarse de su familia y la vendió a una millonaria pareja de esposos de Estambul. Luego de 16 años, Celil llega a Estambul para llevarse a Sila, pues su madre biológica Bedar deseaba verla porque creía que ya iba a morir. Sila presencia el matrimonio de su hermano Azad, sin saber que este le pondría una pistola en la cabeza si no se casa con Boran, patriarca de la tribu de Mardin, para pagar un delito que él cometió. Azad escapó con Narin, la hermana del jefe.

Sila obtiene un nuevo estilo de vida al acceder a casarse. Vivirá condenada y cautiva por amor en su propia tierra, bajo un hogar que sigue la tradición al pie de la letra. Sila no se quedará con los brazos cruzados y verá cómo escapar del mundo obsoleto en el que está viviendo.

Asimilar una cultura dentro de la cultura misma

Uno de los preceptos de la sociología moderna es el estudio y análisis de una cultura dentro de la cultura misma.

No podemos hacer emisión de juicios de una cultura tan milenaria como las culturas árabe o turca en un contexto occidentalizado ya que caeríamos en una seguidilla de contradicciones y resultados equívocos.

Promover, difundir y mantener la cultura árabe es un compromiso de quienes tratamos de mantenerla viva en toda su esencia. Ha sobrevivido por miles de años adaptándose a los cambios propuestos por la humanidad y aún así no ha perdido la raíz de esta cultura.

Interpretarla desde una telenovela o superproducción donde  el alma de las mismas es el entretenimiento a través de la ficción, es un error común en el que muchos caemos.

Estos ejemplos, por citar algunos, son interpretados como una realidad cultural inexistente que dista mucho de la verdadera cultura del pueblo al que se hace mención.

Se produce entonces una interpretación equívoca de las culturas de medio oriente , generando un concepto errado donde se desvirtúa el SER de un pueblo.

Las consecuencias de esto están a la vista. Una cultura incomprendida y tildada de cruel atemporal, arcaica. Por otro lado esta confusión no aporta al occidental una realidad acabada de las culturas de Medio Oriente, generando así problemáticas como la Islamofobia o el cuestionamiento  de valores éticos y morales.

Por Páginas Árabes

©2018-paginasarabes®