Archivo de la etiqueta: Imperialismo

El califa de la CIA tiene sus horas contadas…

El líder del grupo terrorista wahabí Daesh, Ibrahim al-Samarrai, también conocido como Abu Bakr al-Baghdadi, habría huido de Mosul para salvar su vida, dejando la batalla a los comandantes operativos del grupo. Fuentes de inteligencia estadounidenses e iraquíes dijeron que la ausencia de comunicación oficial del liderazgo del grupo terrorista y la pérdida de terreno en Mosul podría ser la prueba de que Baghdadi había dejado Mosul, la última zona urbana principal controlada por Daesh en Irak. Las fuentes dijeron que el cabecilla de Daesh ahora se esconde en el desierto. Sin embargo, es imposible confirmar su paradero.

Con información de:ABNA24

©2017-paginasarabes® 

La Estatua de la Libertad y su origen árabe

©wikimedia commons

Se trata de un monumento emblemático de Estados Unidos, pero pocos saben cuál fue su verdadero origen.

La Estatua de la Libertad es uno de los monumentos más importantes y representativos de Nueva York y todo Estados Unidos. Sin embargo, en tiempos donde Donald Trump muestra su desprecio ante la cultura musulmana, poco saben del origen árabe del mítico símbolo estadounidense.

De todo es conocido que que el monumento fue un obsequio de Francia para conmemorar el primer centenario de la independencia de Estados Unidos y de inmediato se convirtió en un símbolo de esperanza para los migrantes que llegaron a dicho país.

De acuerdo con el sitio BBC, después de que Donald Trump tratara de prohibir la entrada de viajeros provenientes de siete países de mayoría musulmana, muchas personas empezaron a destacar un detalle poco conocido y contrastante con lo que piensa el actual presidente.

La estatua es una obra del escultor francés Frédéric Bartholdi y, según el profesor de historia de la Universidad de Nueva York, Edward Berenson, la idea original era representar a una mujer árabe, para celebrar la apertura del Canal de Suez, en Egipto.

“El monumento iba a ser una mujer ubicada en la entrada sur del Canal sosteniendo una antorcha sobre su cabeza. Y esa mujer iba a estar vestida con el traje tradicional de una campesina árabe”, le explicó BerensonThe World, un programa de Public Radio International en colaboración con la BBC.

©wikimedia commons

Sin embargo, el proyecto egipcio fue cancelado por falta de dinero, pero, según Berenson, Bartholdi encontró una forma de “reciclar” su trabajo a través del regalo que él y sus colegas habían pensado dos años antes darle a Estados Unidos por su centenario.

Según Berenson, el escultor francés básicamente transformó el vestido árabe del diseño original para convertir a la mujer musulmana de su proyecto original en una diosa de la libertad greco-romana.

En el libro “La Estatua de la Libertad”, del historiador y bibliotecario del monumento Barry Moreno, se pueden ver varias imágenes de los modelos del escultor francés que sugieren una clara conexión entre la fallida “Egipto llevándole la luz a Asia” y “La libertad iluminando al mundo”.

Sin embargo, los biógrafos de Bartholdi Robert Belot y Daniel Bermond, el escultor siempre insistió en que la más conocida de sus estatuas era una obra original y no la simple reutilización de un proyecto frustrado.

©pixabay

“Es algo muy triste, pues la Estatua de la Libertad siempre ha representado una bienvenida para la genta llegada de otro lado huyendo del sufrimiento o buscando refugio”, dice Berenson.

“Y todo el mundo conoce el poema que está inscrito en la estatua, escrito por Emma Lazarus: ‘¡Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres, a vuestras masas hacinadas…'”, apunta.

Por Diego H. Castillo
Con información de viveUSA

©2017-paginasarabes®

Trump y la tragedia palestina


El parlamento de Israel aprobó por ligera mayoría una iniciativa que da sustento legal a decenas de asentamientos judíos construidos en la Cisjordania ocupada. La aprobación ocurrió después de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, informó a los legisladores que había puesto en antecedentes del asunto al gobierno estadunidense, lo que equivalía a contar con la tácita aprobación de Washington a esa ley.

El episodio ilustra hasta qué punto la llegada del magnate republicano a la Casa Blanca ha fortalecido a los sectores más intransigentes y agresivos del régimen de Tel Aviv y ha ahondado, en consecuencia, la tragedia del pueblo palestino, sometido desde hace casi siete décadas a un despojo sistemático de territorio y a la negación, manu militari, de su derecho a la autodeterminación.

En contraste con Barack Obama, quien cuando menos intentó guardar las formas ante el añejo conflicto palestino-israelí, y quien en el último tramo de su segundo mandato operó un inequívoco distanciamiento de Netanyahu, Donald Trump ofreció desde su campaña electoral un respaldo ilimitado al gobernante israelí, ofreció trasladar la embajada estadunidense de Tel Aviv a Jerusalén –cuya condición de capital de Israel es desconocida por casi todos los países del mundo– e incluso se manifestó en contra de la solución de los dos estados, fórmula a la que la inmensa mayoría de la comunidad internacional ha ofrecido su respaldo y que parece la única viable para conciliar el reclamo de seguridad de las autoridades de Tel Aviv con el legítimo derecho de los palestinos a una patria propia.
Con gobiernos demócratas o republicanos, Washington ha carecido de la voluntad necesaria para hacer valer su influencia internacional a fin de impulsar una salida a la injusticia histórica que padecen los palestinos y que se traduce, a fin de cuentas, en una permanente inseguridad –así se trate más de una percepción que de un peligro real– para los israelíes. En cambio, la superpotencia es capaz, por sí misma, de vetar cualquier solución al conflicto, como queda de manifiesto ahora, cuando la nueva administración estadunidense no ofrece más alternativa a los palestinos que ver desaparecer lo que les queda de territorio y extinguirse como nación.

Desde luego, semejante estado de cosas no puede durar mucho tiempo ni traducirse en escenarios positivos para ninguna de las partes. Si la comunidad internacional, con Estados Unidos incluido, no perfila una fórmula mínimamente justa y apegada al derecho internacional –empezando por las incumplidas resoluciones 242 y 338 de la Organización de Naciones Unidas–, el escenario en Israel y en los territorios palestinos ocupados se degradará y volverá a un ciclo de violencia de consecuencias impredecibles.

El impacto del programa de Trump en el viejo conflicto de Medio Oriente es de los menos comentados, pero de los más peligrosos para la estabilidad internacional, para los palestinos y para el propio Estado de Israel. Es necesario que la opinión pública de Estados Unidos presione a la Casa Blanca para que modifique una postura tan irresponsable como la referida.

 Con información de:La Jornada

©2017-paginasarabes®