Archivo de la etiqueta: Idioma Árabe

Algodón, un vocablo árabe

Tras la cosecha del trigo, mientras termina de secarse el girasol, han comenzado a florecer en nuestra comarca los campos de algodón. La superficie de estos campos se ha reducido mucho en los últimos años, seguramente debido a que el cultivo del algodón es insostenible en las actuales coyunturas, al requerir demasiada agua cada vez más escasa, demasiado abono cada vez más caro y también demasiados pesticidas cada vez mejor controlados.

El algodón, cuyo nombre deriva del árabe al-qutn, está profundamente ligado a la cultura de los países del sur. En Europa se cultiva principalmente en Grecia y en España. Se cultivaba en Al-Ándalus hace más de 700 años. Los andaluces de entonces sembraron el algodón y otras plantas como el arroz, la caña de azúcar, las sandías, las berenjenas, los naranjos, los limoneros y las palmeras datileras. Con estas plantas, desconocidas en aquella época a este lado del Mediterráneo, los árabes trajeron también nuevas técnicas, nuevos usos y nuevos saberes, modelando con sus ambiciones y sus sueños los paisajes y las costumbres que hoy perviven en la Andalucía rural.

Reconocer a los árabes sus contribuciones a nuestra cultura es recordar una evidencia: vivimos en una región mestiza a la vez europea y africana. Todos nuestros ancestros deberían ser glorificados equitativamente.

Por Juan Manuel López Muñoz
Con información de La Voz del Sur

©2017-paginasarabes®

Aicha – Cheb Khaled


كما لو أنني لم أكن موجوداً
مرت من جانبي
بدون أي نظرة، ملكة سبأ
قلت: عائشة، فلتأخذي فكل شيء هو من أجلك

ها هي اللآلئ، المجوهرات
و الذهب أيضاً حول عنقك
الفاكهة الناضجة تماماً بطعم العسل
حياتي، يا عائشة، لو أحببتني

سأذهب حيث تأخذنا أنفاسك
إلى بلاد العاج و خشب الأبنوس
سأمسح دموعك و آلامك
فلا يوجد شيء كثير على واحدة فائقة الجمال

عايشه، عايشه، اسمعيني
عايشه، عايشه، لا تذهبي
عايشه، عايشه، انظري إلي
عايشه، عايشه، أجيبيني

سأقول الكلمات، و الأشعار
سأعزف ألحان السماء
سآخذ شعاعات الشمس
لكي أضيء عيناك صنع الأحلام

عايشه، عايشه، اسمعيني
عايشه، عايشه، لا تذهبي

قالت: احتفظ بكنوزك
فأنا، أساوي أكثر بكثير من كل ذلك
فالقضبان تبقى قضباناً، حتى لو كانت من الذهب
أريد نفس الحقوق التي لك
و الاحترام في كل يوم
فأنا لا أريد إلا الحب

نبغيك عايشه و نموت عليك
هادي قصة حياتي و حبي
انتي عمري و انتي حياتي
تمنيت نعيش معاك غير انتي

عايشه، عايشه، اسمعيني
عايشه، عايشه، لا تذهبي
عايشه، عايشه، انظري إلي
عايشه، عايشه، أجيبيني


Comme si je n’existais pas
Elle est passée à côté de moi
Sans un regard, reine de Saba
J’ai dit : Aïcha, prends, tout est pour toi

Voici les perles, les bijoux
Aussi l’or autour de ton cou
Les fruits bien mûrs au goût de miel
Ma vie, Aïcha, si tu m’aimes

J’irai où ton souffle nous mène
Dans les pays d’ivoire et d’ébène
J’effacerai tes larmes, tes peines
Rien n’est trop beau pour une si belle

Aïcha, Aïcha, écoute-moi
Aïcha, Aïcha, t’en va pas
Aïcha, Aïcha, regarde-moi
Aïcha, Aïcha, réponds-moi

Je dirai les mots, les poèmes
Je jouerai les musiques du ciel
Je prendrai les rayons du soleil
Pour éclairer tes yeux de rêve

Aïcha, Aïcha, écoute-moi
Aïcha, Aïcha, t’en va pas

Elle a dit : “Garde tes trésors
Moi, je vaux mieux que tout ça
Des barreaux sont des barreaux, mêmes en or
Je veux les mêmes droits que toi
Et du respect pour chaque jour
Moi, je ne veux que de l’amour”

Nbrik Aïcha ou nmout allik
‘Hhadi kisat hayaty oua habbi
Inti omri oua inti hayati
Tmanit niich maake ghir inti

Aïcha, Aïcha, écoute-moi
Aïcha, Aïcha, nbrik
Aïcha, Aïcha, t’en va pas
Aïcha, Aïcha, ou nmout allik
Aïcha, Aïcha, réponds-moi


Como si no existiera
Ella pasa a mi lado,
sin una mirada, la reina de Saba
Yo digo Aicha, cojelo, todo es para ti

Aquí las perlas, las joyas
igual que el oro alrededor del cuello
las frutas maduras con sabor a miel
Vida mía, Aicha , si Tú me quieres.

Iremos hasta donde nos lleve el aliento
en los países de marfil y de ébano
Yo borraré tus lágrimas y tus penas
Nada es bastante bueno para una belleza.

Aicha Aicha escuchame
Aicha Aicha no te vayas
Aicha Aicha mirame
Aicha Aicha respondeme

Voy a decir las palabras, los poemas
Yo tocare la música del cielo
Yo tomare los rayos del sol
Para iluminar tus ojos de reina

Aicha Aicha escuchame
Aicha Aicha no te vayas

Ella dijo: Guárdate tus tesoros,
Yo, valgo mas que todo eso
los barrotes son los barrotes, iguales de oro
yo quiero los mismos derechos que Tú
el respeto de cada día,
yo no quiero nada del amor

Aicha, Aicha escuchame
Aicha, Aicha te quiero
Aicha, Aicha no te vayas
Aicha, Aicha muero por Tí
Aicha Aicha respondeme



Por Moro
Para Páginas Árabes

©2017-paginasarabes®

Ahmed Magdi, el amante más puro que tiene el idioma español

Ahmed Magdi, retratado en El Cairo ©F.Carrión

El egipcio, nombrado el traductor más joven del país, pelea con una sordera congénita, trabaja en un call center y encuentra el sentido del mundo en nuestro idioma . Ya ha traducido al árabe a García Márquez y Vila-Matas.

Desde que cumplió los dos años, Ahmed Magdi trató de desenmarañar la madeja del árabe con ayuda de un par de audífonos. “Fue un aprendizaje tan difícil que acabé desesperado. Me esforzaba y no lograba resultados. El árabe se me resistía”, relata Magdi, de 26 años, en un español que aprendió en las aulas de una universidad egipcia. “Con el español fue diferente. El idioma me buscó. Al principio fui incapaz de distinguir las palabras pero, de repente, todo encajó”, comenta como si narrara los detalles precisos de un milagro. Magdi sufre una sordera aguda que desde pequeño han mitigado la tecnología y una fortaleza de hierro. “La culpa la tiene mi padre. Jamás se dio por vencido. Se sentaba conmigo y todas las palabras que no podía descifrar me las iba a repitiendo despacio sin perder la paciencia. Siempre me trató como a una persona normal y no aceptó que cometiera ningún error”.

Un ejercicio de tesón que ha dado sus frutos. “Sigo sin poder descifrar bien las palabras cuando las escucho en radio y televisión o cuando varias personas mantienen una conversación, pero la literatura es otra cosa”. Hace un lustro Magdi, lector empedernido y exigente, se licenció de español en uno de los centros universitarios con más solera de la capital egipcia. Hoy alterna la traducción literaria, su pasión, con el trabajo en el centro de atención al cliente que Vodafone España tiene plantado en el árido extrarradio de una ciudad satélite de El Cairo. “Desde el primer día de facultad supe que no tenía más remedio que dedicarme a la traducción por mis dificultades de audición”, evoca quien acaba de ser nombrado el traductor más joven por el prestigioso Centro Nacional de Traducción de Egipto. “Lo más complicado en una traducción del español al árabe -admite- es mantener el estilo del escritor, ser fiel a la obra original. Yo intento ser literal y parece que la gente lo entiende”.

Su primer y feliz experimento fue Los exploradores del abismo, una serie de relatos en los que Enrique Vila-Matas dibuja personajes corrientes que peregrinan hasta el filo del precipicio. “La idea central es el vacío. Fue difícil captar bien el sentido de la obra”, murmura el veinteañero, que, en mitad de un país agitado por las revueltas que sucedieron al ocaso de Hosni Mubarak, pasó 12 meses dedicado a su traducción y cargado de paciencia esperó hasta cuatro años para cumplir el sueño de verla publicada. Un proceso que le abrió las puertas a otra antología de cuentos, Silvio en El Rosedal, del peruano Julio Ramón Ribeyro y a su aventura más ambiciosa hasta la fecha, El amor en los tiempos del cólera. “La traducción de la obra de Gabriel García Márquez fue un encargo. Dicen que para hacerlo con éxito se necesita alguien con mucha experiencia pero yo acepté el reto. Es una novela magnífica”.

Decidido a fraguarse una carrera en el azaroso mundo editorial, Magdi tiene entre sus objetivos la literatura de Javier Marías, Arturo Pérez Reverte y Carlos Ruiz Zafón. “Es casi imposible contactar con ellos y los editores en España apenas responden. El sector en Egipto es muy precario”, lamenta, mientras habla de sus proyectos más inmediatos y barrunta la traducción de El otoño del patriarca. “Es la obra más compleja de García Márquez”. Su meta, no obstante, es alcanzar la patria de Cervantes. “Nunca he estado en España y me encantaría. Quiero viajar y trabajar allí y poder reunirme con los escritores a los que admiro”.

Por Francisco Carrión
Con información de El Mundo

©2017-paginasarabes®