Archivo de la etiqueta: Gibrán Khalil Gibrán

La amistad – Gibrán Khalil Gibrán

Y un adolescente, dijo: Háblanos de la amistad. Y él respondió, diciendo: Vuestro amigo es a la medida de vuestras necesidades. Él es el campo que sembráis con cariño y cosecháis con agradecimiento. Es vuestra mesa y el fuego de vuestro hogar. Pues vais a él con vuestro hambre y lo buscáis en procura de paz. Cuando vuestro amigo manifiesta su pensamiento, no teméis el “no” de vuestra propia opinión, ni ocultáis el “sí”. Y cuando él se calla, vuestro corazón continúa escuchando a su corazón. Porque en la amistad, todos los deseos, ideas y esperanzas, nacen y son compartidas sin palabras, en una alegría silenciosa. Cuando os separéis de vuestro amigo, no os aflijáis. Pues lo que amáis en él, puede tornarse más claro en su ausencia, como para el alpinista aparece la montaña más clara, vista desde la planicie. Y que no haya otra finalidad en la amistad que no sea la maduración del espíritu. Pues el amor que procura otra cosa que no sea la revelación de su propio misterio no es amor, sino una red tendida, y sólo lo inútil será en ella atrapado. Y que lo mejor de vosotros mismos sea para vuestro amigo. Si él debe conocer el flujo de vuestra marea, que conozca también su reflujo. Pues, ¿qué será de vuestro amigo si sólo le buscáis para matar el tiempo? Buscadle siempre para las horas vivas. Pues el papel del amigo es el de henchir vuestras necesidades, y no vuestro vacío. Y en la dulzura de la amistad, que haya risa y compartir de placeres. Pues en el rocío de las pequeñas cosas, el corazón encuentra su amanecer y halla su frescor.

Gibrán Khalil Gibrán
“El profeta”

©2017-paginasarabes®

El pesar y la pobreza – Gibrán Khalil Gibrán

El pesar y la pobreza purifican el corazón del hombre, aunque nuestras mentes débiles no ven nada de valor en el universo, salvo la comodidad y la felicidad.

Gibrán Khalil Gibrán

©2017-paginasarabes®

La Religión – Gibrán Khalil Gibrán

El Sabio

La religión es un campo bien sembrado
Plantado y regado por el deseo
De aquél que ansía el Paraíso
O por aquél que teme los Fuegos del infierno.

¡Ah! Si la religión constase apenas
De las bendiciones de la Resurrección
Ellos recurrirían a Dios, y se arrepentirían
Sólo para obtener un destino mejor.

Como si la religión fuese parte
De su comercio cotidiano:
Si fueran negligentes, se verían perjudicados
Y recompensados si fueran perseverantes.

El Joven

Los seres silvestres no creen
Ni esconden incredulidad alguna
El canto de las aves no afirma
Ni á la Verdad, ni al Dolor, ni a la Felicidad.

Las creencias populares nacen y mueren
Como las sombras de la noche tenebrosa
Ninguna fe, después de Taha[L1] ,
Ninguna luz, después de Cristo.

Gibrán Khalil Gibrán


[L1]Profeta musulmán.


©2017-paginasarabes®