Archivo de la etiqueta: Anuar el Sadat

Asesinato de Mohamed Anuar el Sadat

Mohamed Anuar el Sadat

ANUAR EL SADAT
Nacido en 1918, Mit Abu al-Kum, al Minufiyah, Egipto
Fallecido en 1981, El Cairo
Presidente egipcio

El 6 de octubre de 1981, el presidente egipcio Mohamed Anuar el Sadat fue tiroteado por un grupo de pistoleros que abrieron fuego durante un desfile militar que conmemoraba el octavo aniversario de la guerra de Yom Kippur.

Por regla general, los ganadores del premio Nobel de la Paz no son asesinados, pero siempre existe la excepción fatal. Anuar el Sadat es recordado sobre todo como el primer líder árabe que realizó una visita oficial a Israel, donde se reunió con el primer ministro de ese país, Menajem Begin, y habló ante el Knesset, (parlamento), en Jerusalén el 19 de noviembre de 1977, creando una concordia sin precedentes entre antiguos enemigos. Sadat, sin embargo, no siempre había oficiado de pacificador. Su ascenso hacia la reputación mundial se inició cuando, como oficial de carrera en el ejército egipcio, tomó parte en el golpe de 1952 que destronó al rey Faruk y llevó al nombramiento de Gamal Abdel Nasser como presidente de Egipto.

Fue una figura clave en las guerras con Israel, libradas en los años cincuenta y sesenta, y después de la muerte de Nasser en 1970 le sucedió como presidente. En 1973 lanzó la guerra de Yom Kippur contra Israel, y aunque su enemigo consiguió la victoria, algunos éxitos iniciales de la campaña contribuyeron a recuperar la moral egipcia y allanaron el camino para el acuerdo de paz que se firmó años más tarde, un hecho que fue, a la vez, el mayor logro histórico de Sadat y la causa directa de su muerte.


La teoría de la conspiración

Pocos dudan de que el asesinato de Anuar el Sadat fuese otra cosa que lo que realmente sucedió. Sadat fue asesinado por fundamentalistas islámicos, furiosos de que hubiese establecido esa relación armónica entre Egipto e Israel, pero también se ha dicho que algunos miembros de la seguridad personal de Sadat formaban parte de la conjura y permitieron deliberadamente que los asesinos se acercaran a su objetivo.

Las pruebas

Sadat visitó Israel en 1977, aceptando una invitación cursada por Menajem Begin, en un movimiento radical y deliberado hacia el establecimiento de un acuerdo de paz permanente que llevó a los acuerdos de paz de Camp David, de 1978, impulsados por el presidente de Estados Unidos, Jimmy Cárter. Sadat y Begin recibieron el premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos, pero el acuerdo entre Egipto e Israel fue terriblemente impopular en el mundo árabe, especialmente para los fundamentalistas islámicos. Muchos estaban convencidos de que sólo una amenaza de fuerza obligaría a Israel a negociar una patria para los palestinos, y los acuerdos de Camp David eliminaban la posibilidad de que Egipto, la mayor potencia militar de la región, representase esa amenaza.

La oposición fundamentalista aumentó de un modo tan virulento que, en 1981, Sadat reprimió de forma drástica a las organizaciones islámicas y los grupos estudiantiles, haciendo casi mil seiscientas detenciones. En esa época, el apoyo de Sadat entre el pueblo llano estaba menguando a causa de los métodos violentos empleados por el presidente y también porque los fracasos económicos estaban ampliando la brecha entre ricos y pobres.

Los asesinos lanzaron su ataque después de que Sadat hubiese saludado y colocado una corona de flores, mientras estaba contemplando una exhibición a cargo de la fuerza aérea egipcia. Primero hicieron explosión dos granadas, luego los pistoleros saltaron de un camión militar frente al palco presidencial y corrieron hacia los espectadores, barriendo a los oficiales con fuego graneado de sus armas automáticas. A pesar de la presencia de numeroso personal de seguridad, los atacantes continuaron disparando durante más de un minuto.

Para cuando los guardaespaldas del presidente devolvieron el fuego, al menos diez personas yacían muertas o gravemente heridas en el suelo del palco presidencial. Las fuerzas de seguridad dispararon y mataron a dos de los atacantes y redujeron al resto, mientras cientos de espectadores, militares y civiles, huían en busca de refugio.

El presidente Sadat fue trasladado en helicóptero a un hospital militar, donde murió dos horas más tarde. Varios dignatarios, incluyendo a diplomáticos extranjeros, murieron durante el ataque o quedaron gravemente heridos.


El veredicto

La organización Yihad Islámica, que se oponía a las negociaciones de Sadat con Israel, así como también al uso brutal que hizo de la fuerza durante los sucesos de septiembre, se atribuyó su muerte. No existe prueba alguna que sugiera que el responsable del atentado fuese otro. A Ayman al-Zawahiri, el líder de los asesinos, se le atribuye el reclutamiento de Osama bin Laden para el movimiento.

Con información de Conspiracy Encyclopedia

©2018-paginasarabes®