El color de las moras … PÍRAMO Y TISBE (Adaptado de OVIDIO, Metamorfosis, 4,55-166)

moras_a-e1318983751154
Era Píramo el joven más apuesto y Tisbe la más bella de las doncellas de Oriente. Vivían en la antigua Babilonia, en casas contiguas. Su proximidad les hizo conocerse y empezar a quererse. Con el tiempo creció el amor.

Hubieran acabado casándose, pero se opusieron los padres. Aunque no les dejaban verse, lograban comunicarse de alguna forma; no pudieron los padres impedir que cada vez estuvieran más enamorados: el fuego tapado hace mejor rescoldo.

La pared medianera de las dos casas tenía una pequeña grieta casi imperceptible, pero ellos la descubrieron y la hicieron conducto de su voz. A través de ella pasaban sus palabras de ternura, a veces también su desesperación: no podían verse ni tocarse. A la noche se despedían besando cada uno su lado de la pared.

Pero un día toman una decisión. Acuerdan escaparse por la noche, burlando la vigilancia, y reunirse fuera de la ciudad. Se encontrarían junto al monumento de Nino, al amparo de un moral que allí había, al lado de una fuente.

Ese día se les hizo eterno. Al fin llega la noche. Tisbe, embozada, logra salir de casa sin que se den cuenta y llega la primera al lugar de la cita: el amor la hacía audaz.

En esto se acerca a beber a la fuente una leona, con sus fauces aún ensangrentadas de una presa reciente. Al percibirla de lejos a la luz de la luna, Tisbe escapa asustada y se refugia en el fondo de una cueva. En su huida se le cayó el velo con que cubría su cabeza. Cuando la leona hubo aplacado su sed en la fuente, encontró el velo y lo destrozó con sus garras y sus dientes.

Algo más tarde llegó por fin Píramo. Distinguió en el suelo las huellas de la leona y su corazón se encogió; pero cuando vio el velo de Tisbe ensangrentado y destrozado, ya no pudo reprimirse: “Una misma noche – dijo – acabará con los dos enamorados. Ella era, con mucho, más digna de vivir; yo he sido el culpable. Yo te he matado, infeliz; yo, que te hice venir a un lugar peligroso y no llegué el primero. ¡Destrozadme a mí, leones, que habitáis estos parajes! Pero es de cobardes limitarse a decir que se desea la muerte”.

Levanta del suelo los restos del velo de Tisbe y acude con él a la sombra del árbol de la cita. Riega el velo con sus lágrimas, lo cubre de besos y dice: “Recibe también la bebida de mi sangre”. El puñal que llevaba al cinto se lo hundió en las entrañas y se lo arrancó de la herida mientras caía tendido boca arriba. Su sangre salpicó hacia lo alto y manchó de oscuro la blancura de las moras. Las raíces de la morera, absorbiendo la sangre derramada por Píramo, acabaron de teñir el color de sus frutos.

Aún no repuesta del susto, vuelve la joven al lugar de la cita, deseando encontrarse con su amado y contarle los detalles de su aventura. Reconoce el lugar, pero la hace dudar el color de los frutos del árbol. Al distinguir un cuerpo palpitante en el suelo ensangrentado, un estremecimiento de horror recorrió todo su cuerpo. Cuando reconoció que era Píramo, se da golpes, se tira de los pelos y se abraza al cuerpo de su amado, mezclando sus lágrimas con la sangre. Al besar su rostro, ya frío, gritaba: “Píramo, ¿qué desgracia te aparta de mí? Responde, Píramo, escúchame y reacciona, te llama tu querida Tisbe”. Al nombre de Tisbe, entreabrió Píramo sus ojos moribundos, que se volvieron a cerrar.

Cuando ella reconoció su velo destrozado y vio vacía la vaina del puñal, exclamó: “Infeliz, te han matado tu propia mano y tu amor. Al menos para esto tengo yo también manos y amor suficientes: te seguiré en tu final. Cuando se hable de nosotros, se dirá que de tu muerte he sido yo la causa y la compañera. De ti sólo la muerte podía separarme, pero ni la muerte podrá separarme de ti. En nombre de los dos una sola cosa os pido , padre mío y padre de este infortunado, que a los que compartieron su amor y su última hora no les pongáis reparos a que descansen en una misma tumba. Y tú, árbol que acoges el cadáver de uno y pronto el de los dos, conserva para siempre el color oscuro de tus frutos en recuerdo y luto de la sangre de ambos”. Dijo y, colocando bajo su pecho la punta del arma, que aún estaba templada por la sangre de su amado, se arrojó sobre ella.

Sus plegarias conmovieron a los dioses y conmovieron a sus padres, pues las moras desde entonces son de color oscuro cuando maduran y los restos de ambos descansan en una misma urna.

©2011-paginasarabes®

Interrogantes sobre el asesinato del activista italiano Vittorio – Assmae Al Gul


Plan israelí, italiano y árabe para obstaculizar la Flota de la Libertad a Rumbo a Gaza

El autor del artículo describe la relación de las pesquisas, y las contradicciones del relato difundido en los medios europeos en relación con el asesinato del cooperante italiano Vittorio Arrigoni, y establece la hipótesis de una trama para obstaculizar al movimiento contra el bloqueo de Gaza que arranca con una entrevista entre los presidentes de Italia e Israel:” Es preciso recordar que Vittorio estaba muy preocupado por las informaciones que hablaban de un pacto entre Berlusconi y Netanyahu”. “En mi opinión Vittorio sí había recibido alguna advertencia, pero no de grupos locales sino de fuentes internacionales. Corrobora esta impresión el hecho de haber transferido sus dos cuentas en Facebook a un amigo italiano con fecha de 9 de abril de 2011, que le informó en su muro que sus cuentas están bajo control seguro”.

Assmae Al Gul

Al Quds al Arabi.

Traducción: Jalil Sadaka

El hecho de trasladar el féretro de Mohamed al-Brizat, el autor del crimen de Vittorio Arrigoni, activista italiano del Movimiento de Solidaridad Internacional a Jordania a través del paso de Heretz, fronterizo con Gaza, cuando el féretro del activista solidario italiano, Vittorio, fue trasladado a su país a través del paso de Rafah, para evitar pasar por Israel, tiene gran simbolismo, aparte de ser un resumen de la vida de Vittorio, y las sospechas que recaen sobre su asesino y sus cómplices.

Al-Brizat, el artífice de secuestro y posterior asesinato de Vittorio, vivió en varias ciudades europeas antes de recalar en Gaza. La primera vez que llegó a la franja fue acompañando a la caravana que lideró George Gallowey1. Según fuentes del gobierno de Gaza, este hombre intentó permanecer en la Franja, pero no se le concedió el permiso, por lo que tuvo que marchar para volver clandestinamente con una nueva identidad y con el nombre falso Mohamad Hassan.

No soy de las personas que cree en las teorías de la conspiración, sobre todo atribuidas a Israel, que han sido el san benito para no reconocer nuestros errores, por eso me lancé durante muchos días a investigar este crimen, con el fin de evitar hacer acusaciones sin fundamento. Después de todas mis pesquisas, llegue a una conclusión que me permite afirmar que la muerte de Vittorio es consecuencia de una conspiración muy compleja.

La historia se inicia estudiando la personalidad de este activista, concretamente el elogio unánime de todos los gazauíes. Para ellos era el hijo adoptivo, sobre todo para los campesinos y pescadores que acompañaba en sus faenas diarias. Mientras era para su ong llamada Movimiento de Solidaridad Internacional y toda la izquierda europea un verdadero héroe, Vittorio, que llegó a Gaza en un barco solidario, era un símbolo de la lucha contra el lobby sionista, no sólo a través de sus documentales, su libro sobre la guerra de Gaza, o sus artículos en los medios de comunicacion italianos, todo ello sin olvidar sus firmes convicciones, su humanismo sincero. Todas estas cualidades han convertido a Vittorio en un hombre molesto, para los dos gobiernos, israelí e italiano, y sobre todo para los sectores de la derecha radical, que según los documentos de Wikileaks, profirieron amenazas contra Vittorio hace dos años.

Los medios de información italianos, revelaron el contenido de una llamada telefónica realizada días antes del asesinato de Vittorio entre el primer ministro israelí y su homologo italiano Silvio Berlusconi, en la que éste último se comprometió a hacer todo lo que esté en su mano para impedir que zarpe un barco italiano junto a la flotilla rumbo a Gaza.

Como es sabido la izquierda italiana se ha caracterizado por su firme postura solidaria con la causa palestina. El propio Vittorio llegó a Gaza en un barco hace varios años y decidió quedarse incluso durante la guerra a finales de 2008 e inicios del 2009, y tuvo un destacado papel en la organización de todas las expediciones para romper el bloqueo, lo que ha causado un cierto malestar en las filas del gobierno italiano.

Israel, en cambio, pretende advertir a los activistas internacionales y sobre todo los italianos sobre las consecuencias de su activismo propalestino. Recordemos un hecho significativo ocurrido hace unos meses, cuando una responsable de una institución italiana realizó una visita a los campesinos en la línea de frontera de Gaza con Israel, acompañada de Vittorio, con el fin de estudiar un proyecto de ayuda a los campesinos que viven en esta peligrosa zona. Cinco minutos después de aquella visita, uno de las campesinos con los que se entrevistó la delegación solidaria italiana fue asesinado con un certero tiro en el corazón procedente del otro lado de la línea de demarcación. Este fue el primer mensaje de advertencia para los activistas.

Pero Israel necesitaba un acto más contundente, elaborado, para amedrentar, disuadir a los activistas de la Flotilla de la Libertad, sobre todo después de conseguir la luz verde de Berlusconi. No deseaban un escándalo del nivel del asesinato de la activista norteamericana aplastado por una excavadora israelí en 2003 en el campamento de Rafah, Rachel Corrie. El asesinato de Vittorio era el plan perfecto para conseguir varios objetivos, persuadir a los activistas de la Flotilla de la Libertad, provocar un enfrentamiento entre el gobierno de Hamas y los salafistas, acabar con el mayor logro de este gobierno la garantía de seguridad para los extranjeros residentes en la franja, golpear la reputación del pueblo palestino, y de paso liberarse de un tenaz activista solidario. Para preparar el terreno recurrió, al igual que en muchas otras ocasiones anteriores, a ejecutores árabes y palestinos, como el asesinato del cineasta palestino en el campo de refugiados de Jenin, Juliano Khamis, así como la enigmática explosión de Jerusalén, que nadie reivindicó hasta este momento. Todo ello por citar los casos más recientes.

Los que me conocen a través de mis artículos saben muy bien que no simpatizo con el gobierno de Hamas en Gaza, ni de Al-Fatah en Cisjordania, es más me considero una de sus víctimas de un modo u otro. Puedo afirmar con rotundidad que el gobierno de Gaza como institución y el movimiento islámico Hamas son absolutamente inocentes de la sangre de Vittorio. Desmiento las filtraciones interesadas que intentan involucrar a Hamas en este crimen. Todos sabemos que el peso de la responsabilidad de la muerte de un extranjero en la Franja de Gaza recae sobre el gobierno de Hamas. Cualquier gobierno que pueda sentirse intimidado por la presencia de un activista solidario extranjero, al margen de todas las reservas que pueda tener contra él, nada puede hacerle más que detenerlo e interrogarlo, como ocurrió con el periodista británico Pall Martin en febrero del año pasado, y en el caso que temiera por su seguridad, sólo le pediría que se marchara como ocurrió con la periodista Amira Haas.

Mi opinión que coincide con la opinión de muchos observadores, la celeridad, la contundencia con la que respondió al crimen, y la sensibilidad mostrada por los servicios de seguridad hacia la consternación de la inmensa mayoría de la población de Gaza por el asesinato, revela que el gobierno de Hamas dice la verdad cuando expresó su conmoción por la perdida de la vida del activista italiano. Es más, este gobierno sintió el golpe como si fuera en su propia cara.

“De todos modos no puedo eximir al gobierno de Hamas de toda responsabilidad por varios motivos: la radicalización y la violencia en el trato recibido últimamente, por los sectores laicos de la sociedad gazauí, formado por distintas organizaciones sociales, y destacadas personalidades, cerrar los ojos ante el auge de grupos fanatizados en la Franja consintiéndoles comportamientos inaceptables con el pretexto de ser islámicos permitiendo incluso la actividad de elementos salafistas procedentes del exterior, al tiempo que cerraba el espacio a los sectores liberales progresistas.”

“Otro de los motivos para culpar a Hamas es su falta de decisión para atajar las divisiones internas, que revelan una radicalización religiosa, política y un aumento de la violencia en la conducta de algunos elementos. Todo ello ha permitido que algunos agentes de la policía se adhieran o simpatizaran con grupos radicales.”

Estas circunstancias han facilitado a un agente peligroso, a pesar de su juventud, como Al Brizat aprovechar algunos resquicios para infiltrarse en una asociación islámica afín a Hamas, y convencer a los otros dos acusados de cometer el crimen de secuestrar, y posteriormente asesinar a Vittorio, aprovechando la detención del Shaij Hisham Al Saidni, alias abu Walid al Maqdessi, previo intento de ensuciar la imagen púbica de Vittorio ante estos elementos radicalizados, de modo intencionado dejando entrever que Vittorio trabajaba al servicio de intereses foráneos, y que corrompe a los jóvenes de la Franja. Todo ello demuestra fehacientemente que el secuestro y posterior asesinato de este activista no fue un acto improvisado sino fruto de un plan diseñado contra él personalmente.

El plan ejecutado por Al-Brizat era el siguiente: Aprovechar la información proporcionada por Mahmud Al-Silfiti, una trabajador de Protección Civil, cuya sede se encuentra muy cercana al piso donde vivía Vittorio, próxima al puerto Gaza. Su vecindad permitió a Al Silfiti establecer cierta amistad con Vittorio, lo que facilitó el secuestro. Una mujer extranjera cuya identidad no ha sido revelada declaró a la policia haber visto a Vittorio en compaña de Al-Silfiti recién llegado de Rafah, donde había participado en una ceremonia de pésame por un joven fallecido en un accidente de uno de los túneles. Vittorio se dirigía a un club deportivo cuando Al-Silfiti, informó al resto de la banda de su camino. Según mis indagaciones, Vittorio no tenía ningún reparó en hablar con los agentes de la autoridad, más bien al contrario, era de un trato muy afable con todo el mundo. Esto explica que no haya puesto ningún reparo de acompañar al enlace de la banda.

Todos los índicios apuntan a que Vittorio fue asesinado desde el primer momento del secuestro. El video de la reivindicación se rodó cuando el secuestrado era ya cadáver, pero se hizo todo lo posible para que pareciera vivo. Un médico forense italiano declaró que las imágenes difundidas, en el video en cuestión estaban trucadas y que Vittorio está ya muerto cuando se rodó el video. Cuando la banda de asesinos hizo público el secuestro, y dio un plazo de 30 horas a las autoridades para satisfacer sus demandas, en realidad el secuestrado había sido asesinado. El citado medico señaló que el movimiento de las mandíbulas, que se aprecia en la grabación, era natural en todos los ahorcados. Estos datos también fueron corroborados por el forense de Gaza, que certificó que la causa del fallecimiento era por estrangulamiento mediante cuerda de plástico. Todos los indicios apuntan a que Vittorio estaba ya cadáver cuando se realizó el video.

Respecto a la autoría del video del secuestro, según el análisis de los expertos, esta grabación no es propia de los grupos salafistas, a pesar de que los autores habían asumido la causa de la detención de Al Saídni, y demandaba su canje con Vittorio; y a pesar de la bandera del grupo salafista que aparece en el video hay varias evidencias que demuestran que esta banda no era conocida por los lideres salafistas. Entre estos indicios cabe resaltar el análisis del contenido de la conversación mantenida entre Al Saídni y los secuestradores estando cercados por la policía. En la conversación con el jefe salafista, del que demandaban su excarcelación, intentó disuadir a los secuestradores para entregarse. Se deduce de esta conversación claramente que no les conocía, y que eran personas que podrían haber sido seducidas por sus ideas pero de ningún modo eran conocidos suyos.

Como hemos señalado el video del secuestro no tiene las características propias de los grupos salafistas; ni su escenografía, ni la realización, son los habituales de los salafistas, además los medios técnicos con los que se rodó el video eran rudimentarios muy al contrario de los videos rodados con sofisticados medios de grabación habituales de los grupos salafistas. Todo indica pues que hubo una intencionalidad por parte del cerebro de la acción para involucrar a los salafistas, y que éstos se esforzaron en rechazar toda responsabilidad de la acción, incluso asistiendo al funeral.

Según las investigaciones policiales hubo una discusión entre los miembros de la banda dentro del piso situado en el barrio de al Karama, al norte de la Franja entre los autores sobre la decisión de asesinar a Vittorio. Dos miembros de la banda, al-Omari y al–Salfiti, no eran partidarios de matarle, sin embargo al-Brizat insistió en matar al secuestrado alegando que era “kafir” y “corruptor”. Eso demuestra que los dos coautores no eran conscientes de las intenciones de al-Brizat, cuya única intención era asesinar a Vittorio, no sabemos si por decisión suya o por orden de alguien.

Al-Brizat aprovechó las desavenencias internas entre los militantes de Hamas para falsear la imagen de Vittorio, y consiguió el apoyo de la causa de Hisham Al Seideni, el jefe salafista que reclamaba su puesta en libertad, a cambio de Vittorio. Incluso creó una cierta intoxicación sobre la postura de Hamas, acusándola de renunciar a los principios islámicos, y de este modo consiguió el apoyo y la complicidad de dos miembros de este movimiento, como cómplices, Bilal Al-Omari, y Al-Salfiti. Estos accedieron a participar en el secuestro con la condición de dar un plazo para lograr la liberación del jefe salafista. Pero fueron sorprendidos al ver la rapidez con la que se ejecutó al secuestrado, sin dar tiempo para conseguir el objetivo.

El plan del jefe de la banda consistía en ejecutar a Vittorio desde el primer momento para tener suficiente tiempo que le permitiera huir de Gaza a través de algún túnel, antes de que la policía pudiera darle captura, pero el plan no funcionó como esperaba. Gracias a la rápida intervención de la policía se consiguió localizar y neutralizar a los secuestradores.

Respecto a los hechos acaecidos en el momento del asalto por la policía, que provocó la muerte de los dos miembros del grupo y heridas graves al tercero, los testigos presenciales afirman que el cuerpo de al-Brizat, tenía tres disparos mortales de necesidad, dos en la pecho y el tercero en la garganta.

Otra de las cuestiones que llaman poderosamente la atención sobre este siniestro personaje al-Brizat fue la rapidez con la que fue reclamado su cadáver por las autoridades jordanas, y la rápida concesión del permiso de repatriación a través de paso de Heretz controlado por Israel. Eso no se entiende a la luz de las afirmaciones de las autoridades jordanas, de que estaba siendo buscado por sus ideas salafistas independientes, como afirmaba su padre.

Igualmente resulta llamativo el interés de los medios informativos jordanos por este caso; todo parece indicar que tenía cierta relación con medios influyentes de este país.

El acuerdo entre Netanyahu y Berlusconi, para solventar la difícil papeleta de Israel en relación con el bloqueo inhumano de Gaza, y acabar con el creciente apoyo internacional con Palestina, se resolvió con el asesinato de de Vittorio, que fue un golpe muy duro a la imagen de los palestinos. Todos los amigos de Vittorio sabían que había planificado su salida de Gaza a través del paso de Rafah para el 28 de marzo, pero razones personales relacionadas al parecer con su labor humanitaria la obligaron a aplazar su viaje varias veces; tenía previsto salir hacia su país finalmente la semana que fue asesinado, y de hecho salió, pero metido en un ataúd. Esto aleja las sospechas que puedan albergar algunos sobre la responsabilidad de algunos medios cercanos a las autoridades de la Franja, ¿Por qué iban a matar a alguien supuestamente molesto sabiendo que iba a salir por su propio pie?. Todo indica que la decisiva contribución de Vittorio a los preparativos de la flota de la Libertad para romper el bloqueo de Gaza fue la causa de su asesinato, lo que induce a pensar que hubo un plan en el que participaron muchos interesados para acabar con su vida, molesta para muchos partidarios del bloqueo.

Es preciso recordar que Vittorio estaba muy preocupado por las informaciones que hablaban de un pacto entre Berlusconi y Netanyahu, hasta el punto de preguntar a un amigo suyo palestino en una tertulia en un local de Gaza sobre el tema y comentar después de contemplar todas la posibilidades, ¿puede ser a través de los salafistas?. Alguien podría pensar que había recibido algún aviso, pero su interlocutor palestino desestimó esta hipótesis afirmando que le habría comentado el asunto.

En mi opinión Vittorio sí había recibido alguna advertencia, pero no de grupos locales sino de fuentes internacionales. Corrobora esta impresión el hecho de haber transferido sus dos cuentas en Facebook a un amigo italiano con fecha de 9 de abril de 2011, que le informó en su muro que sus cuentas están bajo control seguro.

Este es el resultado de mis propias pesquisas que duraron varios días, para intentar arrojar luz sobre este crimen, resolver el rompe cabezas y formar el puzzle para descubrir la foto del crimen no solo sus autores materiales sino sus instigadores. No sé cuál va a ser el resultado de la investigaciones que están realizando las autoridades policiales de Hamas, ni si aparecerán algunas pruebas que ayuden a aclarar esta muerte que ha conmocionado a todos los palestinos primero, y a muchos activistas de la cuestión palestina, que tienen el derecho a saber toda la verdad, así como la familia de Vittorio de la que todos formamos parte a partir de su desaparición.

1 Diputado laborista británico, organizador del convoy Viva Palestina de ayuda humanitaria a Gaza.

Con información de :Nodo50

©2011-paginasarabes®

¿Se repetirá la historia? – Niko Schvarz

Ataque sionista contra la Flotilla de la Libertad

E l 31 de mayo se cumplió un año del ataque mortífero de tropas especiales israelíes contra la Flotilla de la Libertad encabezada por el barco turco Navi Marmara, que junto a otras ocho naves con 750 pasajeros en total procuraron llevar 10 mil toneladas de ayuda humanitaria proveniente de 25 naciones a la franja de Gaza, cercada por Israel. El saldo fue de 9 muertos entre los militantes solidarios turcos, y numerosos heridos. El pasado lunes 30 de mayo (día en que la flotilla había zarpado desde Estambul, Turquía) el acontecimiento fue conmemorado por una multitud que desfiló por las calles de la capital turca portando retratos de las víctimas y pancartas con consignas escritas en turco, inglés y hebreo de condena a la matanza.

Ese mismo día, el gobierno egipcio anunció la apertura del paso de Rafah, que une ese país con la Franja de Gaza y que completaba durante un largo período su cerco total. El gobierno de Israel reprobó de inmediato esa medida. Al mismo tiempo, el movimiento de apoyo al pueblo de Gaza reiteró que antes de fines de junio se intentará nuevamente hacer llegar amplia ayuda solidaria a la Franja, organizándose una segunda flotilla con 15 barcos provenientes de Canadá, España, EEUU, Francia, Grecia, Irlanda, Italia y Turquía, que se encontrarán en aguas internacionales al sur de Chipre, con 1.500 militantes a bordo y transportarán productos humanitarios, materiales de construcción ­entre ellos 600 a 700 toneladas de cemento­ material escolar, equipos médicos, medicamentos y juguetes. Estas precisiones fueron formuladas por Huseyin Oruç, de la organización caritativa islamista turca IHH, asociada a la flotilla. El organizador de la misma, el activista griego Vangelis Pisias, declaró que “Israel impide a los palestinos utilizar su mar y controla y restringe duramente los bienes que ingresan y salen de Gaza, por eso debemos seguir enfrentando el bloqueo”. El gobierno israelí también se opuso a la llegada de una nueva flotilla a Gaza, y su vocero oficial la calificó de “provocación”, lo mismo que hizo un año atrás.

Precisamente el 30 de junio, Telesur difundió un documental excepcional, del que tomamos prestado el título “Fuego sobre el Marmara”, el cual reproduce aspectos de la mortal agresión israelí en aguas internacionales (lo que multiplica su carácter violatorio de todas las normas de relación entre naciones) y sus antecedentes inmediatos. Honor a sus realizadores, David Segarra y colaboradores, que además de su profesionalismo se jugaron la vida en esta empresa, porque los atacantes se empeñaron en destruir todo el material gráfico y atacaron brutalmente a los camarógrafos, además de cortar la comunicación vía satélite de la nave. Pese a ello, estos lograron preservar, luego compaginar y difundir ahora un material de extraordinario valor.

El momento culminante de la filmación muestra a los integrantes del comando bajando a cubierta del Marmara con cuerdas suspendidas desde helicópteros, disparando fuego vivo a quienes tenían delante. Todos los testimonios coinciden en que apuntaban a la cabeza. Allí se produjeron las primeras muertes. Se oyen los gritos de ¡No disparen! ¡Dejen de disparar! y tableteos de ametralladora. Se ven varios heridos que son llevados abajo en camillas improvisadas para recibir los primeros auxilios. Los pasajeros, sin armas (no había ninguna a bordo), se defienden como pueden. A tres comandos los despojaron de sus armas y las arrojaron al mar. Todo el aquelarre se inició a las 4.30 de la madrugada y se extendió por casi una hora. Un buen rato antes habían aparecido tres naves israelíes en el radar del Marmara. El saldo es de 9 muertos y 52 heridos. Los médicos que participaron en las autopsias dicen que los disparos se efectuaron de 35 a 45 centímetros de distancia. Los comandos destruyen computadoras y celulares, roban las cintas, a uno de los periodistas gráficos lo golpean en la nuca, a los heridos los tratan sin lástima.

Estos documentos captados en vivo dan sustento a los testimonios que en aquella oportunidad, un año atrás, recorrieron el mundo, como lo hicimos constar. La cineasta brasileña Iara Lee, que integraba la flota, declaró que los soldados israelíes atacaron de manera indiscriminada: “Esperábamos que dispararan a las piernas o al aire, pero fueron directo a la cabeza de los pasajeros”. La activista turca Nilufer Cetin declaró: “Primero lanzaron bombas de humo y gas lacrimógeno, luego comenzaron a descender desde los helicópteros. Entonces el choque fue brutal. El Navi Marmara se volvió un baño de sangre”. La diputada israelí Hanin Zoabi dijo que el propósito del comando que abordó el barco “no era detenerlo, sino causar el mayor número de bajas para impedir futuras acciones similares. Israel efectuó una acción militar provocadora”.

¿Se repetirá la historia?

 

V

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: