La oscura historia de la Torre de la Malmuerta – Qûrtuba

malmuerta_a-e1319783275837
Córdoba es una de las ciudades andaluzas más bellas. Su casco antiguo, sus construcciones musulmanas, sus parques, su gastronomía. Muchos acuden a este lugar atraídos por la famosa y conocida mezquita, pero se van enamorados de muchos otros puntos de interés en un primer momento menos conocidos. Una de esas construcciones que suelen pasar desapercibidos es la Torre de la Malmuerta.

La Torre de la Malmuerta es una torre albarrana (es decir, que forma parte de un recinto fortificado) que data del siglo XV. Comenzó a edificarse en el año 1404 sobre otra construcción musulmana, y su misión consistía en defender las puertas del Rincón y del Colodro. Su construcción fue costeada con el producto de multas a tahúres y garitos.

 

malmuerta21

La Torre de la Malmuerta es de planta octogonal y se apoya sobre un arco que corta la muralla que va a descansar en la Puerta del Rincón. Es maciza hasta la altura del arco, ya que a partir de ahí es hueca. Era allí donde se encerraban a los nobles cuando se empezó a utilizar como prisión después de perder su función defensiva. Pero no fue su única función, ya que en el siglo XVIII se utilizaba para hacer observaciones astronómicas Bajo el arco se pueden observar las armas reales y una inscripción casi borrada que ha dado pie a una de las leyendas existentes sobre esta torre.

El nombre de la torre, Malmuerta, ya deja entrever algún asunto turbio ya que es inevitable asociarlo a una persona mal muerta, muerta de manera indebida. Cuenta la leyenda que existió un caballero, ascendiente de los Marqueses de Villaseca, casado con una bella dama. La mujer tenía muy buen corazón y dedicaba su vida a los más pobres, por lo que cada tarde ofrecía su ayuda a quien lo necesitaba, ofreciendo comida y ropa. A pesar de lo bondadoso del acto su marido no sabía nada, ya que éste consideraba que las personas de la alta sociedad no debían relacionarse con los más desfavorecidos.

El marido, ignorante, empezó a sospechar que las salidas de su esposa se debían a encuentros con otro hombre por lo que, presa de los celos, decidió matarla. No obstante, más tarde descubrió la verdad y, avergonzado, pidió perdón al rey. Éste le mandó construir una torre, cuyo nombre seria La Malmuerta, para que siempre permaneciese en su mente.

©2011-paginasarabes®

Torre de la Cautiva – ALHAMRA

Torre de La Cautiva – Alhamra

Torre situada en el camino de ronda de la muralla, fue conocida en el siglo XVI como de Torre de la Ladrona y de la Sultana. Se cambió su nombre por el de la Cautiva porque se pensaba que en ella vivió Doña Isabel de Solís, convertida al Islam con el nombre de Zoraya, favorita del rey Muley Hacén.

Se accede a la planta baja por un pasadizo que nos lleva a un patio con galerías abiertas por arcos peraltados festoneados en tres de sus lados, con impostas de mocárabes. Este patio comunica con una sala cuadrada a través de un arco doble de mocárabes, la cual presenta un artesonado del siglo XIX y unos camarines con balcones al exterior. Las inscripciones de sus paredes nos revelan su importancia defensiva dentro del conjunto, y su carácter de torre-palacio de gran belleza.

Cronología: fines del siglo XIII, aunque es renovada y adecuada para vivienda en la época de Yusuf I en la primera mitad del siglo XIV.

A destacar: Es una torre-palacio, o Qalahurra, donde se combina el carácter defensivo en su exterior con vivienda en el interior.

Ésta torre que ha recibido diferentes denominaciones a lo largo de su historia: de la Ladrona, de las Damas y de la Sultana. Desde mediados del siglo XIX se la conoce como de la Cautiva, por la leyenda literaria romántica, de que en ella estuvo prisionera Dª Isabel de Solís, que posteriormente sería sultana con el nombre de Zoraya.

La Torre de la Cautiva apenas se diferencia exteriormente del resto. Sin embargo, el interior de ésta es uno de los espacios de habitación más destacados de la Alhambra por su decoración. Se trata de una torre-palacio, o Qalahurra, cuya estructura y distribución es la misma que la de las casas y palacios del Conjunto Monumental.

Este espacio, junto con el Salón de Comares, atesora el más complejo programa decorativo de la Alhambra. Un poema inscrito en la sala, que comienza en el ángulo izquierdo de la misma, nos da la clave para entenderla:

«Esta obra ha venido a engalanar la Alhambra;

es morada para los pacíficos y los guerreros;

Calahorra que contiene un palacio

¡Dí que es una fortaleza y a la vez mansión para la alegría!

Es un palacio en el cual el esplendor está repartido

entre su techo, su suelo y sus cuatro paredes;

en el estuco y en los azulejos hay maravillas,

pero las labradas maderas de sus techos son aún más extraordinarias….».

(trad. de Mª Jesús Rubiera)

Fuente: Entradas Alhambra Granada

©2011-paginasarabes®

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: