11-S

Boeing no aclara el enigma del segundo avión

 

torres_cubos

 

 

La investigación federal sobre el 11-S, frenada por la actitud de la Casa Blanca

La empresa aeronáutica recibe centenares de preguntas sobre el ataque terrorista

13 de julio de 2003

Han pasado casi dos años del 11-S pero no se sabe casi nada sobre los detalles del mayor ataque de la historia contra Estados Unidos. La comisión federal que investiga el fallo de seguridad que propició los atentados en Washington y Nueva York se queja abiertamente, no sólo de falta de recursos, sino, incluso de estar siendo intimidada por la Casa Blanca para que no llegue al fondo de la verdad. Esta falta de transparencia ha llevado esta semana a “The New York Times” a comparar a la Administración Bush con el Kremlin soviético.

La versión oficial sigue siendo que un grupo de 19 terroristas, dirigido por Mohamed Atta, un hombre de Al Qaeda, fue capaz de secuestrar cuatro aviones comerciales y estrellar dos contra las Torres Gemelas, uno contra el Pentágono y provocar el accidente del otro en un bosque de Pennsylvania cuando iba camino de Washington. La vida de los terroristas en losmeses previos a los atentados es pública y está bien documentada, pero no hay casi nada sobre las investigaciones previas y posteriores de las agencias americanas de seguridad, sobre los informes diarios que la CIA prepara para el presidente o sobre las reuniones del Consejo Nacional de Seguridad.Tampoco se sabe qué relación había entre dichas agencias. La comisión federal, que debe acabar su trabajo en mayo del año próximo, acusa al Pentágono y al Departamento de Justicia (de quien depende el FBI) de negar información vital y de colocar a un funcionario en todas las entrevistas que realizan para intimidar a los testigos.

Estas cortapisas impiden obtener –entre otros datos– agua clara sobre la posiblemanipulación o no del fuselaje del avión que se estrelló contra la torre sur del World Trade Center, circunstancia sobre la que ya informábamos en nuestra edición del pasado 22 de junio. Cuando “La Vanguardia” preguntó a la sede central de Boeing en Seattle sobre las extrañas formas que se aprecian en las fotografías, la portavoz de la compañía ofreció su total colaboración para esclarecer el asunto. Sin embargo, después de haberlas estudiado durante días, Boeing –cuyos ingenieros forman parte de la investigación oficial– declinó ofrecer su opinión aduciendo razones de seguridad nacional.

Dos de las instantáneas que revisaron los ingenieros de Boeing –enviadas a Seattle vía Internet tal comose acordó con la compañía– corresponden a una toma lateral de los últimos momentos del vuelo. Al confirmar su recepción, la portavoz comunicó que darían respuesta a la duda planteada y explicó que desde el ataque reciben centenares de preguntas procedentes de todo el mundo sobre diversos aspectos del atentado. La mayoría de las dudas –informó– se refieren al Boeing que se estrelló contra el Pentágono y cuya existencia ha sido negada por un investigador francés autor de varios best-séllers sobre el tema. A este respecto, Boeing afirmó rotundamente y sin vacilaciones que fue uno de sus aviones el objeto que impactó contra el emblemático edificio militar. Sin embargo, esa firmeza no se ha repetido en las reiteradas ocasiones que “La Vanguardia” ha requerido a Boeing explicación razonable sobre las manchas que aparecen en el aparato que impactó contra la torre sur del World Trade Center de Nueva York.

Los referidos fotogramas han sido objeto de un análisis digital de detección de contornos elaborado en la Escola Universitària Politècnica de Mataró. El estudio determinó que lo que se ve sobre el avión son formas o volúmenes y no reflejos, lo que podría sugerir que el aparato llevaba adosado al impactar algún ingenio desconocido, cuya naturaleza obviamente entra de lleno en el terreno de las hipótesis. Una posibilidad es que, pese a los análisis, las formas en cuestión se deban a un fenómeno óptico. La otra es que los terroristas hubieran añadido algo al avión para incrementar su efecto destructivo. La muy notable falta de seguridad en el aeropuerto Logan de Boston, de donde partieron los dos Boeing que destruyeron las torres, refuerza esta posibilidad. La manipulación del fuselaje, sin embargo, hubiera requerido la participación de más terroristas que los detectados. No obstante, la hipótesis de que los kamikazes de Al Qaeda contaran con más ayuda sobre el terreno se planteó entre los especialistas en terrorismo el mismo 11-S, pero nunca ha sido probada.

Por Eduardo Martín de Pozuelo y Xavier Mas de Xaxás

Fuente: La Vanguardia

©2013-paginasarabes®

Deja un comentario

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: