Los sufís de Al-Andalus 2 – Por Ibn Arabi

sufies_8923

Abû Ahmad as-Salawî

 

Vino a unirse con nosotros a Sevilla en la época en que yo estaba bajo la dirección espiritual de nuestro shaykh Abû Ya’qûb al-Kûrnî. Este Abû Ahmad, que tenía estados espirituales (ahwâl) de una gran fuerza, pasó dieciocho años en compañía de Abû Madyan. Era un hombre de esfuerzo y de piedad, que lloraba mucho.

Estuve en su compañía durante un mes en la mezquita de Ibn Jarrâd. Una noche, me levanté para hacer el salat. Hice mi ablución y subí al tejado de la mezquita. Allí estaba, tendido cerca del tragaluz y durmiendo. De él salían rayos de luz que se dirigían hacia el cielo. Me quedé mirándole un momento, sin saber si la luz venía del cielo hacia él o salía de él y ascendía hasta el cielo. No me movía, maravillado por su estado. Después se despertó, hizo su ablución y se puso a hacer el salat.

Cuando lloraba, yo recogía las lágrimas que caían al suelo y me frotaba la cara con ellas, pues me daba cuenta de que olían muy bien a almizcle. Cuando las personas notaban en mí ese olor, me preguntaban dónde había comprado un almizcle de tal calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

portal de cultura arabe

This site is protected by WP-CopyRightPro
A %d blogueros les gusta esto: