Los sufís de Al-Andalus 2 – Por Ibn Arabi

sufies_8923

Abû ‘Abdallâh b. Zayn al-Yâbarî

 

Este shaykh de Sevilla, que vivió en la miseria, tenía un gran mérito. Era un hombre de celo y de esfuerzo. Enseñaba el Corán y la gramática en la mezquita de ‘Udays, en Sevilla. Era prácticamente desconocido y poco señalado.

 Se aplicaba al estudio de las obras de Ghazzâlî (1). Una noche, mientras leía el libro que Abû al-Qâsim b. Hamdîn(2) redactó contra Ghazzâlî, de pronto fue atacado por la ceguera. Abatido por esta prueba, se arrodilló ante Allah implorando Su perdón y juró que nunca más leería aquel libro y que se separaría de él. Entonces Allah le devolvió la vista.

 Era un hombre excelente. También conocí a su hermano, que era como él. Cuando murió, se oyó una voz que decía: “Dos plazas dobles en el Paraíso para los hijos de Azyn!”.

Era oriundo de Evora, ciudad que se encuentra hoy en manos de los francos.

El propio Ibn Hamdîn, que era juez en Córdoba, había hecho quemar los libros de Ghazzâlî y había pronunciado anatemas contra él. Algún tiempo después, Ibn Hamdîn vio a GhazzâIî en sueños, con una cadena en la mano con la que tiraba de un cerdo. Ibn Hamdîn relata que saludó a Ghazzâlî y que le preguntó sobre el cerdo. Ghazzâlî respondió que el cerdo era Ibn Hamdîn, y que permanecería en su poder hasta que no le demostrara en qué había merecido su maldición(3).

(1).- Ghazzâlî, que fue el sabio musulmán más insigne, se dedicó a hacer resaltar la convergencia entre el Islam exotérico y el Sufismo. Su obra más importante es Ihyâ´ úlûm ad-dîn. Murió en 1111.
(2).- lbn Hamdîn era un juez de Córdoba. Murió en 1127.

(3).- La ceguera temporal del shaykh al-Yâbarî y, aquí, el castigo de Ibn Hamdîn inflingido por el propio Ghazzâlî, se explican con mayor facilidad al saber que Ghazzâlî, apodado Hujjat al-Islâm, “La Prueba del Islam”, se convirtió en el Polo de su tiempo al final de su vida.

Deja un comentario

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: