Jesús, el hijo del hombre 5

Una mujer de Biblos

 

mujer_biblos

 

 

Elegía

 

Llorad conmigo ¡oh, hijas de Astarté y amantes de Tammuz! Que vuestros corazones se expriman y se derramen cual lágrimas de sangre;

Porque Aquel que fue concebido de oro y marfil ya no está más con nosotros.

Lo embistió el jabalí en el bosque oscuro y destrozó su cuerpo con sus colmillos.

Hoy duerme ensangrentado con las hojas de los años ya idos; El eco de sus pisadas no despertará más las semillas que duermen en el regazo de la Primavera.

Su voz no vendrá más con el alba a mi ventana. Viviré eternamente sola.

Llorad conmigo ¡oh, hijas de Astarté y amantes de Tammuz! porque mi Amado se escapó de mis manos.

Mi Amado hablaba como los ríos; su voz y su tiempo eran gemelos.

La boca de mi Amado era un dolor en llamas y luego se transformó en dulzura.

El Amado era Aquel en cuyos labios el acíbar se volvía miel. Llorad conmigo ¡oh, hijas de Astarté y amantes de Tammuz! Llorad conmigo alrededor de su ataúd como cuando lloran los astros;

Y como cuando los pétalos de la Luna caen sobre su cuerpo lastimado.

Mojad con vuestras lágrimas los cobertores de seda de mi lecho; Allí donde descansó mi Amado una vez en mi sueño y luego Se apartó de mis horas de vigilia.

Os conjuro ¡oh, hijas de Astarté! y todos los que amáis a Tammuz que lloréis conmigo; pues Jesús el Nazareno

Ha muerto.

Deja un comentario

portal de cultura arabe

This site is protected by wp-copyrightpro.com

A %d blogueros les gusta esto: