Archivo de la categoría: Qatar

Qatar, epicentro de dos guerras: petróleo vs. gas y renminbi vs. dólar


Kuwait ha presentado a Qatar una lista de demandas de cuatro naciones árabes con las que cortó lazos a principios de junio de 2017. En la imagen una mujer qatari camina por las calles de Doha Foto Ap
Se manejan muchas causales –unas rocambolescas, otras muy peregrinas– sobre la ruptura dramática de la coalición de varios países árabes poderosos –encabezados por Arabia Saudita (AS), la mayor potencia económica de la región, y Egipto, todavía la mayor fuerza militar del mundo árabe hoy dislocado– con Qatar, diminuto país (con una superficie de 11 mil 581 kilómetros cuadrados) con el segundo mayor PIB per cápita del mundo (129 mil 700 dólares, detrás del paraíso fiscal europeo Liechtenstein) gracias a ostentar la principal exportación de gas natural licuado (LNG, por sus siglas en inglés) del planeta y a su ínfimo número de habitantes autóctonos (¡11.6 por ciento de la población total de 2 millones 258 mil!), encapsulados por la aplastante mayoría de trabajadores residentes primordialmente provenientes del subcontinente indio.

The Hill asevera que detrás la crisis de Qatar se encuentra la telenovela del pago de un rescate por mil millones de dólares de 26 personajes, con varios miembros de la familia real, que andaban de caza en Irak, secuestrados por Al Qaeda y cuya mitad fue pagada al gobierno de Bagdad (https://goo.gl/jsgnVs).

Otros novelistas británicos con pretensiones geopolíticas, afirman que se trata de una venganza del otrora empresario Trump por el desprecio a sus inversiones inmobiliarias y de casinos mafiosos en Qatar.

Seré más estructural con la profundidad geopolítica de la crisis que ha fracturado al Golfo Pérsico –enfrentando a las cinco potencias regionales del Medio Oriente: por un lado, AS, Egipto (e Israel en forma subrepticia), y por otro, a Turquía e Irán que apoyan a Qatar– sin contar la división interna del Consejo de Cooperación del Golfo cuando Kuwait (con una notable población chiíta de 40 por ciento) y Omán se han inclinado por una plausible cuan elusiva salida diplomática– no se diga la neutralidad de Argelia y Marruecos en el mundo árabe y, sobre todo, en el mundo islámico no-árabe, la ecuanimidad, que no nimiedad, de Pakistán: único país musulmán dotado de 130 bombas nucleares que comparte una frontera de 959 kilómetros con Irán y cuenta con una pletórica población chiíta (20 por ciento) inmersa en sus 200 millones de habitantes de mayoría sunita.

Muchos factores han acercado a la potencia sunnita no-árabe de Turquía con la potencia chiíta persa de Irán cuando destacan su mutuo apoyo a Qatar y su común aversión a la creación de un estado independiente kurdo.

Todavía no redacto las causales estructurales, a mi juicio, cuando ya brilla en todo su resplandor la hipercomplejidad de la grave crisis que enfrentan AS y Qatar que ha puesto de cabeza tanto al mundo árabe como al mundo islámico para el schadenfreude –placer que provoca el mal ajeno– de Israel, cuyo anhelo es balcanizarlos con el fin de prevalecer sola con su máximo de 400 bombas nucleares clandestinas.

El gobierno alemán –usualmente parco y prudente en sus apreciaciones globales– teme la detonación de una guerra regional en el Golfo Pérsico.

No es un asunto menor, que tiene como epicentro a Qatar y coloca en relieve dos simultáneas guerras estructurales: 1. La del petróleo (encabezado por AS) contra el gas (el componente LNG de Qatar) y, 2. La del dólar de EU con el renminbi chino.

Entre las 13 exigencias perentorias, transmitidas por la loable intermediación de Kuwait, que han exigido cuatro países árabes –AS, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin– para que cumpla Qatar en un plazo de 10 días, destaca el alineamiento (sic) militar, político, social y económico (¡supersic!) con los otros países del Golfo y el mundo árabe, en línea (sic) con el acuerdo logrado con AS en 2014.

Más que alineamiento parece más bien la alienación y la capitulación de Qatar.

Pese a la asfixia en sus únicos 87 kilómetros de frontera terrestre con AS que encabeza un boicot por cielo, mar y tierra –sin contar la pérdida de 13 mil millones de dólares en sus activos bursátiles y la obligada importación de alimentos de Turquía, Irán y Omán–, Qatar cuenta con cartas nada desdeñables: desde sus prósperos Fondos Soberanos de Riqueza (https://goo.gl/Txfs57) –que le han permitido invertir en grandes empresas de Gran Bretaña y Alemania–, pasando por la principal base militar de EU en la zona, hasta la nueva base militar de Turquía.

Alá ha deseado que Qatar comparta geográficamente con Irán su mayor fuente de ingreso de su pletórico yacimiento gasero en el Golfo Pérsico (los contiguos Campo Norte de Doha y el Campo Pars Sur de Teherán) y cuyas transacciones son retribuidas con la divisa china renminbi debido a las sanciones cada vez más asfixiantes de Trump contra la antigua Persia al haber adoptado sin rubor la irredentista política exterior del primer israelí Netanyahu acoplado con el ultraortodoxo judío Jared Kushner, yerno del polémico empresario-presidente.

Tal como pintan las cosas al corte de caja de hoy, se ha gestado la competencia de dos estratégicos oleogasoductos para desembocar en el mar Mediterráneo con mira en el relevante mercado europeo: 1:El de AS-Jordania-Israel, y 2-El de Qatar-Irán-Siria-Turquía.

Ya habrá tiempo para detallar la guerra del petróleo de AS y del LNG de Qatar para centrarme en forma sucinta en el primer centro regional del renminbi en Doha.

Desde hace dos años opera en Qatar un Centro de Compensaciones & Liquidaciones con la divisa china renminbi, según Economist Intelligence Unit, propalado por HSBC (https://goo.gl/xq7jmR), lo cual, a mi juicio, no podía quedar sin respuesta disuasiva por EU que lleva en su conciencia a dos cadáveres conspicuos que intentaron fugarse de los grilletes globales del dólar-centrismo petrolero –el ahorcado iraquí Saddam Hussein, quien se atrevió a formular la permutación de petrodólares por petroeuros,y el libio sodomizado (literal) Muamar Kahadfi quien pretendió lanzar el dinar-oro en lugar de la chatarra del billete verde–, sin contar el extraño accidente aéreo en Rusia de Christophe de Margerie, jerarca de la petrolera gala Total, quien pensaba realizar sus transacciones en petro-rublos en lugar de dólares (https://goo.gl/ZLNH36).

El Centro Renminbi de Qatar es operado por el banco chino ICBC, el mayor del planeta que ayudará en teoría a facilitar los flujos comerciales de China con Qatar y la región.

Hoy las petroleras estatales chinas CNOOC y PetroChina son recipiendarias de las cada vez más crecientes importaciones de LNG qatarí (con la estatal QatarGas,la mayor del mundo), detrás de Japón, Surcorea e India.

La Autoridad de Inversiones de Qatar diversifica sus Fondos Soberanos de Riqueza y ya empezó a invertir en empresas chinas: ICBC, Banco Agrícola de China, Citic Capital (22 por ciento) y Lifestyle International (20 por ciento), mientras la constructora China Harbour Engineering Company y Sinohydro participan en la infraestructura de Qatar que apoyó en forma entusiasta la creación del legendario banco AIIB de patrocinio chino (https://goo.gl/ASe5ho).

El Centro Renminbi de Qatar epitomiza el desplazamiento del dólar en su otrora feudo inexpugnable del Golfo Pérsico, hoy fracturado, cuando se vislumbra la muy riesgosa fase del advenimiento del petroyuan.

¿Dejarán celebrar la Copa Mundial de Futbol en 2022 en Qatar?

Don Alfredo Jalife-Rahme

Por Alfredo Jalife-Rahme
Con información de:La Jornada

©2017-paginasarabes®

Un mexicano en Qatar

Entiendo que actualmente soy el embajador más joven de México y también entre los colegas en Qatar. Al principio llegaba a las reuniones y siempre saludaban primero a Martín, mi segundo en la embajada, un señor mucho mayor que yo que, por deducción, asumían como el embajador, algo gracioso que, bueno, era parte del trabajo.

Tomar este cargo es un reto fascinante, aun cuando mi experiencia me ha permitido estar expuesto a las relaciones internacionales desde distintas trincheras. Ser el primer embajador mexicano en este país árabe representa una responsabilidad enorme que asumo con orgullo, bajo el aprendizaje y la conciencia de haber vivido recurrentes crisis económicas en mi país y, al mismo tiempo, contar con la cercanía de pensamiento de los jóvenes. Cosa curiosa descubrir hace unos días que, por mi año de nacimiento, formo parte de la generación millennial… aunque no estoy seguro de lo que eso significa, ¡ja!

Un importante inversionista llamado Warren Buffet decía que «no invertía en una empresa hasta entender cómo Internet influía en ésta». Hoy en día creo que no es posible comprender al mundo sin Internet o las redes sociales, pues han transformado la forma de pensar, de consumir e incluso de tomar decisiones, hecho que demanda políticas responsables e incluyentes de dicha visión; la agenda internacional, por supuesto, debe estar alineada con esta realidad.

Entre las anécdotas curiosas que me ha tocado vivir aquí está el haber asistido a una boda, poco después de haber llegado a Doha, la capital del país, pues existen tradiciones muy específicas que México no comparte. Quien se casó es hijo del que probablemente es el empresario más poderoso de Qatar y, como se acostumbra, hombres y mujeres celebramos por separado, sin la presencia de bebidas alcohólicas. Todo comenzó con la felicitación al novio y continuó con la cena, en una mesa con muchos platos diferentes, estilo bufet, y al centro un camello bebé al horno con arroz. Nadie utilizó cubiertos y comimos en un corto periodo, en un ambiente muy relajado. Cosas como la sobremesa no existen aquí, así que el siguiente evento incluyó cánticos tribales y un baile con espadas en mano (entonces agradecí la restricción de bebidas embriagantes).

Cuando estás en un país tan diferente suceden dos cosas: Primero aprendes a entender y respetar otras culturas, pues la ignorancia y los prejuicios no caben en el mundo global en el que vivimos, y en segundo lugar, reflexionas sobre las riquezas de tu país, tu cultura y tu gente.

Es un orgullo representar a México en Medio Oriente, dar a conocer lo mejor que tenemos, promover las relaciones y, al mismo tiempo, beneficiar a los mexicanos a través de oportunidades de negocio y turismo. Con honestidad, no puedo estar más halagado con esta encomienda.

Por Eduardo Salinas y Francisco Niembro (Embajador de México en Qatar). Con información de Warp

©2016-paginasarabes®

Premio Sheikh Hamad de traducción y entendimiento internacional 2016

premio_sheikh_hamad_2016

El Premio Sheikh Hamad de traducción y entendimiento internacional se constituyó en Doha, Qatar, en el año 2015, en colaboración con el Foro de Relaciones Árabes e Internacionales. Es un premio internacional supervisado por un consejo directivo independiente, comités de jurados neutrales y un comité de gestión profesional formado para este fin.

VISIÓN

Aspiramos a consolidar la cultura del conocimiento y del diálogo, a desarrollar el entendimiento internacional y a fomentar una interrelación cultural seria y fecunda entre el árabe y los demás idiomas del mundo a través de la traducción. También buscamos premiar la excelencia, fomentar la creatividad y rendir homenaje a los traductores, reconociendo su papel en el fortalecimiento de los lazos de amistad y cooperación entre las naciones y los pueblos del mundo, en la promoción de la diversidad, el pluralismo y la apertura al otro, y en la consolidación de los valores humanos más nobles.

MENSAJE

La difusión y desarrollo de la cultura árabe e islámica, la eliminación de los estereotipos que la empañan y la distorsionan, el fomento de sus relaciones con el resto de las culturas del mundo a través de la transferencia de las ideas, el conocimiento y la ciencia a la lengua árabe, y la traducción de las obras originales de la cultura árabe al resto de idiomas del mundo.

Género: Traducción
Premio: El primer premio 100 mil dólares, el segundo 60 mil dólares y el tercero 40 mil dólares
Abierto a: traductores individuales, editoriales e instituciones culturales
Entidad convocante: Premio Cheij Hamad de traducción y entendimiento internacional
País de la entidad convocante: Qatar
Fecha de cierre: 15:08:2016

OBJETIVOS

– Enriquecer la biblioteca árabe con importantes obras de las culturas del mundo, de su literatura, sus artes y sus ciencias, y enriquecer el patrimonio cultural mundial con las creaciones de la cultura árabe e islámica.

– Estimular a los individuos, editoriales e instituciones culturales árabes e internacionales a interesarse por la traducción del y al árabe y a velar por la excelencia y la creatividad en ambas.

– Rendir homenaje a los traductores y valorar su papel tanto en el ámbito árabe como en el mundial en la labor de tender puentes entre las naciones y los pueblos y enriquecer el patrimonio cultural del mundo.

– Valorar a todos los que han contribuido a la difusión de la cultura de la paz y la promoción del entendimiento internacional, sea a título individual o institucional.

– Contribuir a elevar el nivel de la traducción sobre las premisas de la calidad, la precisión, el rigor, y el valor del conocimiento.

REGLAS PARA LA NOMINACIÓN Y CANDIDATURA

1. La fecha de apertura del período de las nominaciones y la presentación de candidaturas se anuncia en la primavera de cada año

2. Las nominaciones y las candidaturas de las traducciones se limitan, en el período actual, al campo de las humanidades, las letras y las ciencias sociales

3. Las nominaciones se realizan a través de instituciones (editoriales, centros o institutos de investigación, departamentos universitarios, etc.) o a través de la presentación de una candidatura individual

4. Las candidaturas y las nominaciones deben ser para traductores que estén todavía vivos

5. Un mismo traductor no tiene derecho a presentar a concurso más de un trabajo. Cada institución puede presentar tres obras de traductores diferentes

6. Los trabajos presentados tienen que haber sido publicados durante los cinco años anteriores a la fecha del comienzo de las nominaciones y la presentación de candidaturas

7. El premio especial a la trayectoria queda excluido de la condición del período de los cinco años y se otorga a un conjunto de trabajos que hayan supuesto una contribución destacable durante largos períodos de tiempo

8. El comité de gestión del premio tiene derecho, durante el período de una semana después de la fecha límite de la presentación de las solicitudes de candidatura, a nominar a traductores u obras traducidas que no hayan sido presentadas a concurso

9. El comité de gestión tiene derecho a utilizar los trabajos premiados con el fin de difundir y promocionar el premio

10. Las solicitudes se presentarán de la siguiente manera:

– Se descarga de la página web del premio el formulario oficial para la candidatura y la nominación (www.hta.qa/es/formulario-de-nominacion/ ) , y se rellena el formulario por parte del candidato/el nominador

– Se adjuntan al formulario cuatro copias de la obra original y cuatro copias de la traducción (no se devuelven las copias en ningún caso) y se envían a la siguiente dirección: Sheikh Hamad Award for Translation and International Understanding, Qatar, Doha, P.O. Box 12231

CATEGORÍAS DEL PREMIO

El premio se otorga anualmente a traductores individuales, editoriales e instituciones culturales interesadas en la transferencia del conocimiento, las humanidades y las ciencias sociales desde la lengua árabe y hacia ella.

Los premios se distribuyen en las siguientes cinco categorías:

Categoría 1- Traducción del árabe al inglés.
Categoría 2- Traducción del inglés al árabe.
Categoría 3- Traducción del árabe a otra lengua.
Categoría 4- Traducción de otra lengua al árabe.
Categoría 5- Premio especial otorgado en reconocimiento a la trayectoria de una persona o institución que haya contribuido a la construcción de la cultura de la paz y a la promoción del entendimiento internacional.

Los comités responsables del premio eligieron la lengua turca para la adjudicación de la tercera y cuarta categoría en su primer año 2015, así como la lengua española para estas dos mismas categorías en 2016.

EL VALOR DE LOS PREMIOS

El valor de los premios para cada categoría (200.000 $ USA) se distribuye entre los ganadores de los tres primeros puestos de cada categoría de la siguiente manera: el primero 100 mil dólares, el segundo 60 mil dólares y el tercero 40 mil dólares. El premio especial a la trayectoria se concede a una persona o institución cada año.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

Los jurados trabajan de acuerdo con los siguientes criterios:

1- Valor de la obra traducida (30 puntos)

Importancia del trabajo en la cultura de la cual está traducido: 15 puntos
Importancia del trabajo en la cultura a la cual está traducido: 15 puntos

2- Fidelidad de la traducción (40 puntos)

Preservación del contenido y el espíritu del trabajo original: 15 puntos
Exactitud y coherencia en la traducción de la terminología: 15 puntos
Añadidos (comentarios, notas, índices técnicos y bibliográficos): 5 puntos
Supresiones: 5 puntos

3-Estilo de la traducción (30 puntos)

Corrección de la ortografía, gramática y expresión del idioma: 15
Legibilidad de la traducción, fluidez y belleza: 15 puntos

GESTIÓN DEL PREMIO

1-El consejo directivo:

El consejo directivo del premio se compone de cinco a diez miembros elegidos de diversas nacionalidades árabes y extranjeras por un período de dos años susceptible de renovación

El consejo directivo aconseja, asesora y contribuye a la elección de las lenguas extranjeras asignadas para el premio cada año, y participa en la evaluación de la gestión administrativa y científica del premio

El consejo directivo se reúne cada año en Doha con motivo de la adjudicación del premio

2- Los comités de jurados

Los premios se conceden en función de las recomendaciones de comités de jurados internacionales independientes seleccionados por el comité de gestión previa consulta con el consejo directivo, y pueden aumentar o disminuir en número según sea necesario. Asimismo, se podrá recurrir, en determinados casos, a expertos de especialidades determinadas para la evaluación de los trabajos que estén encuadrados en el ámbito de su especialidad.

3- El comité de gestión

El comité de gestión asume las funciones de supervisar la gestión del premio, garantizar su transparencia y establecer una separación absoluta entre los procesos de gestión y la elección de las obras seleccionadas, su revisión y calificación y la adjudicación de los premios. Ningún miembro del consejo directivo ni de los comités de jurados ni del comité de gestión tiene derecho a postularse para el premio.

Referencias: Escritores.org y  Premio Sheikh Hamad de traducción y entendimiento internacional 2016

©2016-paginasarabes®