Archivo de la categoría: Arabia Saudita

Cronología del Invasor – En busca del Oro Negro

La intervención de los Estados Unidos en Medio Oriente

El Medio Oriente, un conjunto de países de fronteras impuestas después de la Primera Guerra Mundial, devenidas de  la desintegración del Imperio Otomano. Un escenario explosivo para los intereses de Estados Unidos, donde ha defendido su dominio sobre las reservas petroleras y combatido  batallas de la Guerra Fría contra el comunismo.

Sus principales aliados fueron al principio Irán e Israel.

Los  Estados Unidos se interesaron por el petróleo del Medio Oriente en los años 1920, y dos compañías,  Standard Oil of California y Texaco, ganaron la primera concesión para explorar en busca de petróleo en Arabia Saudita en los años 30.

Allí descubrieron petróleo en 1938 cuando Standard Oil of California lo encontró en Bahrain. En ese mismo año  Gulf Oil junto a su socio Anglo-Persian Oil encontraron petróleo en Kuwait.

Así  las compañías estadounidenses sustituyeron a los británicos como la mayor influencia occidental en la región.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el gobierno estadounidense comenzó a buscar fuentes alternativas al petróleo estadounidense, temiendo que las reservas se agotaran, y estableciendo una zona controlada políticamente.

Los EEUU a través de Irán y luego Israel aumentaron su influencia política en la zona, compitiendo con Rusia y Gran Bretaña. A través de su alianza con el Shah de Irán Reza Pahlavi los estadounidenses mantuvieron su poder en el país.

Intervención en Irán (año 1953)

La primera intervención  estadounidense en el Medio Oriente ocurrió en Irán. Allí, los nacionalistas  agrupados en el Frente Nacional y liderados por Mohammed Mossadegh se oponían a la élite petrolera que tenía fuertes lazos con Gran Bretaña.

Los nacionalistas, a través del parlamento, de un modo democrático nacionalizaron el petróleo. Mossadegh se convirtió en primer ministro, a pesar de  la renuencia del Shah, y se opuso a cualquier influencia extranjera, incluyendo la de EEUU.

Sin embargo, la influencia de la Unión Soviética se comenzaba a sentir en manifestaciones y protestas y los comunistas iraníes tomaban auge.

El gobierno estadounidense  temía perder sus fuentes de petróleo, que además estaban comprometidas con la reconstrucción de Europa. La economía de Irán comenzó a deteriorarse y las relaciones con EEUU también. El presidente  Harry Truman apoyó a Gran Bretaña en un boicot al petróleo iraní.

Mossadegh trató de imponer medidas autoritarias, y al tratar de controlar a las Fuerzas Armadas tuvo que renunciar, aunque volvió al poder en breve con sus métodos autoritarios.

El 10 de agosto de 1953, el shah se fue del país “para unas largas vacaciones en el mar Caspio”, mientras una operación militar estadounidense ya se preparaba para intervenir.

Con la ayuda de EEUU, Mossadegh fue depuesto mediante un golpe de estado y el shah  retornó al poder hasta la Revolución islámica de 1979, liderada por el Ayatollah Khomeini.

En represalia, los iraníes toman como rehenes a diplomáticos estadounidenses durante la llamada “Crisis de los Rehenes”.

Panarabismo (1960-1970)

Bajo el liderazgo del presidente egipcio Abdel Nasser se lanza la iniciativa de una unión árabe, con Egipto y Siria unidos. La línea de Nasser, independiente y pro soviética alarma a los estados occidentales.  Con la Guerra de los 6 días, (1967), apoyada por EEUU, Israel invade militarmente a sus vecinos árabes destruyendo sus fuerzas aéreas.

En 1980 EEUU, humillado durante la Crisis de los rehenes,  apoya a Irak en una guerra contra Irán que duró casi una década.

1985-1986 – (El escándalo en torno a R. Reagan)

Pone en jaque la presidencia de Ronald Reagan cuando se descubre que EEUU está vendiendo armas a Irán a cambio de ayuda para la liberación de rehenes en Líbano. El dinero se usa para financiar a la Contra nicaragüense.

La Guerra del Golfo

El 2 de agosto de 1990, Saddam Hussein invadió Kuwait.  Acto seguido el presidente George W. Bush lanzó la operación militar “Tormenta del desierto”, para evitar la expansión de quien había sido  su aliado y quien de ganar el territorio kuwaití controlaría el 40 por ciento del petróleo de la región, alejado de las manos de EEUU.

Bush ofreció varias razones ante las Naciones Unidas: detener un ataque de Saddam a Arabia Saudita, el irrespeto a un gobierno legítimo, (prácticamente una monarquía feudal), comparó a Hussein con Hitler y también expuso el peligro de perder las fuentes de petróleo.

Guerra de Irak

Siguiendo a los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Bush lanza una ofensiva contra Irak, con una invasión en marzo de 2003, acompañado por fuerzas de Gran Bretaña, con el pretexto de que existían armas de destrucción masiva, algo que no se verificó. Alegaron además que Irak tenía vínculos con Al-Qaeda, la organización que había perpetrado los atentados del 11 de septiembre.

Para 2006 se hablaba de una guerra civil donde las organizaciones terroristas lejos de ser eliminadas habían crecido y ramificado.

Consecuencias de la Guerra de Irak para el Medio Oriente

Occidente recupera el petróleo: Antes de la invasión dos cosas impedían el acceso de las compañías petroleras extranjeras en Irak: el gobierno de Hussein y el sistema legal del país. La coalición respaldada por EEUU que gobernó a Irak entre abril de 2003 y junio de 2004 cambió las leyes para la explotación del petróleo, que en un 80 por ciento se exporta.

Guerra entre minorías: Los funcionarios del gobierno de Hussein eran de la etnia  árabe suní, minoritaria en el país, pero dominante desde la antigüedad. Con la invasión de EEUU la mayoría shiita,  sin experiencia política, accedió al poder por primera vez en los tiempos modernos. Grupos suníes en Irak se rebelaron contra el nuevo gobierno,  y se crearon sectarismos en otros países con la misma mezcla de ambas etnias como Arabia Saudita, Bahrein y otros países árabes.

Al Qaeda en Irak: Al liberarse del poder de la policía de Sadam Husein, que los aplastaba,  extremistas religiosos de varios credos comenzaron a desarrollarse en los caóticos años siguientes a la caída del gobierno. Al Qaeda, esgrimiendo el odio hacia los estadounidenses y protegiendo a la minoría suní creó alianzas con otros grupos religiosos y no religiosos, y comenzaron a ocupar territorios en el noroeste de Irak, poblado por tribus suníes. Algunos suníes se desligaron de Al Qaeda al ver sus métodos sangrientos de dominación, pero una rama se radicalizó aún más y se convirtió en el llamado Estado Islámico.

Irán, líder de la región: Al quedarse sin su archienemigo, Irán se convierte en el superpoder de la región, y el nuevo gobierno shiita de Irak crea lazos con el régimen shiita de Irán. Un nuevo desafío entre el gobierno suní de Arabia Saudita e Irán se desarrolla.

Fuentes: “Ancient History”: U.S. Conduct in the Middle East Since World War II and the Folly of Intervention. Sheldon L. Richman. Cato Institute Policy Analysis No. 159. August 16, 1991

Por Adriana Collado

Con información de About espanol

©2018-paginasarabes®

La lengua árabe

El término lengua resulta ser muy vago y difícil de definir, para diferenciarlo claramente de dialecto. Para fijarlo lingüísticamente, se emplea un término que “es el de variedad lingüística”, (Abboud-Haggar, 2003:33) 1 . Según Coseriu 2 (1990: 24) una lengua es el conjunto de variedades o sistemas de isoglosas.

El dialecto, estrictamente hablando, se refiere a las variedades de la misma lengua que muestran diferencias entre ellas desde un punto de vista gramatical y léxico, además del fonológico o de pronunciación; tradicionalmente se aplica a las variedades habladas de la lengua, coloquiales y sin tradición escrita. 3 En términos generales, la comprensión mutua es uno de los requisitos para que dos o más variedades sean consideradas dialectos de la misma lengua. (Chambers, 1994, 20-21). 4 El árabe es una macrolengua de la familia semítica, como el arameo, el hebreo, el acadio, el maltés y otras lenguas similares. Es una de las seis lenguas oficiales de la ONU. Es también la lengua religiosa del Islam. .

El árabe es la lengua que hablan más de 320 millones de personas y la lengua oficial en una veintena de países. 5 En el año 1973 se convirtió en la cuarta lengua oficial en las Naciones Unidas y las sexta 6 lengua más hablada en el mundo, (Nydell, 2006, 217).

Le lengua árabe se divide actualmente en tres categorías: el árabe clásico, el moderno (estándar), y el coloquial (el dialectal). El árabe clásico es la lengua del Corán Sagrado y la literatura clásica, mientras el moderno es la lengua universal del mundo árabe. El coloquial es la lengua hablada en las distintas regiones del mundo árabe. (Wightwick y Gaafar 1990). 7

La lengua árabe comprende tanto una variedad estándar que se observa en lectoescritura, en ocasiones formales y en medios masivos de comunicación, (árabe clásico o fushá ), como numerosos dialectos coloquiales, que a veces pueden ser incomprensibles entre sí debido a diferencias lexicales y fonológicas, mientras que mantienen mayor continuidad en el plano sintáctico. 8

La forma literaria se llama en árabe al-luga al-fusḥà, (“la lengua más elocuente”), e incluye el árabe antiguo de la poesía preislámica , el del Corán y la literatura clásica y el árabe estándar moderno, utilizado en la literatura contemporánea y los medios de comunicación. Las formas dialectales reciben el nombre genérico de al-luga al-‘ammiy-ya (“la lengua general”). Existen formas intermedias entre una y otra.

El árabe clásico

El árabe clásico tenía mucha importancia durante le época preislámica, al-Jaheleyyah, [o sea, la ignorancia, en la Arabia preislámica 500-622]. Señala Sindi (2002: 5) 9:

“La época de Al-Jaheleyyah fue testigo de una vibrante edad de oro de poesía y odas árabes. Entre los poetas árabes pre-islámicos, cuyos poemas siguen siendo estudiados en la universidad y programas de estudios pre-universitarios en todo el mundo árabe, están los siete poetas 10 de las legendarias Odas de oro, conocidas como las Siete Mu’allaqāt, (las odas colgadas). Cada uno de estos siete grandes poetas árabes escribió magníficos poemas largos marcados por la pasión, el amor, la elocuencia, coraje, y la sensualidad. Sus siete odas de oro, consideradas como el tesoro literario más importante de la Arabia preislámica, se les otorga el mayor honor de la criticos de la época en la feria anual de poesía en ‘ukádh cerca de La Meca.” 11

Sus obras fueron inscritas en letras de oro y colgadas (o “suspendidas”) en la puerta y paredes de la Ka’bah para que el público las pudiera “leer, disfrutar y apreciar.”

En este mismo sentido, afirma Xavier Conde 12 que antes de la expansión de la civilización islámica, existía una lengua poética estandarizada. Dicha lengua, supradialectal, servía además de coiné entre las distintas tribus. Pero la creación de la lengua gramatical árabe no fue, como normalmente se cree, un hecho inmediato, sino que se debió a la obra de tres generaciones de gramáticos que crearon el árabe clásico. 13

El Corán, el primer texto literario escrito en árabe clásico, está compuesto en un lenguaje muy idéntico al de la antigua poesía. Tras la difusión del Islam se convirtió en la lengua ritual de los musulmanes y también en la lengua de la enseñanza y la administración 14. El árabe clásico se usa actualmente para redactar escrituras formales, discursos, pero nunca en una conversación normal. (Nydell, 2006: 94).

La formación de los dialectos arábigos se debe a varios factores combinados tales como la exportación de las variedades dialectales existentes en Arabia antes de la expansión islámica, la influencia de los substratos, el aislamiento geográfico y cultural de algunas zonas y la influencia de las lenguas de la colonización. En este sentido, Frías Conde establece una analogía entre el árabe clásico y el latín clásico, como lenguas de cultura, desde el punto de vista de la fragmentación de ambas lenguas en dialectos vulgares debido a los tres siguientes elementos:

• El sustrato, donde las lenguas originales dejan una huella mayor o menor sobre la nueva lengua en todos los campos lingüísticos: fónicos, (hábitos articulatorios, morfosintácticos y léxicos). Si el sustrato tuvo gran importancia en la evolución de los dialectos románicos, no la tuvo menos en la de los dialectos arábigos. De igual modo que en la Romanía existen islotes no románicos, (hoy sólo el euskera), en la Arabofonía encontramos bastantes más, siendo el más destacado el bereber en el norte de África. También se encuentran otros en Oriente Medio como el armenio en zonas de Siria y hasta el siglo XVI lo fue el copto en Egipto, derivado directamente de la lengua del Antiguo Egipto con una fuerte influencia griega y aún conservada como lengua litúrgica cristiana.
• El superestrato de la lengua clásica como referente culto, tanto en los árabes vulgares como en los romances incipientes, ambos motivados por razones principalmente religiosas. En los idiomas modernos sigue siendo patente la influencia de ambas lenguas clásicas.
• La procedencia diversa de los colonizadores, que en el caso de los romanos procedían de las distintas zonas de la Península Itálica, y que en el caso árabe procedían de las distintas tribus de la Península de Arabia. Como dato interesante, se percibe el dialecto yemení en el marroquí actual y en el antiguo andalusí. 15

Por M. Sharab (UGR).

Ir a El árabe coloquial, (dialectal) – El árabe dialectal palestino

Notas:
  1. Soha, Abboud-Haggar. (2003): Introducción a la dialectología de la lengua árabe. Fundación El legado andalusí.
  2. Coseriu, E. (1983): Introducción a la lingüística. México. Universidad Nacional Autónoma de México
  3. Según esta definición de E. Coseriu, un dialecto es “el sistema de isoglosas de una región, delimitado sobre la base de criterios puramente convencionales, (aunque objetivos), es decir, teniendo en cuenta sólo ciertos fenómenos característicos”; uno de estos criterios es la intercomprensión. (Coseriu, 1983: 25-26).
  4. Chambers, J. K y Trudgill, P., (1994). La dialectología. Trad, del original ingles, Madrid: Dialectology
  5. Véase también: Kassem M. Wahba, Zeinab A. Taha (2006): Handbook for Arabic language teaching professionals in the 21st century. Mahwah: Lawrence Erlbaum Associates, 2006; Versteegh, Kees. (2005): Encyclopedia of Arabic language and linguistics. Leiden; Boston: Brill, 2005-; Versteegh, Kees (2004): The Arabic language. Edinburgh: Edinburgh University Press; Bakalla, M. H.(1980): An introduction to Arabic language and literature. Taipei: European Languages Publications; Holes, Clive (2004): Modern Arabic Structures, functions and varieties. Washington: Georgetown University Press; Cowan, David. (2004): Gramática de la lengua árabe moderna. Madrid: Cátedra.
  6. La lista de las lenguas más habladas en el mundo la encabeza el chino mandarín, seguido por el inglés, el hindi, el español, el ruso, el árabe, el bengalí, el portugués, el javanés y, por último, el francés. Sindi (2002: 5)
  7. Wightwick, Jane and Gaafar, Mahmoud. (1990): Mastering Arabic, Houndmills: Macmillan.
  8. Véase también Brustad, Kristen E. (2000): The Syntax of Spoken Arabic – A comprehensive study of Moroccan, Egyptian, Syrian and Kuwaiti dialects. Washington: Georgetown University Press.
  9. Sindi, Abdullah (2002). Arab Civilization and Its Impact on the West. Available online at:
    http://www.radioislam.org/sindi/arab.htm [Accessed May 2006]
  10. Imru Al-Qays del Reino de Kindah; Tarfah, (con mucha diferencia, el poeta árabe pre-islámico más destacado); Zuhair; Labid, (que llegó a ser tan fascinado por el poder y la elegancia del Corán que se negó a componer cualquier poesía en los últimos treinta años de su vida); 3antara (el caballero y guerrero más destacado de la Arabia preislámica); Amru “Ibn Kalthoom, y Ibn al-Harith Hillizah.
  11. Texto original en inglés: The Jahiliyyah era witnessed a vibrant golden age of Arab poetry and odes. Among the top pre-Islamic Arab poets, whose poems are still studied in college and pre-college curricula throughout the Arab world, are the seven legendary poets of the Golden Odes, known as the Seven Mu’allaqat (“the Suspended Odes”). Each one of these seven great Arab poets wrote magnificent lengthy poems accentuated with passion, love, eloquence, courage, and sensuality. Their seven golden odes, considered to be the greatest literary treasure of pre-Islamic Arabia, were accorded the highest honor by the critics of the times in the annual poetry fair in Ukaz near Makkah”.
  12. Frías Conde, Xavier: “Algunos Paralelismos Evolutivos Entre El Árabe Vulgar Y Las Lenguas Románicas”.
  13. Fleisch, H. (1986): Études de l’Arabe dialectal. Beyrouth: Dar el-Machreq, pp. 10 y ss.
  14. El incremento de pueblos no árabes que participaban de las nuevas creencias por un lado y la voluntad de los musulmanes de proteger la pureza de la revelación por otro, condujo al establecimiento de normas gramaticales y a la institucionalización de la enseñanza de la lengua. Véase también: Gwynne, Rosalind Ward. (2004): Logic, rhetoric, and legal reasoning in the Qur’ān: God’s arguments. Londres: RoutledgeCurzon; El-Awwā, Salwá Muhammad. (2006): Textual relations in the Qur’ān: relevance, coherence and structure. Londres: Routledge.
  15. Véase al respecto F. Corriente (1977): A Grammatical Sketch of the Spanish Arabic Dialect Bundle. Madrid: Instituto Hispano Árabe de Cultura.

©2018-paginasarabes®

La Raíz – Huda Al-Daghfag

La Raíz

Escribe tu último poema
y cálzalo con tu renuncia;
anuncia tu nueva derrota
y vuelve a empezar, que ese es tu sino.
Escribe tu poema en un deseo,
no temas,
con un bolígrafo
o un lápiz;
habita en él.
No se ha de convertir en un cuadro
cuyos colores habrán de revelar su naturaleza;
extiende, pues, todas tus lágrimas.
Que no haya tinta que las llore contigo.
Recoge lo poco que queda de tu ánimo
Y vuelca en él tu optimismo.
No busques las causas:
Tú eres una de ellas
y también la más ardua.
El dolor de la rebeldía que en ti bulle nunca se acostumbrará a ellos;
El dolor de la rebeldía que en ti bulle nunca dejará de combatirlos;
No te retires,
tus otras vidas,
les proporcionarán, a ellos,
escalas
con las que treparán hasta ti.
Te superarán,
vamos,
no te dejes llevar por la tentación del retorno al origen;
resiste a los niños que hay en ti.
Llévatelos,
no les concedas tregua.
¿Lo harás?
Sé que no.
Despliega la negrura de tu caída
sin hacerla seguir de deseo alguno.
Seguirás retrocediendo
si no eliges un lugar dónde detenerte;
modérate
para que no se te castigue.
O sumérgete
para que no te conviertas en otro.
Seguirás yendo hacia atrás;
escoge un colofón apropiado
y encórvate,
después extiéndete
para formar un círculo que de ti
se compadezca.
Pero sigue así, arqueado,
para luego estirarte.
Rasga tu último poema.
Y con…ti…nú…a

Huda Al-Daghfag


Huda al-Daghfag nació en Magmaa, Arabia Saudita el 4 de octubre de 1967. Poeta, narradora, periodista y profesora. Licenciada en Lengua y literatura árabe en la Universidad de Riyadh en 1990. Es miembro de la asociación internacional de prensa, ha laborado en la prensa Saudita y ha sido una activista en pro de los derechos de las mujeres. Durante 5 años consecutivos participó en el prestigioso festival Al Ganadriyah de Arabia. También ha representado a su país en festivales poéticos en Bahrein, Omán, Emiratos Árabes, Túnez, EgiptoJordania y Suiza. En 2004, obtuvo el premio a la mejor actividad poética en Arabia.  Ha publicado los poemarios: La sombra hacia arriba, 1993; Nueva pasión, 2002; y El bosque de las mariposas, 2005.


©2017-paginasarabes®