Archivo de la categoría: Politica

El enemigo disfrazado de Ahmed – Crónicas desde Oriente Próximo – Sal Emergui

ahmed_465654_a
Un agente en el papel de mujer arabe en jerusalén Este.


Ahmed es un joven palestino que ha participado en numerosas manifestaciones contra Israel. Dice con orgullo rozando la resignación que se ha convertido en un experto en lanzar piedras y cócteles molotov contra los soldados y policías israelíes. También contra civiles ya que para él, “todos son colonos. Muchas veces lo ha hecho cerca de su casa, en Kalandia, territorio palestino entre Ramala y el norte de Jerusalén. Más conocido por el checkpoint. En más de una ocasión ha ido al barrio de Silwan (parte oriental de Jerusalén) para “enseñar” a los más jóvenes cómo y cuándo tirar piedras y esconder la mano. Montar un cóctel molotov y escapar corriendo. Cómo pasar de tranquilo adolescente que pasea por las calles a un encapuchado lleno de rabia gritando “Allâhu Akbar” ante los númerosos fotógrafos. De no interesar a nadie a verse en los medios de comunicación de medio mundo.

“Para unos, es una forma de resistencia contra la ocupación. Para otros, es un método de presionar para que los colonos se vayan de nuestras tierras. También es una forma de pasar el rato y matar el aburrimiento”, nos confiesa con sinceridad. 

Ahmed reza “para que un día los palestinos conquistemos Jerusalén,Tel Aviv y Haifa”. No quiere hacerse fotos ni muchos menos dar detalles de su vida. Sólo que tiene “19 años aproximadamente”. Desconfía de todos. De todo. Teme especialmente ser víctima de una trampa de los Mistaravim. Los agentes de esta unidad policial israelí se disfrazan de “árabes” para detener a los más violentos durante los choques. El último ejemplo, seguro que ya lo han visto pero por si acaso ahí va esta foto captada por Baz Ratner, el compañero de Reuters, durante los disturbios de la Nakba en Jerusalén Este.

ahmed_465654_a

No es una mujer palestina con pistola que se cuela entre los agentes israelíes para poder abrir su coche. Es un miembro de la unidad de Mistaravim, instantes después de interpetar su papel.

No sorprende que el desconfiado Ahmed les tema porque los Mistaravim hablan un árabe perfecto (con todos los matices de cada zona) y su aspecto local les hacen pasar como uno o una más en Kalandia, Nablús o Yenín. Están entrenados como cualquier unidad antiterrorista pero con la diferencia que deben saber maquillarse y disfrazarse. Para no despertar sospechas y ganarse la confianza de los manifestantes o milicianos, no dudan en “lanzar” piedras contra los soldados o policías israelíes. Contra los suyos aunque exhibiendo mala puntería. Cuando las cosas se calientan, los Mistaravim agarran al “objetivo” y antes que se entere ya está esposado. El agente se coloca rápidamente un distintivo de la Policia (suele ser una gorra) para que sean reconocidos por los suyos.

El nuevo jefe de la Policía en Jerusalén, Nisso Shajam, considera que el uso de esta unidad en la obtención de información y detención de los más buscados es fundamental para evitar la anunciada Tercera Intifada. No cree en las redadas nocturnas que suelen acabar con los detenidos en la calle al cabo de unas horas sino que prefiere atraparles “con las manos en la masa”. En las últimas semanas de enfrentamientos, la Policía ha arrestado a 120 palestinos “sospechosos de  alterar el orden, atacar agentes, preparar atentados y lanzar piedras y cócteles mólotov contra ciudadanos israelíes”. La alta cifra de las detenciones se debe también a los Mistaravim, una especie de espías domésticos.

Los habitantes de Silwan han visto el cambio de la táctica policial. Antes, los agentes circulaban en vehículos protegidos y blindados. Hoy van en coches normales. Y si es necesario, camuflados.

Volvemos a Kalandia, bajo control de Jordania hasta ser ocupada por Israel en la guerra del 67. Ahmed nos cita para un futuro muy próximo: “No sé exactamente la fecha exacta pero esto va explotar. Puede ser en las próximas semanas o en septiembre, dice aludiendo el mes en el que el presidente palestino, Abu Mazen pretender recabar el reconocimiento de la ONU  a un Estado palestino sin necesidad de negociar con israel. En ese caso, no se descarta un choque generalizado y muy violento.

Mientras Abu Mazen esté esos días en los pasillos de la ONU en Nueva York, Ahmed movilizará a los suyos en Kalandia. Bajo la mirada de otros jóvenes, promete que estará allí. Los Mistaravim seguramente también.

Sal Emergui

Periodista barcelonés, Sal Emergui trabaja como freelance en esta zona desde 1997. Corresponsal con base en Jerusalén de varios medios de comunicación españoles de radio y televisión centrándose principalmente en el conflicto entre palestinos e israelíes. Desde el 2007, colabora para EL MUNDO Y EL MUNDO.ES.

©2011-paginasarabes®

¿Derecho o privilegio? – 28/05/2011 – MARIO GRACIA

 

acueductos_88475_a

¿Es el agua un derecho o un privilegio? La respuesta parece obvia. Pero la realidad es tozuda y no siempre la respuesta más lógica se corresponde con ella. La obviedad es que el agua es esencial para el disfrute del derecho a la salud y a una vivienda y alimentación adecuadas. Esto implica que toda persona debe disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico.

Por eso, el acceso al agua es un derecho humano fundamental e indispensable para el goce y disfrute de los demás derechos. Y así lo declaró la Asamblea General de Naciones Unidas el 28 de Julio de 2010. Sin embargo, este derecho humano se viola sistemáticamente en los territorios ocupados de Palestina.

Para acercarse a la realidad de Palestina de la mano de sus propios habitantes y sensibilizar la población zaragozana sobre la situación de los Derechos Humanos y el uso del agua en Oriente Medio, la delegación aragonesa de Asamblea de Cooperación Por la Paz (ACPP-Aragón) ha organizado una exposición fotográfica permitirá visualizar esta situación. La muestra permanecerá en la Casa de las Culturas de Zaragoza del 6 al 24 de junio.

Con esta exposición, ACPP quiere dar a conocer la situación sociopolítica de Oriente Medio y las acciones que la organización está llevando a cabo en la zona para contribuir al progreso humano, económico y social de la población palestina. “De este modo, ACPP pretende no sólo mostrar a los habitantes de Zaragoza y alrededores una realidad injusta, sino también generar conciencias críticas, deconstruir prejuicios e implicar a la ciudadanía en la cooperación al desarrollo, la interculturalidad y la tolerancia para propiciar el cambio de las actitudes sociales”, señala Susana Ballabriga, técnica de proyectos de ACPP Aragón.

Injusticia social

“Pretendemos alcanzar una sociedad más consciente de la injusticia social existente en el mundo, de las razones que provocan las diferencias Norte – Sur y de la corresponsabilidad que como ciudadanos y ciudadanas del Norte tenemos en ello”, afirma Ballabriga. Es decir, que con este tipo de acciones la oenegé persigue “una sociedad crítica con las causas que provocan la pobreza y la falta de derechos, al tiempo que activa en el cambio y, por lo tanto, más solidaria”.

Aunque la exposición abrirá al público el próximo día 6, no será inaugurada oficialmente hasta el miércoles día 8 de junio. Este día, se ha organizado una mesa redonda que tendrá como invitado principal a Sami Dawod, director técnico de la oenegé PHG (Palestinian Hidrology Group), una de las contrapartes locales de ACPP en Palestina.

Gracias a este coloquio, “los asistentes podrán disponer de una información de primera mano sobre el trabajo en la cooperación y su impacto real”, destaca la técnica de cooperación. Por otro lado, ACPP proyectará el documental Palestina, el agua ocupada, elaborado por la propia oenegé con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). En el documental, un grupo de teatro palestino (Theather for Everybody), con su obra Maye, maye (Agua, Agua) trata de sensibilizar a la población de Gaza acerca de la importancia de un buen uso y ahorro del agua.

Recursos hídricos

La realidad es que el tema del agua es de suma importancia para todo el mundo, pero cobra un matiz especial en Palestina. La oenegé de ayuda a la infancia Unicef calcula que el 97% de la población de Franja de Gaza tiene acceso a sistemas de distribución del agua por cañerías, pero el suministro es intermitente y se estima que el agua proveniente de un 85% de las fuentes no es apta para el consumo humano debido, sobre todo, a su alto contenido de nitratos y cloruro.

Los recursos hídricos superficiales de la región proceden principalmente de la cuenca del río Jordán. Pero la población palestina no tiene acceso a los mismos desde el momento en el que Israel ocupó Cisjordania en 1967, desvió el cauce alto del Jordán e impidió físicamente el acceso de los palestinos al río. Por tanto, los únicos recursos a los que tiene acceso la población palestina son los subterráneos procedentes de los acuíferos que se recargan a partir del agua de lluvia y que se extraen a través de pozos y manantiales.

La población de Cisjordania, al no tener acceso al río Jordán, se abastece principalmente del acuífero de la montaña. Israel explota la mayoría del agua de este acuífero dejando únicamente un 20% de los recursos disponibles para la población palestina, que tiene que comprar agua a Israel y recolectar agua de lluvia.

La población gazatí depende para su abasteciendo del acuífero costero fuertemente explotado por Israel, lo que reduce drásticamente los recursos disponible en la Franja de Gaza. En la actualidad, del 90 al 95% del agua de Gaza está contaminada y no es apta para el consumo humano.

La escasez regional de los recursos hídricos por razones climáticas, sumada al control sobre los mismos por parte del Estado de Israel, da lugar en los territorios ocupados a la constante violación del derecho al acceso al agua de toda la población palestina.

©2011-paginasarabes®