Archivo de la categoría: sionismo

La conspiración del Monte del Templo

Mezquita de la cúpula de la Roca

La conspiración del Monte del Templo

Un grupo de élite pretende hacerse con el control de Jerusalén

 

El Monte del Templo en Jerusalén es un lugar sagrado para musulmanes, cristianos y judíos. Fue allí donde se construyeron el primer y el segundo templos judíos, pero es también el lugar donde está emplazada la Mezquita de la cúpula de la Roca. Se encuentra en la zona oriental de Jerusalén, controlada por los israelíes, y se trata de un punto extremadamente conflictivo.

La teoría de la conspiración

El movimiento dedicado a reclamar esta porción de tierra para los judíos y utilizar ese lugar para construir el tercer templo está fuertemente patrocinado, cuando no organizado, por la masonería británica y los fundamentalistas cristianos de Estados Unidos. Ellos han estado conspirando para destruir la Mezquita de Al-Aqsa y reclamar la tierra para uso de cristianos y judíos desde el siglo XIX.

Las pruebas

El príncipe Eduardo Alberto, el futuro rey Eduardo VII, visitó Jerusalén en 1862 y se mostró vivamente interesado en la arqueología de las tierras que se describen en el Antiguo Testamento. Fruto de este interés fue la creación de la Fundación para la exploración de Palestina.

El monarca inglés fue asimismo la cabeza visible y nominal de la logia Quatuor Coronati, de los masones británicos, que formaba parte del movimiento imperialista y realista y uno de cuyos objetivos era extender la influencia del cristianismo en Oriente Medio. En esa zona se llevaron a cabo numerosas excavaciones arqueológicas patrocinadas por esta logia.

El 5 de junio de 1967 estalló la llamada guerra de los Seis Días y tanto la parte oriental de Jerusalén como la Cúpula de la Roca quedaron bajo el control de los judíos por primera vez en casi dos mil años.

Pocas semanas más tarde se celebró en Inglaterra una multitudinaria reunión de masones para conmemorar el 250 aniversario de la fundación de la Gran Logia de Inglaterra. Aparentemente un gran número de organizaciones arqueológicas viajaron luego a ese sitio sagrado por primera vez, y algunas de ellas se originaron directamente durante las discusiones celebradas a lo largo de ese encuentro conmemorativo.

Una de las principales expediciones fue dirigida por el doctor Asher Kaufman, que era un miembro activo de la logia Quatuor Coronati. También se dijo que uno de los arquitectos que dirigió los trabajos en ese lugar estuvo parcialmente patrocinado por grupos relacionados con la logia.

El 28 de septiembre de 1995, Ariel Sharon se presentó en el Monte del Templo pocas horas antes de que pudiera haberse firmado en Nueva York un nuevo tratado de paz para Oriente Medio. Este gesto del general israelí fue una clara provocación para los musulmanes.

El 16 de octubre, tanto los judíos ortodoxos del Monte del Templo como los miembros del Movimiento Fiel de la Tierra de Israel, (que estaba directamente relacionado con los masones), intentaron acceder a la Cúpula de la Roca para colocar la piedra angular de un tercer templo. Esta acción simultánea, que fue repelida por miembros del ejército israelí, sirvió para demostrar que tanto la incursión de Ariel Sharon en la Explanada de las Mezquitas como esta invasión formaban parte de una conspiración mayor patrocinada por Estados Unidos y Gran Bretaña para apoderarse de ese lugar.

En diciembre de 1995 se estableció junto al Monte del Templo una rama «Jerusalén» de los masones. Su líder era el Gran Maestro de la Masonería italiana, Giuliano di Bernardo, quien mantenía fuertes vínculos con la rama británica de los masones. En la ceremonia de inauguración, Di Bernardo aparentemente afirmó que «la reconstrucción del Templo se encuentra en el centro de nuestros estudios». En junio de 1996, Di Bernardo publicó un libro titulado The Reconstruction of the Temple.


El veredicto

No existe ninguna conexión probada de modo fehaciente entre los miembros judíos del movimiento del Monte del Templo y el Movimiento Fiel de la Tierra de Israel. Nunca se han aportado documentos que demuestren que exista vínculo alguno entre el incidente producido en el Monte del Templo y los masones británicos. Los informes publicados sobre la logia Quatuor Coronati muestran que el único dinero que ellos aportaron a las expediciones arqueológicas a Israel fue un premio de mil libras esterlinas otorgadas a un ensayo.

Los masones británicos jamás han declarado ninguna intención pública de reconstruir el tercer templo y tampoco han mostrado interés alguno en este asunto. En el libro de Di Bernando no hay ninguna polémica en cuanto a la reconstrucción del templo y, de hecho, no fue publicado en secreto por los masones británicos como afirman los teóricos de la conspiración. En esta teoría no existe el menor indicio verosímil de conspiración.

Nota de la bitácora: “sin embargo los hechos ocurrieron y están más que probados, el lector sacará sus propias conclusiones”.

Con información de Conspiracy encyclopedia

©2018-paginasarabes®

Palestina – La Cronología de la Injusticia

Para poder comprender el complejo conflicto entre Palestina y el Estado Judío de Israel, nos referiremos a los acontecimientos históricos que nos permitirán tener un claro panorama de los acontecimientos producidos desde 1947 hasta nuestros días. Nos referiremos a hechos concretos acaecidos en dichos períodos para poder establecer un orden de una guerra desigual e injusta.

El 9 de noviembre de 1947 la ONU aprueba el Plan de Partición de Palestina. El proyecto prevé la creación de dos Estados, uno judío y otro árabe, mientras que Jerusalén y sus alrededores quedan bajo administración internacional. Por la partición de Palestina votaron 33 Estados, incluyendo a Francia, EEUU y la URSS, en contra 12 y se abstuvieron 10, en particular el Reino Unido.

Se proclama el Estado de Israel, pero los países árabes no aceptan su existencia y comienza la primera guerra árabe-israelí el 14 de mayo de 1948.

El 24 de febrero de 1949, termina la primera guerra árabe-israelí. Israel amplía su territorio; Cisjordania, que incluye Jerusalén Oriental, queda en manos del reino de Transjordania. Los israelíes tomaron aproximadamente la mitad de los territorios destinados al Estado árabe. Las restantes tierras, la ribera occidental del río Jordán y el sector de Gaza, (un total del 22% de la Palestina histórica), fueron ocupados por Jordania y Egipto respectivamente,mientras que la franja de Gaza queda entonces bajo control militar egipcio.

1950: El reino de Transjordania cambia su nombre por el de Jordania y se anexiona Cisjordania.


Del 5 al 10 de junio de 1967, se produce la Guerra de los Seis Días, Israel se anexiona el Sinaí egipcio, Cisjordania y los Altos del Golán sirios.

Siria y Egipto atacan a un desprevenido Israel. Comienza la Guerra del Yom Kippur , que concluye poco después con la victoria de Israel, si bien queda dañada la imagen de que un Ejército invencible el 6 de julio de 1973.

El 27 de Marzo de 1979 Israel y Egipto firman los Acuerdos de Camp David por los que se devuelve el Sinaí.

Israel invade Líbano con el pretexto de expulsar a la Organización para la Liberación de Palestina, (OLP), el 6 de Junio de 1982.

El 10 de Noviembre 1987, comienza la primera Intifada.

El 15 de noviembre de 1988 el Consejo Nacional de Palestina, (órgano supremo de la OLP), declaró la creación del Estado de Palestina, reconoció la división de Palestina en las zonas árabe y hebrea con la condición de que Israel se retirase de todos los territorios ocupados en 1967, incluyendo a Jerusalén Este y destruyese todas las colonias hebreas construidas en estas regiones.

Se celebra la Conferencia de Paz de Madrid que marca el principio del entendimiento entre israelíes y palestinos desde 30 de Octubre al 3 de Noviembre de 1991.

A principios de 1993 arrancaron en Oslo conversaciones secretas entre ambas partes, a consecuencia de las cuales se preparó un acuerdo sobre el fin del conflicto entre la OLP e Israel, la renuncia de los palestinos a los planes de destrucción del Estado Israelí, la retirada de las tropas israelíes del sector de Gaza y la ribera occidental del río Jordán y la creación de una Administración Palestina limitada.

El 13 de Setiembre de 1993, el primer ministro israelí, Isaac Rabin, y el líder de la Organización para la Liberación de Palestina, (OLP), Yasser Arafat, firman en Washington una Declaración de Principios que se basa en los acuerdos negociados en secreto en Oslo y que otorga la autonomía para Gaza y Jericó.

En 1994 fue firmado un acuerdo sobre los puestos de paso a través de las líneas divisorias y sobre las garantías de seguridad de los colonos hebreos en Gaza, el acuerdo de la primera fase de establecimiento del gobierno autónomo en Gaza y en Jericó.

Un colono judío mata a 30 palestinos en la mezquita de la Tumba de los Patriarcas, en Hebrón el 25 de Febrero de 1994. El 3 de Abril el Ejército de Israel comienza el repliegue de Jericó y Gaza, al tiempo que se reanudan en El Cairo las negociaciones, suspendidas tras la matanza de Hebrón. El 4 de Mayo, el primer ministro israelí, Isaac Rabin, y el presidente palestino, Yasser Arafat, firman en El Cairo la puesta en marcha de la autonomía palestina.

El primer ministro israelí, Isaac Rabin, y el líder palestino, Yasser Arafat, firman en Washington ante la presencia del presidente estadounidense, Bill Clinton, el denominado Oslo II o Acuerdo de Taba, el 28 de Setiembre de 1995. El 4 de Noviembre, el primer ministro israelí, Isaac Rabin, es asesinado por un radical judío. El 27 de Diciembre de 1995, después de 30 años de ocupación el Ejército completa la evacuación de seis ciudades palestinas, aunque se pospone la retirada de Hebrón.

El 20 de Enero de 1996 Yasser Arafat gana las elecciones en la Autoridad Nacional Palestina, (ANP).


Del 25 al 29 de septiembre de ese mismo año, el Ejército de Israel reprime con dureza las protestas por la apertura del túnel de los Asmoneos, en Jerusalén Oriental. Los enfrentamientos causan ochenta muertos, en su mayoría palestinos, y más de mil heridos.

El 25 de Junio del año 2000, fracasan las negociaciones entre el primer ministro israelí, Ehud Barak, y el presidente palestino, Arafat, reunidos desde el día 11 de julio en Camp David, bajo la mediación del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton.

El 28 de septiembre Ariel Sharon visita la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén oriental, lo que provoca el estallido de la segunda Intifada palestina.

En diciembre de 2001, Sharon decreta el confinamiento en Ramalah del presidente palestino, Yasser Arafat, a quien hace responsable de la ola de atentados.

El 16 de junio de 2002, Israel comienza la construcción de un muro de separación entre palestinos e israelíes de más de 400 kilómetros y que discurre por territorio ocupado de Cisjordania. Miles de palestinos quedan aislados y cientos de olivos arrasados. Más tarde el Tribunal de Justicia de La Haya lo declarará ilegal.

El 17 de mayo de 2003. El primer ministro israelí, Ariel Sharon, y su colega palestino, Mahmmud Abbas, se reúnen para hablar sobre un nuevo plan de paz denominado ‘Hoja de ruta’ auspiciado por la comunidad internacional.

El 11 de noviembre de 2004 fallece en París Arafat después de varios días en coma.

El  9 de enero de 2005, Abbas gana las elecciones para sustituir a Arafat como presidente de la Autoridad Nacional Palestina, (ANP). En febrero de este año, se anuncia un cese al fuego entre palestinos e israelíes. A finales del mes, un ataque suicida reivindicado por la Yihad Islámica provoca 4 muertos y 50 heridos en una discoteca de Tel Aviv, comprometiendo los esfuerzos pacificadores del gobierno de la autoridad palestina.

En las proximidades de Jenin efectivos israelíes asesinan a Maruh Kamil, dirigente local del grupo extremista Yihad Islámica en lo que se denuncia por los palestinos como el reinicio de las prácticas de asesinatos selectivos, contestados con más ataques sobre asentamientos israelíes en el mes de Junio de 2005. Se produce el fin de la ocupación israelí en Gaza en el mes de Setiembre de este año.

Los israelíes establecieron el bloqueo de la Franja de Gaza y tras el secuestro de un militar israelí perpetrado por grupos extremistas palestinos en julio de 2006, comenzaron a llevar a cabo operaciones militares en este territorio.

Los contactos directos entre las partes reiniciaron el 2 de septiembre de 2010 en Washington. El 14 y 15 de septiembre de ese año tuvieron lugar la segunda y tercera ronda de diálogo directo entre los líderes de ambas partes, que no condujeron a mayor progreso, y ambos políticos solo intercambiaron un apretón de manos a final de 2015, en el marco de la conferencia climática de París, explicado por Netanyahu como una exigencia del protocolo diplomático.

Todos los programas de solución hasta el momento se han frustrado porque tanto palestinos como israelíes presentan cada vez nuevas condiciones inaceptables para la contraparte. Cada intento nuevo diálogo se interrumpía por atentados terroristas, explosiones de bombas, lanzamientos de misiles y provocaciones. El desarrollo de una red de poblados en la ribera occidental del río Jordán y Jerusalén Este, donde viven alrededor de medio millón de israelíes, suele ser considerado como la principal causa de malestar entre Israel y la comunidad internacional y uno de los obstáculos fundamentales en la búsqueda de la paz con Palestina.

La situación volvió a tensarse en los últimos meses de 2015. Más de 30 israelíes murieron y más de 300 resultaron heridos a consecuencia de ataques árabes perpetrados casi a diario.Por la parte palestina murieron cerca de 200 personas, la mayoría de los cuales perdieron la vida cuando trataban de atacar a israelíes usando armas de fuego, armas blancas o mediante atropellos con vehículos.

Israel reconoció que estos ataques eran obra de “lobos solitarios”, pero responsabilizó a las autoridades y grupos palestinos, así como los medios de prensa que controlan, de atizar los estados de ánimo radicales, especialmente entre los jóvenes.

En los últimos tiempos, la creación de poblados por parte de los Israelíes en territorio palestino no ha hecho más que crear más y más tensiones provocando todo tipo de hechos en donde el pueblo palestino lleva una notoria desventaja.

El 24 de enero de 2015 se hizo pública la decisión de las autoridades del país de construir 2.500 nuevas viviendas en esta región; dos días antes se aprobó la construcción de 566 apartamentos en Jerusalén Este.

En correspondencia con el derecho internacional estas prácticas de Israel son ilegales, hecho confirmado en la resolución 2334 del Consejo de Seguridad del 23 de diciembre de 2016, que subraya que este tipo de construcciones carecen de fuerza jurídica y representan uno de los principales obstáculos en el proceso de paz.

El 6 de febrero de 2017 el Parlamento israelí aprobó una ley que supone la legalización de los puestos de avanzada de los poblados con participación estatal israelí en territorios privados palestinos en la ribera occidental del Jordán.

Esta acta legislativa abarca a cerca de 4.000 viviendas construidas en los territorios palestinos ocupados sin la correspondiente autorización de las autoridades de Israel y que hasta el momento eran consideradas ilegales.

El 15 de enero de 2017 París celebró la Conferencia Internacional para la solución del conflicto en el Oriente Próximo. Este foro, cuyo objetivo fue propiciar la reanudación de los diálogos, reunió a participantes de 70 países, pero Israel lo boicoteó al considerar que solo alejaba la posibilidad de alcanzar la paz, ya que fortalecía las posiciones de intolerancia de los palestinos.


Por su parte, los palestinos saludaron la participación multinacional en el proceso, al señalar que años de conversaciones con Israel no acercaron la solución para nada.

Según los comentarios del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia respecto a la Conferencia de París, la tarea primordial en la presente etapa consiste en relanzar las negociaciones directas entre Palestina e Israel.

Con información de Sputnik

©2018-paginasarabes®

Oda a Farris, o la vuelta del paladín

A nadie se le permite entrar o salir de la franja de Gaza. Está cercada con alambre de púas, sus puertas tienen cerrojo, e incluso con la documentación en regla, uno no puede visitar la prisión de alta seguridad más grande del mundo, hogar para más de un millón de palestinos. El ejército israelí, una fuerza militar de leyenda, se ha convertido en una mera administración carcelera. Las tácticas del IDF, (Israeli Defence Force), fueron formuladas en los años 30, “No tienes que matar a un millón, sólo a los mejores, y el resto se acobardará”. Este método fue aplicado primeramente por los británicos con la ayuda de sus aliados judíos durante el levantamiento palestino de 1936.

Desde entonces, miles de los mejores hijos e hijas de esta tierra, la élite potencial palestina, han sido exterminados Una vez más, el ejército israelí está siendo usado para implementar el mismo “Plan Maestro”, disparando de una manera rutinaria a los rebeldes potenciales, para acobardar a los nativos inquietos.

Su trabajo es fácil: el ejército más grande y más potente del Medio Oriente, una importante potencia nuclear, tiene todas las armas disponibles en el mundo 1, mientras que los palestinos encarcelados sólo tienen piedras y armas ligeras.

Recientemente, los israelíes interceptaron una embarcación llena de armamentos camino a Gaza. El ejército lo consideró como una gran victoria pero expresó “preocupación”. Tienen razón en preocuparse. Desde 1973 el ejercito israelí casi nunca ha tenido que preocuparse de que les respondan haciendo fuego. Los soldados judíos se acostumbraron a trabajo fácil. Prefieren disparar a niños desarmados.

Gaza es una realidad de ciencia-ficción, que recuerda a alguna de aquellas películas tipo “B” sobre los Planetas-Prisión.


Su alambradas con púas guardan un secreto: la voluntad irrompible de su pueblo. Es un escenario de películas tipo “B” pero sus hombres y mujeres son de primera categoría.

Este mensaje secreto salió de Palestina encarnado en un niño de 13 años, Farris Oda. Él fue el joven David palestino que vimos confrontando al Goliat judío en las afueras de Gaza en la foto inmortal del fotógrafo de AP Laurent Rebours. Farris el Valiente tirando sus piedras al monstruo armado con la gracia de San Jorge, el querido santo palestino. Se enfrenta al enemigo con la elegancia de un muchacho pueblerino espantando a un perro feroz. La foto fue tomada el 29 de Octubre, y unos días mas tarde, el 8 de noviembre, un francotirador judío lo asesinó a sangre fría.

Farris Oda deja atrás la foto de un héroe, un nombre del que hablar como si fuera Gavroche, el niño rebelde en las barricadas parisinas de la novela de Víctor Hugo Los Miserables, un símbolo del espíritu humano irreducible e invicto. El salió de otra época, la edad aquella en que “heroísmo” no era una mala palabra, cuando los hombres iban a la guerra dispuestos a luchar y morir por una causa noble.

Su nombre simbólicamente significa “Paladín”, y su apellido “La vuelta de”. Su imagen evoca verdaderamente la idea del retorno de los caballeros galantes de antaño. Su espíritu es algo totalmente ajeno al hedonismo comercial barato, la ideología principal de nuestra época, suministrada abundantemente por la cultura pop norteamericana.

El legado de Farris es una señal del fallo del Plan Maestro de Israel. Este joven rebelde nació bajo la ocupación militar israelí y murió desafiando a los soldados del IDF. Este mensaje de esperanza no fue entendido inmediatamente por los amigos de Palestina, porque nos hemos acostumbrado a la idea del sufrimiento palestino y su martirio. En nuestros escritos, copiamos inconscientemente, el enfoque más bien afeminado de presentar a los de “nuestro bando” como víctimas desafortunadas merecedoras de compasión y lástima. Lo último que deberíamos sentir hacia los palestinos es lástima. Admiración, amor, solidaridad, culto al héroe y hasta envidia, pero lástima no. Si sientes pesar por ellos, entonces deberías sentir también lástima por aquellos trescientos guerreros del rey Leónidas, que cayeron defendiendo el desfiladero de Termópiles, o por los soldados rusos que eran lanzados contra los tanques con sus propios cuerpos como único escudo, o incluso por Gary Cooper el héroe de “High Noon”. Por los héroes no se debe sentir lástima, son un ejemplo enaltecedor para nosotros.

Al comienzo no supimos emplazar la imagen de Farris correctamente. La narrativa del sufrimiento clamaba por la foto de un Muhammad Dorrah agachado, muriendo enfrente de nuestros ojos, un niño para acompañar a la pequeña niña vietnamita huyendo desnuda del infierno del napalm.

La imagen de la “vuelta del paladín Farris Odah” pertenece a un grupo de iconos diferentes: el de los héroes.

Su puesto es uno cercano al de los marinos en Iwo Jima, o en una iglesia al lado de su compatriota, San Jorge. Después de todo, el santo guerrero fue martirizado y enterrado en el suelo palestino, no lejos de Farris, en la cripta de la vieja iglesia Bizantina de Lydda.

Los adversarios de los palestinos entendieron esta realidad mejor que sus amigos en Nueva York. La prensa norteamericana dominada por los judíos no escatimó ningún esfuerzo para borrar la imagen de Farris, ya que fueron incapaces de encontrar un héroe entre los suyos para competir con el muchacho de Gaza. MSNBC puso en marcha una competición estúpida por la foto más importante del año, con la posibilidad de elegir entre el mártir Dorrah o una foto sobre perros, (pues siempre te dan una opción, y siempre es la errónea, no importa lo que escojas.) Lo de los perros fue promovido por el cónsul de Israel en Los Ángeles, con votos de muchos admiradores de Israel, mientras que los partidarios de Palestina votaron por Dorrah. La foto realmente importante, el icono de Farris, no le fue ofrecida al público.


Pero eso no fue suficiente, y el Washington Post envió a su corresponsal en Palestina, Lee Hockstader, a deslustrar la memoria del niño caído. Este trapo asqueroso manipulado por AIPAC, (American Israel Public Affairs Committee), estaba en su salsa con Hockstader. Sus reportajes deberían ser estudiados en todos los colegios de periodismo, en cursos sobre Desinformación. Cuando los tanques y los helicópteros israelíes bombardearon un Belén indefenso, Hockstader escribió: “En la ciudad bíblica de Belén, (no quiso mencionar la palabra Natividad), soldados israelíes y palestinos lucharon con tanques, misiles, helicópteros, ametralladoras y piedras”.

Sospecho que la historia según Hockstader de la Segunda Guerra Mundial, narraría un cuento donde los norteamericanos y Japón luchaban con armas nucleares….

Lee Hockstader justificó debidamente las incursiones israelíes a poblaciones civiles, escribiendo: “Portavoces del ejército israelí dicen que las incursiones son limitadas y esencialmente defensivas. Pero el gobierno israelí elige un enfoque más amplio, anotando que las incursiones dan a los comandantes militares locales flexibilidad contra un enemigo escurridizo”. Si éste “elige un enfoque más amplio” de las acciones israelíes, los palestinos en sus reportajes son simplemente terroristas locos: “Los palestinos han estado amenazando con exigir un precio por lo que ellos consideran como una guerra de agresión. Un representante del Movimiento de Resistencia Islámico conocido como Hamás, pidió más bombas suicidas y morteros contra Israel”.

Un compañero, Francois Smith, que también vigila a Hockstader, escribió en la red de Internet: “Me siento ofendido de que este tío piense que soy lo suficientemente estúpido como para creerle. Cuidado con Lee Hockstader. Pienso que tiene un plan”.

Bien, Hockstader sí tiene, ciertamente, algún plan : el de imponer la supremacía judía y difamar a los palestinos. El difamar a Farris encaja en este plan perfectamente. Hockstader fue a Gaza y reportó que Farris era un niño malo que no obedecía a su mamá y papá, que no iba al colegio, que era un diablillo adolescente, que en realidad quería que lo matasen, y que un compasivo francotirador judío cumplió su deseo. Hockstader no perdió ningún detalle: al niño lo mataron en el momento en que levantaba una piedra, y por lo tanto hubo que matarlo, su fama póstuma fue el “follón sobre su muerte”; y de todas formas, su madre “recibió un cheque de 10.000  dólares del Presidente de Irak, Saddam Hussein“.

Hockstader tuvo cuidado. Si se hubiese atrevido a inferir que los padres colonos del infante que murió en Hebrón, deseaban la muerte de su hijo, si se hubiese referido a la reacción israelí como “folló”, o simplemente si hubiese mencionado el buen cheque que los padres recibieron del carnicero de Sabra y Shatila, Hockstader no hubiese salido vivo de Israel, y Katherine Graham, la dueña del Washington Post se estaría arrepintiendo hasta el fin de sus días.

Los judíos han conseguido acobardar a sus enemigos, y no sólo con la magia de las palabras. Lord Moyne, Ministro de Estado en el Oriente Medio, docenas de oficiales y soldados británicos y cientos de líderes palestinos fueron asesinados por los judíos en su empeño por la supremacía en la Tierra Santa durante los años 40, hasta que los Británicos aterrorizados zarparon de la bahía de Haifa el 15 de Mayo de 1948. Incluso hoy día, dos activistas por la paz en San Francisco, ambos hombres religiosos, el padre católico Labib Kobti y el rabino judío Michael Lerner, reciben amenazas de muerte de grupos judíos terroristas y se lo toman muy en serio.

Los palestinos son campesinos y habitantes de ciudades bastante pacíficos. Saben cómo cuidar su olivares y viñas y saben como fabricar un “Zir”, una vasija que mantiene el agua bien fresca incluso durante las ráfagas sofocantes de “hamsin”. Sus maravillosas construcciones de piedra adornan toda Palestina. Escriben poesía y veneran sus tumbas sagradas. Ellos no son guerreros, ni mucho menos asesinos. Con asombro e incredulidad miran en el espejo de una prensa dominada por los judíos y se ven disfrazados con la máscara de un terrorista sangriento. Pero estos campesinos aún son capaces de darnos una lección sobre el heroísmo, cada vez que un enemigo intente arrebatarles sus tierras. Los palestinos lo demostraron hace muchos siglos, en los días legendarios de Los Jueces, cuando sus ancestros batallaron contra los invasores extranjeros.

En los años 1930, un judío ruso ferviente nacionalista y fundador del partido político de Sharon, Vladimir Zeev Jabotinsky, escribió, (en su ruso nativo), una novela histórica, Sansón, sobre la historia bíblica de aquella “bomba humana” que mató a tres mil hombres y mujeres, (Jueces 18:27), y murió con los enemigos. Hace unos años, esta novela fue publicada en Israel en una traducción hebrea moderna, y un crítico del periódico Davar anotó una aberración interesante.

Para Jabotinsky, los Británicos eran los filisteos modernos, mientras que los israelíes se convertían en hebreos. Para cierto lector israelí moderno, la novela es como una glorificación de la lucha palestina contra el gobierno de Israel. Los muy civilizados filisteos con su superior tecnología militar, invasores extranjeros, habitantes hedonistas de los valles costeros, e intrusos en las montañas hacían recordar al crítico a los Israelíes modernos. Mientras que la gente de Sansón, Banu Israel, los nativos de las montañas, seguros de sus raíces, y confiados en la victoria inevitable de su apego a la tierra sobre el poder militar del invasores, recordó al crítico los montañeses palestinos modernos.

Tiene sentido, ya que los palestinos son los verdaderos descendientes del Israel bíblico, de la gente indígena que abrazó la fe de Cristo y de Muhammad, y permanecieron en la Tierra Santa para siempre. Los israelíes saben esto muy bien.

En los laboratorios genéticos de Tel Aviv, los buscadores del ADN judío proclaman orgullosamente cada resultado que pueda confirmar aún de una manera tenue la relación de sangre entre judíos y palestinos. Ellos saben que nuestras reivindicación del orgulloso nombre de Israel es al menos dudosa. Como Ricardo III, nos apoderamos del título y la corona, y como Ricardo III nos sentimos inseguros mientras que los herederos legítimos sigan vivos. Esta es la explicación psicológica de nuestro tratamiento tan cruel e inexplicable de los nativos palestinos.

Los israelíes quieren ser palestinos. Hemos adoptado su cocina, y servimos su “falafel” y “humus” como nuestra propia comida étnica. Adoptamos el cactus nativo, el “sabra” que crece a la entrada de sus aldeas en ruina, como nombre para todos nuestros hijos nacidos en el país. Nuestro idioma el moderno hebreo volvió a la vida con centenares de palabras palestinas. Sólo necesitamos pedirles perdón, abrazarlos como si fuesen hermanos desde hace tiempo perdidos y aprender de ellos. Ese es el único rayo de esperanza que sale de la oscuridad presente.


Como bien han aclarado todos los estudios arqueológicos modernos israelíes, hace 3.000 años, las tribus montañesas, (Banu Israel de la Biblia), terminaron por llegar a un “modus vivendi” con los habitantes de la costa, y juntos, estos hijos de Sansón y Dalila , se convirtieron en los progenitores de los compositores de la Biblia, de los apóstoles de Cristo y de los palestinos de hoy día. La tecnología avanzada de los filisteos y el amor de los montañeses por nuestra tierra árida, se combinaron para crear el milagro espiritual de la vieja Palestina. No es imposible, y sí muy anhelado, que la historia se repita una vez más, y la gloriosa imagen del joven Farris , luchando contra el tanque, se mezcle con imágenes del rey David y San Jorge en las mentes y libros escolares de nuestros hijos palestinos.

Por Israel Adán Shamir
(Escrito el 5 de Junio de 2001)


Notas:

  1. N.d.E.: El mayor arsenal de armas de destrucción masiva, atómicas, químicas y biológicas, en el desierto del Neguev, como denunció el ex agente secreto del Mossad Viktor Ostrovsky.

©2018-paginasarabes®