Archivo de la categoría: Mitos y Leyendas

La tradición sobre el canto de los camelleros…

La prosa rimada de los oráculos y de los adivinos, es el primer eslabón en la cadena del desarrollo poético . Lo mismo puede decirse de la tradición sobre el canto de los camelleros que, según la leyenda, nació del ritmo de las monturas. En esta escala evolutiva sigue el rayaz, verso de cuatro a cinco pies y, más tarde la casida que será una composición complicada, con una estructura modelada por reglas fijas, recursos preestablecidos y temas usuales.

J.R. Calderón Benavides – Universidad Nacional de Costa Rica

©2018-paginasarabes®

Tradiciones de Pascuas – Del origen pagano al cristianismo

El origen pagano de la Pascua

La gran mayoría de las celebraciones que realizamos en los días festivos de nuestro calendario se mezclan con tradiciones paganas; el simbolismo de ciertos acontecimientos, naturales o místicos, con las creencias acumuladas a lo largo de siglos. Y es que toda sociedad moderna se inspira en sus orígenes de civilizaciones antiguas.

En el Libro de Ezequiel, (capitulo 8,6-18): “los líderes religiosos se habían apartado de Dios y arrastraban al pueblo a la adoración de Tamuz, un ídolo pagano de la antigua Babilonia, hijo del sol y la luna”. Un dios redentor que muere a los 33 años de edad y cuya resurrección sucede en domingo, (inmediatamente posterior a la primera luna llena tras el equinoccio de marzo), en medio de la primavera. Cuarenta días antes se inicia el luto por su muerte. “Los sacerdotes babilónicos vestidos de negro preparan ceniza para marcar a sus fieles en la frente con la señal de Tamuz”, una T, (lo que parece ser una cruz), origen del miércoles de cenizas.

En Asiria y Babilonia

Según la mitología asirio-babilónica (1813-609 a.C), “cuando el fuerte sol del verano secaba las plantas, Tamuz bajaba al mundo y se celebraba su muerte con ritos especiales”. Esto sucedía durante el cuarto mes del año, (junio-julio), que todavía lleva su nombre, (Tamuz), en los calendarios siriaco, árabe y hebreo. Dos mil años después, la Iglesia Católica Apostólica y Romana, adaptó la fecha a su calendario y la hizo coincidir con los hechos de la Pasión y Muerte de Cristo.

La pascua como sìmbolo de esperanza

Con la Pascua, los antiguos daban la bienvenida a la primavera, considerada un periodo de esperanza tras la dureza del frío invierno, una celebración que no es más que una fusión de costumbres cristianas, hebreas y paganas muy antiguas. El término se encuentra en la Biblia, (versión Reina-Valera), y es una traducción de la palabra griega Pascha, en el sentido de ‘dispensar’. Pascua también toma su nombre de Ishtar, la diosa babilónica y asiria, diosa de amor y fertilidad. Los fenicios también la conocieron como Eaéstre, hermana y consorte de Baal, un dios a quien se rindió culto en muchas partes del mundo oriental. Estas tradiciones antiguas se popularizaron a lo largo de Europa, y Eaéstre se convirtió en la diosa anglosajona de la primavera por excelencia. Durante la edad media, misioneros que buscaban convertir las tribus bárbaras al norte de Europa comprendieron que el tiempo de muerte y resurrección de Jesús coincidía con la celebración de dicha diosa de la primavera, de manera que enseñaron que estos acontecimientos apuntaban a la resurrección de Jesús.

Semana Santa Cristiana

La Semana Santa celebra la Resurrección de Jesús de los muertos luego de la Crucifixión. Por ello, es un período de intensa actividad litúrgica dentro de las diversas confesiones cristianas.

Da comienzo el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección: Jesús y sus discípulos partieron hacia Jerusalén en primavera, cuando los hombres se juntaban para la Pascua. Según las profecías, “su llegada en asno fue recibida por una multitud con palmas en las manos”, algo que pudo ser tomado por los alto mandos como un peligro para ellos, primer paso rumbo a su Crucifixión.

La religión cuenta, por tanto, que la Semana Santa arranca con la entrada de Jesús a Jerusalén. El lunes, según las creencias, resucita a Lázaro, lo que podría significar el inicio de su gran popularidad y el peligro para los jefes de la zona. Posteriormente, el martes, anuncia a sus discipulados la traición de uno y la negación de Pedro. Con el miércoles llega la traición de Judas Iscariote por treinta monedas de plata, (asunto que se niega en el Evangelio Prohibido de Judas). El jueves es uno de los días más significativos en la Semana Santa, ya que representa el lavatorio de pies en la última cena, donde advierte de su muerte a sus discipulados. Ese mismo día es capturado. La Pasión de Cristo llega el viernes, donde según los evangelios inicia el Vía Crucis, cuando Jesús carga su propia cruz por las calles de Jerusalén.

Se dice que Pilato intentó liberar a Jesús al saber que no había hecho nada malo, sin embargo la gente pidió su crucifixión. Entre burlas y latigazos Cristo llevó su cruz hasta el Monte Gòlgota donde finalmente moriría después de unas horas. El domingo es el día de mayor gloría, según los creyentes, ya que es la Resurrección de Jesucristo venciendo a la muerte.

La celebración de la Semana Santa no se convierte en tradición hasta el siglo XVI.

Discrepancias Pascuales entre Oriente y Occidente

La fiesta de Pascua fue bien establecida y aceptada por cristianos, sin embargo, hubo un debate considerable entre los cristianos orientales y occidentales acerca de la fecha exacta de la celebración de este evento. La Iglesia occidental estableció el domingo de Pascua como el día de la resurrección anual, sin tener en cuenta la fecha establecida en el libro de Éxodo, (capítulo 12).

Para resolver este problema, el Emperador Constantino convocó el Concilio de Nicea, (325 d.C), y decide que debe celebrarse el domingo que sigue a la primera luna llena después del equinoccio vernal: el 21 de marzo. Esta fecha ha sido desde entonces la pauta general para la mayoría de la Cristiandad. Es el Papa León I, (390-461), quien la llama la máxima fiesta, (festum festorum), y dice que la Navidad sólo se celebra sólo como preparación para la Pascua.

Finalmente, Dionisio el Exiguo, (año 525 d.C.), desde Roma, convenció de las bondades del cálculo alejandrino, unificándose al fin el cálculo de la Pascua Cristiana. Sin embargo, los cristianos no comienzan a celebrar la Semana Santa, tal y como la conocemos, hasta la Edad Media, empezando a convertirse en tradición a inicios del siglo XVI.

Por Ana Sharife

Con información de Canarias en hora

©2018-paginasarabes®

Seres imaginarios: El Asno de Tres Patas – Jorge Luis Borges

El Asno de Tres Patas

Plinio atribuye a Zarathustra, fundador de la religión que aún profesan los parsis de Bombay, la escritura de dos millones de versos; el historiador arábigo Tabarí afirma que sus obras completas, eternizadas por piadosos calígrafos, abarcan doce mil cueros de vaca. Es fama que Alejandro de Macedonia las hizo quemar en Persépolis, pero la buena memoria de los sacerdotes pudo salvar los textos fundamentales y desde el siglo ix los complementa una obra enciclopédica, el Bundahish, que contiene esta página:

Del asno de tres patas se dice que está en la mitad del océano y que tres es el número de sus cascos y seis de sus ojos y nueve el de sus bocas y dos el de sus orejas y uno su cuerno. Su pelaje es blanco, su alimento es espiritual y todo él es justo. Y dos de los seis ojos están en el lugar de los ojos y dos en la punta de la cabeza y dos en la cerviz; con la penetración de los seis ojos rinde y destruye.

De las nueve bocas tres están en la cabeza y tres en la cerviz y tres adentro de los ijares… Cada casco, puesto en el suelo, cubre el lugar de una majada de mil ovejas, y bajo el espolón pueden maniobrar hasta mil jinetes. En cuanto a las orejas, son capaces de abarcar a Mazandarán. 1 El cuerno es como de oro y hueco, y le han crecido mil ramificaciones. Con ese cuerno vencerá y disipará todas las corrupciones de los malvados.

Del ámbar se sabe que es el estiércol del asno de tres patas. En la mitología del mazdeísmo, este monstruo benéfico es uno de los auxiliares de Ahura Mazdah, (Ormuz), principio de la Vida, de la Luz y de la Verdad.

Jorge Luis Borges


1. Provincia del Norte de Persia.


©2018-paginasarabes®