Archivo de la categoría: Literatura

Una Leyenda Árabe


Cuenta una historia  que dos amigos iban caminando por el desierto.
En algún punto del viaje comenzaron a discutir, y un amigo le dio una bofetada al otro.

Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena:

MI MEJOR AMIGO ME DIO HOY UNA BOFETADA.

Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse.
El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó.
Después de recuperarse, escribió en una piedra:

MI MEJOR AMIGO HOY SALVO MI VIDA.

amigos_747465_a
El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó:
Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra. ¿Por qué?
El otro amigo le respondió:

Cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo.
Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en piedra donde ningún viento pueda borrarlo.

©2011-paginasarabes®

Licencia Creative Commons

Una Leyenda Árabe se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en paginasarabes.wordpress.com.

El origen de los Sueños a través de una leyenda árabe

suenio_1_a
Sobre el origen de los sueños existen muchas leyendas pertenecientes a diferentes culturas, ya que eran muchos los que intentaban buscar una explicación a estos sueños, y los basaban en dichas leyendas. Hoy traemos una de estas historias que han difundido los árabes desde hace siglos.

El Sueño era el padre y origen de todos los sueños. Un buen día se embarcaron todos juntos en dirección a una isla maravillosa que estaba encantada. El dios de las Tormentas se había sentido agraviado por el Sueño, dado que bajo el influjo de éste, algunos marineros del barco se habían quedado dormidos.  Así que el dios de las Tormentas lanzó con la fuerza de sus vientos al Sueño y a sus hijos los sueños a una tierra estéril y aburrida.

suenio_2_a
Al terminar el día y comenzar la noche, el Sueño se apiadaba de la tristeza de sus hijos y  permitió que los sueños volaran y se esparcieran por todas partes. Por éso, en las noches, existen todo tipo de sueños en toda clase de personas: desde bonitos y dulces sueños a terribles pesadillas.

suenio_3_a
©2011-paginasarabes®

LA ZAWIYA Y EL AJEDREZ


El joven dijo al Sheyh de la zawiya (comunidad): Me gustaría mucho ser un sufi, pero no he aprendido nada importante en la vida. Lo único que me enseñó mi padre fue a jugar al ajedrez, que no sirve para la iluminación. Además, aprendí que cualquier juego es acto indeseable un  error (Danb)
-Puede ser un  acto indeseable un  error (Danb), pero también puede ser una diversión, y quien sabe si esta zawiya no está necesitando un poco de ambos – fue la respuesta.
El Sheyh pidió el tablero de ajedrez, llamó a un discípulo sufí y le ordenó jugar con el muchacho. Pero antes de comenzar la partida dijo:
-Aun cuando necesitemos diversión, no podemos permitir que todo el mundo se pase jugando al ajedrez. Entonces, solamente conservaremos aquí al mejor de los dos jugadores; si nuestro discípulo pierde, saldrá del la comunidad y dejará la plaza para ti.
El Sheyh hablaba en serio. El joven comprendió que jugaría por su vida y le vino un sudor frío; el tablero se convirtió en el centro del mundo. El discípulo sufí comenzó a perder. El muchacho atacó, pero entonces vio la mirada de santidad del otro, y a partir de ese momento comenzó a jugar mal a propósito. Al fin y al cabo prefería perder porque el discípulo sufí podía ser útil al mundo.
De repente, el Sheyh tiró el tablero al suelo.-Tú aprendiste mucho más de lo que te enseñaron –dijo-. Te has concentrado lo suficiente para vencer, fuiste capaz de luchar por lo que deseabas. Después, tuviste compasión y disposición para sacrificarte en nombre de una noble causa. Sé bienvenido a la comunidad, porque sabes equilibrar la disciplina con la misericordia

©2011-paginasarabes®