Archivo de la categoría: Idioma Árabe

Melquitas: Iglesia Católica de Oriente

Iglesia Católica Greco Melkita – (Catedral San Jorge – Córdoba – Argentina)

La Iglesia melquita es consciente de ser la más antigua en el mundo sucesor, directa e inmediata de los Apóstoles. Nuestro Patriarca Gregorio III, quien lleva el título de “Patriarca de Antioquía y todo el Oriente, Alejandría y Jerusalén.” 

Jerusalén es la ciudad santa por excelencia, donde Pedro, cabeza de los Apóstoles, dio sus primeros discursos, realizó sus primeros milagros, presidió el primer Consejo de la primavera de la Iglesia. Y es a Jerusalén, donde  Pablo se dirigió más de una vez, especialmente para encontrar a Pedro y participar en el Consejo de los Apóstoles.

Antioquía es la “Ciudad de Dios”.

Es en Antioquía que se llamó primero “cristianos” (Hechos 11:26)Pedro en Antioquía estableció su primera sede, antes de establecerse en Roma. En Antioquía Pablo estableció sus funciones fundamentales en Asia Menor, Chipre, Grecia y Roma.

Alejandría fue evangelizada por Marcos, un discípulo de Pedro. La ciudad del helenismo sirvió en gran medida la difusión del Evangelio en todo el mundo grecorromano, y de allí a la totalidad de Occidente. Los Melquitas hoy son los descendientes de estos centros del cristianismo primitivo. Desde hace veinte siglos, los melquitas eran testigos fieles, es decir, los mártires, testigos de la  fe de Pedro, Pablo y los apóstoles.

Melquitas son el pueblo de Siria, Palestina y Egipto, que se mantuvo fiel al Concilio de Calcedonia (451) cuando la mayor parte se volvió monofisita. El significado original del nombre por lo tanto es una oposición al Monofisismo (1).

Los nestorianos y sus comunidades residian en el este de Siria hasta que el emperador Zenón (474-491) cerró su escuela en Edesa en el 489, y les obligaron a retirarse hacia la frontera de Persia. En la región al oeste de Siria, Palestina y Egipto eran melquitas que aceptaron Calcedonia, o monofisitas (también llamados jacobitas en Siria y Palestina, los coptos en Egipto), hasta que la herejía Monoteísta en el siglo VII complica aún más la situación. Pero  se mantuvo el nombre Melquitas de aquellos que fueron fieles a la gran Iglesia, católica y ortodoxa, hasta el Cisma de Focio (867) y Cerulario (1054) de nuevo dividido.

Desde ese momento ha habido dos tipos de melquitas en estos países, los melquitas católicos que mantienen la comunión de Roma, y ​​cismáticos melquitas (Ortodoxo) que siguieron a Constantinopla y la gran masa de los cristianos orientales en el cisma. Aunque el nombre ha sido y aún se utiliza ocasionalmente para estos dos grupos, ahora se aplica únicamente a los católicos de rito oriental.

En aras de la claridad, es mejor mantener a este uso, el nombre Ortodoxa es suficiente para los demás, mientras que entre los muchos grupos de católicos, América y Oriente, de diversos ritos, se necesitó un nombre especial para este grupo. Sería, en efecto, aún más conveniente si se pudiera llamar a todos los católicos de rito bizantino “melquita”. Pero este uso de la palabra nunca ha obtenido. No se podía llamar con cualquier nombre a los rutenos, los católicos orientales del sur de Italia o Rumanía.

Por lo tanto debe mantener el nombre de los de Siria, Palestina y Egipto, todos los cuales hablan el árabe. Se define un melquita entonces, como cualquier cristiano de estas tierras en comunión con Roma, Constantinopla, y la gran Iglesia del Imperio antes del cisma de Focio, o como un cristiano de rito bizantino en comunión con Roma desde entonces.

Como la palabra implica la oposición a los monofisitas originalmente, por lo que ahora marca la distinción entre estas personas y todos los cismáticos, por una parte, entre ellos y los latinos o los católicos de otros ritos (maronitas, armenios, sirios, etc) por el otro. El nombre se explica fácilmente filológicamente. Se trata de un semita (presumiblemente siríaco) de la raíz con un final griego, es decir, imperialista. Melk es siríaco para el rey (melek en hebreo, árabe. Malik). La palabra se utiliza en todas las lenguas semíticas por el emperador romano, como el “basileus” griego. Al añadir la terminación griega – itas tenemos la melquitas forma, igual a basilikos. Cabe señalar que el radical, tercera parte de la raíz semítica es caf: no hay guturales. Por lo tanto la forma correcta de la palabra es melkita, en lugar de la habitual forma melquita. La pura palabra siríaca es malkoyo (malakiyyu del árabe; vulgar, milkiyyu).

Para los musulmanes historiadores, hasta el siglo XV, “melquita” era sinónimo de “católica”. El Patriarca de Roma, es decir, el Papa, fue nombrado jefe de la religión melquita. Después de la invasión de los tres patriarcados por el Islam, fueron los melquitas con los bizantinos, los únicos en el Este de estar en comunión con el Papa y la sede de Roma.  Durante los siglos VII y VIII buen número de papas  eran de origen melquita entre ellos,  Pedro III, Patriarca de Antioquía, opositor a los calcedonianos, después del Gran Cisma entre Roma y Constantinopla,. Con la caída de Constantinopla en 1453 en las manos de los otomanos y la posterior invasión de los tres Patriarcados melquitas, hasta el final de la primera Guerra Mundial  , las persecuciones fueron tantas y tan intensas que podemos considerar un milagro de supervivencia de las Iglesias orientales.

Gracias a los misioneros europeos (jesuitas, franciscanos, capuchinos y carmelitas), un movimiento de “despertar” cristiano se manifestó en el siglo XVII en el Este. Este movimiento ayudó a los cristianos a recuperar la confianza en su Iglesia, su historia y su tradición. Este “despertar” les permitió dirigir hacia Roma y el catolicismo por el cual estos misioneros trabajaron, a pesar de las dificultades creadas por los Patriarcas de Cosntantinopla, que fueron apoyados por los sultanes otomanos. Este apoyo dio a los patriarcas de Constantinopla un dominio a todos los cristianos del Imperio que gobernaba, independientemente de su individualidad o su identidad particular. Este mismo apoyo que animó a un gran número de melquitas a la liberación de la autoridad Constantinopla y declarar oficialmente la unión con la Sede Romana.

Con la muerte del Patriarca de Antioquía, Atanasio III Dabbas, en 1724, fue elegido a la Sede Cirilo Tanas (pro-romana). En oposición a este hecho el Patriarca de Constantinopla , Jeremías III, creyó que su autoridad había sido cuestionada.

Jeremías declaró que la elección de Cirilo era inválida, excomulgándolo y nombrando a Silvestre, un monje griego, para la sede patriarcal de Antioquía.

Por Viviana Saf


Notas:

  1. Monofisismo: se dice de quienes profesaban la doctrina teológica que sostiene que en Jesús sólo está presente la naturaleza divina, pero no la humana.

©2017-paginasarabes®

El manuscrito mudéjar-morisco de Ocaña

Aljamiada como cultura de resistencia ©Mabel Villagra

En 1969, durante el arreglo de un muro que perteneció a la Casa de la Encomienda, situada en el casco histórico de Ocaña, se descubrió una alacena oculta que había resguardado de las inclemencias humanas y temporales un tesoro. Ante los ojos atónitos de los testigos presentes salieron a la luz nueve manuscritos árabes del medioevo, un pergamino en forma de damero, un palito con pintas en sus cuatro costados y una babucha. Conscientes del valor histórico del hallazgo y tras consultar a especialistas, los dueños de la Casa de la Encomienda decidieron llevar los documentos a la Escuela de Estudios Árabes en Granada para un exhaustivo estudio, pero un desgraciado accidente acaecido durante su traslado dio al traste con estos nobles propósitos. Aunque los documentos se habían podido rescatar de aquella noche aciaga y lluviosa, el trágico suceso afectó a los ánimos de proseguir con la investigación.

Más tarde, en 1972, se publicaron los primeros datos acerca de los manuscritos, que se pueden datar entre el principio del s. XIV y el fin del s. XV, bajo el título “Libros árabes, aljamiados, mudéjares y bilingües descubiertos en Ocaña (Toledo)” en la Revista de Filología española, tras un examen previo llevado a cabo por el Dr Juan Martínez Ruiz y la Dra Joaquina Albarracín Navarro. En 1987 la Dra Joaquina Albarracín, junto con el Dr Juan Martínez Ruiz, publicó parte de uno de los manuscritos en una traducción titulada “Medicina, farmacopea y magia en el “Misceláneo de Salomón”. En 1992 la Dra María Jesús Viguera Molins publicó en un breve y excelente artículo titulado Les mudéjars et leurs documents écrits en árabe el contenido de una carta fechada que estaba encuadernada junto con uno de los manuscritos, aunque el texto de la carta no tenía nada que ver con el texto del manuscrito en cuestión.

En 2001 se ha presentado la tesis doctoral dedicada a uno de los manuscritos bajo el título Historias religiosas musulmanas en el manuscrito mudéjar-morisco de Ocaña. Esta tesis constituye la primera traducción completa de uno de los nueve manuscritos hallados en Ocaña. Esperamos que en los próximos años se publicarán los textos y estudios de todos estos manuscritos, para que, tanto por su contenido como por su soporte material, puedan arrojar luz sobre el texto, la factura y la utilización de libros en el ámbito castellano de la España mudéjar-morisca y cuya presencia es, debido a su escasez, tan poco conocida. La presencia musulmana en la península ibérica.

La presencia musulmana en la península ibérica.

 En 711 llegan los primeros musulmanes a la península guiados por riq ibn Ziyd. Sin apenas encontrar resistencia por parte de la debilitada monarquía visigoda, conquistan Hispania y logran establecerse manu militari en el territorio, al que llamarán al-Andalus. En 755, la llegada de Abd al-Ra­mn ibn Mutwiya, el último omeya escapado de la matanza de la familia califal en Damasco a manos de los Abbasíes, significa para al-Andalus la fundación de una nueva dinastía y el inicio de un nuevo régimen político dirigido con mano firme por el joven Abd al-Ra­mn I como am¯r al-Andalus; al mismo tiempo, apoyada en una excelente administración de recursos humanos y materiales y una superioridad militar, se va perfilando una cultura única y espléndida en una Europa postrada en la miseria, a la que se transmitirán los saberes clásicos enriquecidos con las aportaciones originales y nuevas del Islam Oriental y Occidental.

El emirato omeya durará hasta 929.8 En esta fecha el emir Abd al-Ra­mn III, llegado al trono en 912, se declara califa, independiente del califa abbasí en Bagdad. Bajo su reinado, desde 912 hasta 961, se produce una eclosión cultural sin precedentes, de la que es testimonio la ciudad palaciega Madinat al-Zahr. El segundo califa, su hijo Al-pakam II (961-976), culto y prudente, reunirá una vasta y rica biblioteca que será pasto de las llamas por orden del usurpador Almanzor (m. 1002) para contentar a los rígidos alfaquíes malikíes de Córdoba. El califato omeya en al-Andalus durará hasta 1031 y, tras serias revueltas, da paso a los reinos de taifas. De esta manera, Sevilla, Badajoz, Córdoba, Málaga, Toledo, Denia, Murcia, Zaragoza y Granada serán regidos con mayor o menor suerte por los régulos locales. El declive político trajo consigo el declive militar y permitió a los cristianos del norte la conquista paulatina de las distintas comarcas.

La conquista de Toledo en 1085 por Alfonso VI significó una alteración grande para los musulmanes en Castilla. Después de ser mayoría  en territorio islámico, pasaron a ser una minoría en territorio cristiano, llamándose almudaŷŷanÔn ‘los domesticados’, mudéjares, como musulmanes que permanecen en el territorio conquistado y están sometidos a un régimen no-musulmán. En 1236, Córdoba y en 1248, Sevilla serán conquistados por Fernando el  Santo .

Sólo el reino nazarí de Granada quedará como último baluarte ante el oleaje bélico cristiano y resistirá hasta 1492. La entrada de los Reyes Católicos en Granada anuncia el fin de ochocientos años de esplendor político y cultural islámico. Sus súbditos musulmanes perderán año tras año consideración y serán perseguidos por su condición de moriscos, llamados así por ser musulmanes viviendo en territorio cristiano después de 1492. A pesar de las conversiones forzadas, los últimos moriscos son obligados a partir en 1611, pasando así la última página del libro de la historia de al-Andalus.

 Breve descripción de Ocaña

 Habitado el lugar desde muy antiguo, y situada la villa en la calzada romana que unía Mérida con Zaragoza, Ocaña, según las palabras de Basilio Pavón Maldonado, siguió un proceso en su formación urbanística que arranca en la época islámica y crece a expensas del prestigio que le dieron las órdenes militares de Calatrava y Santiago. La célula primaria era la ciudadela islámica. En este recinto hubo mezquita sustituida en el s. xiv por la iglesia de Santa María.” Más tarde, Alfonso VII la concede “Carta Puebla”.

En el s. XIV y XV las poblaciones mudéjar y judía se radicaban en aljamas en el cuadrante NO de la villa, cerca de la iglesia de Santa María. En la villa se celebraron Cortes en 1422 bajo el reinado de Juan II y en 1468, convocadas por Enrique IV. En los edificios, palacios, torres y conventos, casi todos edificados en los siglos XV y XVI, quedan reflejados vestigios de la presencia mudéjar, así como en los restos de cerámica hallados en sus predios. Sin embargo, la colección de manuscritos hallados en 1969 forma, entre estos vestigios, un conjunto excepcional de materia escrita y cuyo significado urge conocer para contribuir a una correcta interpretación de la historia de Ocaña dentro del marco de la civilización islámica de la comarca toledana.

Por Iris Hofman Vannus


Referencias:
  • Los datos fueron publicados en la Revista de Filología española, LV, 1972 (1973), p. 63-63.
  • KONINGSVELD, P. Sj. van, Andalusian-Arabic Manuscripts from Christian Spain: A Comparative Intercultural approach, en Israel Oriental Studies, XII, p. 75-110. Leiden, Brill, 1992. Se hace mención a la colección en la pág. 98 de la citada revista, bajo el epígrafe “Toledo – Private collection of Don Rafael del Aguila Goicoechea and his wife Doña Luisa Tejerina”
  • VALLVÉ BERMEJO, Joaquín, La emigración andalusí al Magreb en el siglo XIII (Despoblación y repoblación en al-Andalus), en Al-Andalus: sociedad e instituciones. Madrid, Real Academia de Historia, 1999, p. 253-295. 10 PAVÓN MALDONADO, Basilio, Ocaña: Una villa medieval, Madrid, Asoc. Española de Orientalistas,
  • Anaquel de Estudios Árabes 2003, 14 119-127

©2017-paginasarabes®

Los conceptos de hálal y harám

La palabra clave árabe hálál significa simplemente permitido. Se refiere a todo lo que es beneficioso y saludable para el musulmán, reuniendo los requisitos que lo hacen accesible a su provecho. De la raíz H-L-L (hal-la, yahul-lu): “desnudar, deshacer un nudo, desatar, resolver, solucionar, hilar, habitar, ser permitido, ser lícito, liberar, desacralizar, llegar al intercambio, instalarse, establecerse, hacerse un lugar, tomar plaza”. Significa en el contexto islámico: “permitir lo que había sido vedado, librarse de un pacto o de una prohibición”. Puede tratarse de alimentos, acciones, relaciones o conductas.

En el Corán, Dios amenaza a quienes se prohíben a sí mismos o impiden el acceso a otros transformando en harám lo lícito (halál). A pesar de que el término halál hace referencia al conjunto de prácticas permitidas por la religión musulmana, es comúnmente asociado a los alimentos aceptables según la Sharia, o ley islámica. Los usos de la palabra halál varían significativamente entre las comunidades de habla árabe y las de otras lenguas. 1

En los países árabes, el término se usa para describir toda práctica permisible por la ley islámica, teniendo un significado más acotado al literal, traducible como permisible. Ello incluye todo lo relacionado con el comportamiento, el lenguaje, la vestimenta, los modales y las leyes dietéticas. Sin embargo, en los países donde no se habla árabe, el término se reduce en la mayoría de los casos a las leyes alimenticias islámicas, especialmente en cuanto a carne y aves se refiere, aunque también se usa en sentidos más generales. 2 Este concepto de la halál tiene una gran similitud con el término hebreo cashrut o kosher.

Por lo contrario, la palabra hárám significa literalmente “aquello que excluye”. De la raíz H-R-M (harama, yahrimu) “alejar, defender, excluir”, provienen adjetivos como “inviolable, reservado” Los musulmanes hablamos del harám de Meca, que es el lugar donde se efectúa el ritual de la peregrinación. Protege la Ka’aba, que es el primer espacio sagrado construido para una Divinidad Única. Deriva de esta raíz la palabra castellanizada “harén”, el lugar reservado para las mujeres y del que quedan excluidos los hombres. Harám en un sentido más amplio significa todo aquello prohibido.

Puede tratarse de alimentos, acciones, relaciones o conductas. Mentir, tener relaciones extramatrimoniales e ingerir cerdo o bebidas alcohólicas, son algunos ejemplos de conductas prohibidas harám en el Islam.

Sabiendo que la cultura palestina es parte inseparable y natural también de la cultura árabo-islámica, que también a ella pertenece y también en ella se integra, términos como y halál y harám, son, a pesar de ser palabras culturales claves pertenecientes a la cultura árabo islámica, fuente de inspiración y origen de numerosos fraseologismos que se alejan, en algunos casos , del significado auténtico que proporciona cada uno de estos dos término hasta tal punto que algunos fraseologismos dan un significado totalmente contrario.

Fraseologismos palestinos relacionados con el término halál.

ابن حلال .6
ebn halál.
Hijo halál. Literalmente: un hijo legítimo; nacido de una unión no matrimonial. Una persona honrada, decente.

بنت الحلال . 7
bent el-halál
Hija halál. Una chica decente que reúne las cualidades de buena esposa.

مرتك حلالك . 8
maratak halálak.
Esposa tuya es halál tuya. Se dice para recordar lo permisible y lo importante que es tener relaciones intimas entre el marido y la mujer.

9ابن الحلال عند ذآره ببان
ebn el-halál ‘end dhekru bebán.
El hijo halál cuando mención suya aparece. La buena persona aparece cuando se habla de ella. (….)

مال حلال . 10
mál halál
Dinero halál. Dinero legalmente ganado desde el punto de vista del Islam.

مال الحلال ما بضيع . 11
mál el-halál má bedí’
Mál halál no se pierde. El dinero halál no se pierde. Se dice para consolar alguien que acaba de perder una cantidad de dinero.

مال الحلال الله ببارآه . 12
mál el-halál al-láh bebarkuh
Dinero halál Dios bendice él. El dinero halál Dios lo bendice. Incita a ganar el dinero lícitamente.

حلال زلال . 13
halál zalál
Halál fresco; halál dulce. Se usa esta colocación para confirmar lo permisible (…)

الطعام الحلال .(3) 14
at- ta3ám al- halál. Los alimentos halál.

Los alimentos aceptables según la ley islámica.

الذبيحة الحلال . 15
adhabíha al-halál
El sacrificado halál. Los animales sacrificados según las leyes islámicas. 4

Fraseologismos palestinos relacionados con la palabra harám.

ابن حرام . 16
ebn harám
Hijo harám. Literalmente: hijo ilegítimo; nacido de una unión no matrimonial. Se dice para calificar una persona mala (de mala madre). En otros contextos tiene una connotación positiva como en la frase ا م ن ح  ب اب   (jugador hijo harám= un jugador crack, de muy buena calidad). Con las cosas, siempre tiene significado positivo: موبايلابن حرام (un móvil hijo harám = un móvil de último modelo; bonito).

إبن حرام مصفى . 17
ebn harám msaffá
Hijo ilegítimo claro. Ser de muy mala madre. Despectivo.

بنت حرام . 18
bent harám.
Hija harám
Además del significado negativo similar del significado de la frase anterior, una chica bent harám puede referirse en algunos contextos a una chica guapa.

مال حرام . 19
mál harám
Dinero harám. Dinero ilícito. Dinero ganado ilegalmente (…)

مال الحرام ما بدوم . 20
mál al-harám má bedúm
El dinero ganado ilegalmente (…) se perderá. Hay que ganar el dinero de forma legal según las normas islámicas.

أولاد الحرام ما خلو لاولاد الحلال اشي . 21
awlád el-harám ma khallw lawlád el-halál eší
Los hijos harám no dejaron nada para los hijos halál. Los actos de los malos afectan a los buenos. (—)

يأآل الحرام . 22
yákul al- harám
Comer al- harám.
Ganar dinero de manera no aceptable según las leyes islámicas (dinero robado, ganado en apuestas o en lotería, dinero procedente de actividades prohibidas en el Islam como por ejemplo la prostitución o la venta de bebidas alcohólicas y de cerdo etc.,).

يعمل في الحرام . 23
ya3mal fil- harám
Trabajar en al- harám.
Se dice de una persona que trabaja en actividades prohibidas por las leyes islámicas como (—) la prostitución.

الحب الحرام . 24
alhub al- harám
El amor prohibido
Se aplica este término para describir aquellas relaciones sexuales realizadas fuera del marco del matrimonio. Adultero; fornicación.

علي الحرام . 25
3alayil harám
Encima de mi el harám.
Esta locución se usa para jurar, prometer, advertir y amenazar. En estos dos últimos casos normalmente va acompañada por un tono desafiador.

Por Moayad Neem Sharab (Tesis doctoral). Universidad de Granada.


Notas:

  1. Véase también Al Jallad, Nader (2008): “The concept of al-halal and al-haram in the Arab –Muslim culture: a translational and lexicographical study”. Language Design, 10, 77-86.
  2. Véase al respecto: Latifa, Marta y Escudero, Uribe (2003): La cocina halal: 50 recetas selectas. Córdoba: Instituto Halal, 2003
  3. Para determinar qué alimentos se consideran halal o haram, se suele recurrir directamente a los versos del Corán. Algunos párrafos que hacen referencia a los alimentos no adecuados son: Se os prohíbe comer la carne del animal que haya muerto de muerte natural, la sangre, la carne de cerdo y la del animal que se sacrifique en nombre de otro que no sea Allah; no obstante quien se vea obligado a hacerlo en contra de su voluntad y sin buscar en ello un acto de desobediencia, no incurrirá en falta. Es cierto que Allah es Perdonador y Compasivo. Corán 2:173. Se os prohíbe la carne del animal muerto por causa natural, la sangre, la carne de cerdo, la del animal que haya sido sacrificado en nombre de otro que no sea Allah, la del que haya muerto por asfixia, golpe, caída, cornada o devorado por una fiera, a menos que lo degolléis. Y la del que haya sido sacrificado sobre altares y que consultéis la suerte con las flechas. Hacer esto es salirse del camino. Hoy los que se niegan a creer han perdido las esperanzas de acabar con vuestra Práctica de Adoración. No los temáis a ellos, temedme a Mí. Hoy os he completado vuestra Práctica de Adoración, he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración. El que se vea obligado por hambre, sin ánimo de transgredir… Ciertamente Allah es Perdonador y Compasivo. Corán 5:3. Se os prohíbe lo mortecino, la sangre, la carne de cerdo y lo que haya sido sacrificado en nombre de otro que no sea Allah; sin embargo quien se vea forzado sin que sea por propio deseo ni por transgredir… Es cierto que Allah es Perdonador, Compasivo. Corán 16: 115. En el siguiente versículo del Corán se prohíben las bebidas alcohólicas, entendiéndose como tales las referencias al vino, pues su raíz significa cubrir u ocultar, e implica a toda sustancia que embriague. “Te preguntan sobre el vino y el juego de azar. Di: En ambas cosas hay mucho daño para los hombres y algún beneficio, pero el daño es mayor que el beneficio. Y te preguntan qué deben gastar. Di: Lo superfluo. Así os aclara Allah los signos ¡Ojala reflexionéis! Corán 2: 21.
  4. Para que un alimento pueda ser considerado halál no puede tratarse de ninguna sustancia prohibida, y las carnes deben provenir de animales muertos según las doctrinas. La dhabiha se debe aplicar a todos los animales, a excepción de pescados y mariscos, considerados halál. Tampoco se aplica al cerdo, por estar completamente prohibido. El sacrificio del animal – que hay que dirigir a la Meca- se debe realizar mediante una rápida incisión con una cuchilla afilada en la espalda, cortando la vena yugular y la arteria carótida, pero dejando intacta la espina dorsal. El objetivo de esta técnica es conseguir un mayor drenaje de la sangre, consiguiendo una mayor higiene en la carne, y minimizando el dolor y la agonía del animal. Se trata de la interpretación más estricta de la halál.

©2017-paginasarabes®