Archivo de la categoría: Cocina

Carmen del Campillo, la magia de una “tetería” en una casa morisca

La española casa de té Carmen del Campillo, no es una tetería convencional. Es de esos lugares con encanto, que te permitirá tener una mágica experiencia.

Descubrirás una antigua casa morisca, situada entre Murcia y Alicante, que parece hubiera detenido el tiempo, para ofrecerte el té más exquisito con auténticas masas marroquíes. También ofrecen batidos y cafés, aunque, siguiendo la filosofía de un establecimiento árabe, no sirven alcohol.

La casa morisca es el fetiche de muchos, aunque más gente debería saber de su existencia. ¿Quién puede resistirse a pasar la tarde en un patio enorme repleto de plantas, fuentes y majestuosos pavos reales?

Está repleto de rincones donde tomar un delicioso té en un entorno ajardinado precioso. Una casa de inmensas dimensiones y difícil de llegar, escondida entre la huerta alicantina. Todo un regalo para los ojos. Un disfrute en sí misma tomar un té en cualquiera de sus muchas estancias, tanto al aire libre como dentro de la casa.

Tendrás a tu disposición la cantidad de cojines y fachadas con arabescos más hermosas, acompañado por un suave hilo musical de toques orientales.

La experiencia merece cualquier precio, en este caso, dos teteras de té y un plato de pastas ronda los 15€. Y cuando llega la noche, el espectacular jardín se llena de la casi exclusiva luz de una gran cantidad de velas. Prepará los cinco sentidos si vas a visitarla.

Llegar a Carmen del Campillo no es sencillo, pero merece la pena el sabor del que es probablemente el mejor té moruno cerca de Murcia.

Por Hebe Costa
Con información de Buena Vibra

©2017-paginasarabes®

Ghriba o galletas de sésamo

Estas galletas árabes son ligeramente crujientes por fuera y tiernas por dentro, ideales para acompañar con té o café.

Las ghriba se caracterizan por las rajitas que se le forman en su superficie, señal inequívoca de que te han salido bien.

Pueden prepararse a base de almendras, nueces, coco, cacahuetes o la más simple que es la que con harina y sésamo y deliciosamente perfumada con canela molida.

Es una receta muy sencilla de hacer pero realmente rica. ¡Se te van a deshacer en la boca!


Ingredientes:

250 g de harina
40 g de azúcar
1 huevo
1 pizca de sal
1 cucharadita de azúcar vainillado
50 g de miel
60 ml de aceite
1 cucharadita de polvo de hornear
1/2 cucharadita de bicarbonato
2 cucharadas de semillas de sésamo tostado


Decoración:

1 yema de huevo
Un poco de café soluble
Un poco de vinagre


Preparación:

1. En un bol, ponemos la miel junto con el azúcar y la cucharadita de azúcar vainillado. Añadimos el aceite y el huevo. Mezclamos todo muy bien.

2. En otro recipiente, ponemos la harina junto con una pizca de sal, el polvo de hornear, las semillas de sésamo y la media cucharadita de bicarbonato.

 3. Echamos la harina sobre la mezcla de huevo y miel y mezclamos hasta obtener una masa compacta.

4. Hacemos bolitas

5. Pincelamos las bolitas con una mezcla de café, yema de huevo y vinagre. Para ello, diluimos el café soluble en un poco de vinagre y se lo añadimos a una yema de huevo. Mezclamos muy bien y pincelamos todas las bolitas. De esta manera, las galletas adquieren un color dorado.

6. Horneamos a 170°C hasta que se queden doraditas. Se pueden decorar con azúcar glas.


Con información Diario Sirio Libanés

©2017-paginasarabes®

Laben

Si queres cocinar comida árabe no te puede faltar el Laben o yogurt árabe. Es un yogurt ligeramente ácido y más bien bebible que sirve como exquisito acompañamiento de muchas comidas.

Los amantes de la comida árabe saben que el yogur es uno de los ingredientes estrella en muchos platos, así como también es fundamental para agregarle sabor especial a la comida.

Puedes preparar tu propio yogurt y usarlo en la cocina árabe, te presentamos esta receta que se puede hacer con leche entera o descremada.


Ingredientes

1,5 litros de leche

170 gramos de yogurt de vainilla

Preparación

Calienta la leche en una cacerola amplia, con el fuego a punto medio y revolviendo constantemente para que no se queme. Deja que hierva e inmediatamente retira del calor. Reserva la leche en la cacerola hasta que se enfríe.

Cuando la leche esté en un punto en que su calor no queme, agrega el yogurt y revuelve bien, hasta que se integre.

Coloca la mezcla de leche y yogurt en un recipiente de cerámica y cúbrelo con papel film. Coloca una manta o un paño de cocina amplio alrededor del recipiente de cerámica y resérvalo durante 10 a 12 horas, preferentemente en horas de la noche. Al otro día, cuando retires el paño de cocina verás que tendrás un recipiente lleno de yogurt para que uses en todas tus recetas de cocina árabe.


Con información del Diario Sirio Libanés

©2017-paginasarabes®