Archivo de la categoría: Cine

Cine Palestino: El Ídolo (Ya tayr el tayer)

“NO DEJES QUE NADIE TE DIGA QUE TUS SUEÑOS NO SE HARÀN REALIDAD”

Un film de Hany Abu-Assad, cineasta nacido en Nazaret, reconocido mundialmente por sus obras con contenido real de la vida en la Palestina actual.

Entre sus más importantes producciones se pueden mencionar “La boda de la rana”(2002)

Paradise Now  (2005), film ganador del Globo de Oro y nominado para los Oscar, y Omar (2013).

El Ídolo es una historia basada en la vida de Mohammad Assad, el joven palestino ganador de “Arab Idol”.

El film narra la infancia del niño de 10 años, su hermana de 12 y sus dos mejores amigos, sus deseos de conseguir instrumentos para conformar una banda, las excepcionales dotes de cantante del pequeño Mohammed y, claro, el contexto de violencia y rigores en la región (aunque nunca forzado ni exagerado). Tras un hecho trágico que es mejor no adelantar, esta épica salta a la juventud del ya veinteañero protagonista (Tawfeek Barhom) y su intento por competir en Arab Idol, lo que implica viajar primero a El Cairo (Egipto) y luego a Beirut (Líbano).

Un niño en Gaza, Mohammad Assaf, sueña con cantar en la Ópera de El Cairo con su hermana y mejor amiga, Nour. Un día, Nour colapsa y es llevado al hospital donde se descubre que necesita un trasplante de riñón. Nour deja a Mohammad con un deseo moribundo de que algún día cante en El Cairo. Escapando de Gaza a Egipto contra las probabilidades increíbles, Assaf hace el viaje de su vida. Basado en la increíble historia de Mohammad Assaf, el cantante de bodas de Gaza que se convirtió en una sensación mundial después de ganar ‘Árabe Idol’ en 2013.

Assaf nació en Libia pero se crió en el campamento de refugiados de Khan Younis en Gaza. Su talento musical quedó sin descubrir excepto para cantar en bodas y una aparición en un espectáculo de talento palestino. Esto fue hasta que fue alentado por su madre a competir por Árab Idol . Las audiciones en Egipto eran fáciles de alcanzar para la mayoría de los competidores árabes, pero no para un palestino de Gaza.


Estreno mundial- Festival Internacional de Cine de Toronto 2015 –

Ficha técnica:

Título original: Ya tayr el tayer
Origen: Holanda-Palestina-Qatar-Reino Unido (2015).
Dirección: Hany Abu-Assad.
Guión: Hany Abud-Assad, Sameh Zoabi.
Música: Habib Shehadeh Hanna
Intérpretes: Tawfeek Barhom, Kais Attalah, Hiba Attalah. Distribuidora: Mont Blanc Cinema.100 min. ATP.


©2017-paginasarabes®

Richard Gere: Colonización israelí es una absurda provocación

Richard Gere cree que la colonización israelí del territorio palestino es una “absurda e indefendible provocación”, según ha declarado a medios locales durante una visita a Israel con motivo del estreno de su nueva película “Norman”.

“Obviamente la ocupación está destruyendo a todo el mundo. La ocupación es indefendible. Los asentamientos son una absurda provocación y desde luego (..) son completamente ilegales”, afirma el actor en una entrevista que publica el diario Haaretz.

Activista a favor de los derechos humanos, Gere explica que ha viajado a Israel en numerosas ocasiones veces, pero reconoce que en esta ocasión “ha sido más complicado que ninguna otra”.

“Tenía a gente en todos lados (..) diciéndome que no viniera (..) porque los malos te utilizarán”, afirma sobre la posibilidad de que el Gobierno derechista israelí pudiera sacar partido de su visita.

Comprometido desde hace años con distintos proyectos de coexistencia en la zona, Gere ha realizado una visita relámpago de 48 horas a Israel para el estreno de su última película, del director israelí Joseph Cedar.

“Norman” relata una trama de corrupción que ha recordado a muchos críticos el caso de soborno de un empresario judío norteamericano al encarcelado primer ministro Ehud Olmert.

“Le dije a Joseph que había muchos actores judíos que podrían hacer ese papel mejor que yo y me ofrecí para ponerles en contacto, pero él insistió en que ya los conocía y que no me necesitaba para eso, sino para la película”, señala en otra entrevista con el diario Yediot Aharonot.

Gere explica que consultó con Cedar la decisión de viajar a Israel para el estreno, dado su conocido rechazo a las políticas israelíes hacia los palestinos, “a diario” durante todo un mes.

Finalmente decidió viajar pero, a diferencia de otras ocasiones, en las que dedicaba su agenda no cinematográfica únicamente a visitar y apoyar proyectos de coexistencia, en ésta no ha criticado a Israel “por el contexto político” de un Gobierno ultraderechista en Israel y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, según ha explicado.

“Desde luego los asentamientos no pueden ser parte del programa de alguien que dice querer una paz genuina. Quiero ser claro: denuncio la violencia de todas las partes. Y desde luego los israelíes deben sentirse seguros, pero los palestinos no pueden sentir desesperación”, afirma en Haaretz.

A diferencia de otros actores famosos, Gere no se ha entrevistado con ningún político ni gobernante local, sólo con representantes de dos organizaciones que se dedican a trabajar por la reconciliación entre israelíes y palestinos.

Con información de: El Comercio

©2017-paginasarabes®

Hiba Abouk: Cómo saltar por una ventana pintada en la pared

La actriz Hiba Abouk ©Jordi Socias

‘El desconsuelo de los insumisos’ le devolvió el sueño de ser actriz.

Cuando alguien está preso en una mazmorra sin posibilidad alguna de escapar solo existe una forma de sentirse libre. Se pinta con la imaginación en la pared una ventana abierta de par en par en la que se vea un cielo con nubes blancas y un velero navegando un mar azul; hay que encaramarse a esa ventana, abrir los brazos y echarse a volar. Puede que la actriz Hiba Abouk se evadiera así de su cárcel cuando en la adolescencia comenzó a sentirse prisionera en el seno de su propia familia de árabes tunecinos llegados a España en 1976. El padre había sido broker en Francia y siguió trabajando con éxito en Madrid hasta que en 1994 lo perdió todo, incluso la casa de la calle de Arturo Soria de esa ciudad en la que había nacido Hiba, en 1986, la menor de cuatro hermanos.

La familia no era muy religiosa. Hacía el Ramadán, celebraba la fiesta del cordero y poco más, aunque también trataba de cumplir con algunos ritos cristianos para integrarse en nuestras costumbres sin abandonar las suyas, de modo que Hiba, siendo española, creció sin tener claro a qué cultura pertenecía. A los cuatro años ingresó en el Liceo Francés donde había alumnos de varios países, allí recibió durante 14 años una educación exquisita, y sin sentirse discriminada se dio cuenta muy pronto de que la falta de libertad la hacía distinta de sus compañeros. El riguroso control, que durante su adolescencia ejerció sobre ella la familia, llegó a ser insoportable. Sus hermanos la tenían sometida a una férrea vigilancia. Estaban pendientes de cualquier paso que diera, con quién hablaba, quiénes eran sus amigas. Apenas podía salir de casa y si lo hacía tenía que recogerse a una hora muy temprana, no podía usar perfumes ni pintarse los labios, ni quedarse a dormir en casa de alguna compañera. Era impensable que pudiera tener amigos.

El miedo a sus hermanos la obligó a llevar una doble vida. Hiba comenzó a dibujar su propia ventana azul en la pared de esta cárcel familiar. Primero con 12 años tuvo un amigo secreto, Julián el Gordo, con quien descubrió la verdadera fraternidad y con 17 vivió una pasión, también clandestina, con un compañero que después sería director de cine. A escondidas leía a Camus, Voltaire, Sartre y a Simone de Beauvoir, pero la ventana se le abrió de par en par cuando en el Liceo la profesora Isabelle Truchet la animó a hacer teatro. Sin que su familia se enterara, el escenario le servía para escapar, incluso de sí misma, siendo la Gimena de El Cid de Corneille, la seductora adolescente de La noche de la iguana, y otros personajes de Molière y de Genet hasta alcanzar el papel de protagonista en Antígona, de Anouilh.

Aunque soñó que ese pudiera ser su camino, al terminar el instituto dudó entre preparar el ingreso en la Escuela Superior de Arte Dramático o matricularse en Filosofía y Letras. Finalmente, optó por estudiar Filología árabe en la Universidad Complutense de Madrid. Era una manera de hacer inmersión en su cultura, de tener presentes a los suyos y de encontrar los medios para quererles a pesar de todo, pero antes debía dar el salto definitivo por la ventana abierta.

Huída de casa

El 30 de octubre del 2004, al cumplir los 18 años, se fue de casa. Sabía que esa decisión la iba a mantener muy alejada de su familia, de sus costumbres, del olor de su hogar y que, sin duda, la persecución de los hermanos se redoblaría hasta llegar al terror, pero Hiba estaba dispuesta a afrontar el desafío. Como necesitaba dinero para seguir los estudios se empleó de camarera en un bar de la calle Echegaray donde conoció y se enamoró de un gitano llamado Antón, que tocaba el cajón en un cuadro flamenco, y con el que convivió cuatro años. Al final lo tuvo que dejar, y no porque después de una reyerta en que a un primo suyo le pegaron un tiro en la pierna con el estrés se quedara calvo, sino simplemente porque no le gustaba leer. Después trabajó de niñera, dio clases particulares de francés, distribuyó publicidad en los buzones y en las aceras. En medio de esta lucha por sobrevivir cayó en sus manos, como una revelación, el libro de Malika Mokkedem El desconsuelo de los insumisos,que le devolvió el sueño de ser actriz. Se presentó a las pruebas de la Escuela Superior de Arte Dramático en septiembre del 2007, con 20 años, aprobó con muy buena nota, y decidió dedicarse en cuerpo y alma al teatro.

Comenzaron a llamarla para trabajar en películas y series de televisión. Mientras rodaba El Príncipe, que le dió fama, se licenció por fin en Filología árabe. Era el primer título universitario que entraba en casa, algo que nunca pudieron haber imaginado sus padres y hermanos ya por fin reconciliados. Ahora, Hiba Abouk vive en París. El talento y el éxito unidos a su extraordinaria belleza la mantienen a salvo de cualquier rechazo radical, cristiano o islámico. He aquí una actriz árabe española, que un día pintó una ventana azul en el muro y a través de ella echó a volar.

Por Manuel Vicent
Con información de El País

©2017-paginasarabes®