Archivo de la categoría: Artes Plásticas y Visuales

Jackie Salloum: Palestina y sus ritmos de resistencia

Slingshot Hip Hop

La directora Jackie Salloum dice que los jóvenes deberían recurrir al arte para expresar su desacuerdo.

Jackie Reem Salloum, una directora de cine y activista, ha sido una de las personas clave en el movimiento para aumentar el interés mundial en el arte palestino.

Nacida de padres palestinos y sirios en Dearborn, Michigan, su obra de arte fue influenciada por sus experiencias como una mujer joven en la diáspora árabe.

Durante su adolescencia, estudió en la renombrada escuela de arte Steinhardt en la Universidad de Nueva York, donde aprendió a reinterpretar símbolos culturales tradicionales estadounidenses como máquinas de bolas de goma para incluir referencias a figuras revolucionarias como Musa Kazim Pasha al-Husseini, un alcalde de Jerusalén que fue expulsado en la década de 1920 por su oposición a las políticas pro-judías británicas.

El planeta de los árabes

En 2005, Salloum presentó El planeta de los árabes , una película de nueve minutos sobre cómo se retrata a los árabes en los medios de comunicación, en el Festival de Cine de Sundance.

Sin embargo, Salloum no encontraría aclamación crítica hasta su última película, Slingshot Hip Hop, que se exhibió en el Festival de Cine de Palestina de Toronto.

En el documental de 80 minutos, Salloum describe las vidas y el arte de los artistas de hip-hop palestinos que viven bajo la ocupación israelí. Grupos como el DAM de los empobrecidos ghettos de Lyd en Palestina ocupada y las relaciones públicas de Gaza infunden energía en resistencia cultural.

Al Jazeera se encontró con Salloum en Toronto, donde habló sobre su arte y su película, y sobre algunos de los obstáculos con los que ha tropezado a lo largo de los años.


¿Por qué consideras que tu película es una forma de resistencia?

Cualquier árabe que esté realizando un trabajo que desafíe los estereotipos y las políticas estatales / extranjeras o cree un trabajo que refleje nuestra cultura e historia está representando resistencia.

La película continúa mostrándose en festivales de todo el mundo, donde muchas personas ven imágenes de Palestina y los palestinos por primera vez.

Los raperos que aparecen en la película están abriendo una ventana a la vida palestina a su manera. La película es también una herramienta educativa. Se usa en los currículos de muchas escuelas secundarias y universidades de todo Estados Unidos.

Los estudiantes de áreas como Brooklyn, que son predominantemente negros, latinos y chicanos, están siendo inspirados por la lucha de los palestinos.

Están encontrando conexiones entre sus propias luchas, y las historias contadas sobre la vida en la Palestina ocupada y el Apartheid israelí en las letras de los raperos palestinos.

Los estudiantes de América incluso han escrito canciones de hip-hop en honor a los raperos en Palestina utilizando una mezcla de música árabe y estadounidense. Esas son algunas de las formas en que la película funciona como una forma de resistencia.

Slingshot Hip Hop
¿Qué obstáculos enfrentaste al hacer Slingshot Hip Hop?

Cuando estaba tratando de recaudar dinero para el proyecto, siempre tenía que reafirmar el hecho de que la película trata sobre el movimiento de hip-hop palestino.

La mayoría de la gente supondría que mi película trataba sobre israelíes y palestinos que se unen a través del hip-hop, y cuando se dieron cuenta de que se trataba solo de los palestinos, perderían interés.

Eventualmente, me quedé sin dinero y tuve que regresar a casa con mis padres y trabajar en la heladería familiar. Recolectaba durante el día, editaba por la noche y sacaba todos los beneficios de la heladería.

Por eso, al final de la película, leerás “Producciones de Buza fresca (helados en árabe)”, en homenaje a ellas.

Sin ellos y sin el apoyo de la comunidad y otros artistas, no habría habido fondos para la película.

También enfrenté barreras para filmar la película en la Palestina ocupada por trabas del gobierno israelí. Como árabe-estadounidense, pasar por el aeropuerto Ben Gurion en Tel Aviv siempre es una experiencia desafiante y entrar en Gaza es aún más difícil.

Esto es especialmente cierto cuando saben que tu origen es palestino. Siempre me detuvieron e interrogaron, algunas veces durante más de siete horas.

El estrés vino de no saber si se me permitiría entrar; Tengo muchos amigos árabes a quienes se les negó la entrada. Una vez, las autoridades israelíes rompieron mi cámara antes de devolvérmela, y desde entonces, no llevo ninguna de mis cintas o equipo cuando viajo.

No creo que me tengan miedo. Simplemente no quieren que su imagen se empañe. En ese sentido, Israel ve todas las cámaras como una amenaza. En los Estados Unidos, por ejemplo, la imagen de Israel está muy controlada.

Nunca escuchamos ninguna crítica de las políticas israelíes. Incluso cuando civiles civiles como Rachel Corrie fueron asesinados por un bulldozer israelí, las acciones de Israel se justifican en los medios como parte de su lucha contra los llamados terroristas en Gaza.


¿Cuál es la relación entre los raperos palestinos e israelíes?

No quería hacer una película sobre israelíes y palestinos que se unieran a través del rap porque esa no era la realidad de la escena hip-hop allí.

No hay mucha colaboración entre raperos palestinos e israelíes. El artista de hip-hop israelí más popular es un sionista de derecha cuya audiencia llama a la muerte a los árabes en sus shows.

Los raperos palestinos y sus audiencias nunca abogan por el asesinato de israelíes o judíos.

Hay algunos raperos israelíes progresistas y que apoyan al hip hop palestino, que trabajan en proyectos de colaboración con DAM y otros raperos árabes israelíes.

Sin embargo, eso no refleja la escena predominante del hip-hop israelí.

¿Ha pedido a las mujeres árabes que se involucren más en las artes?

Siempre es importante escuchar las voces de las mujeres en todas partes.

Ya es difícil para la mayoría de los jóvenes árabes, ya sean hombres o mujeres, decirles a sus familias que quieren entrar en las artes.

Esta realidad se agrava más para las mujeres, que tienen que desafiar las ideas que quieren mantenerlas en casa para cocinar y limpiar. Cuando les dije a mis padres que quería especializarme en arte, me dijeron “no seas farmacéutico ni bibliotecario”.

Así que me comprometí un poco por ellos al especializarme en diseño gráfico, y lo apoyaron. Pero seguí haciendo arte y cuando vieron los efectos que tuvo y la cobertura de los medios se volvieron muy solidarios y trataron de convencer a otros padres árabes para que les dijeran a sus hijos que se convirtieran en artistas, cineastas y músicos.

Abeer, una artista palestina presentada en la película, tuvo que luchar contra las amenazas de sus primos para subir al escenario y cantar. Ella tenía que hacer la mayor parte en secreto.

A pesar de eso, ella siguió haciendo lo que más le gustaba, que es hacer música.

Desde la proyección de la película en Jordania, Líbano y Palestina, e incluso en Estados Unidos, las jóvenes han inundado a Abeer con correos electrónicos que muestran su apoyo y aprecio por el trabajo que está haciendo.

Muchos de ellos dijeron que enfrentaban obstáculos similares en casa. Abeer también ha recibido mucho apoyo de los raperos palestinos que se han negado a dejarla sin trabajo, y han criticado a las sociedades árabes por su trato hacia las mujeres.

Quiero que las personas en el mundo árabe vean a mujeres jóvenes como Abeer y la banda Arapeyat y se den cuenta de que el hip-hop no es como la música pop recubierta de caramelo que está saliendo predominantemente de Estados Unidos y el mundo árabe.

¿Cuáles son algunos de los descubrimientos más sorprendentes que hiciste sobre Palestina durante la película?

Para mí, siempre he tenido una familia que ha vivido en Cisjordania, así que estoy muy familiarizado con la vida bajo la ocupación.

Mi única interacción con los israelíes había sido en los puestos de control y aeropuertos, o cuando están en sus tanques o torres de francotiradores. La película, sin embargo, me presentó a los palestinos que viven en las tierras ocupadas por Israel desde 1948.

Inmediatamente me sorprendió la cantidad de discriminación y opresión que estas personas enfrentaron viviendo en Israel, a pesar de tener la ciudadanía israelí.

En particular, me sorprendió el nivel de asimilación al que estaban sujetos los palestinos. Algunas de las personas más jóvenes que conocí estaban confundidas acerca de su identidad palestina, y no sabrían cómo identificarse.

Todo esto sirve para abrir una brecha entre una gente ocupada. Fue difícil ver a los palestinos que vivían en Cisjordania, Israel y Gaza sin poder ir a visitarse.

El hip-hop sirvió como un punto de unión para estos jóvenes palestinos.


¿Qué podemos esperar de tu próximo proyecto?

Dado que la película tardó casi cinco años en lograrse, quiero dedicar algo de tiempo a lograr que Slingshot Hip Hop sea tan exitoso como ahora que ya no existe.

Pero eventualmente, quiero trabajar en hacer videos musicales para artistas árabes. Incluso si se trata de música pop, creo que puedo usar esos tres minutos para poner una historia en la canción.

Quiero hacer algo diferente a las velas, el agua y las fórmulas femeninas que dominan nuestras pantallas en estos días.


Planet of the Arabs es un cortometraje experimental que trata la representación negativa que hace Hollywood de los árabes y los musulmanes durante décadas. Fue inspirada por el libro “Reel Bad Arabs” del Dr. Jack Shaheen. De 1000 películas con personajes árabes y musulmanes (desde 1896 a 2000), únicamente 12 tenían un caracterización positiva, 52 eran neutras y más de 900 eran negativas.

Premios: Cinematexas Film Festival .


Jacqueline Reem Salloum

Jacqueline Reem Salloum es una artista y cineasta con sede en Nueva York. Basándose en sus raíces palestinas y sirias, su trabajo infundido de pop se centra en desafiar los estereotipos de los árabes en los medios. Ha dirigido varios cortometrajes sobre este tema, incluido Planet of the Arabes , que recibió el International Editing Award en el CinemaTexas Film Festival 2005 y fue una selección oficial del 05 Sundance Film Festival.

Después de recibir su MFA de la Universidad de Nueva York, Salloum comenzó a dirigir su primer largometraje documental Slingshot Hip Hop . Luego de cinco años en la realización, hizo su estreno en el Festival de Cine Sundance 2008-Competencia de Documentales. El trabajo de Salloum también es la base de un programa de educación para jóvenes en Palestina, y frecuentemente habla en universidades y da conferencias a nivel internacional.


Con información de Al Jazeera , Centro de Estudios de Palestina y Muestra de Cine Palestino.

©2018-paginasarabes®

La expresión del arte en el campo de refugiados de Za’atari

Pintura de un refugiado de Za’atari

No hay nada peor que la pérdida de la patria.

Encarnando el caso de los miles de refugiados sirios en el campamento de Za’atari, las pinturas fueron realizadas con detalle poniendo énfasis en la esperanza.

El campo de refugiados de Za’atari acoge a más de 80.000 personas que se han visto obligadas a huir de la guerra en Siria. Más de la mitad son niños. Fue abierto en 2011 y al día de hoy es la cuarta ciudad más grande de Jordania en número de habitantes, lo que supone un enorme reto a nivel de infraestructuras y servicios.


Pintura de niño refugiado

El arte como medio de expresión

Las tiendas de lona que dan asilo no impiden resguardarse de las frías noches del desierto y apenas protegen del sol. Artistas de Siria convierten en arte y con ello un mensaje que quieren entregar al mundo a través de su arte. “A pesar del dolor, la esperanza sigue siendo un discurso amplio sobre la crisis de su país y su gente”.

El artista sirio Mohammed al-Amairi  reflexiona “cuando se destruye la patria y el ser humano, solo queda la esperanza”.

Hemos trabajado en varios estilos de arte dentro de las escuelas con una variedad de técnicas a través de los materiales utilizados en las pinturas, como la utilización de telas de las tiendas del campamento de Za’atari con colores simples.

Pintura de niño refugiado

El objetivo principal de esta exposición de dibujo y pintura es comunicar nuestras ideas y mensajes a través del lenguaje del arte que todas las personas entienden en sus diferentes idiomas y nacionalidades, dice Amairi.

Más de cien pinturas fueron coleccionadas por artistas sirios en una exposición titulada “Stamp of Hope”. La exposición contó con la participación de 25 niños sirios del campamento de Za’atari, junto con los artistas.

Según el artista sirio Emad al-Kafi, un refugiado del campo de  Za’atari, “los niños querían transmitir un mensaje a través de la exposición al mundo y destacar la destrucción y el desplazamiento que provoca la guerra”.

Enseñamos durante un año y medio a los niños a dibujar y mantener así los cursos, para trasmitir sus mensajes en un lenguaje de arte alejado de la violencia.

Esta es la segunda participación de niños en la exposición que se realizó en el Centro Soeriat a través de la frontera en la capital jordana de Amman. Los organizadores hicieron hincapié en que el arte sirio refleja la actualidad lejos de la guerra y la política.

Las pinturas tratan diferentes temas, algunos muestran el sufrimiento de los refugiados sirios en la diáspora, otras son imágenes cotidianas que los refugiados desplazados padecen a diario.

Pintura de familia refugiada

Los artistas, muchos de ellos venidos de Irbid, esperan que la exposición sea el comienzo del establecimiento de un foro de arte técnico de nivel en Jordania, que reúna a los artistas sirios, jordanos otros artistas árabes que residan en la región.

Por Nader Al-Manaseer
Con información de Souriyati


©2018-paginasarabes®

Los naipes y su origen Árabe

Cartas Mamelucas

Los juegos de naipes llegaron a Europa procedentes desde Oriente, pero no como un objeto tangible, sino en forma de descripción en los relatos y textos de distintos viajeros. De este modo se expandió por Europa la idea de los naipes, que generó posteriormente los diversos modelos de barajas.

Los persas remontan su invención anterior a los tiempos bíblicos y los árabes usaban la baraja o naib, como la nombraban, en el siglo XIII.

Naipes Mamelucos

Forman parte del acervo del museo Topkapi Sarayi, en Estambul, un conjunto de cartas de juego. Son cartas de grandes dimensiones, (25,5 x 9,5 cm), pintadas a mano, con detalles en oro. Hay indicios que habría sido un regalo del gobernador mameluco de Egipto al sultán Otomano, a mediados del siglo XV.

Al estudiar estas cartas en 1938, L. A. Meyer, un importante investigador de influencia árabe en Europa, ha concluido que el modelo podría haber sido el precursor de las barajas europeas. Aunque sin las tradicionales cartas figurativas, (reyes, reinas, caballeros y sotas, comunes en las barajas más antiguas de la región), la semejanza estructural y de los símbolos que identifican a los naipes es notable.

La inexistencia de las figuras se relaciona con la tradición árabe de evitar la representación figurativa de las personas, explicada por algunos como una prohibición formal de base religiosa y por otros, simplemente, por ser considerada de mal gusto estético. Pero, en su baraja, identificaba cartas que representaban a reyes, virreyes de primera y virreyes de segunda; exactamente tres ‘figuras reales’, como en la mayoría de las barajas europeas. Constaba de 52 cartas, como también se encuentran en muchos tipos de barajas, especialmente en la versión más popular de las barajas modernas.

El descubrimiento de otras cartas con dimensiones menores y presentaciones menos lujosas que las encontradas en el museo Topkapi Sarayi, probablemente producidas en el siglo XII, ha mostrado evidencias consistentes de que nuestras barajas actuales fueron, casi seguramente, originarias de este juego mameluco. Estudios y análisis realizados en la década de 1970, principalmente por miembros de la International Playing Card Society, (IPCS, Sociedad internacional de juegos de cartas), como el Prof. Sir Michael Dummett, de la Universidad de Oxford, consolidaron la versión del origen mameluco de la baraja europea.


Cartas de una baraja turca del siglo XV

Legado Árabe

Afirmar que los naipes llegaron de Oriente es sólo una primera y poco específica aproximación a su origen, ya que esta evidencia sólo sirve como indicación de que no son una creación europea pero no definía su origen exacto. A finales del siglo XIV, principios del XV, Oriente comprendía el norte de África, el sur de la Península Ibérica ocupado por los árabes, el este europeo y los países asiáticos comprendidos entre los mares Mediterráneo y Rojo y el golfo Pérsico.

Giovanni di Covelluzzo, en las Crónicas de Viterbo dice: “En el año 1379, ha llegado un juego de cartas a Viterbo proveniente del país de los sarracenos, denominado naib”. También se encontraron referencia y barajas de origen árabe, con características semejantes en la península Ibérica. No es coincidencia que Italia y España fueran los principales puntos de contacto entre los mamelucos y europeos, durante el siglo XIV. Es por esta razón que las ‘barajas’ en España se denominan naipes.

Los naipes o cartas para jugar se han atribuido asimismo, a Marco Polo, quien los habría traído de China, pero parece que Marco Polo no llegó a China y que todas las historias que de allí contó las había oído en Oriente Medio. Otras teorías atribuyen la expansión de las cartas en Occidente a las Cruzadas, e incluso, durante mucho tiempo circularon historias atribuyendo la invención de las cartas a ciertos personajes, (Vilhán, Nicolás Papin…), que en muchos casos resultaron ficticios.

Lo cierto es que fue en Oriente Medio donde se encontraron las primeras barajas de 52 naipes, pintadas a mano y con los cuatro palos que han llegado nuestros días.

Los naipes españoles

La historia deja clara constancia de que en 1331 esta forma de entretenimiento gozaba de cierto arraigo en España, ya que justamente ese año, Alfonso XI prohibió a los caballeros de la Orden de la Banda por él fundada que interviniesen en partidas de naipes, quienes pasarán su tiempo libre en el “nefasto juego”.

Una de las referencias escritas más antigua que se dispone data de 1371 y se encuentra en el “Diccionario de la Rima” del poeta catalán Jaume March, en el que por primera vez aparece la palabra “naip”. Se cree que lo trajeron los árabes o Mamelucos, pero como era difícil de entender los símbolos árabes, los sustituyeron por otros de la tradición popular.

En el museo Británico de Londres existe un manuscrito de 1377, de un monje alemán, mencionando el juego de las cartas para enseñar y educar.

En Italia, una crónica de Viterbo del año 1379 trata del “Gioco della Carta”. En Francia, se hace referencia al juego de los naipes en un manuscrito de 1381 de la Notaría de Laurent Aycardi de la ciudad de Marsella.

En el Archivo Histórico de ciudad de Barcelona se recogen unas Ordenanzas publicadas en 1382, donde se prohibía el empleo de los juegos de azar, entre ellos estaban los naipes, y fueron leídas por el pregonero en las calles y plazas barcelonesas; “no gos jugar a nengun joch de daus, ni de taules, ni de naips..”.

Por último en 1384, el Consejo General de la ciudad del Turia, en Valencia, dispuso la prohibición de un novel joch apellat dels naips.

En 1387, Juan I prohibió por precepto la práctica de los juegos de cartas. En 1397, el Preboste de París, Francia, publicó una orden prohibiendo el uso de la baraja.

En 1543, se acuerda que nadie pueda entrar naipes en España para dar, un año más tarde, la exclusiva de las ventas al banquero de Medina e imponer, en el siglo XVII, el impuesto conocido como “renta de naipes”.


Primera baraja española, Sevilla 1390

Fabricación de los naipes

En un principio, las barajas no estaban al alcance de todos. Comerciantes, burgueses y nobleza eran los únicos que podían pagar a un miniaturista para que en las piezas, normalmente de madera, dejara impresas alusiones a oficios, naturaleza, orfebrería o trajes propios de sus países y de la época.

Primero los naipes se realizaban totalmente a mano por artistas llamados pintores naiperos, más tarde, en pleno siglo XV se industrializa su fabricación mediante la impresión xilográfica, dicha técnica consiste en imprimir mediante moldes de madera de boj o peral, grabados en alto relieve. Los colores se aplicaban por dos procedimientos: MORISCA o TREPAS.

El pintado a la MORISCA se realizaba sin pincel, es decir con los dedos, consistía en dar unos toques de color sobre el grabado ya impreso en color negro. El procedimiento de TREPAS, consistía en emplear patrones de cartón, troquelados, sobre los que se pasaba una brocha con el color correspondiente.

La evolución de la baraja francesa a la inglesa se produjo por accidente. En 1628, para favorecer la fabricación interna de naipes se prohibió la importación de las reputadas cartas francesas; los grabadores ingleses, menos talentosos que sus colegas continentales, optaron por unos trazos más sencillos.

Durante las décadas siguientes, con el voraz colonialismo británico, la baraja inglesa se convirtió en la más usada en el mundo entero.

En 1832, el fabricante Thomas de la Rue, de Londres implanta un nuevo sistema de impresión, llamado litografía que sustituye a la xilografía, con este descubrimiento, obtiene una distinción de la Corona Inglesa, el nuevo proceso consistía en dibujar perfiles y colorear sobre una piedra litográfica, lo cual permitía un perfecto ajuste entre los colores, llegando a hacer naipes con 16 colores diferentes.

Hacia el año 1868, los naiperos españoles emplean moldes de plomo y comienzan a grabar los dibujos sobre planchas de cobre.

En la actualidad la plancha de zinc y aluminio ha sustituido a la piedra litográfica.

Hay quien asegura que las 52 cartas de la baraja representan las semanas del año; las 12 figuras, los signos zodiacales; las 13 cartas de cada palo, los 13 meses lunares, y las cuatro estaciones. Sin embargo, esta teoría resulta bastante improbable teniendo en cuenta que después del tiempo transcurrido deberían haberse visto afectadas por mutaciones en sus símbolos y formas.

Algo más creíble resulta la consideración de que los palos de la baraja tienen significaciones mucho más concretas. Según este criterio, en la Baraja Española de 48 naipes, divididos en los cuatro símbolos apuntados: Oros simbolizarían el comercio; las Espadas, la nobleza y al ejército; los Bastos, la agricultura o estado llano, y las Copas, la religión. Cada serie es de doce cartas cada una, siendo su numeración del uno, (conocido por As hasta el doce. Esta última carta y las dos anteriores, o sea el 11 y el 10, se conocen por los nombres de ReyCaballo Sota respectivamente).

En la Baraja Francesa, (también llamado la Baraja Americana), se compone de 52 naipes, divididos también en cuatro palos que reciben la denominación de PicaTrébolDiamante y Corazón.

El simbolismo de estos palos es por el estilo del español, ya que los corazones representan a la Iglesia; los diamantes, como emblema de riqueza, a la aristocracia; los tréboles simbolizan al ejército y las picas a los obreros.

Con información de Historia y Arabismo


©2018-paginasarabes®