Archivo de la categoría: Arquelogia

Encuentran misteriosa ciudad ‘bíblica’ perdida bajo un lago

Un equipo de investigadores rusos descubre los vestigios de una antigua civilización perdida bajo las aguas de un gran lago de Kirguistán, Asia central, donde pudo haber sido enterrado uno de los doce apóstoles de Jesús.

Expertos de la Universidad Estatal de Tomsk (Rusia) han descubierto en el lago Issyk-Kul de más de 200 artefactos que datan de unos 2.500 años de antigüedad y posiblemente pertenecieron a la largamente desaparecida cultura Saka, informa el diario ‘The Siberian Times’.

Entre los objetos encontrados hay una vasija de cerámica con inscripciones hechas en lo que parecen ser escrituras armenias y sirias, lo que, de confirmarse, apoyaría la teoría que afirma que cerca del lago hubo un monasterio armenio donde se guardaron las reliquias de Mateo el Evangelista, uno de los doce discípulos de Jesús.

“Muchos creyentes cristianos aseguran que los restos del Apóstol Mateo se encuentran en la catedral de Salerno, Italia. Pero la Iglesia ortodoxa tiene una opinión diferente: después de una cruel muerte, su cuerpo fue escondido por sus seguidores. Tras escapar de las persecuciones de Roma, enterraron los restos de San Mateo en la playa de Issyk-Kul”, señalan los autores del hallazgo.

Asimismo, los especialistas afirman que el nivel de este lago asiático ha aumentado dramáticamente desde la antigüedad, razón por la cual las ruinas en la actualidad se encuentran bajo el agua.

Con información de RT

©2017-paginasarabes®

 

Así es Erbil, la ciudad habitada más antigua  

La primera referencia a la Ciudadela de Erbil aparece en unas tablillas cuneiformes que datan del 2300 a.C. Distintos restos arqueológicos permiten asegurar que ha estado habitada desde hace al menos 7.000 años.

Tiene más de 7.000 años y es el centro de la capital del Kurdistán iraquí, amenazado por Daesh.

Rehabilitar la ciudad habitada más antigua de la humanidad. Éste fue el reto que debió asumir en 2011 Inés Ingenieros, una empresa española que ganó el concurso de rehabilitación de la Ciudadela de Erbil, que contaba con el aval de la Unesco y que suponía aceptar la responsabilidad de mantener en pie las más de 300 edificaciones que la componen, las estrechas callejuelas que se distribuyen en forma de abanico y la fortificación que la protege.

Con más de 7.000 años de antigüedad, la Ciudadela, incluida desde 2014 en el listado de Patrimonio Mundial de la Unesco, es el centro neurálgico de la cuarta ciudad más grande de Irak -la antigua Arbilum, donde se ubicó el templo de Ishtar, o la posterior Arbela, famosa por la batalla en la que Alejandro Magno derrotó al persa Darío III-. Erbil crece descontroladamente alrededor de la Ciudadela y vive permanentemente amenazada por el terrorismo de Daesh -por otros grupos igual de temibles en otras épocas, pero quizá no tan ávidos por destruir los monumentos que recuerdan la rica historia de la zona-.

Sobre un montículo artificial que se eleva treinta metros -tell, en el argot arquitectónico, y que implica la acumulación de materiales a lo largo de muchos milenios-, la Ciudadela, que ocupa diez hectáreas, ha sido habitada por distintas civilizaciones –acadios, gutis, sumerios, babilonios, asirios, hititas, medas, persas, griegos, árabes, mongoles, otomanos y kurdos iraquíes, en la actualidad, ya que es la capital de la Región Autónoma Kurda de Irak-. Por primera vez en la historia y antes de su rehabilitación parcial corrió serio riesgo de dejar de ser habitada ante la amenaza constante de derrumbe.

Las lluvias torrenciales y los seísmos han sido sus mayores enemigos a lo largo de la historia, incluso más que el hombre, ya que la mayoría de sus edificios y sus calles están construidos en barro y sólo unas pocas casas se hicieron con ladrillos unidos sin morteros. El polvo cubre casi constantemente esta singular ciudad, cuya existencia aparece por primera vez recogida en unas tablillas cuneiformes que datan del 2300 a.C.

Sus ruinas atrajeron la mira de José Martín Caro, presidente de Inés Ingenieros, que se empeñó en hacer de esta rehabilitación un ejemplo. “Soy un apasionado de la Historia y tenía muy claro que quería respetar todos y cada uno de los elementos arquitectónicos que aparecían en la Ciudadela”, reconoce Martín Caro, que llegó a Erbil en 2011 para iniciar las obras y que sintió un profundo dolor al comprobar el estado en que encontró a mucha parte de sus edificios. “Estaban prácticamente derrumbados, en la más absoluta de las ruinas”. Recuperar su estado inicial era parte esencial de la obra, que tuvo que prescindir de ornamentos babilonios que se pusieron en la época de Sadam Husein.

El trabajo de rehabilitación, siendo de mucha dificultad, ha supuesto poder dar una nueva oportunidad a esta Ciudadela que perdió a sus habitantes durante las obras, pero intenta encontrar ahora el esplendor que tuvo en otras épocas.

Sabía que…

La Ciudadela de Erbil se emplaza sobre un montículo artificial de tierra -tell, en el argot de la arquitectura- de más de 30 metros de altura y ocupa una superficie de diez hectáreas.

Profusamente edificada, esta ciudad está conformada por casas de arquitectura tradicional y comunicadas por intrincadas callejuelas en forma de abanico.

Alberga 322 edificios, varios palacios, cuatro mezquitas, baños turcos, un depósito de agua, tumbas y dos entradas amuralladas a las que se accede por empinadas rampas.

En ella se pueden encontrar restos de acadios, sumerios, babilonios, asirios, hititas, medas, persas, griegos, árabes, mongoles y otomanos. Hoy viven kurdos iraquíes.

Los edificios de barro edificados en el perímetro, soldados entre sí, forman una muralla que ha contribuido a su protección a lo largo de la historia.

Las lluvias, los seísmos y las guerras han sido sus enemigos. Hoy, y desde 2014, está protegida por la Unesco, que la incluyó en su lista de Patrimonio de la Humanidad.

Por Emelia Viaña
Con información de:Expansión

©2017-paginasarabes®

El manuscrito mudéjar-morisco de Ocaña

Aljamiada como cultura de resistencia ©Mabel Villagra

En 1969, durante el arreglo de un muro que perteneció a la Casa de la Encomienda, situada en el casco histórico de Ocaña, se descubrió una alacena oculta que había resguardado de las inclemencias humanas y temporales un tesoro. Ante los ojos atónitos de los testigos presentes salieron a la luz nueve manuscritos árabes del medioevo, un pergamino en forma de damero, un palito con pintas en sus cuatro costados y una babucha. Conscientes del valor histórico del hallazgo y tras consultar a especialistas, los dueños de la Casa de la Encomienda decidieron llevar los documentos a la Escuela de Estudios Árabes en Granada para un exhaustivo estudio, pero un desgraciado accidente acaecido durante su traslado dio al traste con estos nobles propósitos. Aunque los documentos se habían podido rescatar de aquella noche aciaga y lluviosa, el trágico suceso afectó a los ánimos de proseguir con la investigación.

Más tarde, en 1972, se publicaron los primeros datos acerca de los manuscritos, que se pueden datar entre el principio del s. XIV y el fin del s. XV, bajo el título “Libros árabes, aljamiados, mudéjares y bilingües descubiertos en Ocaña (Toledo)” en la Revista de Filología española, tras un examen previo llevado a cabo por el Dr Juan Martínez Ruiz y la Dra Joaquina Albarracín Navarro. En 1987 la Dra Joaquina Albarracín, junto con el Dr Juan Martínez Ruiz, publicó parte de uno de los manuscritos en una traducción titulada “Medicina, farmacopea y magia en el “Misceláneo de Salomón”. En 1992 la Dra María Jesús Viguera Molins publicó en un breve y excelente artículo titulado Les mudéjars et leurs documents écrits en árabe el contenido de una carta fechada que estaba encuadernada junto con uno de los manuscritos, aunque el texto de la carta no tenía nada que ver con el texto del manuscrito en cuestión.

En 2001 se ha presentado la tesis doctoral dedicada a uno de los manuscritos bajo el título Historias religiosas musulmanas en el manuscrito mudéjar-morisco de Ocaña. Esta tesis constituye la primera traducción completa de uno de los nueve manuscritos hallados en Ocaña. Esperamos que en los próximos años se publicarán los textos y estudios de todos estos manuscritos, para que, tanto por su contenido como por su soporte material, puedan arrojar luz sobre el texto, la factura y la utilización de libros en el ámbito castellano de la España mudéjar-morisca y cuya presencia es, debido a su escasez, tan poco conocida. La presencia musulmana en la península ibérica.

La presencia musulmana en la península ibérica.

 En 711 llegan los primeros musulmanes a la península guiados por riq ibn Ziyd. Sin apenas encontrar resistencia por parte de la debilitada monarquía visigoda, conquistan Hispania y logran establecerse manu militari en el territorio, al que llamarán al-Andalus. En 755, la llegada de Abd al-Ra­mn ibn Mutwiya, el último omeya escapado de la matanza de la familia califal en Damasco a manos de los Abbasíes, significa para al-Andalus la fundación de una nueva dinastía y el inicio de un nuevo régimen político dirigido con mano firme por el joven Abd al-Ra­mn I como am¯r al-Andalus; al mismo tiempo, apoyada en una excelente administración de recursos humanos y materiales y una superioridad militar, se va perfilando una cultura única y espléndida en una Europa postrada en la miseria, a la que se transmitirán los saberes clásicos enriquecidos con las aportaciones originales y nuevas del Islam Oriental y Occidental.

El emirato omeya durará hasta 929.8 En esta fecha el emir Abd al-Ra­mn III, llegado al trono en 912, se declara califa, independiente del califa abbasí en Bagdad. Bajo su reinado, desde 912 hasta 961, se produce una eclosión cultural sin precedentes, de la que es testimonio la ciudad palaciega Madinat al-Zahr. El segundo califa, su hijo Al-pakam II (961-976), culto y prudente, reunirá una vasta y rica biblioteca que será pasto de las llamas por orden del usurpador Almanzor (m. 1002) para contentar a los rígidos alfaquíes malikíes de Córdoba. El califato omeya en al-Andalus durará hasta 1031 y, tras serias revueltas, da paso a los reinos de taifas. De esta manera, Sevilla, Badajoz, Córdoba, Málaga, Toledo, Denia, Murcia, Zaragoza y Granada serán regidos con mayor o menor suerte por los régulos locales. El declive político trajo consigo el declive militar y permitió a los cristianos del norte la conquista paulatina de las distintas comarcas.

La conquista de Toledo en 1085 por Alfonso VI significó una alteración grande para los musulmanes en Castilla. Después de ser mayoría  en territorio islámico, pasaron a ser una minoría en territorio cristiano, llamándose almudaŷŷanÔn ‘los domesticados’, mudéjares, como musulmanes que permanecen en el territorio conquistado y están sometidos a un régimen no-musulmán. En 1236, Córdoba y en 1248, Sevilla serán conquistados por Fernando el  Santo .

Sólo el reino nazarí de Granada quedará como último baluarte ante el oleaje bélico cristiano y resistirá hasta 1492. La entrada de los Reyes Católicos en Granada anuncia el fin de ochocientos años de esplendor político y cultural islámico. Sus súbditos musulmanes perderán año tras año consideración y serán perseguidos por su condición de moriscos, llamados así por ser musulmanes viviendo en territorio cristiano después de 1492. A pesar de las conversiones forzadas, los últimos moriscos son obligados a partir en 1611, pasando así la última página del libro de la historia de al-Andalus.

 Breve descripción de Ocaña

 Habitado el lugar desde muy antiguo, y situada la villa en la calzada romana que unía Mérida con Zaragoza, Ocaña, según las palabras de Basilio Pavón Maldonado, siguió un proceso en su formación urbanística que arranca en la época islámica y crece a expensas del prestigio que le dieron las órdenes militares de Calatrava y Santiago. La célula primaria era la ciudadela islámica. En este recinto hubo mezquita sustituida en el s. xiv por la iglesia de Santa María.” Más tarde, Alfonso VII la concede “Carta Puebla”.

En el s. XIV y XV las poblaciones mudéjar y judía se radicaban en aljamas en el cuadrante NO de la villa, cerca de la iglesia de Santa María. En la villa se celebraron Cortes en 1422 bajo el reinado de Juan II y en 1468, convocadas por Enrique IV. En los edificios, palacios, torres y conventos, casi todos edificados en los siglos XV y XVI, quedan reflejados vestigios de la presencia mudéjar, así como en los restos de cerámica hallados en sus predios. Sin embargo, la colección de manuscritos hallados en 1969 forma, entre estos vestigios, un conjunto excepcional de materia escrita y cuyo significado urge conocer para contribuir a una correcta interpretación de la historia de Ocaña dentro del marco de la civilización islámica de la comarca toledana.

Por Iris Hofman Vannus


Referencias:
  • Los datos fueron publicados en la Revista de Filología española, LV, 1972 (1973), p. 63-63.
  • KONINGSVELD, P. Sj. van, Andalusian-Arabic Manuscripts from Christian Spain: A Comparative Intercultural approach, en Israel Oriental Studies, XII, p. 75-110. Leiden, Brill, 1992. Se hace mención a la colección en la pág. 98 de la citada revista, bajo el epígrafe “Toledo – Private collection of Don Rafael del Aguila Goicoechea and his wife Doña Luisa Tejerina”
  • VALLVÉ BERMEJO, Joaquín, La emigración andalusí al Magreb en el siglo XIII (Despoblación y repoblación en al-Andalus), en Al-Andalus: sociedad e instituciones. Madrid, Real Academia de Historia, 1999, p. 253-295. 10 PAVÓN MALDONADO, Basilio, Ocaña: Una villa medieval, Madrid, Asoc. Española de Orientalistas,
  • Anaquel de Estudios Árabes 2003, 14 119-127

©2017-paginasarabes®